Arxiu d'etiquetes: Emergència climàtica

Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

Aquesta notícia suposa l’enèsima crida d’atenció sobre la urgència de mitigar el canvi climàtic, en un entorn en què la sala principal del petroli i altres combustibles fòssils segueix guanyant la batalla. El món sencer, a més, està en poques mans: més de la meitat dels gasos d’efecte hivernacle del planeta els emeten Xina, Estats Units, Índia i Rússia. Si ells no actuen, hi ha poc que els altres puguem fer, i el món seguirà encaminat a un escalfament acumulat de tres graus centígrads, que és el doble del que es considera més o menys segur.

Perdemos el Ártico y, con él, el planeta

China, Estados Unidos, India y Rusia deben actuar para reducir los gases de efecto invernadero y el calentamiento que causa la pérdida del Ártico. Una de las pocas salidas que nos quedan a los mexicanos es actuar en torno al manejo de la basura, aunque México aporta sólo el 1 por ciento de este tipo de gases

El hielo del Ártico registró su segundo peor año desde que empezaron los análisis satelitales de su estado, hace algo más de cuatro décadas. Según el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo, un instituto de investigaciones con sede en la Universidad de Colorado, el 15 de septiembre se registró el punto más bajo del hielo en el Ártico, cuando ocupó una superficie de 3.74 millones de kilómetros cuadrados. Desde entonces empezó a repuntar el área que cubre, pero demasiado tarde y desde un punto demasiado alejado de su cota histórica. Continua la lectura de Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

El boom de les bicicletes farà que el sector millori les xifres de 2019

L’alta demanda, però, no ha provocat un encariment el preu de les bicicletes, sinó tot el contrari, això és bo. Segons la AMBE, les botigues i grans superfícies han experimentat en els mesos més recents un increment de la demanda d’el 400% respecte a el període previ al confinament.

https://www.publico.es/sociedad/movilidad-boom-bicicletas-hara-sector-mejore-cifras-2019.html

El boom que está viviendo la demanda de bicicletas en España durante los últimos meses, tras el fin del estado de alarma, hará que previsiblemente el sector se convierta en uno de los pocos de la economía española que cierre 2020 en positivo e incluso crezca más de lo que creció en 2019. Continua la lectura de El boom de les bicicletes farà que el sector millori les xifres de 2019

De la distopia a la utopia: com sortejar el catastrofisme climàtic

El desglaç aconsegueix un punt de no retorn, el foc pren Sibèria i els temporals se succeeixen amb més freqüència i intensitat. Davant d’això, la joventut pel clima i el moviment ecologista tracten de construir un futur encoratjador.

Són els joves els que tracten recollir el testimoni per imaginar nous futurs i construir una narrativa que aconsegueixi sortejar el catastrofisme en pro de noves utopies.

https://www.publico.es/sociedad/crisis-climatica-distopia-utopia-sortear-catastrofismo-climatico.html

“Hay que dejar el pesimismo para tiempos mejores”, decía Eduardo Galeano. Su frase toma fuerza en un momento en el que la crisis climática amenaza a la vida en todas sus formas. El Ártico se deshiela, la tundra de Siberia y la Amazonia arden en llamas, los huracanes azotan con insistencia la costa antillana y las cosechas de resecan ante un sol que se vuelve cada vez más intenso. Quizá por ello, el movimiento ecologista se aferra a la premisa planteada por el escritor uruguayo para así tratar de sortear la distopía anunciada por la ciencia y dar paso a un horizonte utópico. Un año después de la gran huelga climática en la que miles de jóvenes tomaron las calles, la situación parece halagüeña. Con una pandemia de por medio, consecuencia de la degradación ambiental provocada por el ser humano, el activismo aspira a seguir en la vía de la protesta, pero también a plantear un futuro alejado del miedo y apoyado en el optimismo.

“Pretendemos una sociedad mucho más sostenible, más respetuosa con los límites de la tierra y que tenga en cuenta el patrimonio natural”

Así lo entiende Pere Joan, portavoz del movimiento Juventud por el Clima, que reflexiona sobre la necesidad de, no sólo reclamar y protestar, sino imaginar el futuro. “Pretendemos una sociedad mucho más sostenible, más respetuosa con los límites de la tierra y que tenga en cuenta el patrimonio natural. Se trata de vivir en equilibrio”, argumenta. El mero hecho de plantear una utopía –yendo, incluso, en contra de los pronósticos de la ciencia, que auguran un final de siglo XXI marcado por cierto caos ecososcial– supone ya un reto. Sin embargo, el joven va más allá y propone cambios concretos, estilos de vida diferentes requeridos por la coyuntura climática actual: “Por ejemplo, creemos que sería bueno alcanzar un ámbito laboral diferente, marcado por jornadas más reducidas y adaptado a las personas”. Sin rehuir, este activista mallorquín se encamina a enumerar propuestas difíciles que van desde ciudades sin coches hasta un modelo agroalimentario de proximidad que reduzca la huella ecológica de la bolsa de la compra.

Este ejercicio propositivo parecía perdido, al igual que la idea de progreso. Andreu Escrivà, divulgador ambiental y autor del libro Y Ahora yo qué hago (Capitán Swing), achaca la visión distópica del futuro, no sólo a la crisis climática y las consecuencias reales que tendrá para la vida de las nuevas generaciones, sino también al triunfo de la revolución conservadora durante la década de los ochenta del siglo XX. “Con la llegada del tándem Reagan Thatcher se cambia por completo la idea de progreso, que deja de ser una construcción social para ser algo individual. Esto ha estado presente durante décadas, pero ahora se demuestra que esa visión, esa forma de actuar desde el yo en busca de la riqueza material no ha funcionado“, opina.

“Por primera vez, hay una generación que no tiene una noción de futuro en la que se vean mejor que sus padres“, agrega, para señalar cómo la crisis climática deja de ser un problema a futuro para ser algo con consecuencias en el propio presente: “Los jóvenes han percibido que van a vivir todo lo que dice la ciencia. Esto es algo nuevo, porque los que tenemos cierta edad sabíamos que, pese a todo, íbamos a poder vivir en unas condiciones más o menos buenas. Pero, los chavales de 15 y 16 años vivirán en 2100 y eso les hace ver que lo que para muchos era una distopía, para ellos va a ser una forma de vida“. Sin embargo, para Escrivà, la juventud todavía está en una fase intermedia dominada, en cierta medida, por una acción basada en la rabia.

Proponer una senda diferente a la recorrida durante décadas es un reto. En primer lugar porque el activismo actual debe sacudirse, antes de imaginar y proponer un futuro alternativo, la losa de la historia. “Nos encontramos en una sociedad donde la idea de progreso ha estado vinculada desde la posguerra a un desarrollo de la sociedad de consumo, entendida como tener más, mejor y a un precio cada vez más bajo. Esa noción de que el tiempo nos permitirá mejorar, sin embargo, está siendo cada vez más cuestionada. En primer lugar, porque no se cumple y, en segundo lugar, porque la crisis ecológica nos plantea que no existe un horizonte posible para una sociedad que produce a este ritmo”, explica Jordi Mir García, doctor en Humanidades y experto en filosofía política. “Hoy, debido a la crisis climática, y sobre todo tras la pandemia, el ideal de progreso empieza a pasar por tener un sistema sanitario y educativo capaz de satisfacer nuestras necesidades como sociedad”.

“Es el momento de preguntarnos cómo queremos vivir dentro treinta años”

Con los jóvenes y el movimiento ecologista en las calles, Escrivá plantea la necesidad de hablar del futuro sin miedo. Sin temor al rechazo y a la ridiculización del argumento utópico. “¿Por qué resulta dan radical plantear, por ejemplo, una jornada laboral de cuatro días o una renta básica universal? Estamos ante un momento en el que nos asusta pensar en el futuro, porque evidentemente es muy negro, pero es el momento de preguntarnos cómo queremos vivir dentro treinta años”, comenta.

El reto de sortear el catastrofismo –que inmoviliza a buena parte de la sociedad– pasa por imaginar, pero también por movilizarse y abrazar lo común. Esto, a juicio de Mir es algo necesario en un escenario como el actual, donde el abismo ecosocial está cada vez más cerca. “El optimismo es fundamental, pero no un optimismo infundado e iluso, sino el optimismo de quien sabe que las cosas están muy mal. Dentro del debate sobre si hemos alcanzado o no el punto de no retorno, más allá de que pensemos que hay que trabajar, bien para gestionar el colapso, bien para revertirlo, es importante que se trate de construir algo desde el optimismo“, plantea.

Esta actitud del optimismo como combustible del activismo ecosocial es una de las premisas de la antropóloga Yayo Herrero, que en una entrevista con Público defendía que, en los peores momentos de la historia siempre ha habido motivos para seguir trabajando por un futuro alternativo, por muy utópico que parezca. “Durante siglos ha habido pueblos que han tenido que enfrentarse a crisis muy complejas y las personas han sabido organizarse y vivir de una forma más colectiva. La gente, al final, se seguía enamorando, seguía escribiendo poesía y seguía cuidando de la vida… Donde se viven los malestares y los bienestares es en la vida cotidiana y creo que esta crisis [climática] puede sorprendernos más por la aparición de valores que nos lleven al apoyo mutuo que por la aparición de valores que nos lleven a matar a nuestros propios vecinos. No sé si es optimismo o no, pero la tarea de crear esos valores y nuevas conciencias es hermosa“, manifestaba la experta ecofeminista.

“El activismo, como todo en la vida, va ligado al aprendizaje, porque no vale de nada gritar en la calle sin articular un proyecto”

Esta idea de apoyo social es algo que tratan de reivindicar desde Juventud por el Clima. Pere Joan, defiende, precisamente como los lazos vecinales que han nacido durante la crisis de la covid, la búsqueda de un equilibrio social y económico ha servido para que los activistas maduren sus aspiraciones para edulcorar la protesta climática con ciertas ambiciones sociales, como es la simple defensa de una vida digna. Esto se debe, en definitiva, a que un año después de que el colectivo de Fridays For Future naciera ha aprendido, algo necesario en cualquier movimiento social, tal y como explica Mir García: “Cuando hablamos de movilización, pensamos que basta con salir a la calle a protestar o poner tuits y mensajes en las redes sociales. Pero el activismo, como todo en la vida, va ligado al aprendizaje, porque no vale de nada gritar en la calle sin articular un proyecto”.

El movimiento ecologista ha conseguido ya que nadie considere cómo algo utópico o revolucionario reivindicar el objetivo de la sostenibilidad. Ni si quiera las empresas más contaminantes se atreven a hacerlo. Ahora, un año después de haber tomado las calles, son los jóvenes quienes tratan recoger el testigo para imaginar nuevos futuros y construir una narrativa que consiga sortear el catastrofismo en pro de nuevas utopías.

Els joves reactiven la pressió sobre els governs per lluitar contra la crisi climàtica, eclipsada per la pandèmia

Les proves de l’alteració del clima segueixen acumulant durant la pandèmia de COVID-19: una trentena de manifestacions a Espanya s’uneixen a la campanya mundial per rellançar l’alerta sobre l’escalfament de la Terra. Les protestes climàtiques tornen aquest divendres a 20 ciutats espanyoles. Després de nou mesos marcats per la covid-19, el moviment internacional Fridays For Future ha convocat mobilitzacions a 57 ciutats de 24 països d’arreu del món.
En més de 20 ciutats a Espanya es desenvoluparan mobilitzacions el divendres 25 de setembre amb motiu del Dia Global d’Acció pel Clima convocat internacionalment.

https://www.eldiario.es/sociedad/jovenes-reactivan-presion-gobiernos-luchar-crisis-climatica-eclipsada-pandemia_1_6244174.html Continua la lectura de Els joves reactiven la pressió sobre els governs per lluitar contra la crisi climàtica, eclipsada per la pandèmia

El casquet polar àrtic aconsegueix el seu segon nivell més baix

Amb l’escalfament global, cada estiu es fon una porció més gran que no arriba a recompondre a l’hivern, reduint cada vegada més la seva extensió.

https://www.publico.es/internacional/cambio-climatico-casquete-polar-artico-alcanza-segundo-nivel.html Continua la lectura de El casquet polar àrtic aconsegueix el seu segon nivell més baix

De Ponent al rebost: l’amarg viatge dels nostres préssecs

Gràcies a l’esforç i sacrifici de moltes persones, la majoria immigrants, un préssec pot arribar del camp a casa nostra en poques hores. Enguany, a causa dels rebrots continuats al Segrià, s’han fet evidents les males condicions en què es recull aquesta fruita dolça. Seguim el trajecte d’un préssec des dels camps de Lleida al consumidor final, un camí basat en l’explotació laboral
https://www.ara.cat/suplements/diumenge/ponent-rebost-viatge-nostres-pressecs_0_2530546940.html?utm_campaign=echobox&utm_medium=social&utm_source=Twitter#Echobox=1600587283

El sol, que ja cau aplomat, fa brillar uns flocs ataronjats i voluptuosos entre el fullam. L’Abdulai allarga el braç dret i en treu un préssec i així un altre i un altre. És de Mali però viu al Segrià des que fa 13 anys va aconseguir que Josep Cabré, un pagès d’Alpicat, li fes els papers. Ara treballa tot l’any amb ell i li ha portat altres treballadors, com el Kevian, que unes fileres d’arbres més enrere, s’enfila sobre una plataforma per collir els préssecs que no s’han pogut collir a peu pla. El Kevian porta nou anys fent la temporada al mateix camp. D’aquí marxa a Jaén i després a Huelva, en un circuit estable. Cabré té tres treballadors tot l’any i de juny a setembre vuit per collir la fruita dolça. Avui són préssecs però també té pomes i peres. De tots vuit només un no és africà, l’encarregat. Continua la lectura de De Ponent al rebost: l’amarg viatge dels nostres préssecs

La tardor serà seca després del sisè estiu consecutiu més calorós

“En l’últim decenni s’han registrat 23 onades de calor, enfront de les 11 o 12 que es van produir en cadascuna de les tres dècades anteriors, de manera que pràcticament s’ha duplicat el seu nombre”, indica el portaveu de l’Aemet.

https://www.publico.es/sociedad/crisis-climatica-otono-sera-seco-sexto-verano-consecutivo-caluroso-normal.html

El otoño, que comenzará el próximo 22 de septiembre a las 15:31 hora peninsular, se prevé “cálido y seco” en toda España, después de un verano muy caluroso, el sexto consecutivo con temperaturas por encima de los valores normales.

El escenario más probable es que “llueva menos de lo normal” y que la temperatura para los próximos tres meses, esté, al menos, 0,6 grados por encima de lo habitual en toda la península y en las Isla Baleares.

Durante la rueda de prensa para presentar la predicción estacional del otoño, el análisis climático del verano y los datos del año hidrológico, el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén Del Campo ha explicado que, a priori, podría ser algo más caluroso en puntos del Sistema Central, área noroccidental, puntos de la Ibérica y Sierras de Cazorla y Segura. “En dichas zonas los valores podrían acercarse incluso a 1 grado por encima de la media”. Continua la lectura de La tardor serà seca després del sisè estiu consecutiu més calorós

Per primera vegada neix un cicló subtropical davant la costa de Portugal

Un cop s’han acabat els noms de la llista del huracans a l’Atlàntic, la primera lletra de l’alfabet grec que s’utilitzarà aquesta temporada serà per anomenar una tempesta subtropicall’Alpha, que ha nascut la tarda de divendres davant la costa de Portugal.

Segons el pronòstic del Centre Nacional d’Huracans dels EUA, la tempestra subtropical anirà des de Lisboa cap al Cantàbric al llarg del matí de dissabte, amb vent de 80 km/h i pluja abundant.

Aquest divendres ja s’han vist fenòmens de temps violent, com el tornado que hi ha hagut a Setúbal.

Continua la lectura de Per primera vegada neix un cicló subtropical davant la costa de Portugal

Desglaç, megaincendios a Sibèria i temperatures de rècord: les conseqüències de la crisi climàtica ja són aquí

Hem de ser conscients tots que les repercussions de la crisi climàtica van més enllà de la calor i van encaminades a fer del planeta un lloc incòmode, on les inundacions, les pluges torrencials i els incendis són cada vegada més comuns.

L’estiu de 2020 ha estat marcat per la pandèmia, però també pel desglaç de les glaceres de Groenlàndia, que han arribat al punt de no retorn, i pels incendis forestals a la regió àrtica.

https://www.publico.es/sociedad/cambio-climatico-deshielo-megaincendios-siberia-temperaturas-record-consecuencias-crisis-climatica.html

Los síntomas son cada vez más evidentes. Estamos perdiendo la Tierra. Las consecuencias del calentamiento del planeta se tornan irrebatibles. Las advertencias científicas del pasado se consolidan con los hechos del presente, los ecosistemas se retuercen y la inacción aleja a la humanidad de un escenario optimista. Este verano que se cierra pasará a la historia por la trágica pandemia, pero también por el calor global, el deshielo, los incendios y los huracanes. Y es que los meses de julio y agosto de 2020 han arrojado demasiadas certezas sobre la crisis climática. Continua la lectura de Desglaç, megaincendios a Sibèria i temperatures de rècord: les conseqüències de la crisi climàtica ja són aquí

L’hemisferi nord pateix l’estiu més calorós des que hi ha registres

Va tenir el seu agost més calorós registrat amb una diferència de temperatura de la mitjana de 1,19 graus Celsius, superant el rècord anterior establert l’agost de 2016.

https://www.publico.es/sociedad/crisis-climatica-hemisferio-norte-pasado-verano-caluroso-hay-registros.html

La temporada de junio a agosto de 2020 fue el verano meteorológico más caluroso registrado en el hemisferio norte, superando tanto a 2019 como a 2016, que estaban empatados como los más calurosos.

Este período, que también marca el invierno del hemisferio sur, fue el tercero más cálido de la Tierra en el regsitro de 141 años, con 0,92 grados Celsius por encima del promedio del siglo XX, según los científicos de la NOAA, la agencia meteorológica y del clima estadounidense. Continua la lectura de L’hemisferi nord pateix l’estiu més calorós des que hi ha registres