Arxiu d'etiquetes: recursos

Cada cop més desplaçats pel canvi climàtic

La xifra de persones desplaçades, principalment pels conflictes, la violència i el canvi climàtic, segueix en ascens al món i supera els 84 milions, va indicar dijous 11 el report semestral de l’Agència de les Nacions Unides per als Refugiats (Acnur) .

Cada vez más desplazados por el cambio climático

GINEBRA –

La comunidad internacional “no ha logrado prevenir la violencia, las persecuciones ni las violaciones a los derechos humanos, que aún obligan a las personas a abandonar sus hogares”, señaló el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

“Además, los efectos del cambio climático están agravando las vulnerabilidades existentes en muchas áreas que han dado acogida a personas desplazadas por la fuerza”, agregó Grandi.

El desplazamiento forzado se mantiene al alza en 2021: sumaban 82,4 millones de personas al final de 2020 y ya en junio de este año pasaban de 84 millones quienes huyen de la violencia, la inseguridad y los efectos del cambio climático.

El informe, sobre el período de enero a junio de 2021, indica que el incremento se debe, en gran medida, al desplazamiento interno, dado que cada vez son más las personas que huyen de conflictos activos en el mundo, sobre todo en África.

Son casi 51 millones las personas desplazadas dentro de sus propios países, y gran parte del desplazamiento interno se dio en África: 1,3 millones de personas en la República Democrática del Congo y 1,2 millones en Etiopía.

Fuera de ese informe, las agencias de la ONU dan cuenta de que este noviembre siguen los desplazamientos provocados por conflictos armados en el norte de Etiopía y en el este de la República Democrática del Congo, donde hasta 8000 personas en un solo día debieron cruzar la frontera buscando refugio en la vecina Uganda.

También este noviembre se ha agudizado el drama de los miles de migrantes, muchos de origen sirio, afgano e iraquí, que cruzan o tratan de cruzar la frontera entre Bielorrusia y Polonia, en un marco de fuerte tensión política entre Minsk y el conjunto de la Unión Europea.

“Los países y las comunidades con menos recursos llevan a cuestas la carga más pesada en la protección y el cuidado de las personas desplazadas por la fuerza; por tanto, requieren más apoyo del resto de la comunidad internacional” (Filippo Grandi)

Al respecto, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que “me horroriza que un gran número de migrantes y refugiados continúen siendo dejados en una situación desesperada con temperaturas casi gélidas en la frontera entre Bielorrusia y Polonia”.

“Insto a los Estados involucrados a que tomen medidas inmediatas para reducir y resolver esta situación intolerable de acuerdo con sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho de los refugiados”, agregó Bachelet.

El reporte de Acnur igualmente destaca que la violencia en Myanmar y Afganistán obligó a que muchas personas abandonaran sus hogares entre enero y junio de 2021.

El número de personas refugiadas también se mantuvo al alza durante la primera mitad de 2021, y la cifra llegó casi a 21 millones. La mayor parte de nuevos refugiados provino de cinco países: República Centroafricana (71 800), Sudán del Sur (61 700), Siria (38 800), Afganistán (25 200) y Nigeria (20 300).

La mortífera combinación entre conflicto, pandemia, pobreza, inseguridad alimentaria y emergencia climática ha agravado la situación en la que se encuentran las personas desplazadas, la mayoría de las cuales han sido acogidas por regiones en vías de desarrollo.

En el informe también se recoge que las restricciones fronterizas derivadas de la covid-19 siguen limitando el acceso de solicitantes de asilo en distintos puntos.

Aún escasean las soluciones para las poblaciones desplazadas por la fuerza. De hecho, menos de un millón de personas desplazadas internas y 126 700 personas refugiadas fueron las que lograron volver a casa en la primera mitad de 2021.

Grandi dijo que “la comunidad internacional debe redoblar los esfuerzos de construcción de paz y, al mismo tiempo, debe garantizar que existan recursos suficientes para las comunidades desplazadas y de acogida”.

“Los países y las comunidades con menos recursos llevan a cuestas la carga más pesada en la protección y el cuidado de las personas desplazadas por la fuerza; por tanto, requieren más apoyo del resto de la comunidad internacional”, añadió Grandi.

A-E/HM

Fuente: https://ipsnoticias.net/2021/11/los-desplazados-son-mas-por-la-violencia-y-el-cambio-climatico/

Les característiques de l’autoconsum i els seus efectes

Quan parlem d’autoconsum ens referim a un esquema de generació basat en la producció elèctrica al mateix punt de consum, o en un punt molt proper.

https://www.ecointeligencia.com/2021/11/caracteristicas-autoconsumo/ Continua la lectura de Les característiques de l’autoconsum i els seus efectes

Granges de sang: la cruel indústria que explota eugues prenyades per augmentar la producció de porcs

Una investigació a què ha accedit ‘Público’ revela com està proliferant aquest tipus de ramaderia, destinada a extreure una hormona equina que és utilitzada per incrementar la producció de garrins a la ramaderia porcina industrial.

https://www.publico.es/sociedad/granjas-sangre-cruel-industria-explota-yeguas-prenadas-aumentar-produccion-cerdos.html

Yeguas inmovilizadas durante horas en cubículos de metal. Están embarazadas y esa es la esencia del negocio. A las potras se les saca cada semana una media de 5 litros de sangre durante dos meses y medio. ¿El objetivo? Extraer una hormona –la PMSG gonadotropina coriónica– que es codiciada por la industria farmacéutica ganadera. Con ella se fabrica una sustancia que es utilizada por los criadores industriales de lechones para acelerar el celo de las cerdas y sacar un mayor rendimiento productivo.  Continua la lectura de Granges de sang: la cruel indústria que explota eugues prenyades per augmentar la producció de porcs

La llei de lluita contra la desforestació a la UE

La llei de lluita contra la desforestació a la UE suposa un primer pas en la bona direcció, però adverteixen que el projecte de llei que acaba de presentar la Comissió Europea amb l’objectiu d’eliminar la desforestació de les cadenes de subministrament de la UE presenta importants llacunes.

La ley de lucha contra la deforestación en la UE

Continua la lectura de La llei de lluita contra la desforestació a la UE

El canvi climàtic aguditza les desigualtats socials

Entrevista al catedràtic de Geografia Física Javier Martín-Vide, que també coordina el Grup d’Experts en Canvi Climàtic de Catalunya, per analitzar els resultats d’una COP26 en què hi ha hagut millores, però que són insuficients. Defensa la necessitat de canviar de model econòmic per pal·liar els efectes de l’emergència climàtica i explica els impactes que té a Catalunya.

https://www.publico.es/sociedad/entrevista-javier-martin-vide-cambio-climatico-agudiza-desigualdades-sociales.html

La COP26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada recientemente en Glasgow (Escocia), no ha sido un fracaso rotundo, pero lo acordado no es suficiente para evitar que la temperatura global haya aumentado más de 1,5 grados a finales de siglo respecto a la era preindustrial. Para alcanzar este objetivo, la clave sería dejar atrás un modelo económico “basado en un crecimiento continuo, cuando esto es físicamente imposible en un planeta con recursos finitos”. Esta es la valoración de Javier Martín-Vide, catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona, coordinador del Grupo de Investigación de Climatología del mismo centro y a la vez coordinador del Grupo de Expertos en Cambio Climático de Catalunya. Continua la lectura de El canvi climàtic aguditza les desigualtats socials

L’Amazònia brasilera registra un rècord de desforestació

L’Amazònia brasilera registra un rècord de desforestació.Algunes organitzacions mediambientals ho atribueixen al triomf del projecte  de Bolsonaro. L’Amazònia podria assolir un punt de no retorn abans del 2050.

https://www.elperiodico.com/es/internacional/20211119/alcanza-record-deforestacion-amazonia-brasilena-12871543

La cumbre del clima COP26 cerró con un compromiso de terminar con la deforestación mundial en 2030. Brasil también lo suscribió, pero el Gobierno de ultraderecha volvió a mostrar hasta qué punto sus palabras se separan de la realidad. La destrucción de la selva en la Amazonía aumentó un 33% durante los primeros 10 meses de este año, lo que equivale a más de 9.700 kilómetros de vegetación. Durante el período comprendido entre agosto de 2020 y el pasado mes de julio, la pérdida de cobertura vegetal ascendió a 13.235 kilómetros cuadrados. Se trata de la mayor área degradada en los últimos 15 años. De acuerdo con el Observatorio del Clima, que agrupa a 70 grupos ecologistas incluyendo internacionales como Greenpeace y WWF, el nuevo récord de deforestación de la Amazonía muestra “el triunfo del proyecto ecocida” del presidente Jair Bolsonaro.

Cada medición del Instituto Nacional de Estudios Espaciales (INPEprovoca escalofríos porque no hace otra cosa que demostrar una tendencia que parece irrefrenable. A estas alturas del año, la tala en la parte brasileña de la mayor selva tropical del mundo ya es un 21,97% superior a la de los 12 meses precedentes, cuando el poder del agronegocio y la minería devoró 10.851 kilómetros cuadrados. El temor y la resignación de los ambientalistas es que muy pronto se llegue a los números de 2006, cuando fueron talados 14.286 kilómetros cuadrados.

La magnitud de la presente deforestación impacta también visualmente al observar un mapa: la pérdida selvática es similar al territorio que ocupa Montenegro y superior a la de países como Catar, Jamaica y Kosovo.

La obra de Bolsonaro

Bolsonaro asumió la presidencia de Brasil con un marcado desdén hacia las cuestiones ambientales que le provocó más de un roce internacional. Sus tres años de gestión han marcado un alza constante de la deforestación. La delegación brasileña fue a Glasgow, escenario de la COP26, con la voluntad declarada de combatir esas acciones ilegales. La verdad es otra. El Sindicato de Empleados Públicos en el Área de Ciencia y Tecnología y la misma dirección del INPE aseguraron que, antes de viajar a Glasgow, el Gobierno tenía en sus manos las estadísticas sobre lo que había ocurrido en la Amazonía.

Noticias relacionadas

Según el INPE, entre los nueve estados que la conforman, los que más contribuyeron en la deforestación en el último año fueron los de Pará, con el 39,75% de toda la tala medida, Amazonas (17,73%) y Mato Grosso (17,10%), que son paradójicamente los que cuentan con las mayores extensiones preservadas. Carlos Nobre, copresidente del Panel Científico de la Amazonía (SPA, por sus siglas en inglés), advirtió de que ya existen zonas que corren el peligro de llegar a un punto de no retorno en este bioma.

“El resultado es fruto de un esfuerzo persistente, planeado y continuo de destrucción de las políticas de protección ambiental en el régimen de Jair Bolsonaro. Es el triunfo de un proyecto cruel que convierte a Bolsonaro en una amenaza climática global”, afirmó el secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, Marcio Astrini.

Aus devorades per larves i cadàvers descompostos: les dures imatges de la granja de pollastres més gran a França

Equalia destapa una investigació d’un dels centres de cria avícola més grans del país gal.

https://www.publico.es/sociedad/maltrato-animal-aves-devoradas-larvas-cadaveres-descompuestos-duras-imagenes-mayor-granja-pollos-francia.html

Un cadáver devorado por las larvas en mitad de una granja. Un pollo, sepultado por su propio sobrepeso, agoniza en el suelo y es pisoteado por el resto de aves. Este es el resumen de una nueva investigación realizada por Equalia y la organización animalista L214 en una de las mayores granjas avícolas de Francia. Las imágenes, cedidas a Público, muestran cómo la crianza basada en métodos de engorde atentan contra las normativas de bienestar animal del sector ganadero.

Se trata de pollos de la raza broiler, seleccionados genéticamente para maximizar los beneficios y producir mayor cantidad de carne en menor tiempo. Este tipo de aves crecen en un periodo corto, unos 2,6 kilos en 40 días, lo que equivale, según Equalia, a que un bebé humano alcanzase los 300 kilos de peso tras sus dos primeros meses de vida.  Continua la lectura de Aus devorades per larves i cadàvers descompostos: les dures imatges de la granja de pollastres més gran a França

L’acord final de la COP26, una edició més, no convenç ningú

Els acords finals de Glasgow no convencen les organitzacions socials ni molts països.

https://www.eldiario.es/comunitat-valenciana/medio_ambiente/observatorio-ciudadano-agua-completamente-paralizado-tres-anos-despues-constitucion_1_8478378.html

Tras dos semanas de negociaciones en la ciudad escocesa de Glasgow, los países allí reunidos han acabado firmando un documento que ha sido fuertemente criticado por las organizaciones ecologistas y por muchos Estados que han aceptado rubricar el texto en aras de avanzar y poder seguir trabajando de manera conjunta contra el calentamiento global.

“Para países como el mío, que deberán transformar el entorno físico en los próximos años para sobrevivir a los embates del cambio climático, este acuerdo es un paso extremadamente crítico que no nos podemos permitir perder”, ha declarado el representante en la cumbre de las Islas Marshall.

Según consideran desde Ecologistas en Acción, el acuerdo estanca la lucha climática y no da respuesta a las consecuencias del calentamiento global que ya están sufriendo millones de personas en todo el planeta.  “Se trata de un acuerdo vacío que cualquiera firmaría. Dice que hay que luchar contra la emergencia climática pero no concreta ni cuándo ni cómo se va a hacer ni, sobre todo, con qué financiación”, lamenta desde Glasgow Irene Rubiera, portavoz de Ecologistas en Acción, con quien coincide el coordinador de clima y energía en la misma organización, Javier Andaluz, que señala que “la falta de compromisos claros de los países del Norte global sobre la financiación así como sobre la transferencia de tecnologías y capacidades entre países, deja en grave riesgo a millones de personas en el planeta que ya se ven afectadas por el cambio climático”. Continua la lectura de L’acord final de la COP26, una edició més, no convenç ningú

La COP26 fracassa en l’ajuda als països vulnerables i segella un acord “imperfet” sobre els combustibles fòssils

Els països tanquen un acord després que la cimera del clima s’allargués en una pròrroga de més de 24 hores.
La COP26, però, ha fracassat en termes de justícia climàtica.

Se hizo de rogar, pero llegó. Después de dos semanas de negociaciones técnicas y políticas las cerca de doscientas delegaciones presentes en Glasgow han sellado un acuerdo de mínimos para poder clausurar la Cumbre del Clima (COP26). Tras más de un día de prórroga, con un borrador de acuerdo de por medio, las Partes han conseguido un compromiso descafeinado para mantener la mención a los combustibles fósiles, incluyendo algunas de las presiones de países como Arabía Saudí, Australia, India o Venezuela, con economías muy vinculadas a la explotación de petróleo o carbón. “Hemos visto una gran cantidad de consensos, por imperfectos que sean”, manifestaba el presidente de la COP, Alok Sharma, al término de uno de los últimos plenarios del día.

La COP26, sin embargo, ha fracasado en términos de justicia climática. Los países más empobrecidos, aquellos que padecen más las consecuencias del calentamiento acelerado del planeta, no han recibido el apoyo reclamado a las naciones poderosas para poner en marcha los mecanismos financieros con los que sufragar pérdidas y dalos por sequías, olas de calor o inundaciones extremas. La Unión Europea y los Estados Unidos han obstruido la creación de un fondo para que los países puedan recurrir a la hora de tener que afrontar las pérdidas por los efectos de la emergencia climática. El jefe de la delegación boliviana hizo una referencia al respecto en su última intervención, definiendo la dinámica de la cumbre como “países desarrollados tratando de crear nuevas reglas de un juego al que sólo ellos tienen recursos para jugar”.

Los países enriquecidos tampoco han avanzado en la aportación de dinero al Fondo Verde de Adaptación para que los países en desarrollo pudieran transformar sus economías a la coyuntura de crisis climática. Deberían haber destinado 100.000 millones de dólares en 2020, pero no lo hicieron entonces y tampoco ahora. El resultado final de esta COP26 es que se insta a las regiones desarrolladas a duplicar de aquí a 2025 las cifras destinadas a las ayudas para adaptación.

“Las necesidades de las personas vulnerables han sido sacrificadas en el altar del egoísmo del mundo rico”

Tanto esto como las creación de un mecanismo de pérdidas y daños eran líneas rojas de los países africanos o de los pequeños Estados insulares, amenazados con desaparecer por la subida del nivel del mar. En la actualidad, los países africanos destinan una media de un 10% de su PIB en adaptación contra la crisis climática. Pese a todo, la diferencia entre lo que gastan y lo que realmente necesitan es de hasta el 80%, según un informe reciente recogido por The Guardian. Todo ello contrasta con el hecho de que este continente representa el 4% de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero, mientras que EEUU representa el 25% del total, la UE el 22% y China el 13%.

Mohamed Adow, director de Energía y Clima del Think Thank Power Shift África, ha valorado el acuerdo final con palabras contundentes que reflejan el descontento del Sur Global con texto final de Glasgow: “Las necesidades de las personas vulnerables del planeta han sido sacrificadas en el altar del egoísmo del mundo rico. El resultado es el reflejo de una COP celebrada en el mundo rico y contiene las prioridades del mundo rico”.

Combustibles fósiles

El Pacto Climático de Glasgow tiene una mención histórica a los combustibles fósiles. Las grandes potencias gasistas, petroleras y carboneras han realizado una presión única para descafeinar la ambición de esta parte del texto. Y, en parte, lo han conseguido. El miércoles se publicaba un borrador sin precedentes –ni siquiera el Acuerdo de París conseguía tal contundencia– y se pedía a los países que eliminaran de manera gradual todas las inversiones a combustibles fósiles y carbón, para fomentar el despliegue de las renovables. El resultado final ha difuminado esta parte al incluir en el texto que se eliminarán las ayudas financieras que sean “ineficientes”. Una palabra lo suficientemente ambigua para que las delegaciones más contaminantes puedan seguir apoyando sus intereses en las explotaciones de nuevos y viejos yacimientos.

India ha tratado de rebajar la fuerza del texto hasta el final y ha conseguido una concesión que deja una sensación amarga, al suavizar parte del vocabulario utilizado. De esta forma, el compromiso de Glasgow no hará referencia a “eliminar gradualmente”, sino a “reducir gradualmente” las inversiones “ineficientes” en carbón, gas y petróleo. Pese a todo, esta es la primera vez desde que se firmó el Protocolo de Kioto en 1997 que los países hacen referencia en un texto de alto nivel a los combustibles fósiles, cuya quema es la principal causa del calentamiento acelerado del planeta.

Mayores recortes de emisiones

En el lado positivo, las Partes reconocen en el acuerdo que no están haciendo lo suficiente para mitigar las peores consecuencias de la crisis climática. Con los planes de descarbonización y de reducción de emisiones actuales el termómetro del planeta subirá 2,7ºC a finales de década. Por ello, los países han aprobado revisar sus NDC –Contribuciones Determinadas Nacionales–, que son las hojas de ruta de cada país para reducir sus emisiones de CO2. Deberán recortarlas un 45% respecto a los niveles de 2010 para el año 2030 si quieren mantener la subida del termómetro global por debajo del grado y medio.

Durante el desarrollo de la COP26 TheWashington Post publicó una importante investigación que ponía en entredicho que las mediciones de gases de efecto invernadero realizadas por los países y entregadas a la ONU se correspondan con las que emisiones reales. Según el artículo, las 197 partes adheridas al Acuerdo de París emiten cada año entre 8.000 y 13.000 toneladas de CO2 más de lo que declaran.

Con todo ello, los países revisarán sus planes de reducción de emisión con la intención de elevar la ambición climática. El texto del acuerdo establece que en 2022 todas las partes deberán haber presentado nuevas hojas de ruta. Además, en 2025 los Gobiernos deberán revisar si los NDC presentados están sirviendo para mantener la subida global de temperaturas por debajo del umbral de 1,5ºC determinado por los científicos del IPCC.

“Los planes de reducción de emisiones deberían haber llegado completados a Glasgow. Por un lado, el acuerdo tiene una cara buena, porque los países tienen que reflexionar sobre la necesidad de incrementar la ambición. Pero, por otro lado, supone una patada hacia adelante estableciendo un nuevo plazo”, ha opinado Juan López de Uralde, presidente de la Comisión para la Transición Ecológica del Congreso y coordinador federal de Alianza Verde.

Se aprueba el ‘Artículo 6’ tras cinco años de debates

El desarrollo del Artículo 6 del Acuerdo de París ha llegado a su fin, después de cinco años de debates intensos por parte de los países. Este punto tiene que ver con la creación de un mercado global de carbono con el que los Estados y empresas autorizadas puedan invertir en reducciones de emisiones en otras partes del planeta. El principal escollo era la doble contabilidad –que tanto el país inversor como el receptor se apuntaran como propias las reducciones CO2– y en Glasgow se ha prohibido.

Por contra, se permitirá que los países mantengan en el nuevo mercado de carbono los créditos adquiridos en el Mecanismo de Desarrollo Limpio, una herramienta internacional de compra-venta de derechos de emisión aprobada en Kioto en la que sólo participaban los países industrializados.

La ramaderia industrial s’escapa a Glasgow

La gran font d’emissions, no sols de la ramaderia, sinó de tot el sistema alimentari, i una de les principals a nivell global, és la producció de pinsos.

https://www.nuevatribuna.es/articulo/sostenibilidad/ganaderia-industrial-escapa-cumbre-glasgow/20211110171418192612.html

Estos días en la cumbre de Glasgow se ha hablado casi de todo, pero sorprende que no haya habido un día para hablar en exclusiva de la relación del sistema alimentario y el cambio climático. Sorprende porque apenas se ha abordado uno de los grandes causantes de gases de efecto invernadero, que no es otro que la ganadería industrial.

Y no es cualquier cosa, se calcula que el 18% ni más ni menos provienen de este sector, y nuestro país es una de las grandes chimeneas a nivel global. Para entender esto, hay que hacer un poco de disección de estos humos. Así, tenemos que el origen de los gases de efecto invernadero asociado a la ganadería proviene de la producción y consumo de piensos, la fermentación entérica de la producción bovina y en tercer lugar el estiércol producido en las granjas, fundamentalmente producidos por los purines porcinos. La producción ganadera representa el 81% de las emisiones de la fase de producción y el 57% del total del sistema  alimentario. De estas, la inmensa mayor parte es debido a la producción de carne y derivados (más del 80%).

Pero si entre todos ellos tuviéramos que elegir uno, sin duda este sería el pienso. La gran fuente de emisiones, no solamente de la ganadería, sino de todo el sistema alimentario, y una de las principales a nivel global, es la producción de piensos. Para entender la magnitud de lo que estamos hablando, en nuestro país, los piensos para la ganadería industrial emiten prácticamente lo mismo que toda la industria energética. El doble que el resto del sector industrial (excluido el energético), tres veces más de lo que generan todos los residuos en el Estado, 12 veces las emisiones del transporte aéreo, el doble de la emisión del transporte en camiones por carretera y el 80% de las emisiones anuales de los turismos en el Estado. ¿Cómo es eso posible? Normalmente, cuando pensamos en la ganadería vemos las granjas y los animales, pero nos falta el primer paso: la comida en sí. En los sistemas de producción industrial (especialmente en el de la carne), ello equivale a decir pienso, y siendo aún más concretos, a decir cereales y soja. La ganadería industrial es tan emisora porque, además de la emisión específica de los animales, está también la inmensa cantidad de agricultura industrial destinada a alimentarla. Son miles y miles de hectáreas de cultivos altamente intensivos en emisiones, y si a menudo no aparecen en nuestra cuenta de resultados con la magnitud requerida es porque la mitad de ellos están fuera de nuestras fronteras. En efecto, de la cantidad total de GEI atribuida a las materias primas utilizadas en la fabricación del pienso en el Estado, el 56% son importadas

Nadie en Europa fabrica tanto pienso como el Estado español, de hecho somos una auténtica potencia mundial, los cuartos productores mundiales (junto a México), solamente superados por China, EE. UU y Brasil. Y con todo eso, los puertos estatales son un verdadero hub mundial de entrada de cereales y soja destinados a la alimentación animal, así nos hemos convertido en el primer importador europeo de materias primas para pienso: uno de cada tres kilogramos de cereal que importa Europa lo importa el Estado español.

La conclusión es obvia, si los gobiernos quisieran abordar la reducción de estos gases, deberían básicamente reducir uso de pienso, purines y cebaderos de bovino. Para esto hay una medida imprescindible, acabar con los subsidios a la ganadería industrial y apostar por la transformación de este sector de manera urgente.

Y esto apareció finalmente el pasado sábado en la cumbre, dónde se aprobó lo que se ha venido en llamar la Agenda de Acción Política, y que España ha firmado, y que pone énfasis en la necesaria transición agraria a sistemas sostenibles y bajos en emisión. Y para ello pide cambiar el actual sistema de subvenciones agrícolas, incentivando nuevas formas de producir.

Pero ya pueden imaginar, nada de cantidades, métodos, objetivos, que es justamente lo que necesitamos, porque miren, en países como el nuestro, no es que haya que apoyar nuevos sistemas, es que es urgente desincentivar el actual modelo que ha sido alimentado con dinero público a través de ayudas directas e indirectas de la PAC (Política Agraria Común) durante décadas y hasta el día de hoy, sin el cual no sería en absoluto rentable. Hagan la cuenta, el coste de producción medio de 1 kg de carne de porcino que representa la alimentación (el pienso) en el Estado español es el 73% del total de costes. Si el 64% de la composición de ese pienso es cereal y el coste de ese cereal está subvencionado en un 57%, eso quiere decir que, al menos, un 37% de los costes de producción de la carne de cerdo están subvencionados. Sumemos ese 37% al 18% que son subsidios directos que recibe la producción de carne de cerdo y el resultado es que el 55% de los costes de producir carne de cerdo están subvencionados.

Se trata de dejar de meter dinero público en las fuentes de emisión y trasladarlo a los sumideros, es decir, desmantelar la agroganadería corporativa y apoyar intensamente una transición alimentaria basada en los sistemas alimentarios locales de base agroecológica y familiar. No es que sea una posibilidad, sino una obligación. Los datos nos indican, sin lugar a dudas, que no hay estrategia posible frente a la emergencia climática si no se aborda la ganadería industrial. Así de simple.

Por cierto que la reforma de la PAC se ha firmado este mismo año ratificando la continuidad de este sistema perverso y lo otro es bla bla bla.