Daily Archives: 10 octubre 2013

Sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.


                                   A LÉON WERTH

Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor. Tengo una excusa seria: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Tengo otra excusa: esta persona mayor puede entender todo, hasta los libros para niños. Tengo una tercera excusa: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Tiene mucha necesidad de ser consolada. Si todas estas excusas no son suficientes, quiero dedicar este libro al niño que este señor ha sido. Todas las personas mayores fueron primero niños. (Pero pocas lo recuerdan). Corrijo entonces mi dedicatoria:
                                           A LÉON WERTH
                                         CUANDO ERA NIÑO

 

Reseña:

Muchos conoceréis el libro y algunos os lo habréis leído; otros en cambio pensaréis: “¿El principito?” y lo asociaréis a un cuento para niños. Es absolutamente de todo menos eso.
Bien, El principito, es una novela escrita por Antoine de Saint-Exupéry. Tiene título de cuento, pero cuando vas pasando las páginas te das cuenta que se basa mayormente en metáforas y moralejas. Cuenta la historia de cómo El principito llega hasta el planeta tierra y conoce a nuestro narrador, el aviador. Este joven personaje viene de un asteroide llamado B 612, donde vive con su tres volcanes, uno de ellos inactivo y una rosa parlante, que se podría tomar como la metáfora de su infancia que hay que cuidar. Habla de unos árboles llamados baobabs, cuyas raíces se propagan  y se entiende como una metáfora de los problemas que hay que arrancar de cuajo a tiempo.
Antes de llegar al planeta tierra, nuestro protagonista pasa por diferentes planetas muy parecidos al suyo donde conoce a un rey que ansía mandar (el poder), a un borracho que bebe para olvidar que bebe (el vicio podría ser), un hombre vanidoso (la vanidad), un hombre de negocios que dice poseer las estrellas (la avaricia), a un farolero que solo sabe encender y apagar el farol y al geógrafo (que necesita de las vivencias de los aventureros para poder entender el mundo). Al fin llega a la tierra, donde conoce primero a una serpiente, a un zorro y al aviador. También conoce a un grupo de rosas, y se da cuenta de que su rosa no es excepcional y las hay a millones en todo el mundo.
No quiero destriparos ni nada menos el final ni la historia entera, es un libro que sin duda merece mucho la pena leer.
Os dejo un par de frases que a mí me han parecido merecedoras de compartir con vosotros, así como el comienzo, que me ha parecido más interesante que poneros la sinopsis.
“He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos.”
 
“Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo, que juzgar a los otros. Si consigues juzgarte rectamente es que eres un verdadero sabio.”

 

Puedes leer una adaptación del libro si haces clic en la imagen.