HISTORIA DE AMOR EN BINALONG BAY

Hace un tiempo, había un pueblo lejano de Australia llamado Binalong Bay. Era muy hermoso y tranquilo gracias a sus habitantes. Un día, por una de las carreteras del pueblo apareció un BMW x5 de color blanco. Todos los habitantes de la ciudad se quedaron sorprendidos, ya que la única persona que tenía tanto dinero para comprarse ese tipo de coche era Juan Francisco, un anciano de unos 68 años, sin hijos. Por esa razón pensaron que era una persona solitaria, que no solía recibir visitas, o al menos eso lo pensaban todos, al ver al coche acercarse a la colina, donde vivía este anciano, se quedaron sorprendidos. Doña Florencia, una señora de 57 años, siguió al coche, para averiguar quién era la persona que conducía. Cuando el BMW se estacionó delante de la casa, el anciano salió. A Doña Florencia le pareció extraño ver a una joven de unos 24 años salir del vehículo. Doña Florencia se quedó asombrada al ver lo bonita que era. Cuando la escuchó hablar con Juan Francisco se acercó más a ellos, escondiéndose detrás de un arbusto. Juan Francisco y la desconocida empezaron a hablar.

Juan Francisco: Hola, ¿qué tal Sofía?
Sofía: Hola tío, bien, ¿y tú?
Juan Francisco: Muy bien, ¿que hace mi sobrina por mi casa?
Sofía: He venido a visitarte, tio.
Juan Francisco: Pasa, que hace frío aquí.

Cuando entraron dentro, Doña Florencia salió de los arbustos, no podía creer lo que había visto. Rápidamente, fue al pueblo para explicarles a todos lo sucedido. Al cabo de media hora toda la población ya sabía lo que había pasado, y quien era esa joven tan hermosa.
Al llegar, tocaron el timbre de Juan Francisco. Unos segundos más tarde él abrió la puerta. El vio que todo el pueblo estaba delante de su puerta , él ya sabía por qué venían, y dijo:
-Querido pueblo, ya se para qué han venido ustedes a tocar mi puerta. Pero os tengo que avisar de que mi sobrina ya está prometida con alguien de este pueblo, en breve se casarán.
Doña Florencia: Si es así, ¿por qué no está con ella en estos momentos?
Juan Francisco: ¿Así que fue usted quien le contó a todos los habitantes el chisme?
Sofía: No pasa nada tío, si quieren saber quien es mi prometido, se lo diré, es Matías.
Doña Florencia: Eso es imposible, ¡su familia es la más pobre de este pueblo!
Sofía: Eso a mí no me importa, hace unos años vine a este pueblo para ver a mi tío. Y vine
con un coche viejo de una de mis amigas, me perdí por las calles de este pueblo, y el único que fue amable y me ayudó fue el. Los demás decidisteis no ayudar a una pobre visitante que venía de visita a ver a su tío.
Doña Florencia: Yo no sabía que usted era la sobrina de Juan Francisco, o si no mi comportamiento hubiese sido muy distinto a usted, Sofía.
Sofía: No porque haya nacido de una familia adinerada, eso signifique que me tengan que
tratar bien. Sino que deberían tratar bien a cualquier visitante que venga a este hermoso pueblo.
Doña Florencia: ¿Pero por qué decidiste casarte con Matías?
Juan Francisco: Yo mismo estoy agradecido con Matías por haber ayudado a mi sobrina cuando estaba perdida, fue el único de este pueblo que la ayudó y respeto su decisión de casarse con él, porque Matías es una persona muy honesta y respetable.
Sofía: Y por eso he vuelto a este pueblo, para venir a buscar a mi tío, mi prometido y su familia y llevarlos a vivir a mi casa de Nueva York. Si me disculpa seguiremos recogiendo todas las pertenencias de la casa, buenas tardes.
Sofía entró con su tío en la casa. Al cabo de unas horas vino una furgoneta de mudanzas.

Después de terminar de vaciar la casa, fueron a la casa de Matías, para recoger sus cosas. Cada movimiento que hacía esa familia, el pueblo lo observaba atentamente y con cara de disgusto ya que nadie consiguió lo que quería. Cuando estuvo todo listo, se despidieron del
pueblo y se dirigieron al aeropuerto más cercano. Allí les esperaba un avión privado que les llevaría a Nueva York. Al cabo de 10 minutos el avión despegó, dejando atrás ese hermoso pueblo y a sus habitantes.

Rosa Roja

Aquest article ha estat publicat en Categoria 1, General, Prosa en castellà. Afegeix a les adreces d'interès l'enllaç permanent.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *