xgarcia1@xtec.cat

Correu electrònic:xgarcia1@xtec.cat

5 respostes a xgarcia1@xtec.cat

  1. ANA MARIA PEREZ SANCHEZ diu:

    HOLA XAVI, SOY LA MAMA DE PABLO RUIZ ,ESTA ES MI DIRECCION PARA QUE ME ENVIES LO QUE CREAS CONVENIENTE QUE PUEDA HACER PABLO EN CASA…

  2. ANA MARIA PEREZ SANCHEZ diu:

    Material, reglas y objetivo del juego

    Tablero:
    El tablero del Solitario consta básicamente de una cruz griega -de brazos iguales- formada por casillas, depresiones o agujeros alineados de tres en tres, tanto vertical como horizontalmente. Esto hace un total de 33 posiciones en el modelo inglés. El modelo francés añade 4 posiciones mas, situadas en los cuatro ángulos de la cruz, totalizando 37 agujeros.

    Fichas:
    Si las posiciones del tablero vienen determinadas por depresiones, las fichas deben ser bolas; si son agujeros, las piezas deben ser clavijas que encajen en ellos; si las posiciones son casillas, las fichas deben ser peones, fáciles de coger y desplazar para evitar tirar a las piezas vecinas.

    Reglas del Solitario:

    INICIO: Las fichas están colocadas en todas las casillas excepto una, que suele ser la central.

    OBJETIVO: Mediante una serie de “saltos” se eliminarán todas las fichas excepto una, que casi siempre debe ser la misma que estaba vacía al comienzo.

    MOVIMIENTOS: Un “salto” consiste en mover una ficha en línea recta sobre cualquier ficha adyacente para aterrizar sobre la siguiente casilla vacía, en sentido izquierda-derecha o arriba-abajo, nunca en diagonal. La ficha sobre la que se ha saltado se retira del tablero.
    Una sola ficha puede continuar en una cadena de saltos conectados tanto como sea posible dar esos saltos. Una cadena de saltos se cuenta como un solo movimiento.
    Si tomamos como ejemplo el Solitario inglés -el más conocido-, conseguir el objetivo supone eliminar 31 fichas del tablero. Cada ficha se elimina con un salto, por tanto, se necesita ese número de saltos para resolver el solitario. Pero eso no quiere decir que sean necesarios 31 movimientos. Al poder encadenar varios saltos en un mismo movimiento, es posible completar el juego en un número menor de jugadas. Hay muchas soluciones que sólo necesitan 18 movimientos. Pero es posible encontrar alguna que necesite aún menos.

    Notación de las jugadas y estrategias

    Un juego necesita siempre una manera de anotar las jugadas que se realizan. Repetir las jugadas una vez que el juego ha terminado es esencial no sólo para retener la solución conseguida, sino también para analizar cualquier movimiento realizado. Ello nos permitir tomar un nuevo camino o retroceder hasta encontrar el punto en que tomamos una decisión equivocada.
    Los distintos estudiosos de este juego han utilizado dos tipos: una notación numérica y otra cartesiana.
    La numérica es muy simple. Cada casilla toma un número en una secuencia ordenada. De 1 a 33 en el tablero inglés, de 1 a 37 en el tablero francés. De izquierda a derecha y de arriba a abajo o en sentido contrario. A veces se usan letras en lugar de números. Tiene el inconveniente de ser difícil de recordar la posición de cada casilla por su numeración y que es diferente el número que corresponde a cada casilla según el tablero sea inglés o francés.

    La notación cartesiana da un par de números a cada casilla, según un eje horizontal y otro vertical, de izquierda derecha y de abajo hacia arriba, como en un diagrama cartesiano. Así cada casilla tiene siempre la misma numeración sin importar si el tablero es inglés o francés. La única diferencia está en que hay cuatro casillas -las 22, 26, 62 y 66- que sólo aparecen en el tablero francés. Pero ante un número cualquiera se reconoce inmediatamente su posición: la casilla 34 está en la columna 3 y la fila 4; la casilla 51 está en la columna 5 y la fila 5; la casilla 44 es la casilla central del solitario. Por su facilidad de lectura ésta es la notación más utilizada.
    Todo juego lleva implícito algún aspecto matemático en su estructura: en la disposición del tablero, en la colocación de las fichas, en las reglas de juego… Para entenderlo bien, para dominarlo, es necesario explicitar ese contenido matemático del juego. Estudiar si es posible o no la solución que se pide, encontrar los pasos necesarios para llegar al objetivo puede suponer la utilización de aspectos matemáticos del juego no siempre evidentes, pero que están implícitos en él.
    Para resolver el Solitario, los matemáticos que lo han estudiado han tratado de buscar sus secretos a partir de una serie de conocimientos, no a partir de una búsqueda azarosa y por ensayo y error simple.
    Ello ha supuesto, principalmente, la utilización de aspectos tales como el grupo conmutativo de Klein o el análisis de las equivalencias entre las diversas posiciones de las fichas para lograr una prueba de posibilidad o imposibilidad de la solución.
    También, a la hora de buscar las estrategias de resolución se han utilizado aspectos de simetría en el tablero, en la disposición de las fichas y en sus movimientos; combinatoria elemental; distribuir las piezas en paquetes con configuraciones sencillas que tengan solución independiente y la posibilidad de ligarlos unos a otros en forma sucesiva; teorías de equivalencias y anillos en el orden de ataque de las piezas; dar marcha atrás, suponiendo alcanzado el objetivo -ésta es la idea de Leibnitz-; etc.

    Variantes

  3. Judit Luque Garcia diu:

    Hola!Sóc la mare de la Jemi.
    Voldría saber com fer perque ella pugui escriure la seva presentació a la foto de presentacions.No se si es pot fer a casa.
    Aprofito per felicitar-vos pel Carnestoltes.Us ho heu currat!

    • Xavi Garcia Bosch diu:

      Hola Judit, ara mateix dono permisos perquè pugueu fer la presentació des de casa. Gràcies per venir el dia de Carnaval.
      Xavi

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *