Arxiu d'etiquetes: catàstrofe

L’erupció del Semeru, a Indonèsia, deixa almenys 13 morts i un paisatge lunar

L’erupció va provocar un enorme tsunami de cendra que va eclipsar el sol i va sumir en una profunda foscor momentàniament les poblacions annexes a la muntanya.

https://www.publico.es/internacional/erupcion-volcan-indonesia-erupcion-semeru-indonesia-deja-13-muertos.html

Los equipos indonesios de emergencia evalúan este domingo la situación en las poblaciones próximas al volcán Semeru, en la isla de Java, cuya erupción la víspera provocó una enorme avalancha de ceniza candente que ha dejado al menos 13 muertos y casi un centenar de heridos con quemaduras. Continua la lectura de L’erupció del Semeru, a Indonèsia, deixa almenys 13 morts i un paisatge lunar

L’emissió de diòxid de sofre es dispara a La Palma i els científics preveuen l’erupció més llarga en 500 anys

Els experts indiquen que no hi ha res que faci pensar que l’erupció pugui acabar aviat. Una nova colada del volcà de La Palma es desborda i s’aproxima lentament a La Laguna.

https://www.publico.es/sociedad/nueva-colada-volcan-palma-desborda-aproxima-lentamente-laguna.html

https://www.publico.es/sociedad/emision-dioxido-azufre-dispara-palma-preven-erupcion-larga-500-anos.html Continua la lectura de L’emissió de diòxid de sofre es dispara a La Palma i els científics preveuen l’erupció més llarga en 500 anys

S’obre un nou focus emissor del volcà de La Palma i repunta la sismicitat

La sismicitat ha experimentat un repunt les últimes hores, amb mig centenar de terratrèmols localitzats.

https://www.publico.es/sociedad/erupcion-palma-abre-nuevo-foco-emisor-volcan-palma-repunta-sismicidad.html

Un nuevo foco emisor se ha abierto esta madrugada en la ladera noreste del cono del volcán en Cumbre Vieja, con emisión de coladas y piroclastos, al tiempo que la sismicidad asociada al proceso eruptivo ha repuntado en las últimas horas.

Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), informa del nuevo centro emisor en las redes sociales y añade que habrá que estar pendientes a las consecuencias y el alcance de este episodio.

Lo que es seguro es que la sismicidad ha experimentado un repunte en las últimas horas, con medio centenar de terremotos localizados desde la medianoche del sábado, mayoritariamente en profundidades intermedias, y tres de ellos sentidos por la población.

Según datos del IGN, tres de esos sismos tuvieron una magnitud de 3,5, uno de ellos con hipocentro localizado en Fuencaliente, a 11 kilómetros de la superficie terrestre. Fue sentido por la población con una intensidad máxima de tres en una escala del uno al siete.

En total, 14 terremotos de los contabilizados desde la medianoche del sábado tuvieron una magnitud de tres o superior.

El Pevolca confina nuclis de Tazacorte davant l’arribada de la colada 7 al mar

En previsió de possibles emanacions de gasos nocius per a la salut de les persones. La interacció entre la lava i el mar provoca emanacions d’àcid clorhídric.

https://www.eldiario.es/canariasahora/lapalmaahora/sociedad/pevolca-confina-nucleos-tazacorte-llegada-colada-7-mar_1_8513223.html

El Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca), ante la llegada de la colada de la zona número 7 al mar en la zona costera del municipio de Tazacorte, y en previsión de posibles emanaciones de gases nocivos para la salud de las personas, ha ordenado el confinamiento de los núcleos de población de San Borondón, Tazacorte y el diseminado de El Cardón hasta Camino Los Palomares por el norte. Continua la lectura de El Pevolca confina nuclis de Tazacorte davant l’arribada de la colada 7 al mar

El volcà de La Palma puja índex d’explosivitat per emissió de piroclasts

El comitè científic del Pla d’emergències volcàniques de les Canàries (Pevolca) ha elevat l’índex d’explosivitat de 2 a 3, en una escala de 8.

https://www.publico.es/sociedad/erupcion-cumbrevieja-volcan-palma-sube-indice-explosividad-emision-piroclastos.html

El volcán de La Palma, que hizo erupción hace 61 días en Cumbre Vieja, ha superado la emisión de 10 millones de metros cúbicos de piroclastos, por lo que el comité científico del Plan de emergencias volcánicas de Canarias (Pevolca) ha elevado su índice de explosividad de 2 a 3, en una escala de 8. Continua la lectura de El volcà de La Palma puja índex d’explosivitat per emissió de piroclasts

Ahir, incendis; avui, inundacions: Canadà evidencia en quatre mesos la duresa de la crisi climàtica

Els efectes de l’escalfament accelerat del planeta es deixen veure a la Colúmbia Britànica, regió del país nord-americà que ha estat assotada en poc temps per la pitjor onada de calor de la seva història i unes pluges torrencials sense precedents.

https://www.publico.es/sociedad/ayer-incendios-hoy-inundaciones-canada-evidencia-cuatro-meses-dureza-crisis-climatica.html

Hace unos meses había fuego. Hoy todo es agua. Los tejados de las casas, asomando a la superficie inundada tras 48 horas de lluvias extremas, borran el recuerdo de los incendios que hace poco más de cuatro meses destruían buena parte de la Columbia Británica, región más occidental de Canadá, ubicada en la costa oeste del mapa. En los últimos días, un temporal de lluvias intensas ha desbordado las capacidades de actuación de los servicios de emergencia, como ya ocurrió en julio de 2021, cuando esta misma zona registraba las temperaturas más altas de la historia en esa latitud –49,7ºC– que daban paso a una oleada de incendios sin precedentes. Continua la lectura de Ahir, incendis; avui, inundacions: Canadà evidencia en quatre mesos la duresa de la crisi climàtica

Txernòbil, 35 anys sense data de solució

Les dificultats econòmiques són el més gran, però no l’únic, dels problemes per seguir amb els treballs de neteja de l’anomenada “zona d’exclusió” i el desmunt de la mateixa central que va provocar la catàstrofe nuclear més gran de la història.

https://www.publico.es/luzes/revista-luzes-chernobil-35-anos-fecha-solucion.html

Hace 35 años que se produjo el mayor accidente industrial de la historia de la humanidad, el ocurrido el 26 de abril de 1986 en la central nuclear de Chernóbil, situada en la por entonces República Socialista Soviética de Ucrania. A la 1:23 de la mañana de aquel día, sábado, explotó el reactor número cuatro liberando una gran cantidad de material radiactivo hacia el exterior. Ese fue el inicio de una terrible lucha entre el hombre y las consecuencias por él mismo provocadas; un proceso que sigue a día de hoy y que, por diferentes motivos, no tiene fecha fija de solución.

Las dificultades económicas son el mayor, pero no el único, de los problemas para seguir con los trabajos de limpieza de la denominada “zona de exclusión” y el desmonte de la propia central nuclear, que dejó de funcionar por completo en el año 2000. Además, a la falta de interés internacional se une la una gestión incorrecta de recursos continuada en el tiempo, como reconoció hace años Svitlana Kolomiets, viceministra ucraniana de Ecología, responsable administrativa de la zona y de la lucha contra las consecuencias de la catástrofe.

Si quieres seguir leyendo este artículo en gallego, pincha aquí.

Pese a todo, Kolomiets tiene una visión positiva de lo que se puede hacer a partir de ahora. Señala que “hace falta reconsiderar la relación que se tiene con la zona”. Pide para eso un esfuerzo internacional para poder “pasar de la tragedia a la oportunidad”. Y es que en estos años la zona con contaminación radiactiva no se convirtió en una zona inhóspita similar a las imágenes postapocalípticas, sino que es un hervidero de vida salvaje. Una zona ideal para la investigación tanto de las consecuencias de la radiación sobre la naturaleza, como sobre los posibles efectos paralelos, alguno posiblemente positivo, que se pueda sacar del uso de la radiación. No existe otra área con las mismas condiciones en el mundo, la excepción quizás del aérea próxima a Fukushima, en Japón.

Con todo, para que estas intenciones positivas se puedan transformar en reales, queda mucho por hacer y, sobre todo, por planear. Más allá de 2017 no existe ningún plan aprobado para seguir con los trabajos de limpieza y desmonte. Estaba previsto que el reactor número cuatro, junto al viejo sarcófago que lo guarda, fueran cubiertos por un nuevo cofre de 30.000 toneladas que lo tape por completo e incluso permita tener un importante margen de altura para que las grúas puedan trabajar dentro. Estos trabajos los hace el consorcio Navarka, un proyecto francés creado para esta obra, y elegido en un concurso cuya limpieza se seguía poniendo en entredicho cuando los trabajos estaban casi finalizados. Y es que en su momento el proyecto no estaba ni entre los siete mejores , pero una extraña decisión burocrática formalizó su elección. Una vez instalado el sarcófago nuevo por parte de Navarka, no hay más planes aprobados.

chenobil
Uno de los accesos a la zona de exclusión de Chernóbil.  Juan Teixeira / LUZES

En eso reside el mayor problema logístico por ahora. Dada la magnitud de la zona y el gran número de trabajos pendientes, sin un plan bien trazado es imposible avanzar en recuperar terreno a la catástrofe, convirtiendo toda la zona en un enorme cementerio de material radiactivo en el centro del continente europeo; devolviéndole la atención de vez en cuando solo para volver a tapar el maldito reactor. Si en algún momento eso no se hiciera a tiempo, y el sarcófago colapsara, como estuvo a punto de suceder con el que se tapó, el escape de material radiactivo podría volver a ser de magnitudes similares a la catástrofe inicial. Dependiendo de cómo sople el viento, eso podría amenazar a Ucrania, Bielorrusia o cualquiera de los países vecinos de la UE.

Para entender hasta qué punto es necesaria una planificación detallada, y bien financiada en su realización, se deben entender las dimensiones de la zona y su localización. La propia central se encuentra la unos cien kilómetros de Kiev, la capital de la ahora independiente Ucrania. La zona de alienación o exclusión empieza a setenta kilómetros de la ciudad. No se sabe bien el motivo por el que las autoridades soviéticas construyeron algo tan potencialmente peligroso a tan pocos kilómetros, pero queda claro que no esperaban un accidente similar.

El que estalló era el reactor más moderno de los cuatro que tenía en funcionamiento la central en aquel momento: llevaba poco más de dos años de actividad. El proyecto preveía que la central se convirtiera en la mayor del mundo. En el momento del accidente ya estaban en construcción otros dos reactores —serían los 5 y 6— del mismo modelo que el que explotó. Los planes teóricos querían elevar el número total de reactores hasta un total de diez. Para eso, se construyó al norte de la central una ciudad desde cero. El nombre se lo dio el río Pripyat, un afluente del Dniepr, que unos cuantos kilómetros más al sur atraviesa Kiev.

Pripyat, con casi 50.000 habitantes, era en el momento del accidente una ciudad privilegiada dentro de la Unión Soviética. Estaba previsto que tuviera en unos años hasta 75.000 personas viviendo en ella. Era la novena “ciudad atómica” dentro del país, proyectada y construida para que los trabajadores de la central tuvieran un nivel de vida adecuado para la élite que se dedicaba a la energía nuclear. Modernos bloques de apartamentos, instalaciones deportivas y culturales, tiendas mejor abastecidas que en el resto de la nación, algo importante en aquella época. Todo eso se completaba con zonas de recreo situadas en los numerosos bosques que tiene la región a orillas de ríos y lagos. Una región que sigue siendo bella estéticamente hoy en día a pesar de todo el sucedido.

Una base militar

Además, en la zona había una base militar secreta, Chernóbil. En ella se encontraba una enorme antena de 700 metros de largo y 140 de alto que servía para detectar el lanzamiento de misiles balísticos desde el territorio de Norteamérica. Alrededor de la antena había un complejo militar con no pocos edificios para blindados, barracones para tropa y cuarteles de mando. Todo eso rodeado de vallas y mucha alambrada.

Tampoco podemos olvidar los numerosos pueblos de la región. En un principio se evacuaron 76, pero la magnitud de la catástrofe hizo que el número subiera en otros 92, hasta llegar a los actuales 168 pueblos abandonados. En total 4.125 kilómetros cuadrados (la provincia de Pontevedra tiene 4.495) contaminados solo en Ucrania, e inservibles para la vida humana permanentemente en esos territorios.

Todo ese terreno requiere de un detallado plan de limpieza. No solo por las consecuencias del accidente, sino también por las de los primeros años de limpieza durante la época soviética, cuando se crearon unas ochocientas escombreras temporales en todo la zona. La práctica común era, mediante excavadoras, arrasar y luego tapar con tierra cualquier zona con una alta contaminación, ya fuera un área boscosa o un pueblo de varios cientos de habitantes. Arrasar, enterrar.

Chernóbil
Imagen de la noria de Pripyat abandona.  José Teixeira / LUZES

Algo parecido se hizo con el propio reactor. Simplemente toda la materia que se esparció a su alredor se volvió a meter dentro del agujero ocasionado por la explosión. Son 90.000 metros cúbicos de materiales altamente radiactivos que se amontonaron y se taparon con un sarcófago de metal y cemento. Se hizo todo tan rápido que no se trazaron planes a largo plazo. El sarcófago tenía una vida útil de treinta años, y el nuevo deja abierta la vía para poder empezar los trabajos de limpieza de la zona más contaminada y peligrosa, la del reactor.

Para llevar a cabo esos trabajos, además de planificación, hace falta una financiación abundante y estable. A día de hoy Ucrania tiene otras prioridades mucho más urgentes, con el país en una delicada situación social, económica y política. Por eso se espera que un problema que a largo plazo puede ser de todo el continente, sea visto como una oportunidad de investigación y reciba los fondos necesarios para empezar unos trabajos que en el mejor de los casos durarán sesenta años.

La Fiscalia destaca que l’empresa de Castor va menysprear qualsevol problema relacionat amb els terratrèmols

El Ministeri Fiscal considera que no ha quedat acreditat que els prop de 500 sismes registrats el 2013 arribessin a la categoria de “risc catastròfic”, però encara insisteix a condemnar els directius jutjats i l’empresa Escal UGS.

https://www.publico.es/sociedad/fiscalia-destaca-empresa-castor-desprecio-problema-relacionado-terremotos.html

El juicio por el proyecto Castor y los terremotos que provocó en la costa castellonense en 2013 ha quedado visto para sentencia. La fiscal ha asegurado en la última sesión del juicio que la actitud de la empresa adjudicataria del proyecto Castor, Escal UGS, y sus dirigentes refleja la concepción que tenían del almacenamiento desde un principio, “despreciando cualquier problema relacionado con la sismicidad”. Continua la lectura de La Fiscalia destaca que l’empresa de Castor va menysprear qualsevol problema relacionat amb els terratrèmols

El món superarà en 11 anys el límit d’emissions de CO2 que marca una catàstrofe mediambiental

Al ritme recuperat el 2021, en una dècada s’haurà alliberat tot el volum de gasos hivernacle admissible per no superar 1,5ºC extra a la Terra al final del segle, segons els càlculs de Global Carbon Project: aquest any han repuntat les emissions de tots els combustibles fòssils, carbó, petroli i gas.

https://www.eldiario.es/sociedad/mundo-superara-11-anos-emisiones-co2-todavia-evitar-peor-cambio-climatico_1_8455931.html

Al ritmo actual, en solo 11 años, los seres humanos habrán lanzado a la atmósfera todo el carbono que puede liberarse –en forma de gases de efecto invernadero– para detener el calentamiento de la Tierra en 1,5ºC al final de siglo. Esa es la situación que deja el repunte de emisiones de CO2 en 2021 y la brecha que hay que cerrar en la COP de Glasgow, como han advertido los científicos. Continua la lectura de El món superarà en 11 anys el límit d’emissions de CO2 que marca una catàstrofe mediambiental

L’acord de Glasgow per salvar els boscos el 2030 arriba mentre es bat el rècord de destrucció a l’Amazònia

Un centenar d’Estats que allotgen el 85% de la superfície forestal del món es comprometen, com ja van fer el 2014, a “aturar i revertir” la desforestació el 2030, cosa que suposaria reduir la pèrdua en més de 2,2 milions d’hectàrees d’arbrat cada any per complir aquest objectiu.

https://www.eldiario.es/sociedad/acuerdo-glasgow-salvar-bosques-2030-llega-bate-record-destruccion-amazonia_1_8453163.html

Más de 100 países han alcanzado un acuerdo en la Cumbre Climática de Glasgow para detener y revertir la deforestación en 2030. Parece una alianza prometedora, pero la repetición de este compromiso, ya exhibido en 2014, llega justo cuando el ritmo de devastación en la Amazonía ha hecho que, hasta agosto de 2021, se destruyera la mayor extensión de bosque de la década: 10.476 km2 en 12 meses. Un 57% más que el curso anterior.

Un centenar de países acuerdan emitir menos metano para atajar el calentamiento global, sin China, India y Rusia

Un centenar de países acuerdan emitir menos metano para atajar el calentamiento global, sin China, India y Rusia

Frenar la pérdida de bosques es un buen negocio para atajar la crisis climática ya que los árboles del mundo absorben hasta el 30% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, según calculó el World Resources Institute. Pero para eso hace falta que estén en pie: la deforestación es reponsable de un 2% del CO2 que se lanza a la costra gaseosa de la atmósfera que recalienta la Tierra. Al destruirse, sueltan el carbono que almacenaban desde hace cientos de años. “Equivale a lo que emiten 570 millones de coches al año”, han ilustrado los firmantes.

La cuestión es que esta promesa suena a música antigua y no cumplida. El objetivo de reducir a la mitad la deforestación de bosques en 2020 y detenerla en 2030 ya se firmó en 2014 en la Declaración de Nueva York cuyo último informe de evaluación ha dicho: “La pérdida neta de bosques naturales, aunque haya decrecido levemente desde 2000, no está en la ruta para cumplir los compromisos”. El anuncio de esta acuerdo en Glasgow admite que se trata de un “volver a comprometerse” al que añaden, eso sí, avisos de financiación.

La tasa de pérdida de bosques ha estado en 10,4 millones de hectáreas al año entre 2000 y 2010 y en 7,8 millones entre 2010-2020, según la evaluación de la Declaración de Nueva York. La Organización para la Alimentación y la Agricultura de la ONU, la FAO, ofrece unos cálculos algo diferentes: el ritmo de pérdida neta en los primeros diez años del siglo fue de 5,2 millones de hectáreas anuales y en la siguiente década de 4,7 millones para un total de 178 millones desde 1990. Con todo, estas cifras suponen “una gran preocupación”.

“Estamos fracasando”, dice el informe de la Declaración de Nueva York que calcula que “haría falta reducir esa pérdida neta –lo que se destruye menos lo que se expanden los bosques– en 2,2 millones de hectáreas cada año para cumplir el objetivo de 2030”.

Desde luego, el curso 2020/2021 ha subrayado estos malos augurios, ya que la deforestación en el mayor bosque tropical del mundo, la Amazonía, ha batido récords. Solo en julio pasado se destruyeron 2.095 km2, según los datos del Instituto Amazonía del Hombre y el Medio Ambiente (Imazon). Es un 80% más que en el mismo mes de 2020. Y el ritmo no para, ya que en septiembre desaparecieron otros 1.224 km2, el equivalente a “cuatro campos de fútbol al día”. Seis meses de 2021 han sido los más destructivos de la década.

Arrasar bosques trae consecuencias climáticas. Sobre todo en los puntos donde se concentra la deforestación: Brasil y República del Congo lideran el ránking de emisiones por destrucción de bosque, con una media de al menos 600 millones de toneladas de CO2 al año entre 2016 y 2020 cada uno, según el inventario de la ONU.

El país suramericano fue uno de los pocos países cuyas emisiones de CO2 crecieron en 2020 a pesar del parón impuesto por la COVID-19. Pasaron de 1.970 millones de toneladas a 2.160 millones (un 9,5%). El salto se debió, especialmente, a la deforestación que abre grandes extensiones de terreno para la ganadería y el cultivo de soja para pienso.

Aunque el acuerdo lanzado este martes en la COP26 cuenta con la rúbrica de Canadá, Rusia, Noruega, Colombia, Indonesia y la República Democrática del Congo, el gobierno federal de Brasil todavía está pendiente de firmar, según ha admitido el Ejecutivo británico que ha promovido el anuncio. El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, no ha aparecido en la cumbre de líderes mundiales de Glasgow.

Comercio ilegal millonario

Con todo, a pesar de la fuerza icónica y los focos que apuntan al bosque tropical de América del Sur, la región donde más bosque se destruye actualmente es África. En la última década acumula una tasa de 3,9 millones de hectáreas perdidas cada año de selva. Y ha ido aumentando cada decenio sin alivio mientras en América sí se ha ralentizado al pasar de un ritmo de cinco millones de hectáreas perdidas a casi tres. América del Sur y África son las dos únicas zonas donde no ha habido ninguna expansión forestal desde 1990: solo destrucción, según la FAO.

La ONU estima que el comercio con madera ilegal puede suponer entre el 15 y el 30% del total, y la UE calcula que el 20% de las talas ilegales pueden acabar comercializadas en sus países. “Son entre 30.000 y 100.000 millones de dólares anuales

El acuerdo forestal de este martes en la COP26 asegura que reúne a los estados que albergan hasta el 85% de los bosques. “Los estamos perdiendo a un ritmo alarmante equivalente a 27 campos de fútbol cada minuto”. Los firmantes aseguran que habrá un fondo de 12.000 millones de dólares para “detener y revertir” esta destrucción.

También han especificado que habrá “posiblemente” un “endurecimiento de la regulación” para que “las cadenas de suministro queden libres de material que provenga de la deforestación”. La misma ONU estima que el comercio con madera ilegal puede suponer entre el 15 y el 30% del comercio total y llegar al 90% en algunos países tropicales. La Unión Europea calcula que el 20% de las talas ilegales pueden acabar comercializadas en sus países. “El valor total de este comercio negro oscila entre los 30.000 y 100.000 millones de dólares anuales”, ha calculado la Interpol.

La ciencia ha sido clara: el Panel de expertos en cambio climático de la ONU, el IPCC, ha insistido en que “cualquier escenario” para limitar el calentamiento global del planeta más allá de los límites de seguridad implica frenar la deforestación, además de ser el “mejor y más barato” sistema para estabilizar el clima que ha alterado la acción humana.