Arxiu d'etiquetes: QUÍMICA FÍSICA

Llacs sota el gel de Mart, una troballa que fa pensar que hi pot haver microorganismes

Tindrien una concentració molt elevada de sal, cosa que explicaria per què l’aigua es pot mantenir líquida a tan baixa temperatura.

S’anomena descens crioscòpic a la disminució de la temperatura de congelació que experimenta una dissolució respecte de la temperatura de congelació del dissolvent pur.

Totes les dissolucions que, en refredar-se, el dissolvent solidifica pur sense el solut, tenen una temperatura de congelació inferior a la del dissolvent pur. I la magnitud el descens crioscòpic, {\displaystyle \Delta T_{\rm {c}}}, ve donada per la diferència de temperatures de congelació (o de fusió) del dissolvent pur i de la dissolució, {\displaystyle \Delta T_{\rm {c}}=T_{\rm {f}}^{*}-T_{\rm {f}}\,}

Descens crioscòpic experimentat per una dissolució aquosa d’etanol en funció de la molalitat[7]

Raoult de forma experimental arribà a la següent relació pel cas del descens crioscòpic de dissolucions diluïdes amb soluts que no es dissocien (no electròlits), que s’anomena llei de Raoult del descens crioscòpic. Continua la lectura de Llacs sota el gel de Mart, una troballa que fa pensar que hi pot haver microorganismes

La radiació diària per a un astronauta a la Lluna és fins a 1.000 superior a la de la Terra

Els mesuraments de la radiació en la Lluna també poden servir com un model aproximat sobre l’escenari dels viatges interplanetaris -la vista està posada en Mart-, ja que el satèl·lit no posseeix un camp magnètic que faci d’escut davant la radiació espacial. Això es tradueix en que el camp de radiació en la superfície de la Lluna és similar a el de l’espai interplanetari. Aconseguir mesures precises ajuda a refinar els models sobre el risc a llarg termini per a les futures missions a la superfície lunar.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20200925/483649731154/radiacion-luna-astronauta-tierra-mision-artemisa.html

En los próximos años, las personas volverán a pisar la Luna con la misión Artemisa de la NASA. La exposición a la radiación espacial es uno de los mayores riesgos para la salud al que se enfrentan los astronautas. Por ello, los científicos quieren conocer de antemano sus niveles con la mayor precisión posible.

Los primeros datos obtenidos con resolución temporal hasta la fecha, que se presentan hoy en la revista Science Advances , indican que una dosis de radiación diaria promedio en la superficie lunar es entre 200 y 1.000 veces la que se podría recibir en la Tierra en el mismo periodo de tiempo. La diferencia respecto a la Estación Espacial Internacional, donde se encuentran las únicas personas que hay en el espacio actualmente, es de 2,6 veces más.

Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición
Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición (Miguel Torres / @maikel)

“Este es un logro inmenso en el sentido de que ahora tenemos un conjunto de datos que podemos usar para refinar nuestros modelos para la determinación del riesgo a largo plazo para los humanos en la superficie de la Luna”, indica por correo electrónico Thomas Berger, jefe del grupo de Biofísica en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y uno de los autores del estudio.

Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición. Durante las misiones Apolo, los astronautas llevaron consigo dosímetros, similares a los que portan los astronautas en la estación espacial, que midieron la dosis de radiación acumulada. Es decir, la suma entre la recibida en el camino a la Luna, en la Luna y en el camino de regreso, explica Berger.

La sonda lunar Chang'e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2
La sonda lunar Chang’e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2 (CNSA/CLEP)

La resolución temporal se ha conseguido en base a datos recopilados en la misión china Chang’e 4 , la primera en lograr posarse en la cara oculta de la Luna en enero del 2019. El instrumento LND (Lunar Lander Neutrons and Dosimetry, Aterrizador Lunar de Neutrones y Dosimetría) a bordo de la sonda realizó mediciones durante varios. Luego el equipo de investigadores, formado por científicos chinos y alemanes, dividió la dosis de radiación absorbida por el tiempo acumulado para llegar a la tasa de dosis diaria.

Dada la actividad del Sol en el momento actual, los cálculos de radiación actuales se pueden considerar como una estimación superior para la radiación cósmica, que supondría la exposición crónica. A ella habría que sumar la radiación provocada por eventos esporádicos de partículas altamente energéticas provenientes del Sol.

El LND (Lunar Lander Neutron and Dosimetry) en el laboratorio de Kiel antes del lanzamiento
El LND (Lunar Lander Neutron and Dosimetry) en el laboratorio de Kiel antes del lanzamiento (Stefan Kolbe, Kiel University)

“El Sol no es constante, su actividad varía en un período de 11 años. Actualmente está muy tranquilo y no produce ningún evento importantes de emisión de partículas solares. Debido a su estado de reposo, resulta menos eficiente en protegernos de la radiación cósmica. Por lo tanto, la exposición a esta está en su máximo durante el mínimo de actividad solar”, dice el también autor de la investigación Robert Wimmer-Schweingruber, director de Instituto de Física Experimental y Aplicada de la Universidad de Kiel (Alemania).

Según explican en el artículo de la investigación, las mediciones de la radiación en la Luna también pueden servir como un modelo aproximado sobre el escenario de los viajes interplanetarios -la vista está puesta en Marte-, pues el satélite no posee un campo magnético que haga de escudo frente a la radiación espacial. Esto se traduce en que el campo de radiación en la superficie de la Luna es similar al del espacio interplanetario.

El Consell de Seguretat Nuclear paralitza la tramitació dels permisos per obrir una mina d’urani a Salamanca

L’urani és una substància radioactiva que passa en forma natural. Forma part de les roques, terra, aire i l’aigua i es troba en la naturalesa en forma de minerals, però mai com a metall. L’urani és un element radioactiu que ocorre naturalment. L’urani natural és una mescla de tres isòtops: 234U, 235U i 238U. L’isòtop més comú és 238U; constitueix prop del 99% de l’urani natural en massa. L’urani enriquit és una altra barreja d’isòtops que té més 234U i 235U que l’urani natural. L’urani enriquit és més radioactiu que l’urani natural.

L’urani afecta principalment els ronyons. En éssers humans i animals que van inhalar o ingerir compostos d’urani van observar dany dels ronyons. Els treballadors que van inhalar hexafluorur d’urani van patir irritació respiratòria i acumulació de líquid en els pulmons. La inhalació de compostos d’urani insoluble també pot produir dany de les vies respiratòries.

https://www.publico.es/sociedad/csn-paraliza-mina-uranio-retortillo-salamanca.html

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha pedido información adicional a los promotores de la mina de uranio de Retortillo (Salamanca) y, a la espera de la misma, la minera no puede iniciar ninguna actividad que altere de forma significativa el fondo radiológico del emplazamiento.

Así lo han indicado fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), después de que el diario El País haya publicado hoy que el CSN ha paralizado la tramitación de los permisos para la construcción de la mina de uranio, promovida por la australiana Berkeley Minera por los problemas existentes con los desechos radiactivos.

El informe sobre el asunto, publicado en la web del CSN y fechado en julio, recuerda que el Gobierno pidió a este organismo que justificara la necesidad de disponer de un almacenamiento definitivo de residuos radiactivos en una mina, tal y como había pedido la empresa Berkeley Minera España.

El CSN ha observado que se trata de una modificación “sustancial” que requiere una revisión y pide que la empresa lo justifique adecuadamente y que contraste los beneficios con los daños esperados.

Esa modificación tendrá “unos resultados diferentes y no deseables” al crear un almacenamiento definitivo de residuos radiactivos con obligaciones de vigilancia perpetuas que estaría a 9 kilómetros de otro proyecto -la propia mina- que se encuentra en proceso de licenciamiento.

Esto “representa una carga adicional para las generaciones futuras”, según el Consejo de Seguridad Nuclear, que ha señalado que el coste se atribuye a las instituciones “y no se prevé hacer ninguna aportación al Fondo para la financiación de las actividades del Plan General de Residuos Radiactivos”.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se refirió al proyecto minero de Salamanca en su comparecencia del 6 de septiembre en el Congreso sobre el almacén de residuos radiactivos de alta actividad (ATC) de Villar de Cañas(Cuenca).

En su intervención, señaló que la cuestión del emplazamiento de la mina y del centro de enriquecimiento de uranio en Salamanca, es una cuestión que “está abierta”.

“Hasta la fecha lo que hemos visto es que ha habido una lectura del ordenamiento jurídico vigente que tendía a subrayar las competencias de Castilla y León, cosa que a nosotros nos parece dudoso, en la medida en que hay cuestiones de seguridad nuclear e impacto transfronterizo que han sido subrayadas por nuestros vecinos de Portugal”, indicó.

Por ello indicó que en materia de evaluación de impacto ambiental tanto desde Minas como desde Biodiversidad y Calidad Ambiental, debe y “está siendo retomada con la mayor celeridad posible.

La solicitud de información adicional del CSN se cursó en julio pasado, según fuentes del MITECO, que ha explicado que el organismo señaló que “dada la complejidad del proyecto”, necesita más información sobre la explotación.

Continua la lectura de El Consell de Seguretat Nuclear paralitza la tramitació dels permisos per obrir una mina d’urani a Salamanca

Els protectors solars tenen el seu ‘ costat fosc ‘

En el món de la medicina, la situació en què el remei pot ser gairebé tan perjudicial com el problema no és infreqüent. La protecció de la pell amb agents químics per bloquejar els rajos més nocius del sol podria ser un exemple d’això.

Què te a veure l’exposició al sol amb el descobriment de l’efecte fotoelèctric d’Einstein, pel qual li van donar el Premi Nobel?

En essència la idea d’Einstein consisteix a considerar que la llum està formada per partícules, petits “paquets” indivisibles d’energia, als que va anomenar fotons.  Els fotons poden tenir diferent energia depenent de la seva freqüència, així una radiació de freqüència elevada està composta de fotons d’alta energia.

La capacitat útil dels protectors solars químics d’absorbir la llum UV és també una font potencial d’efectes nocius. Quan una molècula d’un protector solar químic absorbeix un fotó UV”s’ excita ” ( o sigui que es carrega d’energia), base del efecte fotoelèctric. No obstant això, aquesta molècula amb el temps allibera aquesta energia emetent fotons de menor energia i / o interactuant amb altres molècules.
Aquests efectes secundaris sovint condueixen a la formació de subproductes químics nocius, en particular dels tristament cèlebres radicals lliures.

L’ àtom té protons -carregats positivament- i electrons -carregats negativament- que orbiten al voltant de l’àtom. Aquests electrons es poden compartir amb altres àtoms per aconseguir la màxima estabilitat.
Si es forma un enllaç feble -on queda un electró sense parella- , es forma el radical lliure. Aquests radicals lliures són molt inestables , pel que reaccionen amb facilitat per trobar l’electró necessari per aconseguir la seva estabilitat. Si roben un electró a una altra molècula, aquesta quedarà inestable i es convertirà en un radical lliure també. D’aquesta manera es realitza una cascada de radicals lliures, fins que irrompen amb una cèl·lula viva. Si això passa dins de la pell ( és a dir , la molècula de protector solar ha penetrat en la pell abans de l’absorció de fotons UV ) , els radicals lliures ( i possiblement altres productes secundaris ) poden causar danys a la pell i irritació , augmentar el risc de càncer i contribuir a l’envelliment cutani. Continua la lectura de Els protectors solars tenen el seu ‘ costat fosc ‘