La Marcha Verde por Patricia y Ariadna Ribes de B-21

Últimamente, en clase de historia hemos estado hablado de la descomposición de la Dictadura Franquista y la llegada de la Transición y, dentro de este periodo tan tenso de nuestra historia reciente, hemos encontrados hechos que pueden llegar a parecer inverosímiles y que, en muchos casos, aún están envueltos en el misterio que les ha atribuido la impermeabilidad de las relaciones internacionales del momento en el que se produjeron.

Uno de esos acontecimientos envueltos en el misterio fue la Marcha Verde, una estrategia organizada por Hasan II (rey de Marruecos en el momento en el que ésta se planeó) para ocupar el Sahara Español y que se inició el 6 de noviembre de 1975.

Los hechos aceptados

No obstante, Marruecos, que reclamaba desde hacía tiempo su derecho sobre la tierra colonizada por España, temeroso del resultado del ya mencionado referéndum, solicitó el amparo de la Asamblea General de las Naciones Unidas para que no se celebrara.

Naciones Unidas consultó a la Corte Internacional de Justicia, que resolvió, el 16 de octubre de 1975, (texto íntegro, caso 61, pág. 146):

  • Por 13  votos contra 3 se determinó que en el momento de su colonización  por España no era un territorio sin dueño.
  • Por 14  votos contra 2 se determinó que existí­an ciertos ví­nculos de  subordinación y de derechos sobre tierras entre algunas tribus que  habitaban en el Sahara Occidental y el Sultán de Marruecos, pero NO existí­an vínculos de soberaní­a entre el territorio del Sahara  Occidental  y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano.

La conclusión fue que debí­a celebrarse el referéndum.

No obstante, el Sultán de Marruecos, Hassan II, lo interpretó de otra forma. Se quedó con “existí­an ciertos ví­nculos de subordinación y de derechos sobre tierras entre algunas tribus y el Sultán de Marruecos” pero se olvidó de “NO existí­an ví­nculos de soberaní­a entre el territorio del Sahara Occidental y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano” y de “en el momento de su colonización por España no era un territorio sin dueño” (los dueños eran los saharauis).

Según su versión, la Corte del Tribunal de Justicia había reconocido que el Sahara  occidental es marroquí­ desde “la noche de los tiempos”, por lo que ese mismo día convocó la Marcha Verde para ocupar lo que es nuestro.

tenemos que iniciar una marcha verde desde el Norte de Marruecos hacia el Sur y del Este al Oeste. Tenemos, querido pueblo, que levantarnos como un solo hombre, con orden y organización para dirigirnos al Sahara y encontrarnos con nuestros hermanos allí­

A raíz de dicha convocatoria, unos 350.000 voluntarios marroquíes, la mayoría de ellos civiles, partieron desde Agadir (donde Hassan II tenía su centro de operaciones) hacia el Sur para llegar al paralelo 27º 40′, que marcaba la supuesta frontera entre Marruecos y el llamado “Sahara español”.

El 3 de noviembre de 1975 los gobiernos marroquí y español alcanzaron un “acuerdo tácito” para una penetración parcial de Marruecos en el Sahara.

No obstante, la Marcha fue detenida el 9 de noviembre, cuando ya había penetrado varios kilómetros, llegando hasta las líneas de minas que el ejército español había colocado como medida disuasoria y “frontera española límite”.

En esos tensos momentos para el ejército apostado en el Sahara, y en mitad de la crisis política que estaba viviendo España como consecuencia de la agonía de Franco, el entonces príncipe Don Juan Carlos, visitó el Aaiún el 2 de noviembre para tranquilizar tanto a militares como saharauis:

“España saldrá de este lance con honor”

El Consejo de Seguridad instó a Marruecos a detener la invasión y, si bien el 9 de noviembre la Marcha Verde se detuvo, el 14 de noviembre se firmaron los Acuerdos de Madrid por los que España cedía la administración del tercio sur del territorio saharaui a Mauritania y los dos tercios septentrionales a Marruecos:

1º) España ratifica su resolución -reiteradamente manifestada ante la ONU- de descolonizar el territorio del Sahara occidental poniendo término a las responsabilidades y poderes que tiene sobre dicho territorio como Potencia Administradora.

2º) De conformidad con la anterior determinación y de acuerdo con las negociaciones propugnadas por las Naciones Unidas con las partes afectadas, España procederá de inmediato a instituir una Administración temporal en el territorio en la que participarán Marruecos y Mauritania en colaboración con la Yemaá y a la cual serán transmitidas las responsabilidades y poderes a que se refiere el párrafo anterior. En su consecuencia, se acuerda designar a dos Gobernadores Adjuntos, a propuesta de Marruecos y Mauritania, a fin de que auxilien en sus funciones al Gobernador General del territorio. La terminación de la presencia española en el territorio se llevará a efecto definitivamente, antes del 28 de febrero de 1976.

3º) Será respetada la opinión de la población saharaui, expresada a través de la Yemaá.

4º) Los tres paí­ses informarán al Secretario General de las Naciones Unidas de lo establecido en el presente documento como resultado de las negociaciones celebradas de conformidad con el artí­culo 33 de la Carta de las Naciones Unidas.

5º) Los tres paí­ses intervinientes declaran haber llegado a las anteriores conclusiones con el mejor espí­ritu de comprensión, hermandad y respeto a los principios de la Carta de las Naciones Unidas, y como la mejor contribución al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

6º) Este documento entrará en vigor el mismo dí­a en que se publique en el Boletí­n Oficial del Estado la “Ley de Descolonización del Sahara”, que autoriza al Gobierno español para adquirir los compromisos que condicionalmente se contienen en este documento.

El misterio que rodea a la Marcha Verde

Si bien ya hemos narrado los acontecimientos principales de lo que fue la famosa Marcha Verde, recientemente han salido a la luz algunos rumores (por ejemplo, a través de Wikileaks) que ponen de manifiesto una serie de acciones que podrían cambiar la concepción que tenemos de dichos hechos. Respecto a dichos rumores, nos gustaría destacar la supuesta autoría, organización y apoyo de EEUU de la Marcha Verde y la relación del por entonces Príncipe de Asturias, Don Juan Carlos de Borbón y actual Rey de España:

– En el aspecto logístico, la Marcha contó con el apoyo de 7.813 camiones, diez mil mandos para encuadrar a los voluntarios, cuatrocientos setenta médicos, doscientas treinta ambulancias, diecisiete mil toneladas de alimentos, veintitrés mil litros de agua y 94.000 litros de combustible. Este formidable despliegue en un país que por aquel entonces no contaba con los medios para esa organización, ya hicieron sospechar entonces la posible participación de EEUU en dicha operación.

Un cronista de la época contó: “Es sorprendente el orden y la organización que demuestran los marroquíes. Las tiendas de campaña no se han plantado de cualquier manera, sino formando calles perfectamente delimitadas y alineadas. Se cavan letrinas, se depositan materiales como si los marroquíes estuvieran dispuestos a permanecer ahí durante algún tiempo. Camiones de avituallamiento distribuyen víveres y agua a grupos de personas que se congregan en torno (…). Todo, ahí enfrente, se está llevando a cabo como una operación perfectamente planificada y sincronizada”.

No obstante, datos confidenciales revelados con posterioridad, confirmaron la autoría estadounidense de la Marcha Verde, que fue preparada por un cierto número de “consejeros” norteamericanos y una reducida participación de personal marroquí para evitar al máximo el riesgo de indiscreciones.

El 21 de 1975, Henri Kissinguer, responsable de la política exterior USA, habría dado luz verde desde Jerusalén a la misma (lo que revela que se había empezado a preparar mucho antes). Nadie dudó entonces en afirmar que la Marcha Verde fue planificada, organizada y ejecutada con ayuda norteamericana.

La compleja maniobra logística de apoyo a los cientos de miles de personas (transporte por ferrocarril o carretera, tiendas, alimentos, combustibles, etcétera), todo perfectamente ajustado en el tiempo y en el espacio, en un país con insuficiente infraestructura vial, estaba, en aquella época, fuera de las posibilidades del Estado Mayor marroquí, según han
reconocido conocidos analistas y politólogos, por lo que demuestra en gran medida la veracidad de ducha suposición.

– Por otra parte, recientemente apareció en Wikileaks una nueva información relacionada con la participación que el Rey podría haber tenido en la Marcha Verde. Según esta fuente, el 5 de noviembre de 1975 el príncipe Juan Carlos le habría desvelado cuáles iban a ser los siguientes movimientos de Franco con respecto al Sáhara justo cuando las relaciones con Marruecos atravesaban un momento crítico y el caudillo estaba a punto de morir.

Así pues, el Príncipe se habría convertido en un informador de la Casa Blanca (cosa que se podría haber considerado como una traición) con tal de asegurar el apoyo de EEUU para garantizar su subida al trono.

Aquest article ha estat publicat en General. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *