Propuesta de Estefanía (3A2)

DQ 3A2 Parra, Estefanía

Grabado de José Luis Fariñas para la ed. bibliófila de Cervantes, el soldado que nos enseñó a hablar (2007)

Realmente, la de la imagen podría ser una manera de expresar la locura que tenía don Quijote, no solo la locura de todas las peripecias que tuvo, sino también la de sus razonamientos sobre la vida misma. Claramente, me refiero al amor, la amistad, la caballerosidad… Todo lo que le rodeaba, lo convertía en cualquier maravilla que solo él podía ver. Aun sabiendo que su alrededor, es decir, la realidad, le dijese lo contrario, en sus últimos momentos, fue cuando, en efecto, pudo recuperar un poco de su cordura, teniendo en cuenta todas las imprudencias que había cometido. Pero, en sus grandes momentos de locura, se podía apreciar que resplandecía felicidad. ¿Por qué tenemos que ser tan sensatos en todo? Fácil: queremos perfeccionarlo todo. ¡Cómo no! La perfección, según Friedrich Nietzsche, es hija del superhombre.

Jnj

Acerca de Jnj

Profesor de lengua y literatura castellanas, y amante de la una y la otra.
Esta entrada fue publicada en 3A2, General y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a Propuesta de Estefanía (3A2)

  1. Eugenia Sainz dijo:

    Quizás estoy equivocada, pero puedo verle el miedo plasmado en los ojos. Puede ser el miedo a estar volviéndose loco, o también el miedo a estar recuperando su cordura. Justo como ha dicho Estefanía, vivía en su propia realidad, en la cual todo le resultaba maravilloso y eso podría generarle miedo a volver a ese mundo real donde todo antagonizaría sus fantásticos pensamientos.

    A mí también me gustaría citar al gran Nietzsche: “El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación”. En mi opinión, tiene mucho que ver con lo que me transmite esta imagen y con lo que creo que casi todos opinamos de la realidad.

    Y sí, tiene mucha razón también Estefanía al decir que nosotros, los humanos, tendemos a querer perfeccionarlo todo. Yo creo que la belleza de cada uno está en sus pensamientos. No nos hace falta ser todos iguales, puesto que, conociéndonos, no nos gustaría vivir en una completa monotonía. ¡Necesitamos un poco de color en un mundo tan gris!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *