La II República i les Dones

El canvi de la situació de la dona en la II República [http://mestresdelarepublica.blogspot.com.es/p/1-la-ii-republica-i-les-dones.html]

Per a les dones espanyoles, la proclamació de la II República el 14 d’abril de 1931 anava a significar un canvi profund en tots els àmbits: en l’esfera pública i en la vida privada, en la política, l’economia, la cultura i l’educació.

Aquests canvis van ser molt més lluny del que molts dels mateixos homes de la República havien planejat i fins i tot més lluny del que moltes de les dones de la República podien haver somiat. Les reformes de la II República que, directa o indirectament impactaven en les dones, suposaven una transformació cultural de la societat espanyola tan profunda que pot ser qualificada de transcendent.

La Constitució establia la igualtat jurídica d’homes i dones (article 25) i els mateixos drets electorals per a homes i dones (article 36). Per primera vegada en la història d’Espanya, les dones van poder gaudir dels drets que possibilitaven l’exercici d’una llibertat personal bàsica, la qual cosa, al seu torn, les capacitava per participar en l’àmbit públic, inclòs l’exercici dels drets polítics i en concret del dret al vot. Més de cent anys després de la Constitució de Cádiz de 1812, l’ordenament jurídic espanyol reconeixia que les dones formaven part d’una “comunitat d’iguals”, amb plens drets i deures de ciutadania.

 

EL FRANQUISME I ELS DRETS DE LA DONA

 

 

El franquismo acabó con todos los avances que en el ámbito del derecho privado se habían alcanzado durante el período republicano. Así, mediante la aprobación de la Ley de 12 de marzo de 1938, se declaró la vigencia del Titulo IV del Libro I del Código Civil de 1889, que había sido derogado durante la Segunda República, una norma que era claramente discriminatoria para la mujer, al consagrar su discapacidad jurídica como principio general

  • En primer lugar, cualquier persona, independientemente del sexo, tenía fijada su mayoría de edad en los 23 años. No obstante, las mujeres no podían ejercer este derecho en el mismo grado que los varones, pues las hijas hasta los 25 años no podían abandonar el domicilio de los padres, salvo para casarse o ingresar en una orden religiosa o cuando  cualquiera de los padres hubieran contraído nuevas nupcias

 

  • Con el matrimonio se aspiraba a conseguir mayor libertad, esta esperanza desaparecía automáticamente en el momento de contraerlo. La autoridad del marido era aún más dura y cruel que la paterna, colocándola en una situación de absoluta discriminación respecto a éste. Una vez contraído el matrimonio la mujer quedaba relegada como persona y la capacidad de obrar, en muchos sentidos, anulada. De hecho pasaba a ser considerada prácticamente una menor o incapaz desde el punto de vista jurídico, con la consiguiente capacidad que éstos tenían

  • Artículo 60 CC: “El marido es el representante de su mujer. Esta no puede, sin su licencia, comparecer en juicio por sí o por medio de Procurador.

  • La discriminación en el matrimonio se palpa también en caso de infidelidad, ya que las consecuencias eran bien diferentes en función de quién la hubiese cometido. Cuando era la mujer constituía causa de separación “en todo caso”, mientras que si era el marido sólo, “cuando resulte escándalo público o menosprecio de la mujer” (Art. 105 CC).

Un comentari a “La II República i les Dones

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *