Arxiu d'etiquetes: bosses plàstic

Entre el 20% i el 54% de les partícules de microplàstics de tot el món es troben a la Mediterrània

Ofegats en un mar de plàstic. Cada any acaben a l’oceà uns vuit milions de tones de plàstic, un material que pot trigar segles, o més, en desaparèixer. Podem seguir gaudint d’aquest invent sense destruir el planeta?

En els països mediterranis vivim 150 milions de persones.  Els països que més plàstics aboquen al mare nostrum són Turquia (144 tones al dia), Espanya (126 tones), Itàlia (90 tones), Egipte (77 tones) i França (66 tones).

https://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/grandes-reportajes/ahogados-mar-plastico_12712

https://www.eldiario.es/murcia/medio_ambiente/particulas-microplasticos-mundo-encuentran-Mediterraneo_0_931256969.html

El plástico representa el 95% de los residuos que flotan en el Mediterráneo, un mar que acumula entre el 20% y el 54% de las partículas de microplásticos del planeta, publica la Fundación Aquae (Hidrogea) en una infografía que aborda la presencia de este material que los humanos están ingiriendo en su alimentación.

 Esta gigantesca “mancha” de plástico que afecta a todo el litoral mediterráneo, desde Algeciras a Barcelona, es una seria amenaza para las especies marinas y para las aves de nuestro entorno. En total, 134 especies mediterráneas se encuentran gravemente afectadas por la ingesta de plástico: 60 especies de peces; 9 especies de aves marinas; 5 especies de mamíferos marinos (cachalotes, rorcuales comunes, delfines nariz de botella, delfines de Risso y delfines listados); y las 3 especies de tortugas marinas que habitan en el Mediterráneo (se han encontrado hasta 150 fragmentos de plástico en algunas tortugas boba).
Infografía
Infografía HIDROGEA

Según se recoge en la infografía adjunta, elaborada por Fundación Aquae con datos del Servicio de Estudios del Parlamento Europeo, Greenpeace y WWF, los países que más plásticos vierten al mare nostrum (en los países mediterráneos vivimos 150 millones de personas) son Turquía (144 toneladas al día), España (126 toneladas), Italia (90 toneladas), Egipto (77 toneladas) y Francia (66 toneladas).

Los residuos plásticos no solo afectan al Mediterráneo: el 80% de la basura que hay en nuestros océanos es plástico, concretamente más de 150 millones de toneladas, una cifra que para 2050 se espera que alcance los 12.000 millones de toneladas. Una situación que cada año provoca la muerte de más de 100.000 animales marinos y que amenaza a otras 700 especies del hábitat marina.

Asia es el continente que más toneladas de plástico vierte a los océanos al año (el 86,17% del total), con 1.210.000 de toneladas; seguido por África (7,78%), con 109.200 toneladas; Latinoamérica (4,8%), con 67.400 toneladas; Norteamérica y América Central (0,95%), con 13.400 toneladas; Europa (0,28%), con 3.900 toneladas; y Oceanía (0,02%), que vierte al año 300 toneladas de plástico en los océanos.

Los microplásticos, que provienen de desechos del plástico, se han convertido en un problema medioambiental, social, económico y, posiblemente, sanitario. Según un estudio elaborado por la universidad canadiense British Columbia y publicado recientemente en la revista Environmental Science and Technology, una persona (estadounidense medio) puede ingerir y respirar entre 70.000 y 121.000 partículas de microplásticos al año. Actualmente, los científicos intentan determinar si esta ingesta tiene alguna consecuencia para la salud humana.

Nova Zelanda prohibeix la venda de bosses de plàstic d’un sol ús

La llei, aprovada el 2018, preveu multes de fins a 100.000 dòlars neozelandesos als establiments que la incompleixin. La prohibició de les bosses de plàstic d’un sol ús és un pas per abordar el problema de deixalles a Nova Zelanda.

https://www.publico.es/internacional/plasticos-nueva-zelanda-prohibe-venta-bolsas-plastico.html

Nueva Zelanda comienza este lunes a implementar una nueva regulación que prohíbe a los comercios de todo el país dispensar a sus clientes bolsas de plástico de un solo uso, a riesgo de enfrentarse a cuantiosas multas.

“Los neozelandeses estamos orgullosos de la reputación ecológica y limpia de nuestro país (…). La prohibición de las bolsas de plástico de un solo uso es un paso para abordar el problema de desechos en Nueva Zelanda”, apuntó la ministra de Conservación, Eugenie Sage, en un comunicado. Continua la lectura de Nova Zelanda prohibeix la venda de bosses de plàstic d’un sol ús

Cansats d’escoltar el mal que generen residus de plàstic, però es venen 7.000 tones més de fruites i amanides envasades que fa quatre anys

És irònic que un aliment que dura com a molt una setmana estigui embolicat en una cosa que triga tant a desaparèixer.

https://www.eldiario.es/sociedad/Comes-cortada-reducir-llenos-plastico_0_907459888.html

Según entras a la izquierda está el estante de la fruta cortada, los sándwiches y las ensaladas para llevar. A la derecha, el del sushi recién hecho y los platos preparados. De fondo, pan cortado, pan envasado, barras de pan y cajas de verduras y hortalizas. Y, en todas partes, el plástico. Hay parejas de aguacates, medias coles, hojitas de laurel y hasta pepinos individuales rodeados de filme transparente. ¿Y si la naturaleza hubiera inventado un sistema para protegerlos del exterior?

 “Los envases cumplen una función insustituible”, defiende Ignacio García, director de la patronal de supermercados ASEDAS. “No son un capricho, no se usa algo que puede perjudicar el medioambiente sin que esté justificado”. Las principales razones, añade, son tres: seguridad alimentaria, preservación y conveniencia. El consumidor no solo lo quiere fresco, sino listo para tomar, y el mercado responde.
Brócoli envasado
Brócoli envasado GRUPO ALIMENTARIO CITRUS

El pasado 1 de julio terminó una era: la de las bolsas de plástico gratis. A partir de ese día, todos los comercios deben cobrarlas. El objetivo era desincentivar el uso de uno de los envases más dañinos con el medioambiente: las bolsas tienen una vida útil muy corta y apenas se reutilizan, pero tardan hasta 500 años en descomponerse. La patronal llevaba tiempo felicitándose por un logro parecido, porque en 2009, mucho antes de que se aprobara la ley, firmó con sus socios la obligatoriedad de cobrar. Y asegura que redujo su demanda un 85%.

Un paseo por el supermercado demuestra, sin embargo, que el plástico sigue más que presente. En todos los lineales. “Hay verdaderas barbaridades”, dice Cristina Cañavate, creadora de Zero Waste, un grupo que promueve los ‘residuos cero’ en España y que esta semana ha llamado al boicot al plástico. “Hay sobres monodosis de ketchup, magdalenas con doble embalaje y, para colmo, están la piña cortada y troceada, cuando la piel es lo natural. Es una perversión: la comodidad del consumidor genera mayores gastos en la economía y la gestión de residuos”.

Melocotones plastificados


Civilización extrema

El Carrefour de la plaza de Lavapiés, en Madrid, abre 24 horas al día desde 2016. Hay varios como este en la ciudad. El centro cuenta con parte ‘Bio’ (la enseña también tiene tiendas ‘bio’ independientes) y con secciones de carnicería y pescadería. Dos redactores de eldiario.es pasamos una mañana haciendo una compra “normal”. ¿Hasta qué punto induce el supermercado a comprar plastificado?

Lo primero que va a la cesta es el hummus, del que ya venden distintas variedades y marcas  –siempre, claro, en envases de plástico–. Está justo al lado de la piña cortada, cuyas tarrinas (de plástico) de 160 gramos cuestan 1,60 euros (eso son diez euros el kilo, mientras que una piña entera y sin pelar cuesta 1,95 euros el kilo). En este estante hay bocadillos y pequeñas ensaladas: es el de los caprichos, el de comer algo rápido, no el de la compra normal. Pasamos al pan.

Fruta cortada y envasada, civilización extrema
Fruta cortada y envasada, civilización extrema FRESQUITOS

No hay ni un solo pan sin plástico. Los que van cortados llevan bolsita; las barras, papel y filme transparente para que se las vea. En una panadería normal no están cada una en su paquete. Las razones de que aquí sí tienen que ver con la presentación del producto y su manipulación. “Los responsables de calidad y seguridad aconsejan que vayan envasados para evitar contaminación por parte de los consumidores que los puedan tocar”, aseguran desde la patronal de los supermercados. “Te sorprendería saber las posibilidades de contaminación que existen. Si no se dan, es por el trabajo de los expertos”.

No parece que la misma razón aplique a la zona cero del plástico  –sección frutas y verduras– donde hay de todo para elegir. Hay aguacates envasados de dos en dos, otros de tres en tres y luego hay grandes cajas de aguacates sueltos, de los que hay que coger individualmente, meter en una bolsa (más plástico) y pesar. Esto se repite en kiwis, brócoli, pepinos, uvas o nectarinas, que también suben de precio cuando van en un paquete. Tiene nombre propio: la famosa conveniencia. Circulan por internet fotografías de mandarinas peladas y plastificadas, incluso de huevos duros sin cáscara pero en un recipiente de plástico, con la etiqueta de extreme civilisation (civilización extrema). Pues más o menos así: el avance era coger un pack.

Proceso de envasado de Verdifresh
Proceso de envasado de Verdifresh GRUPO ALIMENTARIO CITRUS

El gran negocio de la verdura troceada

Al hablar de verdura envasada hay dos categorías: la que viene en cajitas y la que está lista para llevar (ready to eat). Esta última se llama cuarta gama y su cara más visible son las ensaladas tipo Florette, que suponen más del 55% del mercado en España. El resto son verduras (45%) y fruta (1,5%). Y Florette y el Grupo Alimentario Citrus, proveedor de Mercadona, son las gigantes del sector, que va viento en popa.

En 2015, España fabricaba 99.000 toneladas anuales de frutas y hortalizas preparadas; en 2018, 106.000. Dentro de esto, la única pata que crece es la distribución. Ni los restaurantes ni para la exportación: donde más verduras troceadas y empaquetadas se venden es en los supermercados. Y todas van envueltas en plástico.

¿Cómo es posible que pleno momento de concienciación con los residuos sea un sector tan intensivo en envasado un auténtico éxito? “La categoría de vegetales listos para consumir crece a doble dígito […] gracias al éxito de las nuevas propuestas de fabricantes, que reconocen que escuchan al consumidor para ofrecer las soluciones que demanda, muy enfocadas al concepto ‘conveniencia'”, indica un informe de Alimarket. Además, cita un estudio de AECOC según el cual el 56% de los españoles compra verdura preparada por “falta de tiempo”. El 46% compraría más si hubiera más oferta.

Las empresas han visto ahí un filón para vender alimentación saludable lista para comer. Y están invirtiendo en maquinaria y producto para trocear manzanas, melones, brócoli, pepino, zanahorias o coliflor (categoría ‘snacks). Según este informe, les preocupa el asunto del plástico y buscan nuevos materiales (cartón, reciclables), pero “ante la falta de alternativa”, indican que “el plástico tiene ventajas sustanciales, ya que además de asegurar el contenido del producto, le da visibilidad y permite ver su frescura”.

Al fabricante le funciona y al comprador le gusta, por eso el supermercado está cada vez más lleno de verdura plastificada.

Cala Salitrona plagada de desperdicios y basura / ANSE
Cala Salitrona (Región de Murcia) plagada de desperdicios y basura ANSE

Qué hacen otros y qué dirá la ley

Así como sucedió con las bolsas –un icono, convenimos, la punta del iceberg del problema– las tiendas y fabricantes tienen cada vez más presión social y regulatoria para reducir los plásticos de un solo uso. En 2021 en la Unión Europea se prohibirán determinados productos como los bastoncillos, platos, vasos y cubiertos de plástico. En 2024 los tapones tendrán que ir unidos a la botella y para 2026 los países deberán reportar que han reducido envases.

“El enemigo número uno de quien intenta reducir residuos es el plástico”, apunta Cañavate desde Zero Waste. “Es irónico que un alimento que dura como mucho una semana esté envuelto en algo que tarda tanto en desaparecer”. Su boicot, añade, parece funcionar: se ha hecho viral y al menos en su pequeño negocio de comida preparada (donde solo sirven en tuppers de casa o de vidrio) los clientes lo comentan y dicen que intentarán vivir con menos plástico. “Queremos que la gente busque alternativas, alimentos y otros envoltorios”.

Si después de leer esto tú estás en las mismas, hay información en internet sobre por dónde empezar. Incluso desde la patronal de supermercados descargan cierta responsabilidad en el consumidor. “Todo el esfuerzo que haremos como sector no tendrá nada que ver con que al final los productos acaben en el medioambiente”, concluye su director, Ignacio García. “No se debe a que estén en el mercado, sino a que se les ha dado un destino inadecuado. Para algo están los puntos limpios”.

Mercadona retirará las bolsas de plástico antes de lo previsto.

“Es un ejercicio doble: antes de que lo demandaran lo mirábamos, porque nos preocupa. Pero es que ahora los clientes lo demandan y es normal”, indica Efrén Álvarez, fundador de la empresa española Wetaca, que envía tuppers (envasados al vacío y de plástico) de comida preparada a domicilio. “Es cierto que si sumáramos todos los envases que necesitas para preparar un plato como los que enviamos serían más, pero no es excusa. Nos hemos puesto de plazo el final de verano para encontrar una alternativa”.

En su caso, cuenta, llevan meses intentando sin éxito dar con un envase alternativo que les permita seguir enviando tuppers. Salir del reino del plástico no es tan fácil. “Necesitamos un envase no poroso. Al no usar conservantes, si tiene poros el vacío se va y perdemos la conservación. Hemos probado uno de celulosa, almidón de maíz y almidón de patata, otro 100% de celulosa y otro de pulpa de caña de azúcar. Y en todos entra oxígeno. Nos queda una opción, un bioplástico, pero necesitamos una empresa que quiera fabricarlo. Está siendo una travesía larga. Si no lo conseguimos montaremos un sistema de retorno. Es la última opción”.

Fins als nassos del plàstic d’un sol ús

En l’última setmana he vist julivert ficat en una capseta de plàstic, brioixeria embolicada individualment per després anar dins d’una bossa més gran, pomes que es venen com si fossin pilotes de tennis, o tomàquets a la safata i amb film. Així, per molt que una persona vulgui lliurar-se del plàstic a l’hora de comprar, és impossible. No ens ho estan posant gens fàcil.

Recentment, a Nova Zelanda acaba de posar-se en marxa la campanya “Food in the nude” (menjar despullat). Aquest nom provocador fa referència, ni més ni menys, a la necessitat urgent d’alliberar les fruites i verdures de les seves innecessàries safates de plàstic. Els establiments que s’han sumat a la campanya es comprometen a fer que l’envasat de totes les botigues sigui 100% reutilitzable, reciclable o compostable per a l’any 2025.

Fruites i verdures lliures de plàstics

https://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/194355/Hasta-gorro-plasticos-desechables

Decenas de ballenas varadas porque están llenas de basura de plástico, un chef que abre un pescado y solo saca tapones del estómago, un lugar en Italia a más de 200 metros de profundidad donde campan a sus anchas los plásticos y otras basuras… La lista de noticias recientes es infinita. Hasta 12 millones de toneladas de plásticos llegan a los océanos cada año, pero si yo quiero ir a comprar sin plásticos a una gran superficie me es completamente imposible. Continua la lectura de Fins als nassos del plàstic d’un sol ús

Així queda una bossa de plàstic biodegradable després de tres anys ficada al mar

Investigadors de la Universitat de Plymouth conclouen que els materials biodegradables no són la resposta a la contaminació massiva per plàstics. No es degraden ràpidament i, encara que es facin servir els canals tradicionals de reciclatge, aquests polímers són difícils de reciclar perquè, encara que tenen components que es degraden, comprometen la naturalesa dels productes reciclables.

https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/queda-plastico-biodegradable-despues-metida_0_894161665.html

Richard Thomson fue el investigador que utilizó el término ‘microplástico’ por primera vez en 2004. Ahora, este gran conocedor del impacto ambiental masivo de los minúsculos fragmentos de plástico, que ya están por todas partes, ha dado un paso más junto a su colega Imogen Napper: comprobar que las bolsas de plástico biodegradable no solo no desaparecen en el entorno, como presumen los mensajes comerciales, sino que, o se descomponen en estos minúsculos residuos, volviéndose contaminación casi invisible, o mantienen su estructura prácticamente intacta. Continua la lectura de Així queda una bossa de plàstic biodegradable després de tres anys ficada al mar

És un riu de plàstic i està a Espanya

La situació actual de la desembocadura del riu Segura a un pas per Guardamar, a Alacant, mai s’ha vist com ara, fins a on arribarem?

Sabem que hi ha illes de residus, gegants agrupacions de plàstics en els oceans. Des de lluny es pot observar una taca enorme en la superfície de l’aigua, però de prop es pot comprovar cada bossa, envàs o peça de plàstica que la formen. Això passa també, aquí a Espanya.

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/biodiversa/2019/03/26/rio-plastico-espana/00031553599783883681151.htm

Estamos acostumbrados a que nos lleguen imágenes de otras zonas del planeta, del alguna región remota de Pacífico, por ejemplo, donde se observan ingentes concentraciones de plástico. Sin embargo, no hay que irse tan lejos para presenciar el problema que está generando este material en el mar. «En las playas gallegas también hemos encontrado bastoncillos, tapas de botella, bolsas o latas de bebida. Y aún hay más en el fondo de las rías», explica Jesús Gago, investigador en Vigo del Instituto Español de Oceanografía. Resulta difícil saber cuánto plástico puede haber en las aguas de Galicia o de dónde viene. El océano, como la atmósfera, no tiene fronteras y, por tanto, se trata de un proceso global. «La basura que tira un holandés puede acabar en una playa de la comunidad. Hace poco, en un arenal de Vigo encontramos un objeto de plástico que venía desde Florida y que era del año 97», comenta Gago.  Continua la lectura de És un riu de plàstic i està a Espanya

Aquestes són les illes de plàstic que contaminen mars i oceans

Diferents plàstics estan repartits per tot l’oceà. A mesura que l’escuma de poliestirè es trenca en parts més petites, els components s’enfonsen en l’oceà, de manera que el contaminant es propaga per tota la columna del mar.

De fet, les toxines en el plàstic no només afecten l’oceà, sinó que actuen com esponges, també absorbeixen altres toxines de fonts externes abans d’ingressar a l’oceà.

Aquests productes químics són ingerits pels animals en l’oceà contaminat peixos i mamífers i després als humans que s’alimenten d’ells. Continua la lectura de Aquestes són les illes de plàstic que contaminen mars i oceans

Ofegats en un mar de plàstic

Tothom vol una solució estrella, però la realitat és que hem de recollir les escombraries, i punt . Cada any acaben a l’oceà uns vuit milions de tones de plàstic, un material que pot trigar segles, o més, en desaparèixer. Podem seguir gaudint d’aquest invent sense destruir el planeta?

http://www.nationalgeographic.com.es/naturaleza/grandes-reportajes/ahogados-mar-plastico_12712/17

Ahogados en un mar de plástico

Cada año acaban en el océano unos ocho millones de toneladas de plástico, un material que puede tardar siglos, o más, en desaparecer. ¿Podemos seguir disfrutando de este invento sin destruir el planeta?

Continua la lectura de Ofegats en un mar de plàstic

En fer-ho, estaràs ajudant als ocells i altres animals salvatges.

Si hi ha un material que no sembla que sabem viure sense ell, és  el plàstic. I hi ha una raó per això: és barat, durador i lleuger, el que és perfecte per a tot, des d’iPhones fins a ulleres.

Però el que fa que el plàstic sigui tan útil per als éssers humans és exactament el que fa que esdevingui una contaminació ambiental desagradable: es difon fàcilment i es mantindrà quasi per sempre. A les nostres terres i oceans provoca estralls en la vida silvestre. Fins ara, almenys 700 espècies d’animals marins, incloses les aus de corral, han estat enredades per plàstic o han menjat  plàstic com aliment. El resultat és sovint asfíxia o fam.

Des de la dècada de 1950, hem generat 8.3 mil milions de tones mètriques, de les quals un nou per cent ha estat reciclat. I el 2050, els científics prediuen que els oceans comptaran amb més plàstic  peixos.

Però, tan problemàtic i preocupant com tot això, és el fet que és impossible acabar amb el plàstic de les nostres vides en aquest moment. Reduir l’ús del plàstic, però, és sorprenentment fàcil i sense dolor. No acabarem amb el problema amb un dia, però podem fer servir  alguns senzills trucs per gastar menys.

1. Eliminar els coberts de plàstic, no acceptar-los si comprem menjar ràpid. No calen. Millor encara és cuinar per un mateix. Els aliments casolans sovint són més sans i produeixen menys residus.

2. No utilitzar  vaixelles de plàstic. El desavantatge, per descomptat, és la neteja. però val la pena.

3. Molts globus estan fets de plàstic, i quan surten, poden viatjar per milers de quilòmetres abans de tocar-los. Alguns ocells els confonen per menjar, i uns altres els confonen (o les seves cintes) per a material de nidificació. Les aus no són els únics animals que tampoc fan malbé els globus; representen perills a totes les altres formes de vida silvestre.

4. Aprofitar l’aigua. A la majoria de les parts del món,  l’aixeta és tan segura de beure com a en ampolla. A nivell mundial, gastem més de $ 100 mil milions cada any en aigua embotellada, un fort contrast amb els cèntims que paga per activar un aixeta.

5. Eliminar les palles de plàstic. Si no en necessiteu , no els utilitzeu.

6. Compreu aliments a granel. Els contenidors d’aliments i envasos representen gairebé la meitat de la totalitat de les escombraries en els abocadors, d’acord amb l’EPA, i la compra a granel poden ajudar a frenar aquest flux.

7. Realitzar un reciclatge millor . Tot i que tothom sap que s’haurien de reciclar fins ara, fins i tot el millor de nosaltres encara no sempre ho fa bé.

8. Portar sempre  la  bossa reutilitzable. Probablement es tinguin un munt de bosses reutilitzables, però la part complicada és recordar portar-les .

https://www.audubon.org/news/eight-easy-ways-reduce-your-plastic-waste Continua la lectura de En fer-ho, estaràs ajudant als ocells i altres animals salvatges.

Mor una balena a Tailàndia després d’empassar-se 80 bosses de plàstic

Una pena, pensem a vegades que és una exageració, que no és cert, o que és cosa d’ecologistes, però la realitat és que som els majors destructors del nostre planeta i dels ecosistemes que hi ha en ella.  Abans de morir, la balena  va expulsar per la boca cinc bosses de plàstic entre espasmes.

http://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-muere-ballena-tailandia-despues-tragarse-80-bolsas-plastico.html

Ochenta bolsas de plástico fueron hallados en el estómago de un ballena piloto que murió en el sur de Tailandia tras vómitos y convulsiones, recoge la prensa local.

El cetáceo fue rescatado tras ser avistado el lunes flotando inerte e incapaz de nadar en el canal de Songhkla pero acabó expirando el viernes por la obstrucción intestinal.

Antes de morir expulsó por la boca cinco bolsas de plástico entre espasmos.

Según informó el departamento de Recursos Costeros y Marinos en su página web, la autopsia reveló que tenía alojadas en el estómago 80 bolsas de plástico, con un peso de ocho kilos.

Imagen de la ballena muerta por haber tragado 80 bolsas de plástico. | Thailand's Department of Marine and Coastal Resources.

Parte de las 80 bolsas de plástico que mataron a una ballena en Tailandia | Thailand’s Department of Marine and Coastal Resources.

Continua la lectura de Mor una balena a Tailàndia després d’empassar-se 80 bosses de plàstic