La pregunta de la semana (19)

Acaso no sean demasiados los hablantes que usan la palabra paramnesia, definida en el DLE como ‘alteración de la memoria por la que el sujeto cree recordar situaciones que no han ocurrido o modifica algunas circunstancias de aquellas que se han producido’. Y, quizá por eso, son legión quienes han de vérselas con la difícil pronunciación de la expresión sinónima francesa déjà vu. Difícil pronunciación y difícil escritura, pues si la acentuación es en buena medida el caballo de batalla de la ortografía castellana, ¿a qué dejarse colar una palabra que posee dos tildes, una aguda y otra grave?

Precisamente, en torno a la acentuación se formula la pregunta de esta semana. Sabido es que el inglés, salvo excepcionalmente, no acentúa sus palabras; el francés, en cambio, como acabamos de comprobar, puede incluso hacer confluir en una palabra más de una tilde. El castellano, por su parte, como el catalán, parece no permitir más de un acento en la misma palabra, sobre todo por el hecho de que la tilde solo recae en la vocal tónica de la palabra, que es única, salvo excepciones. Ahora bien, ¿es del todo cierta esta afirmación o hay algún caso en el que una palabra en castellano pueda escribirse con más de una tilde?

Ciertamente, la acentuación ortográfica, regida por criterios prosódicos de tonicidad, obliga a que la tilde que ha de escribirse figure sobre vocales tónicas y estas, salvo excepciones, se hallan a razón de una sola por palabra. Comprobemos, pues, cuáles son dichas excepciones.

En primer lugar, los adverbios acabados en -mente poseen doble tonicidad, pues mantienen la del adjetivo femenino de orígen y añaden la del elemento compositivo que los categoriza. No obstante, dado que este elemento es llano y acabado en vocal, este tipo de adverbios nunca poseen más de una tilde.

En segundo lugar, el guion puede utilizarse para unir los sustantivos o los adjetivos relacionales que conforman expresiones complejas en las que se mantiene la tonicidad de los formantes y, por ende, la tilde correspondiente a cada uno: físico-químico, árabe-israelí, Martínez-García…

Por último, tal como recuerda el DPD, en la escritura de palabras con repetición expresiva de vocales, cuando la que se repite es la vocal con tilde, para reflejar su alargamiento en la pronunciación, debe escribirse la tilde en cada vocal repetida: ¡Síííííí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *