Arxiu d'etiquetes: ecosistema

La contaminació del trànsit de Barcelona arriba fins al Montseny, segons un estudi del CSIC

La investigació apunta que la contaminació pot acabar modificant la composició química atmosfèrica del Montseny i afavorir la producció d’ozó troposfèric i aerosols. Les substàncies contaminants poden alterar greument processos ecològics, com la pol·linització o el creixement de les plantes

https://www.ccma.cat/324/la-contaminacio-del-transit-de-larea-metropolitana-arriba-fins-al-parc-del-montseny/noticia/3104364/

https://beteve.cat/medi-ambient/contaminacio-transit-barcelona-arriba-fins-montseny-estudi-csic/

Un estudi ha detectat al Parc Natural del Montseny la presència de compostos químics provinents del trànsit de Barcelona. La investigació ha estat elaborada per l’Institut de Diagnosi Ambiental i Estudis de l’Aigua del CSIC, conjuntament amb el Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF). Continua la lectura de La contaminació del trànsit de Barcelona arriba fins al Montseny, segons un estudi del CSIC

El camp segoviana s’aixeca contra les grans granges: 1,2 milions de porcs davant 150.000 habitants

Veïns de diversos municipis Segòvia denuncien l’increment de projectes ramaders vinculats a la indústria porcina. Aquestes instal·lacions suposen un risc per als aqüífers i posen en risc l’accés de la població a l’aigua potable.

https://www.publico.es/sociedad/industria-porcina-campina-segoviana-levanta-macrogranjas-1-2-millones-cerdos-frente-150000-habitantes.html

“Estamos muy preocupados por esta situación, nadie va a querer venir aquí”, dice Belén Bernardos, portavoz de una plataforma vecinal contra el desarrollo de las macrogranjas porcinas en campiña segoviana. Su inquietud no es para menos, los datos de la Junta de Castilla y León revelan que en toda la provincia hay ya más cerdos que personas: 1,2 millones frente a 150.000 habitantes. La cifra es aún más impactante si se tiene en cuenta que en toda Segovia hay más del doble de granjas de cerdos que municipios; 745 frente a los 209 ayuntamientos registrados por el Instituto Nacional de Estadística.

La apuesta por este tipo de explotaciones es generalizada en la Comunidad Autónoma castellana y sus consecuencias empiezan a vislumbrarse. Tanto es así que en once años las zonas vulnerables por la contaminación de acuíferos –fruto de filtraciones y vertidos de purines– han pasado de ser una decena a ser 24. Si en 2009 había 67 pueblos amenazados por estos problemas de contaminación y olores, en la actualidad la cifra asciende hasta los 387 municipios, según explican desde la Junta de Castilla y León a Público. De estos, más de sesenta se ubican en la provincia de Segovia y presentan problemas para el acceso al agua potable, debido a la presencia de nitratos en los acuíferos.

“No queremos convertirnos en la pocilga de España!

En este momento de crecimiento porcino, la campiña segoviana, ubicada en el centro oeste de la provincia se ve cómo una de las más damnificadas. Pueblos pequeños que temen convertirse en “la pocilga” de España, tal y como cuentan desde la plataforma vecinal que aglutina los intereses de ciudadanos que habitan en Añe, Domingo García, Miguelañez o Bernardos, todos ellos afectados por este boom cerdicola que experimenta España. En este último pueblo de 490 habitantes hay ya dos centros que dan cobijo a más de 5.000 puercos y se plantea construir una nueva granja que ampliará las cabezas hasta las 9.000 . Una cantidad de mamíferos cuyo proceso de cría podría generar más de 20.000 metros cúbicos de purines al año.

Lorena Gómez Gala, concejala del PSOE en el pequeño municipio de Añe –no alcanza los cien habitantes– muestra su preocupación por la coyuntura y por las consecuencias que está teniendo el asentamiento de la industria intensiva en poblaciones rurales de este tipo que pelean por no desaparecer fruto del proceso de despoblación. “Ahora tenemos en funcionamiento una granja con 1.570 cabezas de cebo, pero se ha solicitado una ampliación de 6.100 cabezas. Esto significaría que se aumentase el tamaño de las piscinas de purines”, explica la política. “Ahora estamos intentando trabajar para crear legislación, porque, como se puede entender, un pueblo como el nuestro, que nunca se ha dedicado a la ganadería intensiva, no dispone de leyes para afrontar la llegada de estos proyectos. Nos vemos en una tesitura complicada y no queremos lo que ya está pasando en otros pueblos de España, donde la contaminación de los acuíferos ha dejado sin agua potable a parte de la población”.

En Domingo García, hoy con 27 habitantes, hay dos macrogranas porcinas. Una de ellas, situada a 250 metros de El Bon, un humedal que está en proceso de ser declarado zona protegida por su alto nivel de biodiversidad y cuya perversión podría tener consecuencias graves para el ecosistema, pero también para el resto de masas de agua que derivan de su caudal y que nutren a pueblos de la zona.

En esta comarca todos ponen el foco en Lastras de Cuéllar, un municipio situado al noreste que lleva más de siete años sin acceso a agua potable por un exceso de nitratos y por la presencia de arsénico. Mercedes Rodríguez, vecina del municipio, explica a Público que “no está probado” que la causa del problema sea la ganadería. “En mi pueblo no hay ninguna macrogranja, aunque sí ha habido algunos cebaderos de cerdos. No podemos afirmar al cien por cien que ese sea el problema. Es probable que también influya el uso intensivo de abonos en la agricultura. Lo que sí sabemos es que llevamos siete años sin poder beber del grifo. Para cocinar necesitamos agua embotellada, para lavarnos los dientes o para limpiar una manzana antes de comerla”, expone.

La apuesta clara por las macrogranjas –algo generalizado en los territorios rurales de España– no sólo tiene consecuencias en las masas de agua del Estado. Organizaciones ecologistas como Greenpeace señalan al modelo de producción intensivo como uno de los principales causantes del incremento de las emisiones de amoniaco (NH3), cuyos niveles llegaron a superar los umbrales permitidos por la Unión Europea en 2019. En este año, fue el único país del viejo continente en incrementar el porcentaje de emisiones de este gas. Entre Catalunya, Castilla y León y Aragón suman el 61% de las emisiones de NH3 de España, la mayor parte de ellas vinculadas a la cría de ganado porcino y a la avicultura, según Greenpeace.

Sin empleo y sin crecimiento poblacional

La industrialización del sector ganadero se apoya en el argumento del empleo y la necesidad de atraer motores económicos a zonas de España que se encuentran en un declive demográfico claro. Al igual que ocurre con el despliegue de la industria de las renovables, las posibilidades laborales son escasas y no terminan de convencer a la población. De hecho, hay algunos datos que apuntan a que el maltrato al entorno generado por estas prácticas económicas contribuyen a que los pueblos queden todavía más aislados de lo que estaban. El ejemplo del municipio manchego de Balsa de Ves es uno ejemplo revelador. En 2006, su población se mantenía con cierta estabilidad en los 227 habitantes, pero la construcción de una macrogranja porcina hizo que la tendencia cayera en picado y en la actualidad, según los datos del INE, la población del municipio es de 131 personas; un descenso demográfico del 40%.

“Necesitamos que se paralice todo y que se estudie a nivel político el impacto que están generando estas granjas”

Belén Bernardos, teme que esto ocurra a su pueblo y al resto de municipios asediados por este tipo de proyectos. “En mi caso, yo me vine a vivir aquí porque me surgió la oportunidad de teletrabajar, pero la mayor parte de las personas que vienen a esta zona es porque tienen segunda residencia o que alquilan una casa rural. Quién va a querer venir aquí a pasar un fin de semana si no se puede beber agua y está lleno de malos olores”, lamenta. “Necesitamos que se paralice todo y que se estudie a nivel político el impacto que están generando estas granjas. Es importante estudiar cómo generar una industria que sea limpia y que genere inversión real en los pueblos, porque la verdad es que este modelo de ganadería no genera inversión”, denuncia la portavoz de la plataforma.

Desde la Junta de Castilla y León explican a Público que todos los proyectos de granjas porcinas que se registran en la Administración obtienen la autorización siempre que se garantice que “cumplen con la legislación vigente, tanto sectorial, como medioambiental”. Sin embargo, desde la plataforma contra las macrogranjas consideran que los mecanismos de control están fallando puesto que en los últimos once años el número de zonas vulnerables por contaminación por nitratos ha pasado de 10 a 24, con más de 14.400 kilómetros cuadrados en riesgo en toda la región.

Estem en el camí de declarar oficialment una altra situació de sequera?

Tres zones, principalment al sud-oest espanyol, estan en un escenari d’emergència, mentre que altres 11 estan en fase d’alerta a causa de l’escassetat d’aigua.

https://www.elconfidencial.com/medioambiente/agua/2021-06-12/situacion-de-sequia-cambio-climatico-espana_3126039/

Las precipitaciones acumuladas en España, desde que el pasado 1 de octubre de 2020 comenzó el año hidrológico hasta el 4 de junio, están en torno a un 9% por debajo de lo normal, ya que el volumen de lluvia medio en el conjunto del país es de 475 litros por metro cuadrado, frente a un valor climatológico normal de 521 litros por metro cuadrado para este periodo, según los datos semanales de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Continua la lectura de Estem en el camí de declarar oficialment una altra situació de sequera?

Al Brasil van ser talats 24 arbres per segon el 2020

La desforestació en 2020 en els sis ecosistemes del Brasil es va estendre per 13.853 quilòmetres quadrats, una àrea en un 13,6% superior a la destruïda en 2019, el que significa que al país van ser talats 24 arbres a cada segon l’any passat, segons un estudi divulgat aquest divendres.

https://www.eldiario.es/sociedad/brasil-talados-24-arboles-segundo_1_8029167.html

La deforestación en 2020 en los seis ecosistemas de Brasil se extendió por 13.853 kilómetros cuadrados, un área en un 13,6 % superior a la destruida en 2019, lo que significa que en el país fueron talados 24 árboles a cada segundo el año pasado, según un estudio divulgado este viernes. Continua la lectura de Al Brasil van ser talats 24 arbres per segon el 2020

WWF adverteix que la Mediterrània és la mar que més ràpida s’escalfa del món

 La tropicalització de la Mediterrània, la pèrdua de biodiversitat o la degradació dels hàbitats marins són alguns dels impactes.

El Mediterráneo se calienta un 20% más rápido que la media mundial. El cambio climático está produciendo efectos que agudizan la grave presión existente por la sobrepesca, la contaminación, el comercio marítimo y el desarrollo costero y están poniendo en peligro al Mediterráneo. Por ello, en el Día Mundial de los Océanos, WWF lanza un nuevo informe donde analiza seis ejemplos de los impactos que afectan a este mar sobrecalentado.

Al menos 1.000 especies invasoras han aparecido desde zonas más cálidas al Mediterráneo desplazando a las autóctonas, una tendencia también favorecida por el intenso tráfico marítimo del Canal de Suez o el Estrecho de Gibraltar. Mientras, las poblaciones de moluscos autóctonos han decrecido casi un 90% en las aguas más orientales del Mediterráneo, especies como el pez león y el pez conejo suponen el 80% de las capturas en Turquía o Chipre y han transformado buena parte de los hábitats marinos. Se está ‘tropicalizando’.

Las altas temperaturas y el incremento en la frecuencia e intensidad de las tormentas están transformando también el fondo marino. Las praderas de Posidonia oceanica, las poblaciones de gorgonias (corales) y las nacras, entre otras, se han reducido en toda la región, llegando a extinguirse totalmente en algunas zonas.

El cambio climático a una escala global produce una acidificación de los mares que ocasiona un debilitamiento en las estructuras de organismos como el fitoplancton, los corales, los moluscos o los crustáceos. Perder estas especies por completo tendría un impacto dramático en todo el ecosistema marino, ya que proveen hábitats vitales para muchas especies y contribuyen de forma significativa a fijar carbono para el clima. Por ejemplo, la Posidonia oceánica almacena entre un 11 y un 42% de las emisiones de dióxido de carbono de los países del Mediterráneo.

Por otro lado, estamos asistiendo a una explosión de medusas en el Mediterráneo, favorecida por el calentamiento del agua, la contaminación y la progresiva desaparición de depredadores marinos, como consecuencia de la sobrepesca. Estos impactos tienen, además, consecuencias sobre los bienes y servicios que los mares nos ofrecen, repercutiendo también en sectores económicos como el turismo o la pesca, entre otros.

“Hasta que no se consiga una transición ecológica, descarbonizando la economía, la mejor forma de proteger y conservar los ecosistemas marinos frente al cambio climático es mantener unos ecosistemas saludables, en equilibrio que tengan una mayor capacidad natural para adaptarse a los cambios. Las áreas marinas protegidas, bien gestionadas, pueden contribuir mucho a reducir el estrés en las poblaciones marinas”, afirma Óscar Esparza, experto en áreas marinas protegidas de WWF España.

Estos ejemplos muestran claramente la fuerte relación entre el clima y los océanos y la necesidad de mejorar la protección marina para restaurar la biodiversidad y las poblaciones de peces. Por ello, WWF insta a los líderes mundiales y del Mediterráneo a fortalecer la biodiversidad a través de las acciones climáticas y los mecanismos financieros acordados en la Convención de la Diversidad Biológica, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP26) y la Convención de Barcelona que tendrá lugar durante la segunda mitad del 2021.

Estudi de la FAO adverteix sobre risc de canvi climàtic

L’Organització de Nacions Unides per a l’Alimentació i l’Agricultura (FAO) estima que les plagues destrueixen cada any fins al 40% de la producció global de cultius, mentre que les malalties que pateixen les plantes costen anualment a l’economia mundial més de 220 000 milions de dòlars, i els insectes invasors a el menys 70 000 milions de dòlars, d’acord amb un estudi comissionat per aquesta entitat de l’ONU.

https://espanol.almayadeen.net/news/environment/1485785/estudio-de-la-fao-advierte-sobre-riesgo-de-cambio-clim%C3%A1tico

“Las principales conclusiones de esta evaluación deberían alertarnos a todos sobre cómo el cambio climático puede afectar al grado de contagio, propagación y gravedad de las plagas en todo el mundo”, dijo el director general de la FAO, Qu Dongyu, en la presentación del estudio. Continua la lectura de Estudi de la FAO adverteix sobre risc de canvi climàtic

Vols contra flamencs: la reserva de vida salvatge de Barcelona pot sobreviure a l’expansió de l’aeroport?

El Delta del Llobregat, un dels aiguamolls més importants de la Mediterrània occidental, està erosionat per un costat pel mar i, per l’altre, per l’aeroport de la ciutat, famós de terra. Com que els viatges a Espanya encara estan restringits, hi ha pocs vols i és possible gaudir de la tranquil·litat gairebé hipnòtica del delta. Però abans de la pandèmia ja hi havia prop de 90 vols per hora i, si l’autoritat aeroportuària té el seu camí, això augmentarà encara més.

El delta cobreix 920 hectàrees (2.280 acres) i té 14 ecosistemes diferents, que van des de la costa, els pantans i les llacunes fins als boscos de pins i terres de cultiu. A més de ser la llar d’una colònia de tortugues, hi ha més de 1.000 espècies de plantes, incloses 22 varietats d’orquídies.

Fins ara, en la guerra de flamencs de dècades enfront de viatgers freqüents, els flamencs han perdut totes les rondes. Però la comissió europea ha pesat molt, acusant els governs espanyol i català de no protegir els aiguamolls i advertir contra una proposta d’ampliació de l’aeroport.

https://www.theguardian.com/environment/2021/may/29/flights-v-flamingos-can-barcelona-wildlife-reserve-survive-airport-expansion-aoe

The silence is so complete it is easy to forget you are only a few minutes’ drive from the centre of Barcelona. Just the sough of the willows in the sea breeze, the splash of a fish surfacing and a heron’s cry – until the serenity is obliterated by a plane taking off.

The Delta del Llobregat, one of the most important wetlands in the western Mediterranean, is being eroded on one side by the sea and on the other by the city’s land-hungry airport. As travel to Spain is still restricted, there are few flights and it is possible to revel in the delta’s almost mesmeric tranquillity. But before the pandemic there were already close to 90 flights an hour and, if the airport authority has its way, this will increase still further.

The delta covers 920 hectares (2,280 acres) and has 14 distinct ecosystems, ranging from coastal, marshland and lagoons to pine forests and farmland. As well as being home to a colony of turtles, there are more than 1,000 plant species, including 22 varieties of orchids.

Until now, in the decades-long war of flamingos versus frequent flyers, the flamingos have lost every round. But the European commission has weighed in, accusing the Spanish and Catalan governments of failing to protect the wetlands and warning against a proposed expansion of the airport.

Vegetation in the old delta of the Llobregat river
The delta is home to more than 1,000 plant species. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

In giving notice that it was sending the letter, the commission noted: “Despite being one of the most densely populated regions on the Iberian Peninsula, the fragile lentic ecosystems of the Llobregat Delta hosts an outstanding biodiversity and plays a crucial role in the migratory routes of many European bird species.”

In the ensuing letter, it complained that “the adoption and implementation of a special plan for the protection of the natural areas and landscape of Llobregat delta, and an extension of the special protected area to protect the most suitable territories for the conservation of birds, have not been followed up sufficiently”.

The commission added that the Catalan and Spanish governments have not complied with their obligation to compensate for land lost to the airport, for example by digging up and renaturalising a vast and abandoned parking area for taxis that was built on protected land.

The letter was sent in response to a formal complaint first filed in 2012 by Depana, a Catalan conservation group, whose vice-president, José García, grew up in the delta and has witnessed the slow decimation of an area that is home to more than 350 species of birds and a key resting place on north-south migration routes.

Bat boxes, ‘greened’ streets and bug hotels: Barcelona embraces its wild side
Read more

For years Depana has been battling the national and regional governments as well as Aena, the airport authority, to save the delta.

“What’s new, is we’re at the start of a judicial process,” says García. “The areas where the airport wants to expand are part of the EU’s Nature 2000 bird protection network and to do that it needs permission from the European commission, and the commission has made it plain that permission won’t be forthcoming.”

Barcelona airport is Europe’s sixth busiest. It expanded rapidly for the 1992 Olympics and again in 2009, when a new terminal was built near the existing one, which is now practically abandoned. Now Aena is pushing a €1.7bn (£1.4bn) expansion that would rip through the heart of what’s left of the delta.

Horse stands in the Les Filipines lagoon
A horse stands in the Les Filipines lagoon in the Llobregat delta. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

“The airport has to become an international hub and we can’t miss out on this new opportunity to put Barcelona on the map,” says Josep Sánchez Llibre, president of Foment de Treball, the Catalan business association.

Under the plan, which would extend the runway into the wetlands and involve building another terminal, passenger numbers would rise from 55 to 70 million a year.

Barcelona city council, which doesn’t have jurisdiction over the airport, has rejected the plan as “a bacchanalia of sectors stuck in the past”.

“We’re always in favour of investment but not of 20th-century proposals that have no future,” says Janet Sanz, the deputy mayor. The council wants journeys of less than 2.5 hours to be made by train.

Black-necked stilts in Les Filipines lagoon, one of 350 bird species in the area.
Black-necked stilts in Les Filipines lagoon, one of 350 bird species in the area. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

Construction and grand projects are, however, a driving force in the Spanish economy. The key players – the Spanish and Catalan governments and Aena, a private entity in which the state has a 51% stake – have a shared worldview of the airport expansion project.

“The interests of Aena trump those of the Catalan or Spanish governments, who always give in to Aena’s demands,” says Cristina Sánchez, the Catalonia delegate of the Spanish Ornithological Society. “Aena has more negotiating power, it can offer to create jobs and other benefits for Barcelona, and these are financial benefits that are very interesting to the other players.

“This letter from the European commission may change everything, but up to now the Catalan government has never stood up for or managed this space against the airport’s interests.”

While the airport is the responsibility of Aena and the Spanish government, the regional government is responsible for the environment and complying with directives on wildlife protection.

Ferran Miralles, a Catalan government environment spokesman, says the administration will comply with the EU’s demands to create a special protected area as designated by the EU directive on the conservation of wild birds and recover some of the land that has been lost to construction, but is unable to say where or when the work will be carried out.

“We’re working on it. It’s impossible to go any faster,” Miralles says.

Before the financial crash of 2008, Spain’s national and regional governments squandered millions on pharaonic projects designed less to fulfil a social need than to enhance the prestige of politicians. These included at least three airports that were either never used or abandoned, unfinished cultural centres, high-speed rail links with almost no passengers and a state-of-the-art film studio that hasn’t produced a movie since 2012.

Turtles in the Llobregat river
Turtles in the Llobregat river. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

Money has been scarce, but with Brussels offering billions in post-pandemic aid, there are fears that Spain will revert to its bad old ways.

“We want to make sure that if there’s funding from Europe to protect the delta, it isn’t used for anything else,” says García.

“Aside from the commercial interests, this is all about the competition between Madrid and Barcelona. If Madrid has X, we have to have double X.”

Find more age of extinction coverage here, and follow biodiversity reporters Phoebe Weston and Patrick Greenfield on Twitter for all the latest news and features

Reneix el parc nacional de les estepes de Los Monegros en plena disputa per ampliar les parcel·les de regadiu

Les estepes monegrines esperen una declaració d’àrea protegida. La nova proposta de SEO-Birdlife a Govern recorda l’obligació de salvaguardar ecosistemes prioritaris “oblidats”: la regulació ambiental dels Monegros porta dècades encallada per la “oposició social” derivada de la “inexistència d’avenços” en la posada en reg de més parcel·les a la zona, segons el Govern d’Aragó

https://www.eldiario.es/sociedad/renace-parque-nacional-estepas-monegros-plena-disputa-ampliar-parcelas-regadio_1_7978501.html

Las secas estepas de Los Monegros (Aragón) no son un desierto: conforman una red de ecosistemas lo suficientemente valiosos como para estar en la lista de interés comunitario de la UE y merecen tener la etiqueta de parque nacional, según ha propuesto la organización SEO-Birdlife al Gobierno.

Una carrera atravesará de nuevo el Parque de Guadarrama en la época más dañina a pesar de estar desaconsejado desde 2015

Sin embargo, en esas estepas entre Huesca y Zaragoza han proliferado las explotaciones agrícolas de regadío. De hecho, hasta 7.000 hectáreas aún esperan a convertirse en parcelas verdes. Forman parte del Plan de Regadíos Monegros II, ahora mismo recurrido por SEO. Esta confrontación marca por el momento el proyecto de parque nacional estepario, que surgió por primera vez hace más de 20 años.

“Todavía tenemos que estudiar este proyecto concreto, pero en el plan provisional de ordenación de recursos de la zona se planteaba sobre terrenos privados de secano. Queremos ver cómo podría afectar a los regadíos”, dicen en la Comunidad de Regantes del Alto Aragón. “Además, aquí se da un alto grado de antropización, lo que haría muy diferente a un parque nacional”, abundan desde el organismo que aúna a los regantes monegrinos.

Sobre lo que no hay duda es acerca de la importancia de los ecosistemas de Los Monegros. La descripción oficial del Gobierno de Aragón dice que es “posiblemente una de las estepas sobre yesos más extensas de Europa”. Varios de sus hábitats aparecen como “prioritarios” para la conservación en la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Además, la ficha oficial añade que constituye un “área de gran importancia para las aves esteparias”. ¿Cuáles son estas? La ganga común, la alondra ricotí, la terrera común y terrera marismeña. También están las avutardas y el cernícalo primilla. Todas ellas aparecen en Listado de Especies de Protección Especial del Ministerio de Transición Ecológica.

El proyecto diseñado por la organización comprende 28.000 hectáreas, menos del 10% de las 300.000 que se otorgan a Los Monegros. Abarcan las llanuras entre las poblaciones de Farlete y Monegrillo y al sur hasta Pina de Ebro, Villafranca de Ebro y Alfajarín. También han incluido dentro del hipotético parque nacional un tramo de la sierra de Alcubierre. “Sería el primer espacio protegido del ecosistema estepario con este rango de España, pero también de Europa”, describe la propuesta.

Zona propuesta para crear un parque nacional en Los Monegros.

“El conflicto por los regadíos no debería interferir con este proyecto porque hemos diseñado un área lo más alejada posible de las zonas de ampliación de parcelas. Este parque no interferiría para nada con las actividades agrícolas o ganaderas”, cuenta el delegado de SEO en Aragón, Luis Tirado. “Además, la creación de un espacio natural protegido fue una de las medidas remitidas a la Comisión Europea para desbloquear esos planes de regadío y no se ha cumplido en 20 años”.

Se refiere al expediente abierto a España a finales de los años 90 del siglo XX por destinar fondos europeos a la creación de regadíos en zonas de alto valor ecológico donde ese régimen de explotación es incompatible con esos hábitats. Bruselas cerró el proceso en mayo de 2001 a cambio de que se ampliaran las zonas de especial protección de aves, se redujeran las hectáreas con derechos de riego y, repite Tirado, “se declarara un parque natural o nacional”.

Pero, con el pasar de los años, “los regantes han acabado por usar el espacio protegido como moneda de cambio”. Y la preparación, propuesta y eventual declaración de un parque pasa necesariamente por la iniciativa del Gobierno aragonés, primero, y las Cortes de Aragón, después.

El Ejecutivo autonómico no ha completado las medidas ambientales. La “medida básica de gestión y protección preventiva“, según la calificación del mismo Gobierno de Aragón, que son los planes de ordenación de recursos naturales (los PORN) de las zonas implicadas, se iniciaron en 2000 y 2003. Pero en 2021 siguen sin ver la luz.

El Ejecutivo ha venido a ratificar el análisis de Tirado ya que, en febrero de 2015, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, contestaba por escrito a una pregunta parlamentaria que sin expansión de riegos no iba a avanzarse en las medidas ambientales: “El retraso en las obras de regadío condiciona totalmente el avance en la tramitación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN)”, previo a declarar cualquier parque.

Una alondra ricotí en su hábitat habitual de yesos esteparios / Eduardo Viñuales.

En su Estrategia de Biodiversidad-horizonte 2030, redactada ya en 2019, el Gobierno de Aragón afirma que “la oposición social a esta regulación [ambiental] no ha hecho más que agravarse como consecuencia de la inexistencia de avances en la puesta en riego [de más parcelas] a pesar de la declaración de Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPAS)”, y asegura que ni el Ejecutivo autonómico ni el Gobierno de España “establecieron, ni han establecido en ningún momento, compromiso formal alguno” para crear un parque nacional.

Lo cierto es que el mismo consejero Lobón informó de que “desde finales de 2006 existe un borrador de texto de aprobación definitiva, con un proyecto de creación de un Parque Natural de unas 47.000 hectáreas” y que cabía la posibilidad de ampliación de 25.000 hectáreas en la parte más oriental de Los Monegros. Incluso el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón emitió su dictamen sobre el plan de ordenación en el que estaba propuesto ese parque natural.

En definitiva: la cuestión es que sí ha habido creación de ZEPAs, (aunque sus planes de gestión se han demorado hasta febrero de este 2021), pero del plan de ordenación de recursos que regule ambientalmente Los Monegros dos décadas después, no hay nada. Las figuras de espacio natural protegido –ya sea un parque natural o nacional– han caído en el olvido víctimas del conflicto político a cuenta de los regadíos.

Mientras, las estepas monegrinas aguardan una declaración de área protegida. Este nuevo intento llevará, en el mejor de los casos, dos años. A pesar de la biodiversidad que los documentos oficiales atestiguan, se han ganado a pulso el título de ser los ecosistemas más olvidados.

Neixen set cries de dimonis de Tasmània a Austràlia després de 300 anys de la seva extinció

L’animal va desaparèixer del país després de la caça, l’assetjament humà i un càncer transmissible entre la mateixa espècie. No obstant això, el naixement d’aquesta ventrada restableix novament l’esperança de recuperar els exemplars a mitjà o llarg termini.

https://www.publico.es/sociedad/australia-nacen-siete-crias-demonios-tasmania-australia-300-anos-extincion.html

Siete cachorros de demonios de tasmania han nacido en Australia tras 300 extintos, según informa National Geographic. El animal desapareció del país tras la caza, el acoso humano y un cáncer transmisible entre la misma especie. Sin embargo, el nacimiento de esta camada restablece nuevamente la esperanza de recuperar los ejemplares a mediano o largo plazo. Continua la lectura de Neixen set cries de dimonis de Tasmània a Austràlia després de 300 anys de la seva extinció

Multa de 1,9 milions a Endesa per contaminar un riu que nodreix d’aigua potable a una comarca de 25.000 persones

L’empresa, que recorrerà la sanció, va obrir les comportes per generar electricitat en un embassament en el qual s’acumulen metalls pesants d’una antiga mina de la seva propietat, tot i les advertències de la Xunta perquè no ho fes.

L’embassament és una bomba de rellotgeria, ja que ha anat acumulant durant decennis els residus tòxics provinents de l’explotació de la mina de carbó de la qual s’alimentava la central tèrmica d’As Pontes

https://www.publico.es/sociedad/contaminacion-rio-eume-multa-1-9-millones-endesa-contaminar-rio-nutre-agua-potable-comarca-25000-personas.html

La Xunta de Galicia acaba de proponer sancionar a Endesa con más de 1,8 millones de euros por contaminar entre agosto y octubre del año pasado el río Eume, en A Coruña, del que se nutre el abastecimiento de aguas de una comarca habitada por 25.000 habitantes y que en la temporada estival suele triplicar de largo esa cifra.

La Xunta acusa a Endesa de haber omitido expresamente sus indicaciones, y de haber cometido infracciones muy graves con el vaciado del embalse para producir electricidad, que provocaron la contaminación del río con metales pesados acumulados en el fondo del embalse y que, ante el evidente riesgo para la salud pública, obligaron a cortar durante once días el suministro de agua potable y causaron daños al dominio público hidráulico por valor de 932.284 euros.

La empresa, cuyas campañas de publicidad en prensa y televisión se centran en subrayar con carácter recurrente su compromiso social y medioambiental – “En Endesa trabajamos para hacer realidad un nuevo modelo energético basado en las energías limpias que nos permita ofrecer un mejor servicio y cuidar nuestro planeta”, afirma en su web-, ha confirmado a Público que recurrirá la sanción. Ésta consiste en la obligación de reintegrar el valor de los daños causados y en dos multas de 600.000 y 350.000 euros por sendas infracciones muy graves de la Ley de Aguas de Galicia en su máximo. La primera, por desatender los requerimientos de la Xunta, y la segunda, por incumplir las condiciones del régimen de explotación establecidas por la Administración. En total, más de 1.880.000 euros.

Según la propuesta de resolución sancionadora de la Xunta, Endesa Generación SA modificó el régimen de explotación del embalse sin autorización administrativa, como consecuencia de lo cual se produjo “una importante afección en forma de turbidez y color lolcalizada en el río Eume a su paso por los términos municipales de Pontedeume y Monfero, visible hasta su desembocadura”. El episodio obligó a la Administración autonómica a proceder a “una intervención urgente para garantizar el suministro de agua a la población, atajar el deterioro de la calidad de las aguas y proteger el ecosistema en una zona de alto valor ambiental”.

El embalse del Eume, en el municipio de As Pontes de García Rodríguez, fue construido en la década de los cincuenta del siglo pasado. Explotado por Endesa en régimen de concesión, está enclavado en un entorno de enorme riqueza ecológica y paisajística, parte de la Red Natura europea, a unos 30 kilómetros de la desembocadura del Eume en Pontedeume, un pequeño municipio costero muy frecuentado por el turismo en verano y cuyo mayor atractivo natural, además de sus playas, son las Fragas do Eume, un precioso bosque atlántico que rodea el cauce del río.

Imagen del río Eume contaminado.
Imagen del río Eume contaminado.  COLECTIVO TERRA PONTEDEUME

Pese a esa idílica descripción, el embalse es una bomba de relojería, ya que ha ido acumulando durante decenios los residuos tóxicos provenientes de la explotación de la mina de carbón de la que se alimentaba la central térmica de As Pontes, también propiedad de Endesa y hoy en vías desmantelamiento por los compromisos de España para reducir sus emisiones de CO2. Cuando en el embalse del Eume la cota del agua baja demasiado, afloran esos lodos tóxicos que se han ido acumulando en el fondo del pantano, de forma que son arrastrados río abajo por el vaciado de la presa hasta llegar las captaciones de agua para el suministro humano.

El embalse es una bomba de relojería, ya que ha ido acumulando durante decenios los residuos tóxicos provenientes de la explotación de la mina de carbón de la que se alimentaba la central térmica de As Pontes

Según figura en la propuesta sancionadora de la Xunta, de más de 40 páginas, las normas de explotación del Embalse para el segundo semestre del ejercicio hídrico obligaban a Endesa a mantener una cota mínima de agua de 306 metros sobre el nivel del mar (msnm). Sin embargo, a partir del 27 de julio empezó a detectarse un descenso continuado debido a las aperturas sistemáticas de las compuertas decretadas por Endesa para generar electricidad. El 8 de agosto, Aguas de Galicia, el organismo autonómico competente en la materia, requirió a la compañía para que cesara en su actuación, pero, lejos de hacerlo, Endesa respondió por escrito tres días después de que seguiría adelante con su decisión unilateral de evacuar agua del embalse hasta llegar a los 283,2 msnm. En aquel momento, el precio de la electricidad se encontraba al alza tras cuatro meses de subidas consecutivas.

Al día siguiente de aquel escrito, el 12 de agosto del 2020, empezó a fraguarse el desastre. Se produjo un episodio de lluvias torrenciales que, según Meteogalicia, alcanzaron en la zona los 84 litros por segundo y metro cuadrado. Las tormentas arrastraron los lodos en el embalse revuelto y con sus orillas de barro tóxico peladas varios metros, y contaminaron todo su cauce porque Endesa seguía abriendo las compuertas y manteniendo la cota de agua por debajo de los 300 msnm.

Endesa bajó demasiado el nivel del embalse

“Con la bajada del nivel del embalse por debajo de sus cotas mínimas se pusieron al descubierto sedimentos acumulados durante treinta años, y que hasta ese momento tenían una movilidad muy reducida bajo el agua”, afirma la Xunta, que rechaza los argumentos de los peritos de Endesa de que el suceso fue casual y debido “a una dinámica natural (transporte fluvial de sedimentos) sobre la que han confluido circunstancias meteorológicas extraordinarias (lluvias especialmente intensas) de carácter imponderable (no previsibles)”.

Esas explicaciones no convencen a los técnicos del Gobierno autonómico, que responden que , si bien las lluvias de agosto fueron elevadas para lo que es habitual en el verano, “no son excepcionales”. “El proceso de turbidez (…) se habría producido aún con más graves consecuencias en septiembre, octubre y noviembre, cuando comienza el período de lluvias”, añaden. “La bajada de la cota mínima del embalse por debajo de la cota habitual fue un factor determinante que favoreció que el episodio del año 2020 fuera muy superior tanto en intensidad como en duración con respecto a los ocurridos en otros años”, concluye.

El Eume, contaminado a su paso por las Fragas do Eume.
El Eume, contaminado a su paso por las Fragas do Eume.  COLECTIVO TERRA PONTEDEUME

La Xunta también rechaza que Endesa pretenda ampararse en que pocos meses antes había solicitado un cambio en las normas y en el plan de explotación de la presa para rebajar su cota mínima, porque, precisamente, esas nuevas normas no fueron aprobadas por la Administración dado que la compañía “no dio suficiente cumplimiento a los requisitos técnicos y formales requeridos”.

La afección sobre la salud pública es lo que más preocupa a las organizaciones ecologistas que llevan años denunciando la situación

Asimismo, niega que no se hayan evidenciado daños al ecosistema, tal y como sostiene la compañía: “Estos daños se deberán analizar a más largo plazo para ver posibles alteraciones en elementos de calidad biológica, por ejemplo la fauna bentónica de invertebrados presente de forma habitual en el río, así como afecciones a la morfología del cauce a consecuencia de los arrastres producidos”.

Precisamente esa circunstancia y la afección sobre la salud pública es lo que más preocupa a las organizaciones ecologistas que llevan años denunciando la situación, y que incluso, como en el caso de la asociación Petón do Lobo, especializada en advertir sobre los peligros de la minería en Galicia, se han personado en la causa.

Niveles tóxicos de mercurio, hierro y aluminio

Los ecologistas advierten de los nocivos efectos de la presencia en el agua del Eume de metales altamente tóxicos como mercurio, hierro y aluminio. Entre agosto y noviembre del año pasado los análisis de las aguas del Eume detectaron niveles superiores a los máximos establecidos por las normas de seguridad.

“Endesa abrió las compuertas pese a que era consciente de que esos metales pesados están en el agua”, dice Ana Varela, portavoz de Petón do Lobo. “La multa está bien y es un paso adelante, pero no podemos limitarnos a que Endesa la pague y no pase nada más. No basta con depurar responsabilidades administrativas, porque también puede haberlas de tipo penal, por la presunta comisión de delitos contra el medio ambiente y contra la salud pública, y, por supuesto, políticas, porque la Xunta es conocedora de esta sociedad desde hace años y no ha hecho nada para evitarlo”, dice Varela, quien reclama la dimisión de la Conselleria de Infraestructuras del Gobierno de Feijóo, Ethel Vázquez.

Varela también exige la actuación de oficio por parte de la Fiscalía y conmina a las administraciones a efectuar un estudio sobre la población de la comarca del Eume para detectar cómo ha afectado a su salud el consumo de agua proveniente del pantano “tras décadas de minería irresponsable” por parte de la misma empresa que el año pasado contaminó el río.

Endesa, propiedad de la eléctrica italiana Enel y presidida por el ex mistro franquista Rodolfo Martín Villa desde que el Gobierno de José María Azar la privatizó, obtuvo el año pasado 1.394 millones de euros de beficios netos, más de un 700% más que en el 2019. Sólo en el primer trimestre del 2021 ya ha obtenido 491 millones, lo que, según indica la propia compañía, “confirma sus objetivos financieros para el ejercicio”.