Hiperactividad, “TDAH”

Por la actualidad del tema, y por el sufrimiento que comporta para niños y padres especialmente, quisiera compartir dudas importantes que surgieron en el marco de un trabajo para la asignatura de Antropología Psicológica. Antes de actuar, conviene meditar nuestras decisiones y buscar un buen asesoramiento de profesionales y especialistas cualificados. Esta aproximación sólo pretende coadyuvar a la reflexión. Si es útil, en este sentido, para padres, educadores… habrá merecido la pena.

Con la difusión de una información a menudo pobre, sesgada y poco rigurosa, sólo se contribuye a generar inquietud en los padres que, ante cualquier manifestación conductual por parte de sus hijos que pudiera coincidir con los síntomas (ambiguamente publicados, como se reconoce) se preguntarán si pudieran padecer el trastorno. Lo mismo le puede ocurrir a los maestros, con el agravante de que sus requerimientos a los padres constituirán, en sí mismos, elementos de posible diagnóstico (inadaptación escolar). Si añadimos la problemática existente respecto a la fiabilidad de las pruebas, la falta de formación y de especialistas, etc., todo viene a favorecer el aumento del porcentaje de “falsos positivos”. A ello habría que sumar las estrategias más o menos conocidas de ciertos sectores para llevar el agua a su molino, las carencias de recursos en el sistema de salud público, en el sistema escolar, etc… Quisiera hacer hincapié en uno de los interrogantes: ¿Por qué no invertir el centro de gravedad de los esfuerzos? Destinemos más medios económicos, materiales y humanos para la atención y la investigación psicopedagógica. Quizá la pescadilla dejaría de morderse la cola y empezaría a nadar.

microsoft-word-tdah

Deixa un comentari