Arxiu d'etiquetes: desforestació

La llei de lluita contra la desforestació a la UE

La llei de lluita contra la desforestació a la UE suposa un primer pas en la bona direcció, però adverteixen que el projecte de llei que acaba de presentar la Comissió Europea amb l’objectiu d’eliminar la desforestació de les cadenes de subministrament de la UE presenta importants llacunes.

La ley de lucha contra la deforestación en la UE

Continua la lectura de La llei de lluita contra la desforestació a la UE

L’acord de Glasgow per salvar els boscos el 2030 arriba mentre es bat el rècord de destrucció a l’Amazònia

Un centenar d’Estats que allotgen el 85% de la superfície forestal del món es comprometen, com ja van fer el 2014, a “aturar i revertir” la desforestació el 2030, cosa que suposaria reduir la pèrdua en més de 2,2 milions d’hectàrees d’arbrat cada any per complir aquest objectiu.

https://www.eldiario.es/sociedad/acuerdo-glasgow-salvar-bosques-2030-llega-bate-record-destruccion-amazonia_1_8453163.html

Más de 100 países han alcanzado un acuerdo en la Cumbre Climática de Glasgow para detener y revertir la deforestación en 2030. Parece una alianza prometedora, pero la repetición de este compromiso, ya exhibido en 2014, llega justo cuando el ritmo de devastación en la Amazonía ha hecho que, hasta agosto de 2021, se destruyera la mayor extensión de bosque de la década: 10.476 km2 en 12 meses. Un 57% más que el curso anterior.

Un centenar de países acuerdan emitir menos metano para atajar el calentamiento global, sin China, India y Rusia

Un centenar de países acuerdan emitir menos metano para atajar el calentamiento global, sin China, India y Rusia

Frenar la pérdida de bosques es un buen negocio para atajar la crisis climática ya que los árboles del mundo absorben hasta el 30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según calculó el World Resources Institute. Pero para eso hace falta que estén en pie: la deforestación es reponsable de un 2% del CO2 que se lanza a la costra gaseosa de la atmósfera que recalienta la Tierra. Al destruirse, sueltan el carbono que almacenaban desde hace cientos de años. “Equivale a lo que emiten 570 millones de coches al año”, han ilustrado los firmantes.

La cuestión es que esta promesa suena a música antigua y no cumplida. El objetivo de reducir a la mitad la deforestación de bosques en 2020 y detenerla en 2030 ya se firmó en 2014 en la Declaración de Nueva York cuyo último informe de evaluación ha dicho: “La pérdida neta de bosques naturales, aunque haya decrecido levemente desde 2000, no está en la ruta para cumplir los compromisos”. El anuncio de esta acuerdo en Glasgow admite que se trata de un “volver a comprometerse” al que añaden, eso sí, avisos de financiación.

La tasa de pérdida de bosques ha estado en 10,4 millones de hectáreas al año entre 2000 y 2010 y en 7,8 millones entre 2010-2020, según la evaluación de la Declaración de Nueva York. La Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU, la FAO, ofrece unos cálculos algo diferentes: el ritmo de pérdida neta en los primeros diez años del siglo fue de 5,2 millones de hectáreas anuales y en la siguiente década de 4,7 millones para un total de 178 millones desde 1990. Con todo, estas cifras suponen “una gran preocupación”.

“Estamos fracasando”, dice el informe de la Declaración de Nueva York que calcula que “haría falta reducir esa pérdida neta –lo que se destruye menos lo que se expanden los bosques– en 2,2 millones de hectáreas cada año para cumplir el objetivo de 2030”.

Desde luego, el curso 2020/2021 ha subrayado estos malos augurios, ya que la deforestación en el mayor bosque tropical del mundo, la Amazonía, ha batido récords. Solo en julio pasado se destruyeron 2.095 km2, según los datos del Instituto Amazonía del Hombre y el Medio Ambiente (Imazon). Es un 80% más que en el mismo mes de 2020. Y el ritmo no para, ya que en septiembre desaparecieron otros 1.224 km2, el equivalente a “cuatro campos de fútbol al día”. Seis meses de 2021 han sido los más destructivos de la década.

Arrasar bosques trae consecuencias climáticas. Sobre todo en los puntos donde se concentra la deforestación: Brasil y República del Congo lideran el ránking de emisiones por destrucción de bosque, con una media de al menos 600 millones de toneladas de CO2 al año entre 2016 y 2020 cada uno, según el inventario de la ONU.

El país suramericano fue uno de los pocos países cuyas emisiones de CO2 crecieron en 2020 a pesar del parón impuesto por la COVID-19. Pasaron de 1.970 millones de toneladas a 2.160 millones (un 9,5%). El salto se debió, especialmente, a la deforestación que abre grandes extensiones de terreno para la ganadería y el cultivo de soja para pienso.

Aunque el acuerdo lanzado este martes en la COP26 cuenta con la rúbrica de Canadá, Rusia, Noruega, Colombia, Indonesia y la República Democrática del Congo, el gobierno federal de Brasil todavía está pendiente de firmar, según ha admitido el Ejecutivo británico que ha promovido el anuncio. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, no ha aparecido en la cumbre de líderes mundiales de Glasgow.

Comercio ilegal millonario

Con todo, a pesar de la fuerza icónica y los focos que apuntan al bosque tropical de América del Sur, la región donde más bosque se destruye actualmente es África. En la última década acumula una tasa de 3,9 millones de hectáreas perdidas cada año de selva. Y ha ido aumentando cada decenio sin alivio mientras en América sí se ha ralentizado al pasar de un ritmo de cinco millones de hectáreas perdidas a casi tres. América del Sur y África son las dos únicas zonas donde no ha habido ninguna expansión forestal desde 1990: solo destrucción, según la FAO.

La ONU estima que el comercio con madera ilegal puede suponer entre el 15 y el 30% del total, y la UE calcula que el 20% de las talas ilegales pueden acabar comercializadas en sus países. “Son entre 30.000 y 100.000 millones de dólares anuales

El acuerdo forestal de este martes en la COP26 asegura que reúne a los estados que albergan hasta el 85% de los bosques. “Los estamos perdiendo a un ritmo alarmante equivalente a 27 campos de fútbol cada minuto”. Los firmantes aseguran que habrá un fondo de 12.000 millones de dólares para “detener y revertir” esta destrucción.

También han especificado que habrá “posiblemente” un “endurecimiento de la regulación” para que “las cadenas de suministro queden libres de material que provenga de la deforestación”. La misma ONU estima que el comercio con madera ilegal puede suponer entre el 15 y el 30% del comercio total y llegar al 90% en algunos países tropicales. La Unión Europea calcula que el 20% de las talas ilegales pueden acabar comercializadas en sus países. “El valor total de este comercio negro oscila entre los 30.000 y 100.000 millones de dólares anuales”, ha calculado la Interpol.

La ciencia ha sido clara: el Panel de expertos en cambio climático de la ONU, el IPCC, ha insistido en que “cualquier escenario” para limitar el calentamiento global del planeta más allá de los límites de seguridad implica frenar la deforestación, además de ser el “mejor y más barato” sistema para estabilizar el clima que ha alterado la acción humana.

La desforestació a l’Amazònia brasilera arriba al nivell anual més alt en una dècada

La selva tropical va perdre 10.476 quilòmetres quadrats entre l’agost de 2020 i el juliol de 2021. La preocupació mundial s’incrementa.

https://www.theguardian.com/environment/2021/aug/20/brazil-amazon-deforestation-report-bolsonaro-climate

Between August 2020 and July 2021, the rainforest lost 10.476 square kilometers – an area nearly seven times bigger than greater London and 13 times the size of New York City, according to data released by Imazon, a Brazilian research institute that has been tracking the Amazon deforestation since 2008. The figure is 57% higher than in the previous year and is the worst since 2012. Continua la lectura de La desforestació a l’Amazònia brasilera arriba al nivell anual més alt en una dècada

Quins són els països més desforestats del món …

30 camps de futbol per minut, això és la xifra que nosaltres,  l’espècie humana desforesta . Una particular preocupació és la destrucció contínua del que s’anomenen boscos primaris, és a dir els boscos natius. Els arbres, claus en els ecosistemes,  són fonamentals per al món ja que funcionen com a magatzems de diòxid de carboni i tenen un paper clau en la regulació del canvi climàtic global.

https://www.bbc.com/mundo/noticias-48060343

Los bosques y selvas siguen desapareciendo en el mundo, aunque hay algunas buenas noticias.

En 2018, se perdieron alrededor de 12 millones de hectáreas de vegetación en las regiones tropicales. Esto equivale a 30 campos de fútbol por minuto.

Si bien la cifra del año pasado muestra una disminución con respecto a 2016 y 2017, sigue siendo la cuarta tasa más alta de pérdidas desde que comenzaron los registros en 2001.

Continua la lectura de Quins són els països més desforestats del món …

Què volen dir realment les multinacionals quan es comprometen a no desforestar?

Només és un exemple: el segon major bosc tropical del món està en perill. El Govern de la República Democràtica del Congo podria obrir a l’explotació econòmica 75.000 hectàrees de bosc verge i les organitzacions demanen a la comunitat internacional que intervingui per evitar-ho.Un total de 50 ONG ambientalistes i de drets humans denuncien que 75.000 hectàrees de bosc verge poden estar en perill, una superfície més gran que França.

(Veure http://www.publico.es/sociedad/ong-50-ongs-denuncian-segundo-mayor-bosque-tropical-mundo-peligro.html )

Però no és un cas aïllat. Algunes de les empreses més grans del món es van comprometre el 2014 a acabar amb la desforestació, però no hi ha un criteri unànime sobre els requisits per a la conservació de boscos. La majoria d’aquestes marques estan relacionades amb l’oli de palma, un dels majors responsables de la desforestació mundial.

La seva estratègia és  dir que, si no permeten que es certifiqui oli de palma en el qual hi hagi certa desforestació, altres ho faran igualment. Què farem quan no quedi res?

https://www.eldiario.es/desalambre/quieren-realmente-multinacionales-comprometen-deforestar_0_745776182.html

En la mayoría de los diccionarios, la palabra bosque se define como algo similar a un terreno poblado de forma predominante por árboles. El término deforestar también parece obvio: “Despojar un terreno de plantas forestales”, dice la RAE. Definiciones aparentemente sencillas que en la práctica no tienen nada de simple, especialmente cuando se trata de proteger los bosques de los continuos ataques que sufren por la expansión de las actividades humanas.

La palabra ‘no-deforestación’ es  cada vez más frecuente en el discurso de las grandes multinacionales como uno de sus grandes compromisos con el desarrollo sostenible. Así, en 2014, 52 de las mayores empresas del mundo, junto a varios gobiernos, firmaron la  Declaración de Nueva York para los Bosques, un documento de cumplimiento no obligatorio por el que las empresas se comprometían a eliminar la deforestación de su cadena de producción en 2020.

El texto fue presentado como una gran esperanza, ya que entre las empresas estaban algunos de los grandes de la industria del aceite de palma, una de los mayores responsables de la deforestación mundial, junto a los sectores de la soja, el papel y la ganadería. “Las mayores comercializadoras mundiales de aceite de palma –Wilmar, Cargill y Golden Agri Resources– han adoptado políticas de deforestación cero que equivalen a aproximadamente al 60% del comercio mundial”, decía la declaración.

La trampa estaba, sin embargo, en el detalle y, de nuevo, en la definición: ¿Qué significaba exactamente ‘no-deforestar’? Una pregunta que lleva a muchas otras: ¿Qué características concretas debe tener una masa de árboles para ser considerada un bosque? ¿Se debe proteger solo los bosques primarios, aquellos que no han sido alterados por el hombre, o también los secundarios, aquellos que no son vírgenes pero que aún tienen propiedades ecológicas valiosas?

“Cada uno tiene su definición de sostenibilidad”

Aunque la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) lleva décadas dando en sus evaluaciones una definición concreta de bosque como “extensiones de más de 0,5 hectáreas con árboles de más de 5 metros y copas que cubran más del 10%”, será probablemente la Mesa Redonda por el Aceite de Palma Sostenible (RSPO), el principal sello de la industria del aceite de palma, la que marque las pautas para esta industria.

Estas pautas están siendo revisadas por la organización este año para actualizar los requisitos que exige a productores para utilizar su sello. Y a pesar de que la certificación planea incluir cambios importantes en cuanto a derechos laborales y de las mujeres, la definición de ‘no-deforestación’ es la que está causando más quebraderos de cabeza.

Guatemala primer productor mundial por hectárea de aceite de palma
Plantación de palma EFE

“Uno de los temas sobre el que es más difícil ponerse de acuerdo es determinar qué es ‘no-deforestación’, porque hay diferentes perspectivas”, asegura Faizal Parish, director del Global Enviroment Centre y miembro del grupo de trabajo que está reelaborando los estándares que se espera que se aprueben en noviembre.

Una de las principales razones de tan ardiente debate es que, a diferencia de las definiciones de los diccionarios, las certificaciones necesitan criterios detallados y muy concisos sobre qué significa cada término, y un pequeño cambio puede suponer grandes diferencias al aplicarlos sobre el terreno.

“Cada uno tiene su definición de sostenibilidad”,  asegura Petra Meekers, directora de RSC y Desarrollo Sostenible de Musim Mas –uno de los principales productores de aceite de palma– y también integrante del grupo de trabajo. “Tenemos que asegurarnos que creamos un sistema en el que hay equilibrio [entre la parte social y la medioambiental] y no es sencillo”.

No-deforestar no significa dejar de cortar árboles

En sus estándares actuales, la RSPO considera que las nuevas plantaciones están libres de deforestación si “no han reemplazado bosques primarios” y que las antiguas pueden certificarse si la deforestación es previa a 2005. Según esta definición, hubo “muy poca deforestación entre los miembros” del sello en 2016, asegura Parish, pero la expansión del aceite de palma aún puede darse a expensas de bosques secundarios y ser certificada como sostenible.

Asimismo, Greenpeace publicó un  informe a finales de 2017 en el que criticaba las políticas de no-deforestación de la industria y aseguraba que “no había ninguna posibilidad” de que las empresas cumplieran los objetivos comprometidos en 2014. La ONG, sin embargo, no aclaraba su definición de ‘no-deforestación’.

En el primer borrador publicado por la RSPO se abre además la puerta a que se deforeste incluso bosque primario. “Si se adopta, un riesgo principal es que el requisito de no-deforestación no tendrá que aplicarse globalmente, especialmente en países con alta densidad forestal”, asegura Gemma Tillack, directora de campañas sobre el agronegocio de la Red de Acción de los Bosques Tropicales (RAN).

Así, la propuesta llama a que se plantee una definición más laxa de no-deforestación para los países donde más del 80% del territorio es bosque, especialmente en África, América Latina y las islas del Pacífico. “La estrategia que está adoptando la RSPO es decir que, si ellos no permiten que se certifique aceite de palma en el que haya cierta deforestación, otros actores van a deforestar de todas formas”, continúa Tillack.

La justificación es principalmente social, asegura Faizal Parish. “En esos países en los que si dices ‘no-deforestación’ básicamente significa que no habrá ningún desarrollo [económico], hace falta encontrar [una definición] que pueda permitir cierta flexibilidad”, dice Parish.

La deforestación del Bosque Atlántico brasileño creció un 57 % en el último año
La deforestación del Bosque Atlántico brasileño creció un 57 % en el último año EFE

Esta “flexibilidad” podría aplicarse también a los pequeños productores, que poseen superficies de menos de 50 hectáreas y producen hasta el 40% del aceite de palma mundial. “El camino a la certificación para los pequeños propietarios es muy duro y unos estándares más exigentes lo harán casi imposible “, asegura otro productor que prefiere mantenerse en el anonimato. “Tenemos que plantear criterios especiales para ellos”.

En los próximos meses, se escribirán dos borradores más basándose en los comentarios recibidos, además de una propuesta concreta sobre ‘no-deforestación’. El proceso será clave para que el sello refuerce una credibilidad puesta en entredicho que incluso los mercados se resisten a respaldar: en 2016, los miembros de la RSPO solo vendieron 5,6 millones al precio ‘premium’ del sello de las más de 11 toneladas que produjeron según los estándares. El resto acabó en estanterías de supermercados y fábricas como aceite normal.

La definición a la que se llegue de deforestación será fundamental en el futuro de una industria cada vez “más demonizada”, asegura Gemma Tillack. “Que se permita que haya deforestación en el aceite de palma certificado ‘sostenible’ merma sin duda su capacidad para recuperar la credibilidad del mercado”, asegura Tillack. Y quizá, su propia supervivencia ahora que la UE amenaza con crear su propio sello y prohibir el uso de aceite de palma como biocombustible.

Europa haurà de prohibir l’oli de palma per salvar els boscos: Parlament Europeu

Aprofitem aquí els recursos d’allà, sense pensar i per afany lucratiu. Aquesta setmana, una delegació de 14 representants d’11 nacions d’Àsia, Àfrica, Amèrica Llatina es presentaran al Parlament Europeu per demanar-li a la Gran Bretanya i altres nacions europees que prohibeixin l’ús d’oli de palma africana per a producció de biocombustibles, i que reforcin la supervisió de les cadenes de subministraments.

Les plantacions de palma sovint reemplacen als boscos tropicals, maten espècies en perill d’extinció, desarrelen comunitats locals i contribueixen a l’alliberament de gasos que escalfen el clima. A causa principalment a la producció de palma d’oli, Indonèsia emet més gasos d’efecte hivernacle que qualsevol altre país a més de la Xina i els Estats Units.

http://amp.elespectador.com/noticias/medio-ambiente/europa-debera-prohibir-el-aceite-de-palma-para-salvar-los-bosques-parlamento-europeo-articulo-740792?__twitter_impression=true Continua la lectura de Europa haurà de prohibir l’oli de palma per salvar els boscos: Parlament Europeu

Els arbres a l’Amazònia fan la seva pròpia pluja

La selva amazònica acull un clima estrany. Una peculiaritat és que les pluges comencen de 2 a 3 mesos abans que els vents estacionals comencin a portar l’aire humit de l’oceà. Ara, els investigadors diuen que finalment han descobert la procedència d’aquesta humitat primerenca: els arbres mateixos.

L’estudi proporciona dades concretes sobre quelcom que els científics havien teoritzat durant molt de temps, diu Michael Keller, ecòleg forestal i científic investigador del Servei Forestal dels EUA a Pasadena, Califòrnia, que no estava involucrat amb el treball. 

Les investigacions anteriors van mostrar una acumulació primerenca d’humitat a l’atmosfera sobre l’Amazònia, però els científics no estaven segurs de per què. “Tot el que es pot veure és el vapor d’aigua, però no sabeu d’on prové”, diu Rong Fu, científic climàtic de la Universitat de Califòrnia, a Los Angeles. Les dades del satèl·lit mostren que l’augment coincideix amb un augment de fulles fresques, els investigadors principals que sospiten que la humitat podria ser el vapor d’aigua alliberat durant la fotosíntesi. En un procés anomenat transpiració, les plantes alliberen el vapor d’aigua de petits porus a la part inferior de les seves fulles. Continua la lectura de Els arbres a l’Amazònia fan la seva pròpia pluja

Els boscos són sagrats

Avui, revetlla de Sant Joan s’escolten menys petards dels acostumats per aquestes dates. En plena onada de calor des de fa dies, molts Ajuntaments han prohibit l’incendi de fogueres i el llançament de petards. Esperem que imperi el sentit comú i aquestes mesures siguin suficients.

Mentrestant, altres boscos també estan en perill. Líders religiosos i indígenes de tot el món es reuneixen a Oslo per unir els seus esforços i coneixements al voltant d’una causa: frenar la desforestació de la selva tropical.

“Si continuem desforestant és un suïcidi …” Continua la lectura de Els boscos són sagrats

La desforestació amenaça la supervivència de 500 espècies en perill d’extinció

La investigació, publicada a la revista Conservation Biology , conclou que la gran majoria de les espècies que travessen un creixent risc d’extingir- viuen en zones la massa forestal s’ha vist reduïda.

Gràcies a mapes d’alta resolució i lliure accés de la plataforma Google Earth , captats per satèl·lit, equip de científics ha analitzat els canvis que s’han produït entre 2002 i 2012 en una massa forestal que alberga a més de 11.000 espècies . Els resultats demostren que en el que portem de segle la desforestació ha posat en risc la supervivència de més de mig miler d’espècies de mamífers , aus i amfibis ..

http://www.agenciasinc.es/Noticias/Unas-500-especies-estan-mas-cerca-de-la-extincion-por-la-deforestacion-del-siglo-XXI

La cotorra cotilarga (Psittacula longicauda) ha perdido el 17% de su área de distribución en Indonesia y Malasia en los primeros años del siglo XXI. Pero no es la única que ha visto su hábitat reducido: un sapo endémico de la Guayana Francesa (Atelopus flavescens) solo vive en 400 km2y la ardilla voladora de Hagen (Petinomys hageni) ha perdido más del 70% de los bosques donde habitaba entre Sumatra e Indonesia. Continua la lectura de La desforestació amenaça la supervivència de 500 espècies en perill d’extinció

Dia Internacional dels Boscos. Ens quedem només en bones intencions?

Els boscos són els ecosistemes del planeta més biològicament diversos, la llar del 80% de totes les espècies d’animals, insectes i plantes terrestres. També proveeixen de refugi , ocupació i seguretat a les diferents comunitats que en depenen…

Malgrat els increïbles beneficis ecològics , econòmics, socials que ens brinden els boscos, la desforestació continua a un ritme de 13 milions d’hectàrees a l’any i és responsable d’entre un 12 i un 20% de les emissions de gasos que produeixen l’efecte hivernacle i contribueixen a l’escalfament global.

Tot va començar el 1969 a Roma quan va sorgir la idea de crear el Dia Forestal Mundial, però van haver de passar 43 anys fins que el 2012 la FAO designés al 21 de març (per l’equinocci de primavera septentrional i el de tardor austral ) com a Dia Internacional dels Boscos, que es va commemorar el 2013 per primer cop.

Aquest és el missatge  del Secretari General Ban Ki-moon en el Dia Internacional dels boscos:

«En este primer año de aplicación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Día Internacional de los Bosques se centra en la función que estos desempeñan en el apoyo a los sistemas hidrológicos. […] Invertir en los bosques es una póliza de seguro para el planeta.»

“para construir un futuro para todos que sea sostenible y resistente al clima, hay que invertir en los bosques de nuestro mundo. El compromiso político debe ser real e inmediato en pos de crear políticas inteligentes, para que se hagan cumplir las leyes, existan asociaciones innovadoras y se consiga la financiación necesaria para todo ello.” Continua la lectura de Dia Internacional dels Boscos. Ens quedem només en bones intencions?