Teatro

images

Entre el 11 de diciembre  de 2013 y el 4 de enero de 2014 se representó en el Teatre Lliure de Barcelona el espectáculo “Adiós a la infancia, un aventi de Marsé” a partir de textos del autor con música de Jaume Sisa, dramaturgia de Pau Miró y dirección de Oriol Broggi. El espectáculo estaba interpretado por Jordi Figueras, Oriol Guinart, Mar del Hoyo, Xicu Masó, Jordi Oriol, Carles Pedragrosa, Alícia Pérez, Xavier Ricart y Marc Sierra.

A las 4 de la mañana Ringo, un chico de 15 años, se ha quedado encerrado en la sala de baile de la cooperativa La Lleialtat ( en el mismo edificio donde se representa la obra) escribiendo en su cuaderno. De repente aparece un un hombre que aparentemente vive encerrado en un refugio y ha tenido que salir a buscar comida. A partir del encuentro, bajo la mirada del adolescente desfilan personajes y situaciones que tienen como telón de fondo la Barcelona de posguerra, el Capitán Blay, la Betibú, la Pelirroja, el inspector Galván, el señorito Conrado, Java, Palau, Marc, Aurora, Susana, la señora Mir… y con ellos los temas recurrentes de la novelas de Marsé: la figura ausente del padre, el cine como sublimación de la miseria, la brutalidad del poder franquista, la memoria estafada, la derrota, el erotismo mezclado con la sordidez… Los esfuerzos de Ringo para evadirse de las calles grises de una ciudad donde el futuro parece improbable se efectúan con sus sus amigos, explicando “aventis” alimentando sus sueños en los cines del barrio o escribiendo en el cuaderno.

Andreu Jaume, especialista en Juan Marsé, propuso 8 novelas del escritor, de las que se seleccionaron 5 y señaló los temas más recurrentes . Las novelas son: “Caligrafía de los sueños“, “Si te dicen que caí“, “El embrujo de Shangai“, “Un día volveré” y “Rabos de lagartija” También se ha incluido un breve homenaje al “Pijoaparte” de “Últimas tardes con Teresa“. A partir de aquí se inventó una historia donde coinciden diferentes personajes de diversas novelas en un mismo relato.

La obra  tiene el valor añadido de que se representa en un sala que había sido un lugar donde Juan Marsé iba a bailar de joven, aunque él mismo reconoce que “bailaba poco”. Antes de empezar la sesión una orquesta invita a los espectadores a que bailen temas de la época.

 

 

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *