En el autobús. Notícia-1

Relato
Un día al mediodía, por el lado del Parque Monceau, en la plataforma posterior de un autobús casi lleno de la línea S (actualmente 84), observé un personaje de cuello muy largo que llevaba un sombrero de fieltro blando rodeado por un galón trenzado en lugar de cinta. De repente, aquel individuo interpeló a su vecino pretendiendo que éste le pisaba los pies expresamente cada vez que subían o bajaban viajeros. Por otra parte, abandonó rápidamente la discusión para lanzarse sobre un asiento que había quedado libre.
Al cabo de dos horas, lo volví a ver ante la Estación de Saint-Lazare, conversando animadamente con un amigo que le aconsejaba de disminuirse el escote del abrigo haciéndose subir el botón superior por algún sastre competente.

R.Queneau

7 thoughts on “En el autobús. Notícia-1

  1. Pep Pepet

    Notaciones
    En el S, a una hora de tráfico. Un tipo de unos veintiséis años, sombrero de fieltro con cordón en lugar de cinta, cuello muy largo como si se lo hubiesen estirado. La gente baja. El tipo en cuestión se enfada con un vecino. Le reprocha que lo empuje cada vez que pasa alguien. Tono llorón que se las da de duro. Al ver un sitio libre, se precipita sobre él.
    Dos horas más tarde, lo encuentro en la plaza de Roma, delante de la estación de Saint-Lazare. Está con un compañero que le dice: “Deberías hacerte poner un botón más en el abrigo.” Le indica dónde (en el escote) y por qué.

  2. Ton Tonet

    Vacilaciones
    No sé muy bien dónde ocurría aquello… ¿en una iglesia, en un cubo de la basura, en un osario? ¿Quizás en un autobús? Había allí… pero, ¿qué había allí? ¿Huevos, alfombras, rábanos? ¿Esqueletos? Sí, pero con su carne aún alrededor, y vivos. Sí, me parece que era eso. Gente en un autobús. Pero había uno (¿o dos?) que se hacía notar, no sé muy bien por qué. ¿Por su megalomanía? ¿Por su adiposidad? ¿Por su melancolía? No, mejor… más exactamente… por su juventud, adornada con un largo… ¿narigón? ¿mentón? ¿pulgar? No: cuello; y por un sombrero extraño, extraño, extraño. Se puso a pelear -sí, eso es-, sin duda con otro viajero (¿hombre o mujer?, ¿niño o viejo?) Luego eso se acabó, concluyó acabándose de alguna forma, probablemente con la huida de uno de los dos adversarios.
    Estoy casi seguro de que es ese mismo personaje el que me volví a encontrar,
    pero ¿dónde? ¿Delante de una iglesia? ¿Delante de un osario? ¿Delante de un
    cubo de la basura? Con un compañero que debía de estar hablándole de alguna cosa, pero ¿de qué? ¿De qué? ¿De qué?

  3. Ton Tonet

    Retrógrado
    Te deberías añadir un botón en el abrigo, le dice su amigo. Me lo encontré en
    medio de la plaza de Roma, después de haberlo dejado cundo se precipitaba con avidez sobre un asiento. Acababa de protestar por el empujón de otro viajero que, según él, le atropellaba cada vez que bajaba alguien. Este descarnado joven era portador de un sombrero ridículo. Eso ocurrió en la plataforma de un S completo aquel mediodía.

  4. Pep Pepet

    Punto de vista subjetivo
    No estaba descontento con mi vestimenta, precisamente hoy. Estrenaba un
    sombrero nuevo, bastante chulo, y un abrigo que me parecía pero que muy bien. Me encuentro a X delante de la estación de Saint-Lazare, el cual intenta aguarme la fiesta tratando de demostrarme que el abrigo es muy escotado y que debería añadirle un botón más. Aunque, menos mal que no se ha atrevido a meterse con mi gorro.
    Poco antes había reñido de lo lindo a una especie de patán que me empujaba
    adrede como un bruto cada vez que el personal pasaba, al bajar o al subir. Eso
    ocurría en uno de esos inmundos autobuses que se llenan de populacho
    precisamente a las horas en que debo dignarme a utilizarlos.

  5. An Aneta

    Ignorancia
    Yo, no sé qué quieren de mí. Pues sí, he cogido el S hacia mediodía. ¿Que si
    había gente? A esa hora, por supuesto. ¿Un joven con sombrero de fieltro? Es
    muy posible. Aunque yo no miro descaradamente a la gente. Me importa un pito ¿Una especie de galón trenzado? ¿Alrededor del sombrero? Comprendo, una curiosidad como otra cualquiera, pero, desde luego, no me fijo en eso. Un galón trenzado… ¿y se habría peleado con otro señor? Cosas que pasan.
    Y, además, ¿tendría que haberlo vuelto a ver otra vez una o dos horas más tarde?
    ¿Por qué no? Hay cosas aún más raras en la vida. Precisamente, recuerdo que mi padre me contaba a menudo que…

  6. An Aneta

    Versos libres
    El autobús
    lleno
    el corazón
    vacío
    el cuello
    largo
    el cordón
    trenzado
    los pies
    planos y aplanados
    el sitio
    vacío
    y el inesperado encuentro junto a la estación de mil luces apagadas
    del corazón, del cuello, del cordón, de los pies,
    del sitio vacío
    y de un botón.

  7. An Aneta

    Injurioso
    Tras una espera repugnante bajo un sol inaguantable, acabé subiendo en un
    autobús inmundo infesta- do por una pandilla de imbéciles. El más imbécil de
    estos imbéciles era un granuja con el gañote desmedido que exhibía un güito
    grotesco con un cordón en lugar de cinta. Este chuleta se puso a gruñir porque un viejo chocho le pisoteaba los pinreles con un furor senil; pero enseguida se arrugó largándose a un sitio va- do todavía húmedo del sudor de las nalgas de su anterior ocupante.
    Dos horas más tarde, qué mala pata, me tropiezo con el mismo imbécil que
    charra con otro imbécil de- lante de ese asqueroso monumento llamado la
    estación de Saint-Lazare. Parloteaban a propósito de un botón. Me digo: aunque se suba o se baje el forúnculo, mona se quedará, el muy requeteimbécil.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *