Arxiu d'etiquetes: COP25

Els culpables del fracàs de les negociacions a la Cimera de Clima

Gegants com els EUA, la Xina, Rússia, Índia, Brasil, Aràbia Saudita i el Japó van dinamitar l’entesa en la COP25. Van posar esculls per pactar reduir les emissions i tampoc van permetre la creació d’un mercat comú de carboni mentre la UE demanava una major ambició

https://www.publico.es/sociedad/cop25-culpables-fracaso-negociaciones-cumbre-clima.html

La Cumbre del Clima más larga de la historia ha finalizado con un acuerdo de mínimos para reducir las emisiones y con un fracaso del plan que tenía como objetivo crear un mercado común de carbono. Las negociaciones fueron dinamitadas por las grandes economías mundiales, lo que desembocó en un documento final poco ambicioso que pretende servir para cumplir el Acuerdo de París que compromete a los países a evitar que la temperatura media del planeta suba este siglo por encima de 1,5 grados. Continua la lectura de Els culpables del fracàs de les negociacions a la Cimera de Clima

La COP25 aconsegueix un acord mínim per reduir les emissions i fracassa en la creació d’un mercat de carboni

Els països demostren un nou fracàs del multilateralisme al no aconseguir un dels grans objectius de la cita, la creació d’un mercat de carboni internacional.

No anem bé. Aquestes dues setmanes han servit per visibilitzar la bretxa que existeix entre els poders polítics internacionals i la societat civil, que ha organitzat una cimera paral·lela amb més de 300 esdeveniments sobre crisi climàtica i drets humans.

https://www.publico.es/sociedad/cop25-preacuerdo-cumbre-clima.html

Las delegaciones mundiales que participan en la Cumbre del Clima de Madrid han alcanzado un acuerdo mínimo para salvar los compromisos de París. Tras unas negociaciones alargadas y duras, las partes han conseguido llegar a un consenso y aumentar la ambición climática y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Aunque los diálogos se han desatascado durante la madrugada del domingo, la realidad es que el quorum final se distancia mucho de las peticiones planteadas por la sociedad civil y la comunidad científica, ya que se pospone hasta 2020 la presentación de los nuevos compromisos para la descarbonización y el descenso de la emisiones de CO2. Continua la lectura de La COP25 aconsegueix un acord mínim per reduir les emissions i fracassa en la creació d’un mercat de carboni

Els culpables patrocinen la Cimera del Clima COP25 a Madrid

L’espai de la Cimera es divideix en àrea blava (delegacions governamentals i altres institucions socials) i zona verda (empreses), paradoxa extraordinària com poques: els que contaminen el món ocupen el territori verd que hauria d’estar reservat, per motius obvis, a activistes i científics amb aval i crèdit suficient en la lluita ecològica contra l’emergència ambiental produïda per les emissions tòxiques de la producció industrial i diferents devastacions connexes: desertització i desglaç principalment. Com a mínim estem davant d’una apropiació indeguda del focus mediàtic. Un de tants robatoris legals quan el protagonisme es ven a el millor postor.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=263503&titular=los-culpables-patrocinan-la-cumbre-del-clima-cop25-en-madrid-

Cuando todos somos culpables, nadie lo es de manera individual o corporativa. Esta vieja máxima hipócrita y cínica se utiliza por el capitalismo para que la responsabilidad de sus desmanes estructurales se disemine alícuotamente entre la ciudadanía tomada en su conjunto. Así se evaporan las culpas de las multinacionales y de los poderes públicos y privados corruptos.A pesar de la voluntad de gentes de buena fe e idealistas biempensantes, la Cumbre del Clima COP25 de Madrid, tras las renuncias previas de Brasil y Chile por motivos políticos, negacionismo de Bolsonaro y situación social explosiva en el país andino respectivamente, no aportará nada sustancial para la emergencia climática a escala mundial.

La Cumbre de la capital española es un evento más de carácter publicitario donde los gobiernos pronuncian urbi et orbi bellas frases de cara a la galería y las empresas más contaminantes se lavan las manos en completa impunidad. La icónica inocencia infantil de Greta Thunberg, un atrezzo bien condimentado de indigenismo plural y una pasarela estilo photocall de los Oscar nutrida de estrellas de impacto mediático (Harrison Ford, Javier Bardem, Alejandro Sanz…) ponen luz rutilante a un espectáculo asumido, deglutido y transformado en mercancía por el neoliberalismo como tantos otros fetiches otrora rebeldes o revolucionarios: hoy en día hasta el famoso pañuelo de la resistencia popular palestina o la efigie mítica de Che Guevara son objetos de consumo en boutiques de lujo de todo el planeta.

El presupuesto del evento oscila entre 50 y 86 millones de euros, estimándose que las 25.000 personas participantes dejen en la ciudad que los acoge entre 100 y 200 millones de euros. Eso dicen los analistas sobre las expectativas de negocio, lo que de verdad importa.

¿Quiénes son los patrocinadores principales del encuentro internacional? Endesa, Acciona, Suez (firma francesa), Iberdrola, Santander, BBVA, Mapfre, Indra, Iberia, Siemens (multinacional alemana), Seat, Telefónica… Son nombres de lo más granado del Ibex 35, selecto club bursátil con las empresas españolas de mayor liquidez financiera y radio de acción depredador muchas de ellas más allá de las fronteras nacionales.

Entre las citadas destaca Endesa, la empresa más contaminante de España con 30 millones de toneladas de CO2 vertidas al medio ambiente cada año. Pertenece al sector de la energía al igual que Iberdrola, que también consta en los primeros lugares de esta clasificación con emisiones sucias de 3 millones de toneladas anuales. Según ha trascendido tanto Endesa como Iberdrola han aportado al encuentro promovido por las Naciones Unidas dos millones de euros cada una. La cura moral de urgencia bien lo vale, en total de 10 a 12 millones de euros de patrocinio interesado invertido por el capital privado.

Las entidades bancarias Santander y BBVA asimismo se han aflojado el bolsillo con cantidades hasta el momento desconocidas porque el Gobierno español no ofrece datos fidelignos ni oficiales sobre estos asuntos crematísticos. Desde 2015 ambos bancos son, dentro de su sector, inversores de intensidad diversa en explotaciones de combustibles fósiles de ámbito internacional.

El espacio de la Cumbre se divide en área azul (delegaciones gubernamentales y otras instituciones sociales) y zona verde (empresas), paradoja extraordinaria donde las haya: los que contaminan el mundo ocupan el territorio verde que debería estar reservado, por motivos obvios, a activistas y científicos con aval y crédito suficiente en la lucha ecológica contra la emergencia ambiental producida por las emisiones tóxicas de la producción industrial y distintas devastaciones conexas: desertización y deshielo principalmente. Como mínimo estamos ante una apropiación indebida del foco mediático. Uno de tantos robos legales cuando el protagonismo se vende al mejor postor.

Las actividades militares bélicas o en tiempos de paz, los sectores de la energía, minería y petróleo, la agroindustria y el modo de vida consumista al estilo occidental, además de las transnacionales, entre otras, Coca Cola, Pepsi, Danone y Nestlé (según la ONG Oxfam) son los causantes directos del desastre que ya estamos padeciendo en vivo y sufriendo en sus carnes los moradores de países pobres y marginales instalados en los suburbios de las grandes ciudades metropolitanas, con un sesgo de género e infantil muy acusado, mujeres y niños son los grupos de damnificados más numerosos víctimas de la situación descrita a vuelapluma.

Nadie en estos foros tan estéticos pone en solfa el régimen que viene sustentando este devenir hacia la catástrofe absoluta, el capitalismo. Y este silencio atronador tiene sus razones soterradas y raíces invisibles en la maraña de declaraciones políticas elípticas y evasivas imperantes en la diplomacia al uso: China con el 30 por ciento de emisiones nocivas a la atmósfera y el suelo y EEUU con el 15 por ciento figuran como los países que más inciden en la contaminación ambiental. De una u otra forma, ambos gigantes miran para otro lado y dan largas al asunto eludiendo compromisos tangibles. Junto a la Unión Europea, alrededor del 10 por ciento de residuos tóxicos arrojados al aire, el agua y la tierra, son los responsables de más de la mitad de la suciedad ambiental maligna que comemos, bebemos y respiramos hoy.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que la demanda mundial de energía lleva 40 años subiendo sin cesar, correspondiendo el 80 por ciento del total a combustibles fósiles. Desde 1990, las emisiones contaminantes han crecido un 60 por ciento. Aproximadamente, nuestro consumo excesivo derrocha recursos naturales de 1,75 planetas Tierra. Continuar con esta locura de más y más sin reparar en gastos nos exigirá en 2050 dos planetas y medio para dar satisfacción plena a nuestra ansias compradoras de placeres vanos y deseos prescindibles.

Los países que más tiran por la borda en términos generales, lo que se denomina técnicamente huella ecológica, son China, EEUU e India. Si tomamos el índice per capita, las sociedades más egoístas son Luxemburgo, Australia y EEUU. La gran contradicción del mal reparto de la riqueza es que hay 800 millones de personas con desnutrición severa y riesgo de muerte y 1.900 millones de individuos con sobrepeso, fundamentalmente habitantes del mundo rico.

Otro dato alarmante es que en la actualidad circulan por la Tierra por encima de los 1.400 millones de vehículos entre automóviles, camiones y autobuses. Los países miembros del G7 (Alemania, Canadá, EEUU, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) registran 700 vehículos por cada 1.000 habitantes, mientras que está relación desciende a 150 vehículo por 1.000 habitantes en el caso de China. Se considera que cada dos décadas este parque suele duplicarse, esto es, en 2040 podríamos rozar los 3.000 millones de vehículos rodando por el asfalto terráqueo.

¿Ese futuro es factible y deseable? ¿Será una utopía o una distopía el porvenir que habitemos o nos habite como meros comparsas sin voluntad ni capacidad humana de decisión? El modelo de crecimiento capitalista hace mucho que está en entredicho, es más, los vaticinios de la ciencia sobre el calentamiento global realizados hace 50 años se están verificando casi al pie de la letra, sin embargo las clases media cebadas después de la Segunda Guerra Mundial a base de compras a plazo y pingües subvenciones no está dispuesta a aminorar sus estándares de vida simbólicos, coche, proteínas carnívoras y turismo agresivo de ocupación intensiva de espacios naturales.

¿Cuántas familias que acuden en armonía a una manifestación vistosa y lúdica proecologista asumirían que menos consumismo es más calidad de vida? ¿Cuándo los sindicatos de clase dejarán de ser meros agentes de apoyo de la explotación capitalista y mirarán más allá del empleo y el salario sea cual sea el producto final del trabajo, preguntándose política e ideológicamente por la ética de la mercancía en sí?

Las cumbres climáticas como COP25 soslayan los conflictos de fondo para trasladar una imagen global y compacta donde los verdaderos culpables seguirán cometiendo similares fechorías ambientales y laborales como hasta ahora mismo. El conflicto, no obstante, saldrá a la palestra antes o después, con mayor o menor virulencia. Capitalismo y medio ambiente son incompatibles: eso es un hecho histórico. Y neoliberalismo y democracia participativa empiezan a mostrar desavenencias muy preocupantes. La disyuntiva que se abre es radical: o aguantar la explotación de clase y el patriarcado del ordeno y mando o solicitar el divorcio con todas las consecuencias. En cualquier caso, el porvenir, no hace falta ser agoreros, no estará exento de violencias. Las corporaciones y las elites no se desprenderán de sus beneficios, privilegios y regalías con una sonrisa en la boca. Tiempo al tiempo, si es que aún hay tiempo para conquistar una solución justa, equitativa y pacífica.

A pesar de las justísimas proclamas de Greta y de las reivindicaciones indígenas, abusar de iconos mediáticos puede matar de cuajo el trasfondo auténtico del asunto que nos ocupa: el capitalismo nos come día a día. Es hora de pasar a la acción.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Envía esta noticia

Les dones advoquen per liderar la lluita contra el canvi climàtic

El lideratge femení allunyat de vulnerabilitats davant l’emergència climàtica ha estat el missatge que les associacions de dones han volgut transmetre dins de la trobada Green New Deal.

La transició ecològica de l’economia és una oportunitat per a la igualtat entre dones i homes en l’ocupació i l’emprenedoria,

Las mujeres abogan por liderar la lucha contra el cambio climático

El liderazgo femenino alejado de vulnerabilidades ante la emergencia climática ha sido el mensaje que las asociaciones de mujeres han querido transmitir dentro del encuentro organizado por el Instituto de la Mujer y la Secretaría de Estado de Igualdad, dentro del marco de la Cumbre Mundial del ClimaCOP25. Las mujeres presente han abogado por liderar la lucha contra el cambio climático.

La jornada titulada “El Green New Deal como oportunidad para la igualdad en el empleo y el emprendimiento”, ha contado con la presencia de Soledad Murillo, secretaria de Estado de Igualdad, Rocío Rodríguez Prieto, directora del Instituto de la Mujer, Isabel Bombal Díaz, directora General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, Yolanda Besteiro, presidenta Federación de Mujeres Progresistas, Laura González, cooperativa de comercialización de energía eléctrica La Corriente, Beatriz Ochotorena Villanueva, de la Quesería Mikaela – Quesería Artesana Bioclimática, Teresa López, presidenta Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales (FADEMUR), Carmen Quintanilla, presidenta Asociación de Familias y Mujeres del Medio Rural (AFAMMER), Ana Bujaldón, presidenta Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE) y por último, Eva Serrano, presidenta Asociación Española de Mujeres Empresarias (ASEME).

Rocío Rodríguez Prieto, directora del Instituto de la Mujer, foto Agustín Millán

En el acto se han expuesto varias obras de arte creadas por mujeres artistas de la Asociación de Mujeres Artistas, Blanco Negro y Magenta. Entre ellas de Concha Mayordomo, ‘Lo Súper’ y Dora Román.

En el acto se han expuesto varias obras de arte creadas por mujeres artistas de la Asociación de Mujeres Artistas, Blanco Negro y Magenta. Entre ellas ‘Lo Súper’ y Dora Román, foto Agustín Millán

El Green New Deal (o «Nuevo Acuerdo Verde», en castellano) es un conjunto de propuestas políticas que responden a la necesidad de reorientar la sociedad hacia una economía verde donde las consideraciones ecológicas están unidas a la sostenibilidad social, potenciando la igualdad y la justicia social.

Isabel Bombal Díaz, directora General de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal, foto Agustín Millán

La conversión ecológica de la economía y la transición a una economía con bajas emisiones de carbono crearán una gran demanda de empleos cualificados en sectores como la agricultura, la energía, el transporte, la construcción y los residuos. Este cambio de paradigma plantea cuestiones específicas en lo que se refiere a las mujeres que deben ser abordadas en el marco del Green New Deal para garantizar una distribución social equitativa de los beneficios y contar con el máximo talento.

La transición ecológica de la economía es una oportunidad para la igualdad entre mujeres y hombres en el empleo y el emprendimiento

El acto ha querido visibilizar las experiencias positivas de mujeres en el empleo verde, así como aportar claves para que la transición ecológica de la economía cuente con su plena participación, convirtiéndose así en una oportunidad para la igualdad en el empleo y el emprendimiento.

El plan europeo para promover un ‘pacto verde’ toma como referencia la Green New Deal, una propuesta legislativa en Estados Unidos que nació con el ánimo de abordar conjuntamente el cambio climático y la desigualdad económica y social de las mujeres con respecto a los hombres. La expresión toma prestado el nombre del New Deal, un conjunto de reformas sociales y económicas y proyectos de obras públicas emprendidos por el presidente Franklin D. Roosevelt en respuesta a la Gran Depresión de los años 30 de siglo pasado.

Foto Agustín Millán

Rocío Rodríguez, directora de Instituto de la Mujer al comienzo del acto, ha hecho una referencia a la aprobación, ayer, de la agenda de genero dentro de la Cumbre del Clima, que se celebra en Madrid.

Isabel Bombal, directora general de Desarrollo Rural, Innovación y Política Forestal ha señalado que la inversión adicional del Green New Deal va a suponer nuevas oportunidades económicas para la España vaciada.

Yolanda Besteiro, presidenta Federación de Mujeres Progresistas ha señalado que “las mujeres sufren más las consecuencias del cambio climático y por el contrario son las menos las que toman las decisiones para combatirlo. Aun así, somos fundamentales en la solución y aprovecharemos las oportunidades que ofrece la economía verde”.

Yolanda Besteiro, presidenta Federación de Mujeres Progresistas, foto Agustín Millán

Para Besteiro “el uso eficiente de la energía será una importante fuente de trabajo. Se calcula que se crearan 96.000 empleos”. Ahora las mujeres solo son el 32% de personas empleadas en renovables y muchas están en puestos de administración.

Los proyectos puestos en marcha por las mujeres del ámbito rural redundan en beneficio de toda la comunidad. “No hay solución para el cambio climático sin las mujeres”, ha señalado la presidenta de Mujeres Progresistas.

Laura González de la cooperativa de comercialización de energía eléctrica La Corriente, nos ha explicado su proyecto de emprendimiento sostenible: Cuyo objetivo es el fomento del auto consumo y para el que las personas están por delante de la economía. Desde La Corriente han impulsado cambios desde la perspectiva de género, como la creación de un área específica para trabajar por la igualdad. 

Laura González, cooperativa de comercialización de energía eléctrica La Corriente, foto Agustín Millán

Beatriz Ochotorena, de Quesería Mikaela, una empresa artesana bioclimática, nos ha contado su proyecto, una experiencia de emprendimiento femenino sostenible. Un buen ejemplo del papel de las mujeres contra el cambio climático.

Beatriz Ochotorena Villanueva, de la Quesería Mikaela – Quesería Artesana Bioclimática, foto Agustín Millán

Com més ric, més contamina: per què les llars amb més diners d’Espanya emeten el doble de CO2 que els més pobres

L’organització Oxfam Intermón posa de manifest en un estudi presentat amb motiu de la COP25 l’estreta relació entre desigualtat i crisi climàtica.
Les diferències es donen entre països i també dins dels mateixos estats: els 47 més pobres del món només emeten el 0,8% de les emissions totals.
A més, els que menys contaminen són els més vulnerables i “pateixen l’impacte de l’emergència climàtica de manera més profunda i extrema”.

https://www.eldiario.es/sociedad/contamina-hogares-dinero-Espana-CO2_0_972902973.html

No todas las personas contaminan por igual ni todas van a sufrir las consecuencias de la misma manera. El cambio climático y la desigualdad están estrechamente relacionados, según pone de manifiesto el informe Injusticia climática. Lo que contaminan los más ricos y pagan los más vulnerables, presentado por Oxfam Intermón con motivo de la celebración de la COP25 en Madrid. El estudio ha analizado las emisiones de CO2 ligadas al consumo según niveles de renta en España y ha concluido que las producidas por el 10% de hogares más rico multiplican en 2,3 veces las del 10% más pobre, que tan solo suponen el 5,8% de las emisiones totales en nuestro país. Continua la lectura de Com més ric, més contamina: per què les llars amb més diners d’Espanya emeten el doble de CO2 que els més pobres

COP25: forats en la capacitat del finançament climàtic

Encara que pugui haver grans dificultats tècniques, científiques i socials per afrontar la crisi climàtica, el major obstacle per a posar-nos d’acord en com fer-ho es redueix a una cosa: diners
Declarar que hi ha una “crisi climàtica” sense posar els diners ni canviar sistemes de producció, contractació pública, sistema fiscal i serveis públics no n’hi ha prou.

https://www.eldiario.es/tribunaabierta/COP25-agujeros-capa-financiamiento-climatico_6_971212871.html

Aunque pueda haber grandes dificultades técnicas, científicas y sociales para afrontar la crisis climática, el mayor obstáculo para ponernos de acuerdo en cómo hacerlo se reduce a una cosa: dinero. Sin embargo, poco se habla del financiamiento climático. Este comentario resume un análisis de datos que destapa grandes carencias tanto en el nivel de compromiso económico de los países como en el de los enfoques que se están aplicando a los fondos públicos destinados a combatir la crisis. Continua la lectura de COP25: forats en la capacitat del finançament climàtic

El primer dia de COP25 comença el fracking a Sevilla

L’empresa Oil & Gas Capital S.L. ha iniciat la fase d’exploració per a l’extracció d’hidrocarburs amb fracking a La Rinconada, al costat de la barriada El Gordillo.

http://equosevilla.es/cop25-inicio-fracking-sevilla/

Este lunes, en una de las barriadas más periféricas de Sevilla: El Gordillo; situada junto al término municipal de La Rinconada, se ha comenzado a perforar el suelo como parte de la tercera fase del proyecto Penélope 1 que, de dar resultados positivos, supondría el inicio de la extracción de hidrocarburos con la técnica de la fracturación hidráulica (fracking). El emplazamiento exacto es el Paraje “La Rata” (polígono 015, parcela 103), en el término municipal de La Rinconada. Los trabajos previos a estas primeras perforaciones, que pueden llegar hasta los 400 metros de profundidad, comenzaron dos semanas antes con la preparación del terreno. Continua la lectura de El primer dia de COP25 comença el fracking a Sevilla

Claus per a entendre la Cimera de Madrid, l’última cita per abordar el repte climàtic

La rellevància social de les cimeres, més enllà de manifestacions i altres accions reivindicatives, està garantida per la mateixa ONU

Aquest dilluns arrenca la Cimera de Clima (COP 25) que durarà fins al 13 de desembre. Els dirigents internacionals s’asseuran cara a cara per intentar arribar a consensos ambiciosos per poder mitigar l’emergència climàtica.

https://www.publico.es/politica/cop25-claves-entender-cumbre-madrid-ultima-cita-abordar-reto-climatico.html

La batalla climática es a contrarreloj. Los días pasan, estrechan el margen de maniobra de las sociedades y la emergencia se hace más evidente en cada catástrofe; cada inundación, cada incendio, cada bloque de hielo que se desprende de una masa inmensa sirve para materializar las advertencias de la ciencia. Ante este escenario, las calles se llenan de un clamor social que reclama medidas urgentes a los gobiernos para avanzar hacia estructuras económicas mucho más lentas y pausadas que puedan garantizar un recorte de emisiones amplio a nivel planetario.

Precisamente para ello, para alcanzar un escenario de mitigación global, se van a reunir los líderes mundiales en Madrid en una cumbre, que se presenta esencial para alcanzar unos compromisos ambiciosos que permitan que la subida de temperaturas del planeta se mantenga por debajo de los 1,5º C. La COP 25, nombre de esta reunión de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), es, en cierta medida, la última oportunidad para salvar el Acuerdo de París, que comenzará a aplicarse en 2020.

La cumbre, que acontecerá en Madrid del 2 al 13 de diciembre después de que Chile tuviera que renunciar por las protestas sociales que inundan el país, es un encuentro multilateral importante de cara a la batalla política contra la crisis climática. Si bien es cierto que la mayoría de los acuerdos que se adoptan en estas reuniones anuales no son del todo vinculantes, sirven para retratar a la mayoría de los Estados y conseguir consensos mínimos para frenar el calentamiento del planeta.

En el caso de la COP 25, las claves políticas que vertebrarán los debates se focalizan en la “ambición”, tal y como señaló el propio secretario general de la ONU, António Guterres, pero también en allanar el terreno para la siguiente reunión climática de 2020. Estos son algunos de los puntos centrales de la cumbre.

Integridad ambiental

En 2020 comenzará a funcionar el Acuerdo de París, por lo que en esta cumbre se tratará de finalizar los procesos de negociación que siguen abiertos en torno a este tratado. En ese sentido, diciembre de 2019 será clave para intentar conseguir consensos ambiciosos que perfeccionen las herramientas que garantizan que los compromisos climáticos de reducción de emisiones se cumplan por todos los signatarios.

La transparencia será uno de los elementos centrales del debate a la hora de conseguir mecanismos fiables que garanticen que los estados reportan sus compromisos, sus logros y decepciones climáticas dentro de un marco común regido por las Naciones Unidas.

Además, en este aspecto de la integridad ambiental, se abrirá un debate en torno al desarrollo de las reglas del Artículo 6 del Acuerdo de París. En este punto, se tratará de avanzar para establecer un mercado global de carbono con el que los Estados puedan intercambiar compensaciones por sus emisiones bajo la premisa de quien contamina más pago. Esta es una normativa que, en cierta medida, ya existe en la Unión Europea y que podría servir de ejemplo para articular un mecanismo internacional más grande. El principal escollo podría estar en el modo en el que se articula este sistema y en si las empresas podrán entrar en el mercado por sí mismas o si serán los gobiernos nacionales los que gestionen el cómputo general de las emisiones.

Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC)

Entre los debates y acuerdos que se aprobar, destaca la revisión de los Compromisos Nacionales de Reducciones (NDC) con los que cada país se retratará ante la comunidad internacional presentando sus propios libros de acción climática para conseguir atenuar los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero. En este punto se hablará de aspectos diversos que van desde los fondos que puede aportar cada Estado para mitigar la crisis climática hasta los compromisos para descarbonizar la economía.

Fondo verde para el clima

En la Cumbre del Clima de Copenaghe (COP 15) se habló por primera vez de la creación de un Fondo Verde para el Clima, algo que se terminó ejecutando en el siguiente encuentro internacional de Cancún (COP 16) de 2010. La idea central es que para 2020 este fondo cuente con una financiación de 100.000 millones de dólares enfocados a luchar contra la emergencia climática y limar las diferencias entre países. Sin embargo, el Green Fund se encuentra en un déficit de aportaciones marcada por la escasa participación de países como EEUU –que ha anunciado su salida del marco de París– o Australia. Es por ello que las partes deberán alcanzar consensos para reconocer, en primer lugar, esa falta de financiación y, en segundo lugar, incrementar las aportaciones de los Estados más desarrollados, además de revisar la adecuación y la efectividad de esta herramienta para frenar el calentamiento del planeta. Esta es una de las claves a tratar en la cumbre de Madrid.

Un manifestante lee un periódico falso con el titular: 'No se preocupe, todo va bien. Ignorancia es felicidad'. REUTERS/Henry Nicholls

Un manifestante lee un periódico falso con el titular: “No se preocupe, todo va bien. Ignorancia es felicidad”. REUTERS/Henry Nicholls

¿Qué pasa con EE UU?

En todo acuerdo internacional la figura de EE UU se presenta relevante, por su poder internacional, a la hora de alcanzar acuerdos relevantes. La administración Trump, desde su llegada a la Casa Blanca, ha demostrado que las cuestiones climáticas no son una prioridad, sino un obstáculo para sus vocaciones económicas. Tanto es así, que este mes de noviembre el Gobierno norteamericano inició de manera oficial los trámites para salirse del Acuerdo de París. Sin embargo, esto no impide que los altos funcionarios estadounidenses estén en el encuentro de Madrid, ya que será a partir de 2020 cuando se desvincule por completo de los compromisos alcanzados en la capital francesa allá por 2015.

La realidad es que EE UU seguirá acudiendo a las siguientes Cumbres del Clima ya que sólo se ha salido de la CMA (conferencia de los países que están dentro del acuerdo de París) uno de los tres plenarios que componen las COP celebradas de manera anual. En cualquier caso, al ser Madrid uno de los encuentros centrales para sellar los compromisos de París de cara a 2020, EE UU podría tener una última oportunidad para frenar consensos.

Aunque estas son algunas de las lecturas habituales, “no se espera que EE UU tenga un papel muy polarizante”, tal y como explica a Público Lara Lázaro, investigadora principal de política y economía ambiental del Real Instituto Elcano. La realidad es que la salida de EE UU puede jugar en su contra si se tiene en cuenta que a un país de sus características le interesa estar allá donde se desarrollan las reglas del juego. En cualquier caso, la coyuntura política podría cambiar de un día para otro si se tiene en cuenta que el presidente Trump –a quien no se espera ver por Madrid– está cada vez más en entredicho. Su marcha del poder y la entrada de otro Ejecutivo podría reenganchar a la nación americana dentro de los compromisos de París dentro de unos años (o meses).

Activistas por el clima protestan frente al Capitolio en Washington./ REUTERS

Activistas por el clima protestan frente al Capitolio en Washington./ REUTERS

La ‘contracumbre’

Las miles de corbatas que llenarán IFEMA durante las primeras semanas de diciembre contrastarán con el clima de protesta social que llenará las calles de Madrid. Tanto es así, que los colectivos sociales han preparado una cumbre social en un tiempo récord para tratar de presionar a la clase gobernante que se reúne en la capital. “Hemos tenido un mes para organizar todo. Muy poco tiempo si se tiene en cuenta que los compañeros de Escocia ya han comenzado a preparar la contracumbre de Glasgow que es dentro de un año”, explican fuentes de Juventud por el Clima. Por el momento las actividades se concentran en una gran marcha el día 6 de diciembre, además de charlas en espacios universitarios, uno de los centros neurálgicos del nuevo activismo ecologista en España.

La relevancia social de las cumbres, más allá de manifestaciones y otras acciones reivindicativas, está garantizada por la propia ONU, que habilita dentro del espacio de la COP una “zona verde” para tratar de dar un papel visible a las ONG en defensa del medio ambiente, los profesionales académicos que estudian el cambio climático, las empresas, las plataformas juveniles y las organizaciones chilenas, país que preside el evento.

“Si hi ha una COP25 vol dir que s’han reunit 24 vegades i han fracassat”

El problema és que a cap polític li preocupa què passarà amb el món quan acabi el seu mandat. Li preocupa el que passi durant el seu mandat. De manera que parlar-li a algú de l’2040 o 2050 quan estan pensant en com acaben el 2019 i com comencen el 2020, això és ciència ficció. És com si els parlessin de l’any 25.000.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=262999&titular=%22si-hay-una-cop25-quiere-decir-que-se-han-reunido-24-veces-y-han-fracasado%22- Continua la lectura de “Si hi ha una COP25 vol dir que s’han reunit 24 vegades i han fracassat”