Antología audiovisual

La poesía ha sido un vehículo desde los tiempos antiguos para explicar qué pasaba en la sociedad: los juglares de pueblo en pueblo explicando sus historias sobre héroes y batallas, los campesinos entonando canciones para pasar las duras y largas jornadas en el campo, las canciones para celebrar una fiesta … La música y la poesía unidas han entonado la voz de una sociedad. A veces, sus ritmos hablaban de amor ( o de desamor), de una amistad perdida, de la pérdida de alguien querido o de un pueblo que sufría las heridas de una guerra que solo las palabras podían evidenciar.

El Carpe Diem es el tópico que trata sobre vivir el momento, apurar el instante. Una reflexión que va más allá del simple hacer lo que nos dé la gana. Detrás hay un mensaje vitalista,: el de pensar.

Lee y escucha este poema de Rafael Laffón poeta sevillano perteneciente a la generación del 27. En 1959 consigue el Premio Nacional de Literatura por su antología La rama ingrata

INVITACIÓN A LA VIDA

Pasan las aguas por el cauce		
y no terminan de pasar;		
mas si de un agua no bebimos		
nunca aquel agua tornará.		

Y mientras corre el tiempo y llega		
la hora feliz que imaginamos,		
se va la vida, huyendo siempre,		
cual se va el agua entre las manos...		

Gocemos hasta marchitarlas		
todas las flores del camino,		
ya que el dolor jamás perdona		
ni un paso de nuestro destino.		

Gocemos la vida, gocemos...		
¿Quién del mañana gozará?		
Gocemos hasta embriagarnos		
con una absurda saciedad.		

Y aunque de luz se abrase el alma,		
presto vayamos a la luz...		
¡No hay más que al fin de los caminos,		
sobre una lápida, la cruz! 

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=__gu6uFzUiI[/youtube]


AMOR CONSTANTE MÁS ALLÁ DE LA MUERTE

Cerrar podrá mis ojos la postrera
Sombra que me llevare el blanco día,
Y podrá desatar esta alma mía
Hora, a su afán ansioso lisonjera;

Mas no de esotra parte en la ribera
Dejará la memoria, en donde ardía:
Nadar sabe mi llama el agua fría,
Y perder el respeto a ley severa.

Alma, a quien todo un Dios prisión ha sido,
Venas, que humor a tanto fuego han dado,
Médulas, que han gloriosamente ardido,

Su cuerpo dejará, no su cuidado;
Serán ceniza, mas tendrá sentido;
Polvo serán, mas polvo enamorado.

FRANCISCO DE QUEVEDO


Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

LOPE DE VEGA


Fragmento de la obra teatral barroca (S. XVII) La vida es sueño

 

¡Ay mísero de mí, y ay, infelice! 

Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido.

Sólo quisiera saber
para apurar mis desvelos
(dejando a una parte, cielos,
el delito de nacer),
qué más os pude ofender
para castigarme más.
¿No nacieron los demás?
Pues si los demás nacieron,
¿qué privilegios tuvieron
qué yo no gocé jamás?

Nace el ave, y con las galas
que le dan belleza suma,
apenas es flor de pluma
o ramillete con alas,
cuando las etéreas salas
corta con velocidad,
negándose a la piedad
del nido que deja en calma;
¿y teniendo yo más alma,
tengo menos libertad?

Nace el bruto, y con la piel
que dibujan manchas bellas,
apenas signo es de estrellas
(gracias al docto pincel),
cuando, atrevida y crüel
la humana necesidad
le enseña a tener crueldad,
monstruo de su laberinto;
¿y yo, con mejor instinto,
tengo menos libertad?

Nace el pez, que no respira,
aborto de ovas y lamas,
y apenas, bajel de escamas,
sobre las ondas se mira,
cuando a todas partes gira,
midiendo la inmensidad
de tanta capacidad
como le da el centro frío;
¿y yo, con más albedrío,
tengo menos libertad?

Nace el arroyo, culebra
que entre flores se desata,
y apenas, sierpe de plata,
entre las flores se quiebra,
cuando músico celebra
de las flores la piedad
que le dan la majestad
del campo abierto a su huida;
¿y teniendo yo más vida
tengo menos libertad?

En llegando a esta pasión,
un volcán, un Etna hecho,
quisiera sacar del pecho
pedazos del corazón.
¿Qué ley, justicia o razón,
negar a los hombres sabe
privilegio tan süave,
excepción tan principal,
que Dios le ha dado a un cristal,
a un pez, a un bruto y a un ave?


 

OTRAS RECOMENDACIONES POÉTICAS: