Arxiu d'etiquetes: Emergència climàtica

Els Monegros lluiten contra molins de vent: resistència social a la instal·lació de 19 parcs eòlics

El projecte contempla la instal·lació de fins a 171 generadors en aquesta comarca aragonesa, que poden comportar canvis profunds en el paisatge, l’organització i la forma de vida de centenars de persones.

https://www.eldiario.es/aragon/sociedad/monegros-luchan-molinos-viento-resistencia-social-instalacion-19-parques-eolicos_1_8536577.html

Un mar de molinos de viento para cubrir el terreno casi desértico de los Monegros. Ese es el proyecto que contempla la instalación de 19 parques eólicos con hasta 171 generadores en esta comarca aragonesa, que puede acarrear cambios profundos en el paisaje, la organización y la forma de vida de cientos de personas, según han denunciado en las últimas semanas diferentes agentes sociales: partidos políticos, plataformas ciudadanas e incluso regantes. Se denuncia la falta de “transparencia” en la información pública por parte de sus impulsores, que “no han tenido en cuenta” la voz de los monegrinos. Continua la lectura de Els Monegros lluiten contra molins de vent: resistència social a la instal·lació de 19 parcs eòlics

Cada cop més desplaçats pel canvi climàtic

La xifra de persones desplaçades, principalment pels conflictes, la violència i el canvi climàtic, segueix en ascens al món i supera els 84 milions, va indicar dijous 11 el report semestral de l’Agència de les Nacions Unides per als Refugiats (Acnur) .

Cada vez más desplazados por el cambio climático

GINEBRA –

La comunidad internacional “no ha logrado prevenir la violencia, las persecuciones ni las violaciones a los derechos humanos, que aún obligan a las personas a abandonar sus hogares”, señaló el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

“Además, los efectos del cambio climático están agravando las vulnerabilidades existentes en muchas áreas que han dado acogida a personas desplazadas por la fuerza”, agregó Grandi.

El desplazamiento forzado se mantiene al alza en 2021: sumaban 82,4 millones de personas al final de 2020 y ya en junio de este año pasaban de 84 millones quienes huyen de la violencia, la inseguridad y los efectos del cambio climático.

El informe, sobre el período de enero a junio de 2021, indica que el incremento se debe, en gran medida, al desplazamiento interno, dado que cada vez son más las personas que huyen de conflictos activos en el mundo, sobre todo en África.

Son casi 51 millones las personas desplazadas dentro de sus propios países, y gran parte del desplazamiento interno se dio en África: 1,3 millones de personas en la República Democrática del Congo y 1,2 millones en Etiopía.

Fuera de ese informe, las agencias de la ONU dan cuenta de que este noviembre siguen los desplazamientos provocados por conflictos armados en el norte de Etiopía y en el este de la República Democrática del Congo, donde hasta 8000 personas en un solo día debieron cruzar la frontera buscando refugio en la vecina Uganda.

También este noviembre se ha agudizado el drama de los miles de migrantes, muchos de origen sirio, afgano e iraquí, que cruzan o tratan de cruzar la frontera entre Bielorrusia y Polonia, en un marco de fuerte tensión política entre Minsk y el conjunto de la Unión Europea.

“Los países y las comunidades con menos recursos llevan a cuestas la carga más pesada en la protección y el cuidado de las personas desplazadas por la fuerza; por tanto, requieren más apoyo del resto de la comunidad internacional” (Filippo Grandi)

Al respecto, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, dijo que “me horroriza que un gran número de migrantes y refugiados continúen siendo dejados en una situación desesperada con temperaturas casi gélidas en la frontera entre Bielorrusia y Polonia”.

“Insto a los Estados involucrados a que tomen medidas inmediatas para reducir y resolver esta situación intolerable de acuerdo con sus obligaciones en virtud del derecho internacional de los derechos humanos y el derecho de los refugiados”, agregó Bachelet.

El reporte de Acnur igualmente destaca que la violencia en Myanmar y Afganistán obligó a que muchas personas abandonaran sus hogares entre enero y junio de 2021.

El número de personas refugiadas también se mantuvo al alza durante la primera mitad de 2021, y la cifra llegó casi a 21 millones. La mayor parte de nuevos refugiados provino de cinco países: República Centroafricana (71 800), Sudán del Sur (61 700), Siria (38 800), Afganistán (25 200) y Nigeria (20 300).

La mortífera combinación entre conflicto, pandemia, pobreza, inseguridad alimentaria y emergencia climática ha agravado la situación en la que se encuentran las personas desplazadas, la mayoría de las cuales han sido acogidas por regiones en vías de desarrollo.

En el informe también se recoge que las restricciones fronterizas derivadas de la covid-19 siguen limitando el acceso de solicitantes de asilo en distintos puntos.

Aún escasean las soluciones para las poblaciones desplazadas por la fuerza. De hecho, menos de un millón de personas desplazadas internas y 126 700 personas refugiadas fueron las que lograron volver a casa en la primera mitad de 2021.

Grandi dijo que “la comunidad internacional debe redoblar los esfuerzos de construcción de paz y, al mismo tiempo, debe garantizar que existan recursos suficientes para las comunidades desplazadas y de acogida”.

“Los países y las comunidades con menos recursos llevan a cuestas la carga más pesada en la protección y el cuidado de las personas desplazadas por la fuerza; por tanto, requieren más apoyo del resto de la comunidad internacional”, añadió Grandi.

A-E/HM

Fuente: https://ipsnoticias.net/2021/11/los-desplazados-son-mas-por-la-violencia-y-el-cambio-climatico/

Les característiques de l’autoconsum i els seus efectes

Quan parlem d’autoconsum ens referim a un esquema de generació basat en la producció elèctrica al mateix punt de consum, o en un punt molt proper.

https://www.ecointeligencia.com/2021/11/caracteristicas-autoconsumo/ Continua la lectura de Les característiques de l’autoconsum i els seus efectes

Ahir, incendis; avui, inundacions: Canadà evidencia en quatre mesos la duresa de la crisi climàtica

Els efectes de l’escalfament accelerat del planeta es deixen veure a la Colúmbia Britànica, regió del país nord-americà que ha estat assotada en poc temps per la pitjor onada de calor de la seva història i unes pluges torrencials sense precedents.

https://www.publico.es/sociedad/ayer-incendios-hoy-inundaciones-canada-evidencia-cuatro-meses-dureza-crisis-climatica.html

Hace unos meses había fuego. Hoy todo es agua. Los tejados de las casas, asomando a la superficie inundada tras 48 horas de lluvias extremas, borran el recuerdo de los incendios que hace poco más de cuatro meses destruían buena parte de la Columbia Británica, región más occidental de Canadá, ubicada en la costa oeste del mapa. En los últimos días, un temporal de lluvias intensas ha desbordado las capacidades de actuación de los servicios de emergencia, como ya ocurrió en julio de 2021, cuando esta misma zona registraba las temperaturas más altas de la historia en esa latitud –49,7ºC– que daban paso a una oleada de incendios sin precedentes. Continua la lectura de Ahir, incendis; avui, inundacions: Canadà evidencia en quatre mesos la duresa de la crisi climàtica

El gel de l’Antàrtida va desaparèixer en només una dècada fa 20.000 anys

Un nou estudi realitzat a la Universitat de Bonn, a Alemanya, proporciona informació crítica sobre la pèrdua de massa de gel ocorreguda en el passat a l’Antàrtida: després de l’escalfament natural que va seguir a la darrera Edat de Gel, fa uns 20.000 anys, hi va haver períodes repetits en què masses d’icebergs es van desprendre de l’Antàrtida cap a l’Oceà Austral.

https://www.elperiodico.com/es/tendencias21/20211120/hielo-antartida-desaparecio-decada-20-12877784 Continua la lectura de El gel de l’Antàrtida va desaparèixer en només una dècada fa 20.000 anys

El canvi climàtic aguditza les desigualtats socials

Entrevista al catedràtic de Geografia Física Javier Martín-Vide, que també coordina el Grup d’Experts en Canvi Climàtic de Catalunya, per analitzar els resultats d’una COP26 en què hi ha hagut millores, però que són insuficients. Defensa la necessitat de canviar de model econòmic per pal·liar els efectes de l’emergència climàtica i explica els impactes que té a Catalunya.

https://www.publico.es/sociedad/entrevista-javier-martin-vide-cambio-climatico-agudiza-desigualdades-sociales.html

La COP26, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada recientemente en Glasgow (Escocia), no ha sido un fracaso rotundo, pero lo acordado no es suficiente para evitar que la temperatura global haya aumentado más de 1,5 grados a finales de siglo respecto a la era preindustrial. Para alcanzar este objetivo, la clave sería dejar atrás un modelo económico “basado en un crecimiento continuo, cuando esto es físicamente imposible en un planeta con recursos finitos”. Esta es la valoración de Javier Martín-Vide, catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona, coordinador del Grupo de Investigación de Climatología del mismo centro y a la vez coordinador del Grupo de Expertos en Cambio Climático de Catalunya. Continua la lectura de El canvi climàtic aguditza les desigualtats socials

L’economia espanyola entre les més vulnerables al canvi climàtic

Perdria el 10% del PIB el 2050 amb un augment sever de la temperatura. Turisme i agricultura, dues de les àrees més castigades

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2021/11/12/economia/1636736144_856933.html

El cambio climático representa una de las mayores amenazas a largo plazo para la economía mundial. Y es que, si no se toman medidas para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, la temperatura global podría aumentar más de tres grados y el PIB global se contraería un 18% en los próximos 30 años, según el índice de Swiss Re Institute, que sitúa a España en el puesto 12 entre los países con mejor resiliencia. Continua la lectura de L’economia espanyola entre les més vulnerables al canvi climàtic

L’acord final de la COP26, una edició més, no convenç ningú

Els acords finals de Glasgow no convencen les organitzacions socials ni molts països.

https://www.eldiario.es/comunitat-valenciana/medio_ambiente/observatorio-ciudadano-agua-completamente-paralizado-tres-anos-despues-constitucion_1_8478378.html

Tras dos semanas de negociaciones en la ciudad escocesa de Glasgow, los países allí reunidos han acabado firmando un documento que ha sido fuertemente criticado por las organizaciones ecologistas y por muchos Estados que han aceptado rubricar el texto en aras de avanzar y poder seguir trabajando de manera conjunta contra el calentamiento global.

“Para países como el mío, que deberán transformar el entorno físico en los próximos años para sobrevivir a los embates del cambio climático, este acuerdo es un paso extremadamente crítico que no nos podemos permitir perder”, ha declarado el representante en la cumbre de las Islas Marshall.

Según consideran desde Ecologistas en Acción, el acuerdo estanca la lucha climática y no da respuesta a las consecuencias del calentamiento global que ya están sufriendo millones de personas en todo el planeta.  “Se trata de un acuerdo vacío que cualquiera firmaría. Dice que hay que luchar contra la emergencia climática pero no concreta ni cuándo ni cómo se va a hacer ni, sobre todo, con qué financiación”, lamenta desde Glasgow Irene Rubiera, portavoz de Ecologistas en Acción, con quien coincide el coordinador de clima y energía en la misma organización, Javier Andaluz, que señala que “la falta de compromisos claros de los países del Norte global sobre la financiación así como sobre la transferencia de tecnologías y capacidades entre países, deja en grave riesgo a millones de personas en el planeta que ya se ven afectadas por el cambio climático”. Continua la lectura de L’acord final de la COP26, una edició més, no convenç ningú

La COP26 fracassa en l’ajuda als països vulnerables i segella un acord “imperfet” sobre els combustibles fòssils

Els països tanquen un acord després que la cimera del clima s’allargués en una pròrroga de més de 24 hores.
La COP26, però, ha fracassat en termes de justícia climàtica.

Se hizo de rogar, pero llegó. Después de dos semanas de negociaciones técnicas y políticas las cerca de doscientas delegaciones presentes en Glasgow han sellado un acuerdo de mínimos para poder clausurar la Cumbre del Clima (COP26). Tras más de un día de prórroga, con un borrador de acuerdo de por medio, las Partes han conseguido un compromiso descafeinado para mantener la mención a los combustibles fósiles, incluyendo algunas de las presiones de países como Arabía Saudí, Australia, India o Venezuela, con economías muy vinculadas a la explotación de petróleo o carbón. “Hemos visto una gran cantidad de consensos, por imperfectos que sean”, manifestaba el presidente de la COP, Alok Sharma, al término de uno de los últimos plenarios del día.

La COP26, sin embargo, ha fracasado en términos de justicia climática. Los países más empobrecidos, aquellos que padecen más las consecuencias del calentamiento acelerado del planeta, no han recibido el apoyo reclamado a las naciones poderosas para poner en marcha los mecanismos financieros con los que sufragar pérdidas y dalos por sequías, olas de calor o inundaciones extremas. La Unión Europea y los Estados Unidos han obstruido la creación de un fondo para que los países puedan recurrir a la hora de tener que afrontar las pérdidas por los efectos de la emergencia climática. El jefe de la delegación boliviana hizo una referencia al respecto en su última intervención, definiendo la dinámica de la cumbre como “países desarrollados tratando de crear nuevas reglas de un juego al que sólo ellos tienen recursos para jugar”.

Los países enriquecidos tampoco han avanzado en la aportación de dinero al Fondo Verde de Adaptación para que los países en desarrollo pudieran transformar sus economías a la coyuntura de crisis climática. Deberían haber destinado 100.000 millones de dólares en 2020, pero no lo hicieron entonces y tampoco ahora. El resultado final de esta COP26 es que se insta a las regiones desarrolladas a duplicar de aquí a 2025 las cifras destinadas a las ayudas para adaptación.

“Las necesidades de las personas vulnerables han sido sacrificadas en el altar del egoísmo del mundo rico”

Tanto esto como las creación de un mecanismo de pérdidas y daños eran líneas rojas de los países africanos o de los pequeños Estados insulares, amenazados con desaparecer por la subida del nivel del mar. En la actualidad, los países africanos destinan una media de un 10% de su PIB en adaptación contra la crisis climática. Pese a todo, la diferencia entre lo que gastan y lo que realmente necesitan es de hasta el 80%, según un informe reciente recogido por The Guardian. Todo ello contrasta con el hecho de que este continente representa el 4% de las emisiones históricas de gases de efecto invernadero, mientras que EEUU representa el 25% del total, la UE el 22% y China el 13%.

Mohamed Adow, director de Energía y Clima del Think Thank Power Shift África, ha valorado el acuerdo final con palabras contundentes que reflejan el descontento del Sur Global con texto final de Glasgow: “Las necesidades de las personas vulnerables del planeta han sido sacrificadas en el altar del egoísmo del mundo rico. El resultado es el reflejo de una COP celebrada en el mundo rico y contiene las prioridades del mundo rico”.

Combustibles fósiles

El Pacto Climático de Glasgow tiene una mención histórica a los combustibles fósiles. Las grandes potencias gasistas, petroleras y carboneras han realizado una presión única para descafeinar la ambición de esta parte del texto. Y, en parte, lo han conseguido. El miércoles se publicaba un borrador sin precedentes –ni siquiera el Acuerdo de París conseguía tal contundencia– y se pedía a los países que eliminaran de manera gradual todas las inversiones a combustibles fósiles y carbón, para fomentar el despliegue de las renovables. El resultado final ha difuminado esta parte al incluir en el texto que se eliminarán las ayudas financieras que sean “ineficientes”. Una palabra lo suficientemente ambigua para que las delegaciones más contaminantes puedan seguir apoyando sus intereses en las explotaciones de nuevos y viejos yacimientos.

India ha tratado de rebajar la fuerza del texto hasta el final y ha conseguido una concesión que deja una sensación amarga, al suavizar parte del vocabulario utilizado. De esta forma, el compromiso de Glasgow no hará referencia a “eliminar gradualmente”, sino a “reducir gradualmente” las inversiones “ineficientes” en carbón, gas y petróleo. Pese a todo, esta es la primera vez desde que se firmó el Protocolo de Kioto en 1997 que los países hacen referencia en un texto de alto nivel a los combustibles fósiles, cuya quema es la principal causa del calentamiento acelerado del planeta.

Mayores recortes de emisiones

En el lado positivo, las Partes reconocen en el acuerdo que no están haciendo lo suficiente para mitigar las peores consecuencias de la crisis climática. Con los planes de descarbonización y de reducción de emisiones actuales el termómetro del planeta subirá 2,7ºC a finales de década. Por ello, los países han aprobado revisar sus NDC –Contribuciones Determinadas Nacionales–, que son las hojas de ruta de cada país para reducir sus emisiones de CO2. Deberán recortarlas un 45% respecto a los niveles de 2010 para el año 2030 si quieren mantener la subida del termómetro global por debajo del grado y medio.

Durante el desarrollo de la COP26 TheWashington Post publicó una importante investigación que ponía en entredicho que las mediciones de gases de efecto invernadero realizadas por los países y entregadas a la ONU se correspondan con las que emisiones reales. Según el artículo, las 197 partes adheridas al Acuerdo de París emiten cada año entre 8.000 y 13.000 toneladas de CO2 más de lo que declaran.

Con todo ello, los países revisarán sus planes de reducción de emisión con la intención de elevar la ambición climática. El texto del acuerdo establece que en 2022 todas las partes deberán haber presentado nuevas hojas de ruta. Además, en 2025 los Gobiernos deberán revisar si los NDC presentados están sirviendo para mantener la subida global de temperaturas por debajo del umbral de 1,5ºC determinado por los científicos del IPCC.

“Los planes de reducción de emisiones deberían haber llegado completados a Glasgow. Por un lado, el acuerdo tiene una cara buena, porque los países tienen que reflexionar sobre la necesidad de incrementar la ambición. Pero, por otro lado, supone una patada hacia adelante estableciendo un nuevo plazo”, ha opinado Juan López de Uralde, presidente de la Comisión para la Transición Ecológica del Congreso y coordinador federal de Alianza Verde.

Se aprueba el ‘Artículo 6’ tras cinco años de debates

El desarrollo del Artículo 6 del Acuerdo de París ha llegado a su fin, después de cinco años de debates intensos por parte de los países. Este punto tiene que ver con la creación de un mercado global de carbono con el que los Estados y empresas autorizadas puedan invertir en reducciones de emisiones en otras partes del planeta. El principal escollo era la doble contabilidad –que tanto el país inversor como el receptor se apuntaran como propias las reducciones CO2– y en Glasgow se ha prohibido.

Por contra, se permitirá que los países mantengan en el nuevo mercado de carbono los créditos adquiridos en el Mecanismo de Desarrollo Limpio, una herramienta internacional de compra-venta de derechos de emisión aprobada en Kioto en la que sólo participaban los países industrializados.

Nou esborrany a la pròrroga de la COP26: l’acció climàtica global s’acosta a l’abisme

Es manté el llenguatge ambigu sobre la fi del finançament dels combustibles fòssils..

https://www.publico.es/sociedad/nuevo-borrador-prorroga-cop26-accion-climatica-global-acerca-abismo.html

La presidencia de la Cumbre del Clima de Glasgow, la COP26, ha publicado los últimos borradores tras una larga noche de negociaciones. El resultado apenas supone una mejora en la ambición respecto a los anteriores documentos, pues mantiene el mismo lenguaje ambiguo y débil sobre el fin de la financiación de los combustibles fósiles.

El texto presentado por la presidencia de la COP no mejora el polémico borrador que se publicó el viernes. Se sigue sin apostar por una referencia clara al fin de la financiación de gas, petróleo y carbón. De esta forma, se mantiene la idea de eliminar de manera gradual las subvenciones en combustibles fósiles que sean “ineficientes”, una palabra que deja la puerta abierta a las economías petroleras y carboneras para seguir explorando y explotando yacimientos. El único punto añadido en este párrafo es una escueta alusión a la necesidad de “aumentar las medidas de eficiencia energética”.

Por lo que respecta a la financiación y cooperación de los países desarrollados con los que están en vías de desarrollo, apenas hay novedades. En materia de adaptación, el Fondo Verde sigue sin recibir la financiación adecuada y acordada en París en 2015. Este fondo es una herramienta con la que los países ricos se comprometían a contribuir económicamente para garantizar que las regiones más vulnerables a la crisis climática pudieran transformar sus economías y hacerlas más resilientes. El objetivo era que las grandes potencias sumaran 100.000 millones de dólares anualmente desde 2020, pero la cifra está unos 20.000 millones por debajo. En uno de los borradores publicados esta mañana se exhorta a los países a duplicar la aportación, pero apenas hay avances, en tanto que se emplaza a 2022, en el marco de la COP27 de Egipto, a revisar este punto.

Por lo que se refiere a los mecanismos de pérdidas y daños –el otro gran punto caliente de las negociaciones– los países ricos siguen sin arrimar el hombro. Según se interpreta del nuevo borrador, se hace un llamamiento a las Partes a seguir dialogando para conseguir esclarecer cómo finalmente las naciones desarrolladas ayudarán a que los países del Sur Global a afrontar las pérdidas y daños económicos derivados de fenómenos climáticos extremos como sequías, olas de calor o inundaciones. Este último grupo de países está reclamando una estrategia a largo plazo basada en la aportación de unos 1.300 millones por año a partir de 2025.

El debate sobre la creación de un mercado internacional de carbono también sigue demasiado verde y con numerosas opciones diferentes abiertas en el texto. Este punto lleva siendo pospuesto, cumbre tras cumbre, al menos desde 2018 y no sería de extrañar que Alok Sharma, el presidente de la COP26, hiciera lo propio, dejando el debate para la cumbre de 2022.

Se espera que a lo largo de la mañana se convoque un plenario final donde los países debatan por última vez de cara a la publicación del acuerdo de Glasgow. Según las intenciones de la presidencia de la COP, el encuentro debería terminar en la tarde del sábado, pero no se puede descartar una nueva prórroga.