Arxiu d'etiquetes: macro-granges

L’Espanya buida es rebel·la contra les grans granges porcines a Castella i Lleó

La proliferació de projectes industrials per instal·lar grans granges porcines a les províncies de Palència i Burgos ha posat en peu de guerra a nombrosos municipis, que veuen en aquest tipus de projectes industrials un perill per a l’aigua, la terra, la vida i el futur en el medi rural.

https://www.efeverde.com/noticias/macrogranjas-porcinas-castilla-y-leon-espana-vacia/

Como salga adelante toda esta industria nos vamos a quedar sin un lugar donde poder vivir”, advierte en declaraciones a Efe Pedro Gutiérrez, portavoz de la Plataforma Pisoraca y Comarcas Vivas, creada para paralizar un “mega proyecto” formado por 14 granjas porcinas situadas en un radio de 18 kilómetros en la comarca palentina del Boedo y la Ojeada, con más de 88.000 cabezas de porcino.

Una cuba de purines regresa a la macrogranja de porcino después de arrojar estos residuos orgánicos sobre la tierra. EFE/A. Alvarez

Continua la lectura de L’Espanya buida es rebel·la contra les grans granges porcines a Castella i Lleó

Macro-granges, un model precari i insostenible

Centenars de persones surten al carrer en concentracions o manifestacions contra aquestes instal·lacions, reclamant al Govern Regional que canviï el model i elimini subvencions. Un model de producció totalment insostenible i la repercussió sobre el món rural i altres activitats socioeconòmiques, seria devastador i irreversible.

https://blogs.publico.es/voces-de-la-precariedad/2018/09/06/macrogranjas-modelo-precario-insostenible/

Castilla-La Mancha se está convirtiendo en el paraíso de nuestro país para la industria de cría intensiva de ganado. Las macrogranjas son subvencionadas por el Gobierno Regional como ninguna otra actividad y disfrutan de una normativa permisiva en materia ambiental. Junto a esta política del gobierno de García-Page, se suma el hecho de que otros países europeos como Dinamarca, Holanda, Alemania o Bélgica aplican legislaciones más restrictivas, al igual que algunas comunidades autónomas españolas como Murcia, Aragón o Cataluña. Todo ello, sumado a la gran demanda del mercado chino, están alzando a Castilla-La Mancha como uno de los principales territorios elegidos para la instalación de macrogranjas de ganadería intensiva.Los datos hablan por sí solos: hasta junio de 2016, fecha en la que se aprobaron las ayudas y el sector porcino fue declarado como estratégico en la región, se presentaban como mucho cuatro proyectos de macrogranjas al año; a partir de aquella fecha hasta mediados de 2018 se han presentado casi 100 al año.

Guadalajara, la más despoblada

Guadalajara y Ciudad Real son las provincias con menos proyectos. En el caso de Guadalajara, las primeras iniciativas en la Sierra Norte y Alcarria, recibieron una contundente respuesta social, logrando que no fueran autorizadas las macrogranjas porcinas de Riofrío del Llano, Brihuega y Cincovillas. Pero la población de la comarca de Molina y Alto Tajo no presentó la misma contestación, y en la actualidad cuenta con cinco instalaciones en marcha (Alcoroches, Pobo de Dueñas, Setiles, Poveda de la Sierra y Tordesilos) y 3 proyectos futuros (Luzón, Traíd y Castellar de la Muela). En total, Guadalajara contaría en la actualidad con una capacidad de 15.000 cabezas de ganado porcino, que suponen una producción anual de 37.500 animales. Ello sin contar la capacidad de las granjas de porcino que aún están en fase de estudio, así como las 40.500 de pavos. A esto habría que añadir la gran cantidad de gallinas y pollos que se crían de manera intensiva en las zonas de la Campiña y la Alcarria de Guadalajara.

Impactos sobre el medio ambiente

Ingentes cantidades de agua, que es obtenida de los acuíferos de la zona; el vertido de purines, generando malos olores; proliferación de insectos; contaminación de las aguas por nitratos y nitritos; grandes insumos de antibióticos que acaban en las aguas residuales y la emisión de gases de efecto invernadero y amoníaco, son los principales impactos de las macrogranjas. En un año, cada cerdo consume más de 5.000 litros de agua, genera 2.150 litros de purines, genera 1 kg de amoníaco y casi 2 kg de metano. Continua la lectura de Macro-granges, un model precari i insostenible