Arxiu d'etiquetes: massa

Abans del que pensem hi haurà en els oceans més plàstic que peixos

Si parlem en propietat, la massa, és a dir, la quantitat de matèria de plàstic en quilos serà més gran que la quantitat de matèria que suma en quilos tots els peixos del nostre entorn.

Nou milions de tones de plàstic acaben a l’oceà cada any i el 75% acaben en el seu fons, provocant greus conseqüències en els ecosistemes marins.

https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/191771/Antes-pensamos-habra-oceanos-mas-plastico-peces

En 2050 habrá más plástico que peces en los océanos en términos de peso y aproximadamente 12.000 millones de toneladas de basura plástica en vertederos o en el medio ambiente, según ha explicado el consejero delegado de Werner & Mertz, Reinhard Schneider, compañía a la que pertenece la marca de productos de limpieza ecológicos Frosch.

Así lo ha asegurado Schneider durante la presentación este miércoles 30 de enero en Madrid de su iniciativa de plásticos reciclados que, según ha detallado, tiene el objetivo de estimular que el resto de agentes del mercado cree un circuito técnico cerrado que apueste por una mayor sostenibilidad de la gestión de residuos dando valor al plástico. En esta línea, el consejero delegado ha apuntado hacia los circuitos cerrados como “la opción más sostenible” para la gestión del plástico y, sobre todo, para la gestión de residuos, “clave para la mejora medio ambiental”.

Antes de lo que pensamos habrá en los océanos más plástico que peces

Para ello, la compañía de productos de limpieza fabrica botellas 100% reciclables y 100% recicladas para su inclusión en el nuevo ciclo productivo y estableciendo una economía circular. Así, ha expuesto que su propósito es garantizar un circuito cerrado de reciclaje sin presencia de micro-plásticos y que evite el depósito de residuos en el océano. La compañía prevé que en 2025 el 100% de los envases estén hechos a partir de plástico reciclado, no sólo para la marca Frosch sino también para el resto de marcas.

Solo el 9% de plástico se recicla

Un envase de plástico necesita entre 500 y 1.000 años para descomponerse y el 40% del plástico que se fabrica va destinado a embalajes o productos de un solo uso. De esta manera, en los últimos diez años “hemos producido más plástico que en toda la historia de la humanidad, por lo que hay una sobre producción”, según los datos de la compañía alemana. Además de todo ese plástico, sólo un 9% se recicla, mientras que el 12% se quema (generando emisiones de CO2) y el resto inunda nuestro ecosistema.

De hecho, nueve millones de toneladas de plástico acaban en el océano cada año y el 75% terminan en su fondo, provocando graves consecuencias en los ecosistemas marinos. Por otro lado, se estima que actualmente pueda haber cerca de 51 trillones de micro plásticos, partículas de menos de 5 milímetros de plástico que flotan en los océanos, que son ingeridas por todo el tipo de vida marina, pasando automáticamente a formar parte de la cadena alimenticia.

En esta línea, el consejero delegado ha apuntado hacia los circuitos cerrados como “la opción más sostenible” para la gestión del plástico y, sobre todo, para la gestión de residuos, “clave para la mejora medio ambiental”.

PUBLICIDAD

“La solución no pasa por prohibir el plástico, porque si analizamos las alternativas, veremos cómo algunas tienen mayor impacto medioambiental”, han expuesto desde la compañía, que considera “clave” fomentar la implementación de sistemas de retorno de envases y apoyar medidas basadas en la economía circular que apuesten por la reutilización de la materia prima.

Schneider ha concluido subrayando que Frosch está considerado en todos los círculos profesionales como “el único ejemplo real del uso de plástico usado (post-consumo) reciclado posteriormente en nuevas botellas de manera masiva”. “Con nuestra iniciativa de reciclajepodemos probar una y otra vez que el ‘circular economy’ funciona si realmente se desea”, ha concluido.

Por: ECOticias.com / Red / Agencias

Comparte esta noticia!

Einstein tenia raó: tot cau a la mateixa velocitat sigui quin sigui el seu pes

Confirmat el principi que tots els cossos que es trobin en un mateix camp gravitatori tenen la mateixa acceleració.  Einstein tenia raó: tot cau a la mateixa velocitat sigui quin sigui el seu pes. És un principi fonamental de la teoria de la relativitat general d’Einstein.

Què cau més de pressa: un martell o una ploma? La inèrcia de les nostres percepcions fa pensar que el primer. Però en realitat, tots els cossos, per molt diferents que siguin les seves masses, cauen amb la mateixa velocitat.

És el que s’anomena principi d’equivalència i està en els fonaments de la teoria general de la relativitat d’Albert Einstein. S’ha confirmat diverses vegades, però ara s’ha fet utilitzant objectes molt llunyans i complexos: un estel de neutrons i un estel nan blanc.

Aristòtil sostenia que els objectes més pesants cauen a més velocitat. Galileu el va contradir i va llençar des de la torre de Pisa dues bales de canó de mides diferents, que van arribar a terra en el mateix moment. Era l’evidència de l’experiment contra el principi d’autoritat.

La demostració va sortir dels límits de la Terra el 1971, quan l’astronauta David Scott va deixar caure un martell i una ploma a la superfície de la Lluna. L’absència d’atmosfera eliminava el fregament i feia que tots dos caiguessin exactament a la mateixa velocitat. A més, la menor gravetat en el nostre satèl·lit ho feia més visible perquè l’acceleració de la caiguda era menor.

Vídeo de Bruno van Wayenburg.

Experiment rere experiment, el principi d’equivalència s’ha anat confirmant. Però l’última ha estat la més espectacular: un equip amb investigadors d’Austràlia, Canadà, Estats Units i Holanda, encapçalat per Anne Archibald, de la Universitat d’Amsterdam, han utilitzat uns objectes que es troben a més de quatre mil anys llum de la Terra. Descriuen el seu mètode a la revista “Nature”.

La clau és un sistema de tres estels: un estel de neutrons i un estel nan blanc, que orbiten junts al voltant d’un altre estel nan blanc. Dit d’una altra manera, els dos primers es troben sota l’atracció gravitatòria del tercer. Els astrofísics van plantejar que si tots dos no queien cap a l’estel central a la mateixa velocitat, s’observarien petites deformacions en les òrbites.

http://www.lavanguardia.com/ciencia/fisica-espacio/20180704/45651742056/test-teoria-relatividad-einstein-gravedad-principio-equivalencia.html

La teoría de la relatividad general de Albert Einstein se ha sometido a la prueba más rigurosa hasta la fecha y la ha aprobado holgadamente. Una investigación internacional liderada por el Instituto de Astronomía Anton Pannekoek de la Universidad de Amsterdam (Holanda) ha demostrado que el principio de equivalencia, que sostiene que todos los cuerpos en un mismo campo gravitatorio caen con la misma aceleración, se cumple también en las condiciones de fuerte gravedad de un sistema formado por tres cadáveres de estrellas: un púlsar y dos enanas blancas. Los resultados se publican hoy en la revista Nature .

El principio de equivalencia es la base de la teoría de la relatividad general de Einstein, que propone que la gravedad no es una fuerza que actúa sobre cada objeto de forma independiente, sino una deformación del propio tejido del espacio-tiempo.

El test ha utilizado un exótico sistema estelar triple, formado por un púlsar y dos enanas blancas, que son el resultado de la muerte de estrellas

En realidad, el principio de equivalencia se conoce desde hace siglos. Galileo Galilei ya lo puso a prueba tirando esferas de distintas masas desde lo alto de la torre de Pisa, en Italia, según algunas versiones de la historia. Y, ya que todas las esferas se hallaban bajo la influencia del mismo campo gravitatorio, el de la Tierra, todas tardaron el mismo tiempo en llegar al suelo.

En 1971, el principio superó otro test en la Luna, cuando el astronauta David Scott, de la misión Apolo 15, dejó caer a la vez y desde la misma altura un martillo y una pluma de halcón sobre la superficie del satélite. En ausencia de aire, y por lo tanto de fricción, la aceleración de ambos cuerpos dependía exclusivamente de la gravedad lunar. Y, como se esperaba, la pluma y el martillo tocaron a la vez el suelo de la Luna.

El nuevo test del principio de equivalencia ha utilizado el exótico sistema triple ASR J0337+1715, a 4.200 años luz de la Tierra. En su centro habita un púlsar: un tipo de estrella de neutrones –los objetos más densos del Universo– que emite un rayo de ondas de radio mientras rota. El resultado es una especie de faro estelar que ilumina la Tierra periódicamente, con una regularidad matemática. Pero si el púlsar se mueve, por culpa de la influencia gravitatoria de otros astros, la regularidad se altera. Los astrónomos son capaces de medir el movimiento del púlsar y de los cuerpos que rotan con él a través de estas irregularidades.

En torno a este púlsar gira una enana blanca, que es el núcleo que queda tras la muerte de estrellas como el sol. Es ocho veces menos masiva y completa una órbita alrededor del púlsar cada día y medio. El tercer componente del sistema triple es otra enana blanca, con el doble de masa, que gira alrededor del sistema interior en una órbita mucho más amplia, de 327 días.

No conocemos ningún otro como este. Eso lo hace un laboratorio único para poner a prueba las teorías de Einstein”

RYAN LYNCH

Coautor de la investigación

“Es un sistema estelar singular”, declara Ryan Lynch, coautor del estudio e investigador del Observatorio de Green Bank (Estados Unidos), en un comunicado difundido por esta institución. “No conocemos ningún otro como este. Eso lo hace un laboratorio único para poner a prueba las teorías de Einstein”, remarca.

Lo que hace a este sistema idóneo para el test es que el púlsar es tan denso que ejerce una influencia gravitatoria incluso sobre sí mismo. Según teorías alternativas sobre la gravedad, esta clase de objetos no cumplen el principio de equivalencia. En cambio, según la teoría de la relatividad general de Einstein, su comportamiento bajo un campo gravitatorio externo no debe ser distinto que el de cualquier otro cuerpo, desde una pluma a una estrella.

Los astrónomos liderados desde el Instituto de Astronomía Anton Pannekoek han observado el púlsar durante seis años. Así han podido determinar su aceleración y la de su compañera enana blanca, la más interna, respecto a la enana blanca externa. Según la teoría de la relatividad general, ambas aceleraciones debían ser iguales, ya que se encuentran en el mismo campo gravitatorio, el de la enana blanca externa. Otras teorías, por el contrario, predecían que serían diferentes.

En línea con la predicción de la teoría general de la relatividad con el principio de equivalencia, el análisis no ha detectado diferencias en las aceleraciones de ambos cuerpos. “Y si ha una diferencia, es menor de tres partes entre un millón”, afirma Nina Gusinskaia, investigadora de la Universidad de Amsterdam y coautora del artículo, en el comunicado del Observatorio de Green Bank.

Así pues, la relatividad general ha pasado el test más riguroso –diez veces más que el anterior– hasta la fecha, mientras otras teorías alternativas, como algunas versiones de la teoría de cuerdas, han quedado prácticamente descartadas. Einstein, una vez más, tenía razón.

http://www.ccma.cat/324/einstein-novament-confirmat-tot-cau-a-la-mateixa-velocitat-sigui-quin-sigui-el-seu-pes/noticia/2864884/