Introducción a la Lite Universal

¿LITERATURA UNIVERSAL?

En el siglo XIX Goethe propone el estudio de una literatura universal frente a la limitación de una literatura nacional. Frente al caos que supone el estudio de casi cinco mi1 años de creación literaria, quienes se han dedicado al estudio de esta disciplina han aislado unos hilos conductores que permiten abordar la creación literaria de manera unitaria, poniendo en relación la producción de un autor o de un país con otras propuestas similares. Así, se ha podido demostrar que el ser humano no vive aislado en urnas de cristal, sino que los sentimientos y necesidades que justifican la aparición del texto literario son comunes en cada época, aunque con matices que permiten individualizar cada una de las soluciones.

En primer lugar creo que debemos paramos en el concepto de literatura universal’ y afirmar, sin lugar a dudas, que la asignatura no debe llamarse así, entre otras razones, porque aquí vamos a hablar poco de la literatura zulú, precolombina, china o japonesa, por ejemplo. En realidad nos vamos a centrar en las literaturas occidentales más potentes —en volumen- y cercanas, como son la anglosajona, francesa, italiana, alemana y española, con incursiones en la rusa, árabe, japonesa y quizás alguna otra. Ni que decir tiene que para intentar explicar las líneas fundamentales de estas tradiciones literarias debemos comenzar por referirnos a las tradiciones antiguas de la que bebe la cultura occidental, es decir, la literatura mesopotámica, egipcia, hindú, china, hebrea y clásica.

Una vez que hemos establecido nuestro campo de estudio (el occidental, principalmente) debemos también establecer un comienzo. Para ello debemos cuestionarnos: ¿qué es “literatura”?, ¿apareció antes la escritura o la literatura?

La palabra literatura viene del latín litterci, que significa letra. Pero, ¿todo aquello que se expresa de forma escrita es literatura? ¿Una receta de cocina es literatura? ¿La Constitución es literatura? ¿Qué ha de tener un texto para ser considerado literatura? La literatura es el arte de las palabras, y a través de ellas ha de despertar en quien se acerca a ella un goce, un disfrute especial.

Algo parecido o relacionado con la literatura es lo que encontramos en las pinturas rupestres, en las que el ser humano representaba escenas de caza, por ejemplo, bien para relatar cómo se había desarrollado esa cacería, bien para “rogar” a la divinidad pertinente tener suerte en las que habrían de llevarse a cabo.


Pinturas de Lascaux, Francia

Estas pinturas rupestres son textos narrativos en muchos casos, de lo cual no cabe duda. Ahora bien, no las consideramos literatura, ya que no utilizan como código el lenguaje. Parece lógico pensar que mientras el brujo o el jefe de la partida de caza de la tribu pintaba las paredes de la cueva, o “dictaba” al artesano pintor lo que había de dibujar, iría relatando los hechos reales o imaginarios, reales o deseados. Ese relato sí podríamos considerarlo más cercano a la literatura, pero de él sólo conservamos su testimonio pictórico. ¿Entonces cuándo podemos empezar a hablar con propiedad de literatura?

Para ello tendremos que esperar a la aparición de la Historia, es decir, de la escritura, lo que sucederá en Mesopotamia en tomo al 3000 a. C. con la escritura cuneiforme a1 parecer inventada por los sumerios.

Pero el problema del comienzo de la literatura no lo resolvemos simplemente estableciendo la fecha del comienzo de la escritura, ya que se pueden escribir muchas cosas y no todas son literatura. Gran parte de los primeros textos conservados son oraciones, himnos o códigos jurídicos, como es el caso del Código de Hammurabi, el más antiguo conservado y en el que aparecen las leyes que el dios Sol dictó a Hammurabi, rey de Babilonia. Estos textos no son verdaderamente literarios, ya que les falta, entre otras cosas, la intencionalidad artística.

ElqueesconsideradoelprimertextoliterarioeselPoema de Gilgamcsh, escrito alrededor del año 2000 a.C. en caracteres cuneiformes y del que se conservan 12 tablillas de arcilla. Aunque es una obra muy incompleta y que conservamos en muy variadas versiones, en ella podemos encontrar ya algunos temas que serán recurrentes en la historia de la literatura, cómo es la búsqueda de la inmortalidad y del sentido de la vida y del dolor humano, el viaje aventurero e incluso la referencia a un diluvio que inunda la tierra. Se trata de un texto que podemos ya considerar plenamente literario.

En definitiva, podemos decir que entre el 3000 y el 2000 a.C. se inicia la literatura ta1 y como la entendemos hoy en día. A partir de esa fecha irán apareciendo obras literarias en Mesopotamia, Egipto, Asia Menor, India, Palestina, China, etc.

PERIODIZACIÓN HISTÓRICO-LITERARIA

Y es desde ese momento desde el que empezaremos nuestro recorrido por la literatura universal. En el cuadro siguiente puedes ver las distintas etapas que los historiadores de la literatura han establecido, aunque con diferentes matizaciones que, en su momento, iremos señalando. De cada uno de esos períodos seleccionaremos algunos problemas, motivos, temas, estilos, autores y obras para intentar componer una panorámica muy general del hecho literario.

TEMAS RECURRENTES EN LA LITERATURA

¿Cuáles son los temas de las obras literarias? Si quisiéramos responder esta pregunta tendríamos que hacerlo de una manera muy general y decir que la preocupación por el ser humano y sus problemas es el interés común de todas las obras. Así, al menos lo entendió Terencio:

Homo sum: humani nihil alienum puto (Hombre soy y nada de lo humano me es ajeno)

En su Camionero y romancero de ausencias, Miguel Hernández resumió la esencia de la problemática humana y, por tanto, de la temática literaria en tres grandes áreas de interés:

Llegó con tres heridas,

La del amor, la de la muerte, la de la vida.

Con tres heridas viene,

La de la vida, la del amor, la de la muerte.

Con tres heridas yo,

La de la muerte, la de la vida, la del amor.

Las tres heridas que siente Miguel Hernández son las que siente el ser humano. A ellas quizás solo faltara añadir la herida provocada por el propio quehacer artístico, la metaliteratura, tema muy característico en el siglo XX, pero no solo en él.

En cualquier caso, sería bueno que intentásemos descomponer esos grandes temas en otros algo más concretos.

  1. El tema épico-caballeresco

Cuando surgen las sociedades humanas, los estados, surgen también las literaturas nacionalesy,conellas,apareceeltemaépico.Lasobrasépicasycaballerescasrelatanlas hazañasguerrerasde héroes que,en muchas ocasiones,representan lo mejorde lanación(asíenLm Iliada, en la Chcinson de Rolcind).

Los protagonistas de la épica suelen representar las mejores virtudes que se quieren para la nación incipiente: aristócratas, inteligentes, fuertes, hábiles, puros, etc.

  1. El tema del amor

¿Todos los libros tratan de amor? Pues casi todos -o una buena parte-, bien sea amor filial, fraterno, humano o divino, el erotismo, la filantropía, etc. Hay mil formas de amor, escribió Ovidio en su Are amandi.

Si nos centramos en el amor entendido como relación sexual, más o menos explícita, pueden entreverse a lo largo de la historia dos variantes principales:

  1. Un amor idealizado en el que el objetivo de los amantes, aparentemente, no es la relación sexual en sí, sino más bien un contacto espiritual. Se aman almas, más que cuerpos.

  2. Un amor marcado más por la pasión, en el que el objetivo manifiesto de los amantes o de uno de ellos- es la relación sexual.

  1. El tema moral

La discusión sobre lo que está bien y lo que está mal en cada situación acompaña al hombre desde siempre, desde el Código de Hcimmurcibi a Lm peste de Albert Camus, ya sea intentando dar o fijar respuestas concretas a problemas concretos, ya sea reflexionando sobre los propios conceptos de bondad y maldad.

  1. Religión y muerte

Gilgamesh buscó la inmortalidad, Ulises navegó hasta el Hades por indicación de Circe, Dante circuló por Cielo, Purgatorio e Infierno, Manrique se consoló de la muerte de su padre a1 convencerse de que había ganado la vida de la fama y la eterna, vivimos en un valle de lágrimas, etc.

El tiempo, la muerte y la religión como intento de justificarla o evitarla están presentes en todos los períodos de la historia de la literatura porque es otra de las preocupaciones

constantes del ser humano.

  1. La sociedad

El hombre vive en sociedad, y de las relaciones que establece con ella beben gran parte de las obras a lo largo de la historia. En principio podemos partir de dos perspectivas contrapuestas; por un lado la que defiende la maldad del ser humano:

Homo homini lupus est (El hombre es un lobo para el hombre)

Y frente a ella el planteamiento de Rousseau, defensor de la bondad natural de los seres humanos.

Aparte de lo anterior, los autores literarios se han empeñado en retratar sociedades.Estassociedadesylaspeculiaridadesquelascaracterizanenmuchoscasossonrealesynossonpropuestascomomodelospositivos(laUniónSoviéticadelrealismosocialista,por ejemplo) o negativos(como la España que apareceen el Quijoteo laInglaterradeDickens).Pero a veces, la literaturanos ofrece sociedadesimaginariassobre las que seproyectan determinadosproblemasconcretos(así lo encontramos,por ejemplo,en laliteraturadecienciaficción)obienproyectosdesociedadesideales,comoeselcasodelas utopías.

  1. La literatura como tema

La creación literaria es otro tema recurrente en literatura que podemos rastrear a lo largo de la historia. Los escritores han sentido la necesidad de definir lo que ellos entienden por literatura o por algún aspecto vinculado a ella. Los poetas de clerecía definieron y defendieron su modelo estrófico:

Mester traigo fermoso, non es de juglaría, Mester traigo sin pecado, ca es de clerecía, Fablar curso rimado, por la cuaderna vía, A sílabas cuntadas, ca es gran maestría.

En el Barroco, Lope de Vega nos demuestra lo fácil que componer un soneto: Un soneto me manda hacer Violante,

que en mi vida me he visto en tanto aprieto; catorce versos dicen que es soneto,

burla burlando van los tres delante.

Yo pensé que no hallara consonante y estoy a la mitad de otro cuarteto, mas si me veo en el primer terceto,

no hay cosa en los cuartetos que me espante. Por el primer terceto voy entrando,

y parece que entré con pie derecho pues fin con este verso le voy dando.

Ya estoy en el segundo y aun sospecho que voy los trece versos acabando:

contad si son catorce y está hecho.

Fernando Pessoa nos dice que la literatura es mentira:

El poeta es un fingidor,

Que finge tan completamente, Que llega a sentir el dolor, Dolor que de veras siente.