Arxiu d'etiquetes: residus

La Junta autoritza un recreixement de les basses mineres de Riotinto que les posa a la vora del col·lapse

La situació és molt similar a la que va originar l’accident d’Alnazcóllar. L’autorització eximeix Talaia Mining de l’obligació de espessir els fangs, incrementant el risc d’un trencament per liqüefacció. El trencament podria inundar Gibraleón i Huelva de llots tòxics.

La Junta autoriza un recrecimiento de las balsas mineras de Riotinto que las pone al borde del colapso

La historia se repite veinticinco años después. En 1995 la Junta de Andalucía autorizó a la empresa Boliden un recrecimiento de la balsa de Aznalcóllar que fue el detonante de su rotura en abril de 1998. Ahora, el pasado 14 de julio de 2020, el Director General de Industria, Energía y Minas, Francisco Javier Ramírez García, ha aceptado la propuesta de la Delegada del Gobierno andaluz en Huelva, Bella Verano Domínguez y ha autorizado a la empresa Atalaya Riotinto Minera, un proyecto denominado de  “mejoras operativas y de seguridad” de recrecimiento de sus balsas mineras, que puede ser el detonante del colapso de esas balsas en los próximos años.

La Junta de Andalucía ha decidido autorizar el recrecimiento de los inmensos depósitos de residuos mineros que Atalaya gestiona en las minas de Riotinto, eximiéndole de la obligación de espesamiento de lodos al 50% que establecía el proyecto original, y que ahora se reduce a tan sólo el 35% de sólidos.

Esa obligación de espesamiento al 50% de lodos mineros, ahora eximida, fue propuesta en febrero de 2014 por el entonces representante legal de la empresa Emed Tartessus (actualmente Atalaya Riotinto Minera), Fernando Arauz de Robles Villalón, mediante un documento de “Aplicación de mejores técnicas disponibles y análisis de alternativas al proceso de deposición de estériles”.

Según ese documento, el espesamiento al 50% es la única forma de garantizar la seguridad de esas balsas, y resultó entonces determinante para conseguir las autorizaciones de la Junta de Andalucía para la reapertura de la histórica mina de Riotinto en 2015.

Desde diciembre de 2019 Fernando Arauz es Secretario General de Industria, Energía y Minas, y por tanto responsable último de la decisión que acaba de adoptar su Director General de autorizar el recrecimiento de las balsas mineras eliminando la condición de seguridad de espesamiento al 50% de los lodos mineros, y por tanto resultará responsable de las consecuencias catastróficas que en el futuro pueda producir esta decisión, con pleno conocimiento que tiene de las “mejores técnicas disponibles” para evitar esa catástrofe.

La Junta de Andalucía ha decidido ignorar totalmente las advertencias realizadas por el especialista en seguridad de presas mineras, Dr. Steven Emermann, en su informe  “Análisis de riesgo de las presas de relaves en la Mina Riotinto” en el que se recomendaba el cese inmediato el vertido de lodos por el riesgo extremo de rotura catastrófica por licuefacción, argumentando que los defectos de mezcla de limos y arenas, desaparición de playas de seguridad y ausencia de espesamiento de los lodos antes de verterlos en las balsas, incrementan hasta niveles inaceptables un posible efecto casi instantáneo de licuefacción, como el que produjo la rotura de la balsa de la empresa Vale en Brumadinho (Brasil), el 25 de enero de 2019.

El tamaño colosal de los depósitos, que acumulan 70 millones de metros cúbicos de lodos con altísimas concentraciones de metales pesados, en la que destaca la concentración de arsénico (prácticamente 1gramo por cada Kg), implicaría que una futura rotura llevaría a una inundación con lodos tóxicos de Sotiel Coronada, Aljaraque y las zonas oeste de Gibraleón y la capital de Huelva, con un vertido 17 veces más grande que el producido con la catástrofe anunciada de Aznalcollar.

Inexplicablemente, la Junta de Andalucía ha decido ignorar todas y cada una de las alegaciones presentadas por Ecologistas en Acción a la hora de aprobar la nueva Autorización Ambiental Unificada (AAU) y la nueva autorización de reinicio de trabajos mineros, después de que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y el Tribunal Supremo confirmaran la nulidad de la AAU de 2014 y del reinicio de 2015. Sin embargo, la propia Junta confirma ahora que las nuevas autorizaciones de 2020 son idénticas a la de 2014 y 2015 anuladas por el TSJA, lo que supone claramente una burla de esas sentencias.

 

Podem millorar el planeta des de l’alimentació?

Els sistemes agroalimentaris, tal com estan majoritàriament dissenyats avui dia, són altament demandants de recursos finits, per tant, no són sostenibles. El nostre recursos no són infinits, són pocs i cada any els acabem abans.Aquest dissabte la Terra va esgotar els seus recursos naturals destinats per al 2020

Veure també: https://www.forbes.com.mx/hoy-la-tierra-agoto-sus-recursos-naturales-destinados-para-2020/

¿Podemos mejorar el planeta desde la alimentación?

En los últimos años se ha generado un intenso debate sobre la necesidad de cambiar nuestros hábitos alimentarios por diversos motivos, entre los que se encuentra la preservación de los ecosistemas y los equilibrios planetarios.

En el origen de estos debates hay varios informes y artículos científicos. En ellos se alerta sobre las consecuencias negativas de mantener las actuales tendencias de producción y consumo de alimentos, y se informa de las opciones para mantener los sistemas alimentarios dentro de los límites planetarios.

La alimentación es una de las actividades humanas con un mayor impacto ambiental. No es la única, pero sí una de las más importantes. Por eso es urgente cambiar nuestros patrones actuales para mejorar el estado del planeta, al tiempo que obtenemos beneficios económicos y de salud.

La cara B de la alimentación

Uno de los impactos que más preocupan de los actuales sistemas agroalimentarios es su gran contribución al cambio climático. La alimentación en su conjunto es responsable del 26 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Estas emisiones se producen en toda la cadena de valor, desde la producción animal y vegetal (52 % y 29 % del total de los sistemas alimentarios, respectivamente), su procesado y empaquetado (9 %) y el transporte y distribución (9 %). Un tercio de estas emisiones corresponden a pérdidas y desperdicios alimentarios.

Además, la forma en que producimos y consumimos alimentos en la actualidad está afectando gravemente a los ecosistemas y a la biodiversidad. Se estima que desde inicios del siglo pasado la abundancia de especies nativas se ha visto reducida en un 20 % a nivel global, en gran medida por la sobreexplotación y degradación de los ecosistemas derivadas de la producción agroalimentaria.

Las consecuencias de estas pérdidas no son solo estéticas o patrimoniales (una riqueza ecosistémica de la que no podrán disfrutar las futuras generaciones), sino que suponen una amenaza para el bienestar y la seguridad alimentaria de las personas: la reducción del número de insectos y especies polinizadoras es un gran riesgo para la producción de alimentos.

Por otro lado, los sistemas agroalimentarios, tal y como están mayoritariamente diseñados hoy día, son altamente demandantes de recursos finitos o de lenta recuperación, como agua (más del 70% del consumo de agua dulce total), tierra (43% del uso de tierra libre de hielo y desierto), fósforo (90% de la roca fosfórica usado en agricultura), energías fósiles (30% del consumo energético mundial), etc.

En el otro extremo, estos sistemas son una importante fuente de contaminación por el excesivo uso de nutrientes como el nitrógeno y fósforo y la incorrecta gestión de los residuos ganaderos.

Los culpables no son los animales

Los impactos de las producciones agrarias, no obstante, no deberían ser vistos como responsabilidad única de quienes producen los alimentos. Las ganaderas, ganaderos, agricultoras y agricultores son un eslabón más de la cadena alimentaria. A menudo no son quienes más se benefician de ella, ni quienes más reconocimiento reciben por la labor crucial que desempeñan.

La culpa tampoco es de las vacas, ni de los cerdos, ni de los pollos, ni tan siquiera de la soja. También sería desafortunado culpabilizar a las personas por sus decisiones alimentarias. Los sistemas agroalimentarios –desde la producción al consumo– están profundamente influidos por políticas agrarias y decisiones financieras que, lamentable y tradicionalmente, no han tenido en cuenta los impactos ambientales, sobre la salud humana o el bienestar animal. En estos eslabones se tiene más poder para definir qué, cómo y cuánto se produce.

No obstante, sería erróneo pensar que las decisiones de consumo son triviales en la configuración de los sistemas agroalimentarios. Los cambios en los hábitos individuales tienen un potencial mucho mayor del que a menudo se les atribuye.

El poder del cambio social

El impacto ambiental directamente achacable a una sola persona puede parecer irrisorio a escala planetaria, pero no puede decirse lo mismo de las repercusiones en su entorno social. Recientemente se han desarrollado una serie de modelos climáticos que incluyen el factor social en sus ecuaciones matemáticas, frente a los tradicionales que solo incluyen variables biofísicas.

Considerar variables sociales permite observar cómo los comportamientos de unas personas influyen sobre otras, y qué impactos tendrían a escala planetaria. Según estos estudios, el aprendizaje social puede tener un impacto en la anomalía climática de más de 1℃.

Otras investigaciones advierten que es casi imposible lograr los objetivos climáticos sin una transformación profunda de nuestros hábitos alimentarios.

Transformar desde la ciudadanía

El 97 % de la ciudadanía española afirma que le preocupa el medio ambiente y la mayoría percibe que le preocupa más que a su entorno social. Esto último, además de ser matemáticamente imposible, contribuye a inhibir la intención de actuar de manera sostenible e, incluso, de expresar preocupación o interés por cuestiones ambientales.

La interiorización de la idea de que a la mayoría de las personas no les importa el medio ambiente, y que lo normal es mostrar interés y preocupación por otras cuestiones –como el dinero, el tiempo, el confort o el estatus social– tiene consecuencias negativas.

En las últimas décadas, esta norma social ha afectado a nuestras decisiones, contribuyendo a transformar nuestros hábitos alimentarios hasta niveles difícilmente sostenibles tanto para el planeta como para nuestras arterias.

No obstante, llevar una alimentación sostenible es tan fácil como seguir una dieta sana, primar alimentos de temporada y cercanía, elegir alimentos producidos mediante prácticas ecológicas o agroecológicas y evitar el desperdicio alimentario.

Como sociedad, transitar hacia una alimentación sostenible puede ser tan fácil como favorecer contextos que inviten a tomar elecciones sostenibles, y hacer del consumo consciente y responsable un comportamiento a imitar.

Ivanka Puigdueta Bartolomé. Doctoranda en cambio climático y sistema alimentario, Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

Alberto Sanz Cobeña. Profesor e investigador en el Centro de Estudios e Investigación para la Gestión de Riesgos Agrarios y Ambientales, Universidad Politécnica de Madrid (UPM)

Fuente: https://theconversation.com/podemos-mejorar-el-planeta-desde-la-alimentacion-144439

Els microplàstics ja estan en els teixits del cos humà

La contaminació plàstica, que es fa cada vegada més patent a la terra, l’aigua i l’aire, s’ha fet detectat també en òrgans i teixits humans en forma de micro i nanoplàstics.

Les aigües atlàntiques contenen entre 12 i 21 milions de tones de petits deixalles plàstics en tan sols els seus primers 200 metres de superfície, segons un estudi de Nature Communications. Segons estudis previs, en els últims 65 anys s’han abocat a l’oceà Atlàntic entre 14 i 47 milions de tones d’escombraries plàstica a granel de tota mena. Veure : https://www.publico.es/sociedad/microplasticos-oceano-oceano-atlantico-microplasticos-creia.html

https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/204272/microplasticos-estan-tejidos-cuerpo-humano

“Hay evidencia de que el plástico se está abriendo camino en nuestros cuerpos, pero muy pocos estudios lo han buscado allí. Y en este punto, no sabemos si este plástico es solo una molestia o si representa un peligro para la salud humana”, explica Charles Rolsky, que ha presentado un estudio al respecto en la Reunión y Exposición Virtual de Otoño de 2020 de la American Chemical Society (ACS). Continua la lectura de Els microplàstics ja estan en els teixits del cos humà

Kathrin Hartmann: “Per què és legal que els productes que estan a les botigues afavoreixin la destrucció ambiental?”

Per a l’autora del documental ‘La mentida verda’, la qüestió no és que els consumidors no s’equivoquin al comprar; danyar el medi ambient no hauria de ser una opció.

https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/kathrin-hartmann-legal-productos-tiendas-favorezcan-destruccion-ambiental_128_6128945.html

En el documental La mentira verde (The Green Lie) de 2018, el director austriaco Werner Boote hace de poli bueno y la periodista alemana Kathrin Hartmann de poli malo. Boote (creador también de Plastic planetNos vigilan y Population Boom) juega el papel de consumidor que no rechaza el sistema pero sí busca la mejor opción de compra para el medio ambiente. Sin embargo, una y otra vez, Hartmann saca el lado más oscuro de los productos intentando demostrar que cualquier reclamo de compra verde falla por algún lado y solo contribuye a perpetuar un sistema viciado. “Disfrazada de verde, la destrucción continúa. No nos damos cuenta de que el sistema es dañino. Debemos cambiarlo”, incide en la cinta esta combativa periodista, que ha escrito varios libros sobre greenwashing (No se vuelve más verdeFin de la hora del cuento de hadas y De la sobreexplotación controlada). “Debemos ser conscientes de que las empresas crean armonía para evitar conflictos, pero los cambios se consiguen con conflictos”.

 A lo largo de La mentira verde, se va acusando de greenwashing a empresas como Unilever, Coca Cola, Ikea…, pero también Tesla. De hecho, en un momento de la cinta, Boote y Hartmann dejan un coche eléctrico de esta marca abandonado, con la batería agotada, en una mina a cielo abierto de carbón de Alemania, en un gesto muy simbólico de lo que ellos piensan sobre las llamadas tecnologías verdes. Este planteamiento resultará demasiado extremo para muchos. Sin embargo, el documental deja algunas ideas interesantes: ¿Por qué tiene que ser el consumidor el que elija con su compra no explotar personas o no matar delfines? ¿Esto no debe ser un asunto que resuelva la legislación? “La industria nos hace creer que solo somos consumidores. No solo soy una consumidora, soy una persona, una ciudadana”, destaca Hartmann.

Continua la lectura de Kathrin Hartmann: “Per què és legal que els productes que estan a les botigues afavoreixin la destrucció ambiental?”

Sanitat anuncia la prohibició de fumar al carrer i el tancament de les discoteques a tot Espanya davant l’increment de casos de COVID-19

Tancament de locals d’oci nocturn, prohibició de fumar, augmentar la distància de seguretat entre clients als bars i terrasses, limitació a 10 persones per taula. Totes les mesures són poques. Si no complim estrictament, s’insinua que l’alternativa pot incloure un confinament total per evitar el virus. Ens hi juguem molt. La nostra economia no pot resistir un nou confinament total. El Ministeri de Sanitat s’ha reunit d’urgència aquest divendres amb les comunitats autònomes per abordar l’avanç dels rebrots i acordar 11 mesures per unanimitat. No fumar sempre ens beneficiarà en tots els aspectes de la nostra salut. No sé si és apropiat, donada la virulència del virus, dir que no hi ha mal que per bé no vingui.

Ah, i se m’oblidava, una bona part de l’oci nocturn ens ho podrem estalviar pel nostre bé.

https://www.eldiario.es/sociedad/sanidad-anuncia-prohibicion-fumar-calle-cierre-discotecas-espana-incremento-casos-covid-19_1_6163855.html Continua la lectura de Sanitat anuncia la prohibició de fumar al carrer i el tancament de les discoteques a tot Espanya davant l’increment de casos de COVID-19

La marea de plàstic generada per la covid-19 és una amenaça

Una farmàcia de Nova York improvisa amb plàstic una barrera contra el coronavirus. L’ús extensiu del plàstic ja era un problema greu al planeta abans de l’actual pandèmia i s’incrementa amb el major ús d’aquest producte en la protecció sanitària i d’aliments. Foto: Evan Schneider / ONU

La marea de plástico generada por la covid-19 es una amenaza

GINEBRA, 27 jul 2020 (IPS) – Las mascarillas, guantes, botellas y empaques plásticos de comida están inundando calles, vertederos y océanos durante la pandemia covid-19 y constituyen una grave amenaza para los ecosistemas, advirtió este lunes 27 un informe de la Unctad.

Pamela Coke-Hamilton, directora de comercio internacional de la Unctad (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) dijo que “el rápido aumento en el uso diario de ciertos productos que ayudan a proteger a las personas y a detener la propagación del virus está empeorando las cosas”. Continua la lectura de La marea de plàstic generada per la covid-19 és una amenaça

La pandèmia provoca un rebrot del plàstic

Avui el president Torra advertia de la situació crítica que viurem a Catalunya els propers 10 dies, però no podem deixar que l’ús obligatori i necessari de la mascareta acabi amb els nostres recursos. L’abús i mal ús de les nostres eines de plàstic per lluitar contra la pandèmia no pot abocar-nos a una acumulació de residus que acumulen virus i brutícia.  La proliferació de màscares torpedina els esforços per combatre l’impacte ambiental dels articles d’un sol ús.

https://www.lavanguardia.com/vida/20200726/482522730064/pandemia-plastico-coronavirus-covid-espana-espana.html

El plástico vuelve a ganar la batalla. Antes de la epidemia, una amplia conciencia social fue el germen de diversas iniciativas para poner coto a los artículos de usar y tirar. Las bolsas de plástico de la compra se baten en retirada y la adopción de una directiva comunitaria desterrará pronto algunos de los artículos de plástico de vida efímera (pajitas, cubiertos, palitos de algodón…). Mientras, los guantes de plástico y, sobre todo, las mascarillas, especialmente las quirúrgicas, se han convertido en el nuevo símbolo de un consumismo despreocupado, de usar y tirar, ajeno a su impacto ambiental. Omnipresente en calles y plazas, son el nuevo icono que se ha adueño del paisaje urbano. Continua la lectura de La pandèmia provoca un rebrot del plàstic

Els rius espanyols, amenaçats per la presència de glifosat

El glifosat, herbicida utilitzat fonamentalment en l’agricultura intensiva, després de diversos estudis, va ser considerat en 2015 com a possible cancerigen en grans quantitats per part de l’Agència Internacional d’Investigació del càncer (IARC). Es tracta d’una de les substàncies químiques més utilitzades en el continent. No obstant això, l’Autoritat de Seguretat Alimentària de la Unió Europea (EFSA) i l’Agència Europea de Substàncies químiques (ECHA) van rebutjar les conclusions del IARC, de tal manera que es va possibilitar la renovació dels seus permisos fins a l’any 2022. Serà eliminat el 2022?

Un informe d’Ecologistes en Acció, realitzat a partir de dades oficials de les diferents demarcacions hidrogràfiques espanyoles, revela que el 29% de les aigües analitzades tindrien presència de l’herbicida.

https://www.publico.es/sociedad/fertilizantes-rios-espanoles-amenazados-presencia-glifosato.html Continua la lectura de Els rius espanyols, amenaçats per la presència de glifosat

Greenpeace celebra la fi de les tèrmiques de carbó després de 30 anys de campanya

Després de l’anunci d’EDP, totes les centrals tèrmiques de carbó podrien estar tancades abans de 2025, com demanava Greenpeace
Els últims cinc anys han estat clau en la lluita de Greenpeace, al costat de la coalició “Un Futur Sense Carbó”, per garantir un tancament just i ordenat de les mines i les tèrmiques de carbó
La fi del carbó a Espanya suposa un enorme respir per al clima, però encara cal aconseguir un sistema energètic 100% renovable

https://es.greenpeace.org/es/sala-de-prensa/comunicados/greenpeace-celebra-el-fin-de-las-termicas-de-carbon-tras-30-anos-de-campana/ Continua la lectura de Greenpeace celebra la fi de les tèrmiques de carbó després de 30 anys de campanya

Burilles: cinc minuts entre els dits, 12 anys en la naturalesa

Uns 4,5 bilions de burilles s’abandonen cada any en entorns naturals de tot el món i una sola d’elles pot arribar a contaminar fins a deu litres d’aigua, i fins i tot 50 litres si es tracta d’aigua dolça.

https://www.publico.es/sociedad/impacto-medioambiental-colillas-cinco-minutos-dedos-12-anos-naturaleza.html

Las colillas constituyen el principal elemento presente en la ‘basuraleza’ abandonada en las playas y son el segundo residuo más abundante en ríos y embalses, donde una sola de ellas puede contaminar hasta diez litros de agua y su efecto durar entre 7 y 12 años. Continua la lectura de Burilles: cinc minuts entre els dits, 12 anys en la naturalesa