Arxiu d'etiquetes: Àrtic

Els pols estan connectats: quan l’hemisferi nord perd gel, el de l’Antàrtida s’encongeix

Les capes de gel poden influir-se entre si a grans distàncies a causa de l’aigua que flueix entre elles. 40.000 anys de canvis en la capa gelada a Euràsia i Amèrica del Nord mostren la connexió entre els dos extrems del planeta.

https://elpais.com/ciencia/2020-11-25/los-polos-estan-conectados-cuando-el-hemisferio-norte-pierde-hielo-el-de-la-antartida-se-encoge.html?

El hielo del Ártico marca mínimos históricos casi cada otoño. El frío de los meses siguientes es cada vez menos duradero e intenso, lo que impide recuperar la extensión de los años anteriores. Para muchos científicos, la situación no tiene vuelta atrás. Ahora, un estudio que mira al pasado encuentra que lo que pasa con la capa helada del hemisferio norte afecta a la Antártida, a 20.000 kilómetros de allí. Continua la lectura de Els pols estan connectats: quan l’hemisferi nord perd gel, el de l’Antàrtida s’encongeix

Els científics troben que els dipòsits de metà àrtic “gegant dormint” comencen a alliberar-se

Exclusiu: l’expedició descobreix una nova font de gasos d’efecte hivernacle a la costa de Sibèria oriental. Els científics han trobat proves que els dipòsits de metà congelats a l’ oceà Àrtic – coneguts com els “gegants adormits del cicle del carboni” – han començat a alliberar-se en una àmplia zona del vessant continental a la costa de Sibèria oriental, segons revela The Guardian.

S’han detectat alts nivells de potent gas d’efecte hivernacle fins a una profunditat de 350 metres al mar de Laptev, a prop de Rússia , cosa que ha provocat la preocupació dels investigadors sobre la possibilitat que s’hagi desencadenat un nou bucle de retroalimentació climàtica que pugui accelerar el ritme de l’escalfament global. Els sediments de vessant a l’Àrtic contenen una gran quantitat de metà congelat i altres gasos, coneguts com a hidratats. El metà té un efecte escalfador 80 vegades més fort que el diòxid de carboni durant 20 anys. L’Enquesta geològica dels Estats Units ha catalogat prèviament la desestabilització de l’hidrat de l’Àrtic com un dels quatre escenaris més greus per al canvi climàtic abrupte.

L’ equip internacional a bord del vaixell d’investigació rus R / V Akademik Keldysh va dir que la majoria de les bombolles es dissolien actualment a l’aigua, però els nivells de metà a la superfície eren quatre a vuit vegades el que normalment s’esperava i això s’estava desfent a l’atmosfera.

“En aquest moment, és improbable que hi hagi un impacte important sobre l’escalfament global, però el punt és que aquest procés s’ha desencadenat ara. Aquest sistema d’hidrat de metà de la vessant de la Sibèria oriental s’ha pertorbat i el procés continuarà ”, va dir el científic suec Örjan Gustafsson, de la Universitat d’Estocolm, en una trucada per satèl·lit des del vaixell.

https://www.theguardian.com/science/2020/oct/27/sleeping-giant-arctic-methane-deposits-starting-to-release-scientists-find

Scientists have found evidence that frozen methane deposits in the Arctic Ocean – known as the “sleeping giants of the carbon cycle” – have started to be released over a large area of the continental slope off the East Siberian coast, the Guardian can reveal.

High levels of the potent greenhouse gas have been detected down to a depth of 350 metres in the Laptev Sea near Russia, prompting concern among researchers that a new climate feedback loop may have been triggered that could accelerate the pace of global heating.

The slope sediments in the Arctic contain a huge quantity of frozen methane and other gases – known as hydrates. Methane has a warming effect 80 times stronger than carbon dioxide over 20 years. The United States Geological Survey has previously listed Arctic hydrate destabilisation as one of four most serious scenarios for abrupt climate change.

The international team onboard the Russian research ship R/V Akademik Keldysh said most of the bubbles were currently dissolving in the water but methane levels at the surface were four to eight times what would normally be expected and this was venting into the atmosphere.

“At this moment, there is unlikely to be any major impact on global warming, but the point is that this process has now been triggered. This East Siberian slope methane hydrate system has been perturbed and the process will be ongoing,” said the Swedish scientist Örjan Gustafsson, of Stockholm University, in a satellite call from the vessel.

Quick Guide

Methane and the Arctic

Show

The scientists – who are part of a multi-year International Shelf Study Expedition – stressed their findings were preliminary. The scale of methane releases will not be confirmed until they return, analyse the data and have their studies published in a peer-reviewed journal.

But the discovery of potentially destabilised slope frozen methane raises concerns that a new tipping point has been reached that could increase the speed of global heating.

The Arctic is considered ground zero in the debate about the vulnerability of frozen methane deposits in the ocean.

With the Arctic temperature now rising more than twice as fast as the global average, the question of when – or even whether – they will be released into the atmosphere has been a matter of considerable uncertainty in climate computer models.

The 60-member team on the Akademik Keldysh believe they are the first to observationally confirm the methane release is already under way across a wide area of the slope about 600km offshore.

Scientists at work on the test cruise Electra 1, prior to the Akademik Keldysh expedition.

Scientists at work on the test cruise Electra 1, prior to the Akademik Keldysh expedition. Photograph: ISSS2020

At six monitoring points over a slope area 150km in length and 10km wide, they saw clouds of bubbles released from sediment.

At one location on the Laptev Sea slope at a depth of about 300 metres they found methane concentrations of up to 1,600 nanomoles per litre, which is 400 times higher than would be expected if the sea and the atmosphere were in equilibrium.

Igor Semiletov, of the Russian Academy of Sciences, who is the chief scientist onboard, said the discharges were “significantly larger” than anything found before. “The discovery of actively releasing shelf slope hydrates is very important and unknown until now,” he said. “This is a new page. Potentially they can have serious climate consequences, but we need more study before we can confirm that.”

The most likely cause of the instability is an intrusion of warm Atlantic currents into the east Arctic. This “Atlantification” is driven by human-induced climate disruption.

The latest discovery potentially marks the third source of methane emissions from the region. Semiletov, who has been studying this area for two decades, has previously reported the gas is being released from the shelf of the Arctic – the biggest of any sea.

For the second year in a row, his team have found crater-like pockmarks in the shallower parts of the Laptev Sea and East Siberian Sea that are discharging bubble jets of methane, which is reaching the sea surface at levels tens to hundreds of times higher than normal. This is similar to the craters and sinkholes reported from inland Siberian tundra earlier this autumn.

Temperatures in Siberia were 5C higher than average from January to June this year, an anomaly that was made at least 600 times more likely by human-caused emissions of carbon dioxide and methane. Last winter’s sea ice melted unusually early. This winter’s freeze has yet to begin, already a later start than at any time on record.

Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

Aquesta notícia suposa l’enèsima crida d’atenció sobre la urgència de mitigar el canvi climàtic, en un entorn en què la sala principal del petroli i altres combustibles fòssils segueix guanyant la batalla. El món sencer, a més, està en poques mans: més de la meitat dels gasos d’efecte hivernacle del planeta els emeten Xina, Estats Units, Índia i Rússia. Si ells no actuen, hi ha poc que els altres puguem fer, i el món seguirà encaminat a un escalfament acumulat de tres graus centígrads, que és el doble del que es considera més o menys segur.

Perdemos el Ártico y, con él, el planeta

China, Estados Unidos, India y Rusia deben actuar para reducir los gases de efecto invernadero y el calentamiento que causa la pérdida del Ártico. Una de las pocas salidas que nos quedan a los mexicanos es actuar en torno al manejo de la basura, aunque México aporta sólo el 1 por ciento de este tipo de gases

El hielo del Ártico registró su segundo peor año desde que empezaron los análisis satelitales de su estado, hace algo más de cuatro décadas. Según el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo, un instituto de investigaciones con sede en la Universidad de Colorado, el 15 de septiembre se registró el punto más bajo del hielo en el Ártico, cuando ocupó una superficie de 3.74 millones de kilómetros cuadrados. Desde entonces empezó a repuntar el área que cubre, pero demasiado tarde y desde un punto demasiado alejado de su cota histórica. Continua la lectura de Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

El casquet polar àrtic aconsegueix el seu segon nivell més baix

Amb l’escalfament global, cada estiu es fon una porció més gran que no arriba a recompondre a l’hivern, reduint cada vegada més la seva extensió.

https://www.publico.es/internacional/cambio-climatico-casquete-polar-artico-alcanza-segundo-nivel.html Continua la lectura de El casquet polar àrtic aconsegueix el seu segon nivell més baix

L’Àrtic podria quedar-se sense gel marí el 2035

Les altes temperatures durant l’últim període interglacial han desconcertat als científics durant dècades. Per primera vegada, podem començar a veure com l’Àrtic va quedar lliure de gel marí durant l’últim interglacial.

https://www.publico.es/ciencias/crisis-climatica-artico-quedarse-hielo-marino-2035.html

Un nuevo estudio respalda las predicciones de que el océano Ártico podría estar libre de hielo marino en 2035, gracias a la evidencia pasada analizada en el último periodo interglaciar, hace unos 127.000 años.

Así se recoge en un estudio dirigido por el Centro Hadley de la Oficina Meteorológica del Reino Unido (Met Office) y publicado en la revista Nature Climate Change.

Las altas temperaturas en el Ártico durante el último periodo interglaciar han desconcertado a los científicos durante décadas. Ahora, un modelo climático del Centro Hadley ha permitido a un equipo internacional de investigadores comparar las condiciones del hielo marino del Ártico durante el último interglaciar con las temperaturas actuales. Continua la lectura de L’Àrtic podria quedar-se sense gel marí el 2035

S’intensifiquen els monstruosos incendis a l’Àrtic

“Els incendis de torba poden cremar més temps que els incendis forestals i alliberar grans quantitats de carboni a l’atmosfera”. (Font: Kasha Patel, els satèl·lits de la NASA / NOAA observen un augment sorprenentment ràpid en l’escala i la intensitat dels incendis a Sibèria, Sci Tech Daily, 9 d’agost de 2020.)

Se intensifican los monstruosos incendios en el Ártico

Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

Las imágenes de satélite de la NASA de los incendios en el este de Siberia nos muestran un infierno de proporciones monstruosas, a nada comparable en la historia moderna. Y se han intensificado a partir del pasado mes de julio. ¿Debería preocuparse la gente? Respuesta: Sí, una y otra vez sí.

Según Mark Parrington, destacado científico del Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS) of the European Centre for Medium-Range Weather Forecasts [Servicio de Control de la Atmósfera Copérnicus del Centro Europeo de Pronósticos Meteorológicos a Medio Plazo]: “Lo que resulta sorprendente es el rápido aumento en la escala e intensidad de los incendios en julio, en gran parte impulsados por el gran número de incendios activos en el norte de la República de Sajá”. (Fuente: Kasha Patel, NASA/NOAA Satellites Observe Surprisingly Rapid Increase in Scale and Intensity of Fires in Siberia, Sci Tech Daily, August 9, 2020) [Los satélites de la NASA / NOAA observan un aumento sorprendentemente rápido en la escala y la intensidad de los incendios en Siberia, Sci Tech Daily, 9 de agosto de 2020.]

El problema: “Las temperaturas anormalmente cálidas han generado una intensa temporada de incendios en el este de Siberia este verano”, ibid.

¿Se debe este calentamiento global a los esteroides?

Más información sobre “el problema”: El 23 de junio un titular de Sci Tech Daily decía: “Los meteorólogos están conmocionados por el calor y el fuego que abrasan Siberia”. No obstante, a fin de cuentas, los meteorólogos son científicos expertos con gran exposición a escenarios de desastre que no van a “sorprenderse” fácilmente.

Da la casualidad de que la misma región del planeta que es famosa por las temperaturas más frías de la historia, registra ahora en verano temperaturas como las de Miami, 38ºC. Debido a esta situación inaudita y sin precedentes, ¿debería incluirse este escenario catastrófico en tiempo real, al estar produciéndose ahora, en las reuniones informativas presidenciales de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) de EE. UU.? Noel presidente no lee. Entonces, ¿debería la NSA verbalizar la catástrofe al presidente? ¿Estás de broma? ¡Te arriesgas a que te despida!

Todo lo anterior es una señal poderosa e incondicional, especialmente para el grupo de compromiso del Acuerdo de París de 2015, excluyendo a EE. UU., de que el calentamiento global está arrasando y enloqueciendo. Tal vez la asamblea de París 2015 deba volver a convocarse para una reunión ad hoc de emergencia y hacer una revisión de cómo las naciones/Estados individuales están manejando sus compromisos voluntarios para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, porque el cuadro de mando del planeta parece una inmensa cagada.

Y mientras están en ello, tal vez les dé por consultar el Servicio de Monitoreo de la Atmósfera Copernicus y la NASA sobre las recientes emisiones de CO2 y CH4 a la atmósfera. Pues prepárense. Tenemos ya una evidencia directa, de ayer mismo, de lo importante que es reducir a cero las emisiones de combustibles fósiles.

Aquí va más información, de infarto, sobre esta amenaza para el bienestar del mundo:

  • Solo los incendios del Ártico en Rusia en junio y julio liberaron “más CO2 que cualquier temporada completa de incendios” desde que se llevan a cabo registros, y más CO2 que en toda Escandinavia, y todo ello en solo dos meses. Eso es más que impactante, y representa las emisiones de CO2 a escala nacional emitidas por la naturaleza misma, que ahora compiten frontalmente con todos los compromisos de París 2015.
  • Los incendios son un problema doble ya que la mitad de ellos se producen en turberas, que, una vez iniciadas, pueden arder casi para siempre si el calor es lo suficientemente intenso (y lo es) emitiendo tanto CO2 como CH4 en competencia inesperada con los dictados de París 2015.

“La destrucción de la turba por el fuego es preocupante por muchas razones”, dijo Dorothy Peteet, del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA. “A medida que los incendios queman las capas superiores de la turba, la profundidad del permafrost puede ahondarse, oxidando aún más la turba subyacente”, ibid.

Ah, por cierto, hace muy poco tiempo que se informó de que la cantidad de carbono almacenado en las turberas del norte es el doble de las estimaciones anteriores. (Fuente: Jonathan Nichols, et al, Holocene Ecohydrological Variability on the East Coast of Kamchtka, Frontiers in Earth Science, May 15, 2019 [Variabilidad ecohidrológica del holoceno en la costa este de Kamchatka, Frontiers in Earth Science, 15 de mayo de 2019].

No hace falta decir que las furiosas tormentas de fuego, en un ambiente de calentamiento global inducido por el calor que libera más gases de efecto invernadero a la atmósfera que varios países combinados, ensombrecen el epíteto de la teoría del “cisne negro” haciéndolo irreconocible.

Pero, ¿es realmente un cisne negro? Bueno, no es un cisne negro, porque las emisiones de carbono generadas por los humanos (antropogénicas), al igual que los gases de escape de los motores de SUV alimentados con combustibles fósiles, se han disparado, especialmente desde el comienzo del nuevo siglo (hasta duplicarse anualmente) y han cubierto la atmósfera (manteniendo el calor), lo que ha provocado lecturas extraordinarias de calor en las latitudes superiores. Entonces, sí, se esperaban más incendios, no cisnes negros.

Pero la intensidad de los incendios cumple, sin duda alguna, con ese criterio. Por lo tanto, sí, es un cisne negro, ya que la intensidad es tan abrumadoramente poderosa que nadie podría haber esperado que sucediera de esta manera y ahí radica el riesgo para la “gran esperanza” de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a fin de disminuir el incremento de las temperaturas globales a 2°C por encima del valor de referencia o se desatará un infierno.

¡Tómenselo en serio! ¡Porque ya se está desatando!

Fuente: https://www.counterpunch.org/2020/08/12/freakish-arctic-fires-alarmingly-intensify/

Robert Hunziker es un escritor especializado en temas ecológicos que vive en Los Ángeles, EE UU. Puede contactarse con él en: rlhunziker@gmail.com

Esta traducción puede reproducirse libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelión.org como fuente de la misma.

El rècord de calor a l’Àrtic amenaça ara a la Volta de la Fi del Món

La gran instal·lació subterrània en la qual es guarden més d’un milió de mostres de llavors ha de mantenir en el seu interior uns 18 graus sota zero.

https://www.lavanguardia.com/natural/20200803/482642203953/boveda-fin-del-mundo-almacen-semillas-svalbard-noruega-amenazado-altas-temperaturas-artico.html

La temperatura óptima en el interior de las instalaciones del Banco Mundial de Semillas de Svalbard (Svalbard Global Seed Vault) es de unos 18 grados bajo cero. Continua la lectura de El rècord de calor a l’Àrtic amenaça ara a la Volta de la Fi del Món

El castor envaeix la regió de l’Àrtic i amenaça amb accelerar el desglaç

L’escalfament global està obrint nous territoris per a les espècies, el que tenen un impacte en els hàbitats i fa augmentar els gasos d’efecte hivernacle. S’estableixen a la zona i construeixen nous dics, creant una gran quantitat de nous cossos d’aigua.

https://www.lavanguardia.com/natural/cambio-climatico/20200706/482062393855/auge-castor-artico-acelerar-deshielo.html

El incremento de la población de castores (Castor canadensis) en el Ártico preocupa, y mucho, a los científicos, puesto que lo consideran otra señal de los cambios irreversibles que está provocando el cambio climático. Y es que según demuestra un nuevo estudio publicado por la revista Environmental Research Letters , la atípica presencia de estos roedores en regiones a las que no pertenecen puede acabar provocando un aumento de la emisión de gases de efecto invernadero.

Una de las consecuencias del aumento de las temperaturas en el Ártico es que muchos animales y plantas se están adaptando a condiciones que cambian rápidamente. En lo contrario, se enfrentan a su extinción.

Ahora, un grupo de investigadores de universidades en Alemania y Estados Unidos han descubierto que, en los últimos años, los castores se han expandido a muchas regiones de la tundra donde nunca antes se los había visto. Se establecen en la zona y construyen nuevos diques, creando una gran cantidad de nuevos cuerpos de agua.

Un castor de Alaska
Un castor de Alaska (Alaska DFG / Alaska DFG)

Esto, advierten los científicos, podría acelerar la descongelación del permafrost -la capa del suelo de las zonas polares que está permanentemente congelada- y, por lo tanto, intensificar los procesos que contribuyen al cambio climático.

“Por supuesto, sabíamos que los castores allí se habían extendido sustancialmente en las últimas décadas”, explica el coautor del estudio, Ingmar Nitze, del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina, en Potsdam, en declaraciones a The independent.

“Esto se debe en parte al cambio climático. Con el aumento de las temperaturas, cada vez más hábitats ofrecen los arbustos que los animales necesitan para alimentarse y material de construcción. Además, los lagos, que solían congelarse, ahora ofrecen condiciones más favorables para los castores, gracias a su capa de hielo invernal estacional más delgada. Por último, los roedores no son cazados tan intensamente como en el pasado. Como resultado, es un buen momento para ser un castor en el Ártico. Pero nunca hubiéramos soñado que aprovecharan la oportunidad con tanta intensidad”, explica el científico.

Los castores costruyen diques con materiales como ramas
Los castores costruyen diques con materiales como ramas (FtLaudGirl / Getty)

Para su estudio, los investigadores utilizaron imágenes satelitales de alta resolución de un área de 100 kilómetros cuadrados cerca de la ciudad de Kotzebue. Así comprobaron que de los dos diques existentes en 2002, se ha pasado a 98 en 209, lo que representa un aumento del 5.000 por ciento. En otra de las zonas estudiadas, que cubre todo el norte de la península de Baldwin, también se ha observado el boom de los diques construidos por los castores, y se calcula que el número de estas estructuras se duplica aproximadamente cada cuatro años.

En la región polar se está produciendo un fenómeno de sobrecalentamiento cíclico conocido como amplificación ártica. Este provoca el aumento rápido de las temperaturas, lo que provoca grandes estragos ecológicos.

A medida que el hielo y la nieve se derriten, descubriendo extensiones cada vez más grandes de océano y tierra, los mares se calientan y el permafrost se derrite. En este proceso, se libera metano y surge el combustible que da pie a los incendios forestales, cada vez más habituales en la zona. Por si fuese poco, el fuego libera carbono almacenado y agrava aún más la situación.

Las emisiones provocadas por incendios en el Ártico entre junio de 2019 y junio de 2020 ascendieron a 30,5 megatoneladas de carbono, una cantidad mayor que el contaminante liberado por todas las emisiones de incendios en la zona entre 2003 y 2018, que fueron de 29 megatoneladas de carbono.

La resurrecció estiuenca dels incendis zombis a l’Àrtic

L’evolució latent d’aquests incendis durant el període hivernal s’accelera amb la calor de la primavera fins al punt que poden transformar-se en megaincendis.

L’expansió de la COVID-19 pot accelerar encara més l’expansió dels incendis àrtics causa de diversos factors:

D’una banda, les mesures d’aïllament afavoreixen les sortides ciutadanes al camp, amb el conseqüent augment de risc derivat de barbacoes i altres negligències.
D’altra banda, els bombers han d’ajustar la mida dels seus equips. Tradicionalment sortien en grup de 7 o 8 persones i ara hauran d’anar en parelles o trios.
Sembla que aquest any tenim la recepta perfecta per a una expansió zombi. Com se sol dir, la realitat supera la ficció.
https://www.eldiario.es/sociedad/resurreccion-veraniega-incendios-zombis-Artico_0_1038347128.html

El verano de 2019 nos dejó una serie de incendios a nivel internacional que hizo saltar todas las alarmas: megaincendios en el Amazonas, Centroamérica, Sudeste de Australia y hasta en el Ártico. Continua la lectura de La resurrecció estiuenca dels incendis zombis a l’Àrtic

Troben una important font oculta de carboni a l’Àrtic

S’havia assumit que aquestes aportacions eren petits pel fet que en l’Àrtic terra està sempre congelat, però no és així.

L’Àrtic s’està escalfant el doble que la resta de l’planeta. Amb això ve el desglaç del permafrost i el naixement dels aqüífers, de manera que és probable que el transport d’aigües subterrànies a l’Àrtic sigui cada vegada més important.

En un estudi publicat a la revista científica ‘Nature Communications’, químics aquàtics i hidròlegs de la Universitat de Texas a Austin i de l’Escola Jackson de Geociències, el Servei de Pesca i Vida Silvestre i la Universitat Estatal de Florida, tots a Estats Units , han presentat evidències de concentracions i fluxos significatius de matèria orgànica dissolta entrant a les aigües costaneres de l’Àrtic.

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-03-20/importante-fuente-carbono-artico-ecosistema_2509212/ Continua la lectura de Troben una important font oculta de carboni a l’Àrtic