Importancia del desayuno

Despierta, desayuna

El desayuno no se respeta

Desayunando

A menudo se ha considerado el desayuno como la comida más importante del día y los padres y educadores generalmente resaltamos la importancia de tomar un buen desayuno como un requisito para un aprendizaje eficaz tras un largo período de ayuno nocturno. Distintos estudios han mostrado, sin embargo, que los niños y adolescentes se saltan el desayuno con mayor frecuencia que cualquier otra comida del día. Se estima que este problema afecta al 10-30 % de los niños y adolescentes de EE UU y Europa y que es más común en las chicas, en los niños de bajo nivel socioeconómico y en niños y adolescentes mayorcitos.

Menos energía

El tiempo entre la cena y el desayuno del día siguiente generalmente es el período más largo en el que no tomamos nutrientes ni energía. Si se prolonga este período de ayuno omitiendo el desayuno pueden producirse cambios metabólicos en el organismo que interfieren con aspectos del funcionamiento cognitivo y el desarrollo escolar.
Saltarse el desayuno puede empeorar la disponibilidad de energía en forma de azúcar o ciertos nutrientes necesarios para la síntesis de los neurotransmisores cerebrales, sustancias fundamentales para un correcto funcionamiento del sistema nervioso central.

El estudio

El objetivo de este estudio fue determinar si el desayuno tenía efectos sobre el desarrollo cognitivo y el estado de humor de un grupo de estudiantes de un instituto. Participaron en el estudio 104 adolescentes de 13 a 20 años que completaron un pequeño cuestionario inicial sobre sus hábitos de desayuno.
Los participantes fueron asignados de forma aleatoria a uno de los 2 grupos constituidos: la mitad de los estudiantes recibió un desayuno estándar a base de pan de cereales enteros, mantequilla, un preparado de turrón para untar y mermelada de fresa, mientras que la otra mitad no recibió desayuno alguno. Una semana después los estudiantes fueron intercambiados o cruzados de grupo de tal forma que los que habían tomado un desayuno estándar pasaron al grupo de ayuno y los otros, que en la primera fase no habían desayunado, recibieron el desayuno estándar.
Los investigadores realizaron mediciones de la función cognitiva de los estudiantes mediante pruebas estándar de atención y concentración, así como pruebas de memoria verbal y espacial. Además midieron su estado de humor mediante un cuestionario autoadministrado que cubría las dimensiones de afecto positivo y negativo, captación de información, estado de alerta y sensación de estar despierto.

Alumnos más predispuestos

Los principales resultados mostraron que el desayuno no tuvo efecto sobre la atención prolongada de los estudiantes. La memoria visual y espacial mejoró en los varones. El estado de alerta autodeclarado mejoró de forma significativa en todos los estudiantes. Por último, los varones declararon sentirse más positivos después de desayunar en comparación con los que no habían desayunado y se encontraban en ayunas.
Los investigadores concluyen que el desayuno proporcionó efectos positivos a corto plazo sobre la función cognitiva y el estado de alerta autodeclarado de los estudiantes de instituto evaluados.
¿Recuerdan ustedes la reciente campaña del Ministerio de Sanidad y Consumo sobre este tema?: ¡Despierta, desayuna! Pues si los niños y adolescentes quieren rendir más en el colegio por la mañana, ya saben lo que tienen que hacer: simplemente, ¡desayunar!

Autores:

Dr. Salvador Pertusa Martínez

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *