Actividad voluntaria: Título a título

Leed el siguiente texto con atención:

LIBERTAD DE EXPRESIÓN

El Magazine del 19 de noviembre propone un paseo por los últimos 25 años. La televisión emitía en blanco y negro. Comprar el periódico, esperar el correo, podía ser un acto de rebeldía. Íbamos por la calle con cuadernos para el diálogo bajo el brazo para que la revista se notase. Leíamos informaciones, editoriales, artículos…o los exhibíamos, eso bastaba. Era el abc del progre. ¿Cuál era la razón para actuar así? Una esperanza, y también una seña de identidad, una reivindicación y, a veces, un desafío. Creíamos ser la vanguardia y que el destino nos había reservado el papel de alumbradores de la verdad, sin más armas que la palabra y sin más uniforme que la pana. Éramos el pueblo, la voz, el adelantado, el heraldo, el faro de una nueva España. Queríamos el cambio y lo queríamos ya. Hubo que esperar. Tuvimos miedos y esperanzas. No fue una época fácil. Con el tiempo, aprendimos que con el diálogo era posible una transición sin sangre – aunque la hubo -. El mundo se asombró de lo conseguido. Nos quisieron robar la libertad recobrada. Madrid y Levante lo sufrieron especialmente, aunque a todo el país se le heló el corazón, y pasó la noche más larga con la radio en el oído y pegado al televisor. La comunicación nos devolvió la dignidad. Otros censores quieren hoy acallar la voz plural. Una simple interviú, manifestar la opinión, puede costar la vida o el exilio de un ciudadano. Hoy no cabe hacerse el imparcial: nos jugamos de nuevo (¡parece mentira!) la libertad de expresión, el derecho a la información. El triunfo es posible. Demostramos a diario que lo es. Pedimos, por favor, la paz y la palabra.

Luis Andrés Muñiz García. Magazine. 3 de diciembre de 2000

Os habréis fijado que hay palabras que están escritas en rojo. La razón es que todas las palabras rojas se refieren a los nombres de diferentes revistas y periódicos (algunos más conocidos que otros). La propuesta que os hago es que intentéis realizar un texto coherente utilizando para ello el título, por ejemplo, de novelas, canciones, discos, películas… a ver qué textos acaban surgiendo.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.