Arxiu d'etiquetes: plàstic

Nepal prohibeix els plàstics d’un sol ús a l’Everest

La nova norma pretén lluitar contra la creixent contaminació al sostre del món, que aquest any va ser coronat per un nombre rècord d’escaladors donant la llum d’alarma sobre la massificació de la muntanya. Tot i així continuarem deixant escombraries a la muntanya.

https://www.publico.es/sociedad/nepal-prohibe-plasticos-zona-monte-everest.html

Nepal ha decidido prohibir los plásticos de un solo uso en la región del Everest para luchar contra la creciente contaminación en el techo del mundo, que este año fue coronado por un número récord de escaladores dando la luz de alarma sobre la masificación de la montaña. Continua la lectura de Nepal prohibeix els plàstics d’un sol ús a l’Everest

Crancs i gambes, una solució per a la crisi dels plàstics, més aviat no.

Els productes de plàstic no biodegradable d’un sol ús han de reduir-se molt o desaparèixer, perquè en això es juguen temes tan importants com la producció d’aliments segurs, sense plàstic incorporat, atès que el plàstic està entrant ja en la cadena alimentària, a més de contaminar mar i terra durant centenars d’anys. Això tothom està més o menys d’acord.

Avenços en l’obtenció de materials amb propietats similars però biodegradables, a partir de les closques. El que interessa als científics és que les closques, aquests exosquelets dels artròpodes (entre ells crustacis com les gambes, els crancs o les llagostes), contenen quitina. De la quitina es deriva el quitosan. El quitosan té una estructura polimèrica semblant al plàstic.

Però això vol dir que ara anem a sobreexplotar totes les fonts de quinina? .No podem substituir el plàstic per la quinina. El que hem de fer és canviar la nostra manera de vida, deixar d’utilitzar envasos absurds i innecessaris o productes d’un sol ús.

https://www.publico.es/ciencias/lucha-contaminacion-cangrejos-gambas-solucion-crisis-plasticos.html Continua la lectura de Crancs i gambes, una solució per a la crisi dels plàstics, més aviat no.

Potser t’estàs menjant una targeta de crèdit cada setmana

El consumidor mitjà podria estar ingerint 1.769 partícules de plàstic cada setmana només a través de l’aigua.
https://www.publico.es/sociedad/plasticos-estes-comiendo-tarjeta-credito-semana.html

El volumen de deshechos plásticos en el medio ambiente es tal que podrías estar consumiendo cinco gramos a la semana, lo que equivale a comerse una tarjeta de crédito, según un estudio encargado por la organización ambiental WWF International el miércoles.

El estudio, realizado por la Universidad de Newcastle de Australia, concluyó que la mayor cantidad de plástico se consume a través del agua potable, si bien otra fuente importante es el marisco, el cual normalmente se come entero, de modo que el plástico acumulado en su sistema digestivo también se consume. Continua la lectura de Potser t’estàs menjant una targeta de crèdit cada setmana

Cansats d’escoltar el mal que generen residus de plàstic, però es venen 7.000 tones més de fruites i amanides envasades que fa quatre anys

És irònic que un aliment que dura com a molt una setmana estigui embolicat en una cosa que triga tant a desaparèixer.

https://www.eldiario.es/sociedad/Comes-cortada-reducir-llenos-plastico_0_907459888.html

Según entras a la izquierda está el estante de la fruta cortada, los sándwiches y las ensaladas para llevar. A la derecha, el del sushi recién hecho y los platos preparados. De fondo, pan cortado, pan envasado, barras de pan y cajas de verduras y hortalizas. Y, en todas partes, el plástico. Hay parejas de aguacates, medias coles, hojitas de laurel y hasta pepinos individuales rodeados de filme transparente. ¿Y si la naturaleza hubiera inventado un sistema para protegerlos del exterior?

 “Los envases cumplen una función insustituible”, defiende Ignacio García, director de la patronal de supermercados ASEDAS. “No son un capricho, no se usa algo que puede perjudicar el medioambiente sin que esté justificado”. Las principales razones, añade, son tres: seguridad alimentaria, preservación y conveniencia. El consumidor no solo lo quiere fresco, sino listo para tomar, y el mercado responde.
Brócoli envasado
Brócoli envasado GRUPO ALIMENTARIO CITRUS

El pasado 1 de julio terminó una era: la de las bolsas de plástico gratis. A partir de ese día, todos los comercios deben cobrarlas. El objetivo era desincentivar el uso de uno de los envases más dañinos con el medioambiente: las bolsas tienen una vida útil muy corta y apenas se reutilizan, pero tardan hasta 500 años en descomponerse. La patronal llevaba tiempo felicitándose por un logro parecido, porque en 2009, mucho antes de que se aprobara la ley, firmó con sus socios la obligatoriedad de cobrar. Y asegura que redujo su demanda un 85%.

Un paseo por el supermercado demuestra, sin embargo, que el plástico sigue más que presente. En todos los lineales. “Hay verdaderas barbaridades”, dice Cristina Cañavate, creadora de Zero Waste, un grupo que promueve los ‘residuos cero’ en España y que esta semana ha llamado al boicot al plástico. “Hay sobres monodosis de ketchup, magdalenas con doble embalaje y, para colmo, están la piña cortada y troceada, cuando la piel es lo natural. Es una perversión: la comodidad del consumidor genera mayores gastos en la economía y la gestión de residuos”.

Melocotones plastificados


Civilización extrema

El Carrefour de la plaza de Lavapiés, en Madrid, abre 24 horas al día desde 2016. Hay varios como este en la ciudad. El centro cuenta con parte ‘Bio’ (la enseña también tiene tiendas ‘bio’ independientes) y con secciones de carnicería y pescadería. Dos redactores de eldiario.es pasamos una mañana haciendo una compra “normal”. ¿Hasta qué punto induce el supermercado a comprar plastificado?

Lo primero que va a la cesta es el hummus, del que ya venden distintas variedades y marcas  –siempre, claro, en envases de plástico–. Está justo al lado de la piña cortada, cuyas tarrinas (de plástico) de 160 gramos cuestan 1,60 euros (eso son diez euros el kilo, mientras que una piña entera y sin pelar cuesta 1,95 euros el kilo). En este estante hay bocadillos y pequeñas ensaladas: es el de los caprichos, el de comer algo rápido, no el de la compra normal. Pasamos al pan.

Fruta cortada y envasada, civilización extrema
Fruta cortada y envasada, civilización extrema FRESQUITOS

No hay ni un solo pan sin plástico. Los que van cortados llevan bolsita; las barras, papel y filme transparente para que se las vea. En una panadería normal no están cada una en su paquete. Las razones de que aquí sí tienen que ver con la presentación del producto y su manipulación. “Los responsables de calidad y seguridad aconsejan que vayan envasados para evitar contaminación por parte de los consumidores que los puedan tocar”, aseguran desde la patronal de los supermercados. “Te sorprendería saber las posibilidades de contaminación que existen. Si no se dan, es por el trabajo de los expertos”.

No parece que la misma razón aplique a la zona cero del plástico  –sección frutas y verduras– donde hay de todo para elegir. Hay aguacates envasados de dos en dos, otros de tres en tres y luego hay grandes cajas de aguacates sueltos, de los que hay que coger individualmente, meter en una bolsa (más plástico) y pesar. Esto se repite en kiwis, brócoli, pepinos, uvas o nectarinas, que también suben de precio cuando van en un paquete. Tiene nombre propio: la famosa conveniencia. Circulan por internet fotografías de mandarinas peladas y plastificadas, incluso de huevos duros sin cáscara pero en un recipiente de plástico, con la etiqueta de extreme civilisation (civilización extrema). Pues más o menos así: el avance era coger un pack.

Proceso de envasado de Verdifresh
Proceso de envasado de Verdifresh GRUPO ALIMENTARIO CITRUS

El gran negocio de la verdura troceada

Al hablar de verdura envasada hay dos categorías: la que viene en cajitas y la que está lista para llevar (ready to eat). Esta última se llama cuarta gama y su cara más visible son las ensaladas tipo Florette, que suponen más del 55% del mercado en España. El resto son verduras (45%) y fruta (1,5%). Y Florette y el Grupo Alimentario Citrus, proveedor de Mercadona, son las gigantes del sector, que va viento en popa.

En 2015, España fabricaba 99.000 toneladas anuales de frutas y hortalizas preparadas; en 2018, 106.000. Dentro de esto, la única pata que crece es la distribución. Ni los restaurantes ni para la exportación: donde más verduras troceadas y empaquetadas se venden es en los supermercados. Y todas van envueltas en plástico.

¿Cómo es posible que pleno momento de concienciación con los residuos sea un sector tan intensivo en envasado un auténtico éxito? “La categoría de vegetales listos para consumir crece a doble dígito […] gracias al éxito de las nuevas propuestas de fabricantes, que reconocen que escuchan al consumidor para ofrecer las soluciones que demanda, muy enfocadas al concepto ‘conveniencia'”, indica un informe de Alimarket. Además, cita un estudio de AECOC según el cual el 56% de los españoles compra verdura preparada por “falta de tiempo”. El 46% compraría más si hubiera más oferta.

Las empresas han visto ahí un filón para vender alimentación saludable lista para comer. Y están invirtiendo en maquinaria y producto para trocear manzanas, melones, brócoli, pepino, zanahorias o coliflor (categoría ‘snacks). Según este informe, les preocupa el asunto del plástico y buscan nuevos materiales (cartón, reciclables), pero “ante la falta de alternativa”, indican que “el plástico tiene ventajas sustanciales, ya que además de asegurar el contenido del producto, le da visibilidad y permite ver su frescura”.

Al fabricante le funciona y al comprador le gusta, por eso el supermercado está cada vez más lleno de verdura plastificada.

Cala Salitrona plagada de desperdicios y basura / ANSE
Cala Salitrona (Región de Murcia) plagada de desperdicios y basura ANSE

Qué hacen otros y qué dirá la ley

Así como sucedió con las bolsas –un icono, convenimos, la punta del iceberg del problema– las tiendas y fabricantes tienen cada vez más presión social y regulatoria para reducir los plásticos de un solo uso. En 2021 en la Unión Europea se prohibirán determinados productos como los bastoncillos, platos, vasos y cubiertos de plástico. En 2024 los tapones tendrán que ir unidos a la botella y para 2026 los países deberán reportar que han reducido envases.

“El enemigo número uno de quien intenta reducir residuos es el plástico”, apunta Cañavate desde Zero Waste. “Es irónico que un alimento que dura como mucho una semana esté envuelto en algo que tarda tanto en desaparecer”. Su boicot, añade, parece funcionar: se ha hecho viral y al menos en su pequeño negocio de comida preparada (donde solo sirven en tuppers de casa o de vidrio) los clientes lo comentan y dicen que intentarán vivir con menos plástico. “Queremos que la gente busque alternativas, alimentos y otros envoltorios”.

Si después de leer esto tú estás en las mismas, hay información en internet sobre por dónde empezar. Incluso desde la patronal de supermercados descargan cierta responsabilidad en el consumidor. “Todo el esfuerzo que haremos como sector no tendrá nada que ver con que al final los productos acaben en el medioambiente”, concluye su director, Ignacio García. “No se debe a que estén en el mercado, sino a que se les ha dado un destino inadecuado. Para algo están los puntos limpios”.

Mercadona retirará las bolsas de plástico antes de lo previsto.

“Es un ejercicio doble: antes de que lo demandaran lo mirábamos, porque nos preocupa. Pero es que ahora los clientes lo demandan y es normal”, indica Efrén Álvarez, fundador de la empresa española Wetaca, que envía tuppers (envasados al vacío y de plástico) de comida preparada a domicilio. “Es cierto que si sumáramos todos los envases que necesitas para preparar un plato como los que enviamos serían más, pero no es excusa. Nos hemos puesto de plazo el final de verano para encontrar una alternativa”.

En su caso, cuenta, llevan meses intentando sin éxito dar con un envase alternativo que les permita seguir enviando tuppers. Salir del reino del plástico no es tan fácil. “Necesitamos un envase no poroso. Al no usar conservantes, si tiene poros el vacío se va y perdemos la conservación. Hemos probado uno de celulosa, almidón de maíz y almidón de patata, otro 100% de celulosa y otro de pulpa de caña de azúcar. Y en todos entra oxígeno. Nos queda una opción, un bioplástico, pero necesitamos una empresa que quiera fabricarlo. Está siendo una travesía larga. Si no lo conseguimos montaremos un sistema de retorno. Es la última opción”.

La zona costanera de Barcelona, la segona amb més abocaments de plàstics a la Mediterrània

El primer país és Turquia. Cada any, 570.000 tones de plàstic entren en aigües mediterrànies, 3,6 milions de tones ni tan sols són recollides i altres 3 milions tenen una mala gestió. La producció de plàstic és massa barata, mentre que la gestió de les seves deixalles i els costos de contaminació són a càrrec en gran mesura de les societats i de la natura. Tots els països han de revisar tota la seva cadena de producció. És l’única manera en què podem mantenir el plàstic fora de la mar Mediterrània.

https://www.lavanguardia.com/natural/actualidad/20190609/462741728811/plasticos-wwf-contaminacion-andres-de-cozar.html

Las costas de Barcelona son la segunda área con mayor vertido de plásticos en el Mediterráneo (con una acumulación diaria de 26,1 kilos por kilómetro en la franja litoral). Así lo indica un estudio de la oenegé WWF en el que se señalan las nueve áreas que sufren más gravemente este problema.

El ranking está encabezado por el litoral de Cilicia, en el extremo suroriental de Turquía (31,3 kilos). Continua la lectura de La zona costanera de Barcelona, la segona amb més abocaments de plàstics a la Mediterrània

Ull amb el xiclet: la seva lenta degradació pot triplicar-se en el mar.

La seva lenta degradació pot triplicar-se en el fons marí, on la baixa concentració d’oxigen el fa menys biodegradable. La goma base en gairebé tots els casos sol ser una barreja de polímers sintètics del tipus dels elastòmers.

A l’aigua la concentració d’oxigen és menor que en l’aire i segons es baixen metres sota la superfície, tant la llum com l’oxigen redueixen la seva concentració.

https://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-ojo-chicle-lenta-degradacion-triplicarse-mar.html

Ojo con residuos tan resistentes como el prolífico chicle tan adherido al suelo en muchas ciudades, porque su lenta degradación puede triplicarse en el fondo marino, en donde la baja concentración de oxígeno lo hace menos biodegradable, advierten expertos a Efe en vísperas del Día Mundial de los Océanos. Continua la lectura de Ull amb el xiclet: la seva lenta degradació pot triplicar-se en el mar.

La ingesta humana de microplàstics aconseguiria les 120.000 partícules per any

Un adult pot ingerir fins a 120.000 microplàstics a l’any amb el menjar i l’aire. A partir de la quantitat que n’hi ha en diversos aliments i en l’aigua envasada i a partir de la dieta mitjana americana, un estudi calcula quantes micropartícules entren a l’organisme al cap d’un any

Aliments i aire introdueixen al cos humà fins a 121.000 microplàstics a l'any

Molts microplàstics acaben en l’organisme humà

Cada nord-americà adult ingereix en un any entre 74.000 i 121.000 partícules de microplàstics. Es tracta d’un càlcul a la baixa que proporciona un estudi publicat a la revista “Environmental Science & Technology”, que edita la Societat Química Americana (ACS).

Un nou estudi calcula la quantitat de partícules de polímer que ingerim involuntàriament a través de l’alimentació. Aquestes xifres podrien representar tan sols la punta de l’iceberg ja que segueixen faltant dades sobre molts grups d’aliments.

Els microplàstics són minúsculs fragments de polímer inferiors a cinc mil·límetres. Aquesta definició, acordada sota el marc de la National Oceanic and Atmospheric Administration dels Estats Units, inclouria dos tipus de microplàstics: els primaris (aquells que s’alliberen directament d’un producte, com és el cas dels inclosos en productes cosmètics o microfibres de teixit) i els secundaris (que es deriven de la descomposició d’un producte, com passa amb la degradació de les ampolles de plàstic). En tots dos casos, els minúsculs fragments de material són considerats com una font de contaminació per al medi ambient ja que s’acumulen fins a aconseguir grans concentracions en els ecosistemes naturals.

https://www.elperiodico.com/es/ciencia/20190605/estimacion-ingesta-humana-particulas-microplasticos-7489007

Cada año podríamos estar ingiriendo hasta 120.000 partículas de microplásticos. Las trazas de estos minúsculos fragmentos de polímero ya han sido halladas en alimentos como el pescado, el marisco, los azúcares agregados, el alcohol, el agua e incluso en el aire. Ahora, un nuevo estudio publicado en la revista ‘Environmental Science & Technology‘ de la American Chemical Society concluye que, basándose en la alimentación promedio de un ciudadano estadounidense, el consumo inadvertido de estas sustancias está aumentando a la par que el (ab)uso de este material. Continua la lectura de La ingesta humana de microplàstics aconseguiria les 120.000 partícules per any

Fins als nassos del plàstic d’un sol ús

En l’última setmana he vist julivert ficat en una capseta de plàstic, brioixeria embolicada individualment per després anar dins d’una bossa més gran, pomes que es venen com si fossin pilotes de tennis, o tomàquets a la safata i amb film. Així, per molt que una persona vulgui lliurar-se del plàstic a l’hora de comprar, és impossible. No ens ho estan posant gens fàcil.

Recentment, a Nova Zelanda acaba de posar-se en marxa la campanya “Food in the nude” (menjar despullat). Aquest nom provocador fa referència, ni més ni menys, a la necessitat urgent d’alliberar les fruites i verdures de les seves innecessàries safates de plàstic. Els establiments que s’han sumat a la campanya es comprometen a fer que l’envasat de totes les botigues sigui 100% reutilitzable, reciclable o compostable per a l’any 2025.

Fruites i verdures lliures de plàstics

https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/194355/Hasta-gorro-plasticos-desechables

Decenas de ballenas varadas porque están llenas de basura de plástico, un chef que abre un pescado y solo saca tapones del estómago, un lugar en Italia a más de 200 metros de profundidad donde campan a sus anchas los plásticos y otras basuras… La lista de noticias recientes es infinita. Hasta 12 millones de toneladas de plásticos llegan a los océanos cada año, pero si yo quiero ir a comprar sin plásticos a una gran superficie me es completamente imposible. Continua la lectura de Fins als nassos del plàstic d’un sol ús

200 tones de plàstic a 600 m2 de platja: les remotes Illes Cocos alerten sobre la marea d’escombraries que avança pels oceans

En l’actualitat, s’ha documentat la presència de plàstic en tots els nivells de la xarxa alimentària marina, des de les platges més remotes, com les de les Illes Cocos, fins a les fosses oceàniques més profundes.

Victor Vescovo va baixar gairebé 11 km en aquesta fossa, batent el rècord d’immersió més profunda de la història, i va passar quatre hores explorant el fons de la immensa esquerda en el seu submergible. A més de trobar diverses criatures marines, també es va topar amb una bossa de plàstic i altres restes que van ser identificats com embolcalls de caramels. És la tercera vegada que els humans arriben les profunditats extremes de l’oceà, però és la primera vegada que es troben restes d’escombraries d’origen humà.

Un estudi detecta l’acumulació de més de 400 milions de restes a les platges d’un diminut i gairebé deshabitat arxipèlag a 2.000 quilòmetres d’Austràlia

Si no es produeix un canvi significatiu, les deixalles s’acumularan ràpidament a les platges del món.

https://www.eldiario.es/sociedad/plasticos-basura_en_los_oceanos-ciencia_0_899760356.html

Un pequeño y remoto archipiélago formado por 27 diminutas islas situadas a más de 2.000 kilómetros de las costas de Australia se ha convertido en uno de los destinos de la basura que flota en el océano y en un ejemplo de lo que podría suceder en muchas otras costas del planeta. Según un estudio publicado en la revista Scientific Reports, los poco menos de 0,6 kilómetros cuadrados de playas de estas pequeñas y casi deshabitadas islas están cubiertos por más de 400 millones de piezas de desechos de origen humano, incluidos plásticos, espuma, metal y vidrio, con un peso total estimado de 238 toneladas. Continua la lectura de 200 tones de plàstic a 600 m2 de platja: les remotes Illes Cocos alerten sobre la marea d’escombraries que avança pels oceans

Menges respires plàstic: l’amenaça d’una contaminació química silenciosa

Que la contaminació per plàstic suposa un greu problema ambiental i una potencial amenaça per a la salut humana, de manera que són necessàries mesures per intentar reduir l’ús de material plàstic en la societat, és cert.

Que els plàstics estan formats per polímers, normalment derivats del petroli, als quals s’afegeixen diversos compostos químics, que poden constituir més del 50% del pes del plàstic, també és cert.

Que un compost químic és una substància formada per la combinació de dos o més elements diferents de la taula periòdica és cert. Els compostos són representats per una fórmula química. Per exemple, l’aigua (H2O) està constituïda per dos àtoms d’hidrogen i un d’oxigen. Els elements d’un compost no es poden dividir o separar per processos físics (decantació, filtració, destil·lació), sinó només mitjançant processos químics.

Per tant no hem de caure en el parany de considerar que un compost químic pel fet de ser químic és perillós. Nosaltres i el nostre entorn som química perquè estem compostos com tot el que ens envolta per elements químics.

https://www.eldiario.es/sociedad/Comes-respiras-plastico-contaminacion-silenciosa_0_897310500.html Continua la lectura de Menges respires plàstic: l’amenaça d’una contaminació química silenciosa