moral, dret i religió

Hem vist que son tres sabers normatius que orienten les accions humanes. Les normes es poden distingir pel contingut i per la forma. Encara que el contingut pot ser a la vegada jurídic, moral i religiós, no vol dir que cadascuna de aquestes tres formes hagi d’eliminar les altres o determinar-les. Hem vist que el que diferencia aquest sabers està en
-qui promulga la ordre
-qui son els destinataris
-davant de qui es respòn
-de qui es pot esperar obediència.

Aquí tens una cançó, un bolero, que conta la història d’un amor apassionat, que al mateix temps mostra un conflicte entre aquests tres sabers normatius. Llegeix la lletra i explica, seguint l’esquema anterior, de quina manera s’està donant el conflicte entre els tres sabers. Digues finalment per quin dels tres sabers l’autor decideix orientar la seva acció i per què

Entrevista a Ron Heagy a “La Vanguardia”

Habla con voz muy grata y bien timbrada. Con la barbilla, de vez en cuando, mueve un mando que le inclina el respaldo de la silla y así cambia de postura. Mientras hablamos, Kelly está sentada junto a Ron y le acerca a los labios una taza de té, para que vaya bebiendo… El gran cuerpo de Ron está inerte, pero no su gran alma, que enamora a mujeres bellas como Kelly. Ron organiza campamentos al aire libre para niños discapacitados, y da charlas, pinta y escribe libros: ´La vida es una actitud´ y ´No rendirse nunca´. La actitud vitalista de Ron es una lección, en especial para los quejicas que vamos por ahí sobre dos piernas y agitando los brazos como orates. Ha estado aquí dando charlas (una en CaixaForum) y pueden saber más de él en www.ronheagy.com y en www.rollonron.com

RON HEAGY, ORADOR, PINTOR Y TETRAPLÉJICO

“Aquella ola me hizo libre”

Tengo 43 años, nací en Wisconsin y vivo en Portland (Oregón). Una ola me dejó tretrapléjico hace 26 años. Soy diplomado en Trabajo Social. Estoy casado con Kelly, y hemos tenido a Gracie Lee (10 meses): ¡qué milagro! Defiendo la diferencia y la paz. Soy cristiano, Dios actúa. Pinto cuadros con la boca, ayudo a niños discapacitados…

VÍCTOR-M. AMELA – 14/11/2005

– ¿Hacemos primero la foto?

– ¡Adelante! Le presento a Kelly, mi esposa…

– Mucho gusto.

– Y aquí está Gracie Lee, nuestra hijita.

– Qué guapa. ¡Y posa muy bien!

– El médico me dijo que jamás podría tener hijos… ¡Yo no estuve de acuerdo, ja, ja…!

– ¿Y cómo lo hicieron?

– Mediante inseminación, extrayendo esperma de mis testículos. Con mi primera mujer no funcionó… El médico insistía en que mi esperma era muy débil… ¡Y ya ve!

– Se lo dijo por su tetraplejia, ¿no?

– Por falta de fe. Es como lo de Mar adentro o Million dolar baby:te venden la muerte como una salida. ¡Pero no es la mejor! Puedes pintar, amar, escribir, casarte, viajar…

– ¿Falta de fe… en qué?

– En Dios, en uno mismo, en la vida. Yo la perdí tras mi accidente… Pero la recobré. Y si crees que puedes hacer algo, ¡podrás!

– ¿Cómo fue su accidente?

– Hacía surf y una ola me volteó, me aplastó contra el fondo y me rompió la nuca.

– Las cervicales…

– Las vértebras dos, tres y cuatro. Y nadie me había visto… Quedé flotando en el mar. Y no perdí el conocimiento.

– ¿Y qué pensó?

– Que no quería morir, porque había viajado a California con mi hermano pequeño, de 13 años, a aprender surf, y no había podido despedirme de mi madre, ¡y no podía dejar solo a mi hermano en aquella playa…!

– ¿Cómo era usted hasta aquel día?

– Tenía 17 años, jugaba al fútbol americano: era un chico atlético, fuerte, duro y bobo. Mis músculos me habían procurado una beca para ir a estudiar a la universidad…

– ¿Quién le sacó del mar tras aquella ola?

– ¡Mi hermano! Él se dio cuenta de que no salía, me vio y me sacó. Yo pensaba: “No he hecho nada con mi vida, quiero otra oportunidad…”. Me dejó en la playa y me desmayé.

– ¿Y dónde despertó?

– En un hospital, con la tráquea perforada para que respirase. Yo creía que me curarían y volvería al fútbol. Cuando me dijeron que jamás volvería caminar ni a mover los brazos…, me hundí. ¡Entonces sí quise morir!

– ¿Qué fue lo que le salvó?

– Cambié mi actitud.

– ¿Cómo?

– Una noche, en mi cama del hospital, a oscuras, rompí a llorar. Estaba solo, porque en la cama vecina yacía Jimmy, un chico en coma desde hacía seis semanas, por un accidente de moto… Yo lloraba diciendo: “Quiero morir, quiero morir…”. Entonces oí una voz.

– ¿Quién era?

– “¡Ron!”, oí. ¿Una alucinación? Seguí llorando. Y entonces oí: “Ron, yo te quiero”.

– ¡¿Quién era?!

– Jimmy había salido de su coma y me decía que me quería… Mire, yo… ¡Yo no había conocido el amor hasta aquel momento!

– Un momento impresionante…

– En ese instante sentí que aún era un hombre, que aún podía vivir. Y decidí pensar en lo que podía hacer, no en lo que no podía.

– ¿Por ejemplo?

– Mi madre me trajo libros de un tipo que pintaba con la boca… “Pero yo no soy artista”, le dije a mi madre. “¿Cómo lo sabes?”, respondió. Y me puse. ¡Hoy soy artista!

– ¿Qué apoyos le han sido más útiles?

– Primero, mi fe en que estamos aquí para algo y que podemos cambiar el mundo. Segundo, la familia. Tercero, tanta gente buena. Cuarto, los animales y la naturaleza, que jamás te discriminan porque no te muevas…

– ¿De qué se siente más satisfecho?

– Del amor que nos tenemos mi esposa y yo. De nuestra hija. De mis cuadros y de todo lo que hago. ¿Ve? He diseñado esta bandeja para mi silla, para tender en ella a mi bebé.

– Si un día me deprimo, ¿qué me aconseja?

– Levante la vista, vea la luz y decida hacer algo que no hacía. ¡Aléjese de los que le compadezcan! Acérquese a quien le estimule.

– Debe de ser muy difícil, siendo inválido…

– Sepa usted que uno es algo más que su cuerpo. Yo pienso en Kevin, mi héroe.

– ¿Quién es Kevin?

– Mi héroe está paralizado de nariz para abajo, de nacimiento. ¡No puede mover ni los labios! Lo único que puede mover son los ojos, y así se comunica con su madre, y con sonidos guturales. Tenía 13 años cuando les conocí, hace cuatro años: vinieron a una de mis charlas… Y aprendí mucho de Kevin.

– ¿Qué aprendió?

– Era un chico feliz, y le pregunté: “¿Cuál es tu secreto?”. “Soy feliz porque estoy vivo, porque puedo amar y ser amado, porque puedo gozar la vida a través de mis ojos”, dijo.

– Una lección para todos, sí.

– Me avergoncé de mí, que esos días andaba preocupado por tener poco dinero… Kevin me dijo que sólo una cosa le entristecía…

– ¿Qué?

– No poder esbozar sonrisas. Por eso fabriqué este muñequito que sonríe, y lo llevo siempre aquí. Hemos vendido miles, y así le hemos comprado a Kevin un ordenador que activa con la mirada, para escribir y hablar.

– “Nunca nadie me amará”, hemos pensado todos alguna vez. ¿Qué dice usted a eso?

– Que cuanto más crees algo, más cierto es: borrad para siempre la frase “es imposible”.

– ¿Qué le diría a quien piense en suicidarse?

– Que no sea tan egoísta, por favor, pues hay alguien que está necesitándole.

– Imagine que regresara usted a un minuto antes de topar con aquella ola. ¿Qué haría?

– ¡Ir corriendo a chocar con ella! ¡Esa ola me despertó! Me dio la libertad para ser yo mismo. Me trajo a Kelly, a esta niña, me regaló el amor, la pintura, mis libros, la vida.

Paròdia de les empreses petrolieres

Heus aquí un vídeo que fa paròdia d’un anunci televisiu (en anglès) de la multinacional Exxon. Aquesta empresa és una de les principals responsables del canvi climàtic, tanmateix ara pretèn eludir la seva responsabilitat amb propaganda. Amb aquesta paròdia el vídeo tracta de mostrar com aquestes empreses tracten de continuar com sempre. El vídeo està subtitulat en castellà i aquí podeu llegir el guió.