Arxiu d'etiquetes: arbres

Arbres per eliminar fàrmacs en aigües residuals

L’estudi ha comprovat que la major part de la reducció de la contaminació es produeix en els primers 90 cm de terra. Aquest fet es deu, fonamentalment, a l’acció dels microorganismes i de la presència de matèria orgànica i argiles, que interaccionen amb els contaminants.

En aquest últim treball del grup FILVER s’han analitzat més d’una desena de compostos que actuen com a contaminants emergents, entre els quals es troben alguns analgèsics (acetaminofén, codeïna i naproxèn), estimulants (metabòlit de la nicotina), antidepressius (citalopram), antiinflamatoris (ketoprofèn) o la cafeïna. La detecció dels quals està sent possible gràcies al desenvolupament de noves tecnologies amb tècniques analítiques més precises i sensibles.

http://www.ecoticias.com/residuos-reciclaje/178483/%C3%81rboles-para-eliminar-farmacos-en-aguas-residuales

Investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), en colaboración con el Instituto IMDEA Agua y el Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA), ha llevado a cabo un estudio que demuestra el alto rendimiento de sistemas de depuración de aguas, basados en plantaciones forestales.

En España más de 2,7 millones de personas viven en poblaciones de menos de 2.000 habitantes, en las cuales limitaciones económicas y técnicas dificultan la instalación de las tradicionales estaciones depuradoras de aguas residuales. En este tipo de poblaciones es más viable realizar otros sistemas de tratamiento basados en procesos naturales como, por ejemplo, los humedales o los filtros verdes. Los nuevos resultados obtenidos ponen de manifiesto que estos últimos constituyen también un sistema apto para eliminar, en la gran mayoría de los casos, los llamados contaminantes emergentes, como fármacos (analgésicos, antiinflamatorios, etc.) o estimulantes (cafeína). Respecto a los sistemas de tratamiento de aguas convencionales, los porcentajes de eliminación de estas sustancias han sido en muchos casos superiores.

El sistema que se ha utilizado para este trabajo está formado por chopos (Populus alba) con una densidad de plantación de 10.000 árboles por hectárea. La instalación se ha hecho en la Planta Experimental de Carrión de los Céspedes (Sevilla), para depurar las aguas residuales de un edificio de oficinas. “Las aguas residuales generadas en las oficinas son tratadas previamente en un tanque imhoff, para que depositen sus sedimentos, y aplicadas después al filtro verde para su depuración”, explica María Leal, investigadora de la URJC y del grupo FILVER. “Para poder determinar la capacidad depuradora del sistema ha sido necesario muestrear el agua en diferentes compartimentos”, añade la investigadora.

El estudio ha comprobado que la mayor parte de la reducción de la contaminación se produce en los primeros 90 cm del suelo. Este hecho es debido, fundamentalmente, a la acción de los microorganismos y a la presencia de materia orgánica y arcillas, que interaccionan con los contaminantes.

Filtros verdes

Los filtros verdes están formados por una o varias parcelas, dimensionadas en función de las necesidades de depuración en cada ubicación. En ellas se instala vegetación arbórea que se riega con agua residual o depurada. Parte del agua aplicada se evapora, otra parte es captada por las raíces de los árboles y el resto se infiltra a través del suelo, recargando de esta manera el acuífero.

Algunos estudios realizados anteriormente han demostrado la eficacia de este sistema para eliminar o reducir el exceso de nutrientes de las aguas residuales. “Como hemos demostrado en otras investigaciones de nuestro grupo, los filtros verdes son capaces de contrarrestar la filtración de nutrientes (nitrógeno y fósforo) hacia el agua subterránea, fomentando su captación por parte de las plantas y los microorganismos, y su retención en el suelo”, explica la investigadora de la URJC. Sin embargo, hasta ahora ningún estudio había analizado su capacidad para eliminar contaminantes emergentes tales como fármacos, productos de cuidado personal o sustancias estimulantes como la cafeína o la nicotina.

Contaminantes emergentes

La existencia de este tipo de contaminantes en las aguas está generando cierta preocupación por parte de las instituciones y la sociedad en general, por las consecuencias que pueden tener en la salud de la población y de los ecosistemas.

En este último trabajo del grupo FILVER se han analizado más de una decena de compuestos, entre los que se encuentran algunos analgésicos (acetaminofén, codeína y naproxeno), estimulantes (metabolito de la nicotina), antidepresivos (citalopram), antiinflamatorios (ketoprofeno) o la cafeína. La detección de estos contaminantes emergentes está siendo posible gracias al desarrollo de nuevas tecnologías con técnicas analíticas más precisas y sensibles.

Este estudio forma parte de dos proyectos de investigación financiados del por el Ministerio de Economía y Competitividad: FILVER+ y REAGUA2.

Passar temps a prop d’arbres millora la salut física i mental

Sens dubte, els arbres són uns dels més importants aliats de la vida que té l’ésser humà. I, moltes vegades, es veuen sotmesos a vexacions terribles, que comprometen l’ecosistema. Persones molt diferents en fan referència:

“Un arbre és el nostre contacte més íntim amb la natura” deia Kahlil Gibran.

“Els arbres són poemes que la Terra escriu al cel. Els tallem i els convertim en paper, per poder deixar constància del nostre buit”. Va dir John F. Kennedy.

Els boscos no només són la nostra llar sinó que formen part de nosaltres mateixos.

http://elasombrario.com/cerca-arboles-mejora-salud/

Un mes después de los terribles incendios que asolaron Galicia, ‘El Asombrario Recicla’ mira a los bosques, los reivindica. Hablamos con dos expertos que nos explican su valor como fuente de vida, equilibrio y salud. Un estudio de la FAO ha subrayado: “Pasar tiempo cerca de árboles mejora la salud física y mental al aumentar el nivel de energía y la velocidad de recuperación, al tiempo que disminuye la presión arterial y el estrés”.

En uno de los pasajes más conocidos de Walden, escribe Thoreau: “Fui a los bosques porque quería vivir deliberadamente, enfrentándome solo a los hechos esenciales de la vida, y ver lo que la vida tenía que enseñar, no fuera que cuando estuviera por morir descubriera que no había vivido”. Thoreau, uno de los filósofos más heterodoxos y fundamentales del mundo contemporáneo, dejó su casa de Concord en 1845 y se instaló en una cabaña cerca del lago Walden. No se fue a jugar a la vida sino a buscarla intensamente, en toda su plenitud. Estuvo allí poco más de dos años y, a su vuelta, escribió un ensayo sobre su experiencia en los bosques cuya influencia no ha dejado de crecer con el tiempo. El autor norteamericano, en el siglo XIX, en plena Revolución Industrial, pone el dedo en la llaga sobre muchos temas que hoy son el centro de nuestra civilización. Thoreau, uno de los padres del ecologismo, nos demuestra que es posible vivir de otra manera y que esa otra manera necesariamente ha de contar con la naturaleza, con los bosques.

He recordado este libro, huésped permanente de mi mesita de noche, después de los incendios que asolaron Galicia en octubre. Sí, han pasado unas semanas y aunque los políticos y los medios de comunicación insistían en que no podíamos olvidar lo que había pasado, lo hemos olvidado ya. Sirvan estas líneas para recordárnoslo.

Como nos enseñó Thoreau, los bosques no solo son nuestro hogar sino que forman parte de nosotros mismos. Cuando se queman, por tanto, es como si también nos quemáramos un poco con ellos. Creo que los costes de un incendio son en realidad incuantificables, ¿se puede cuantificar la vida?, pero para que los lectores sepan de qué hablamos cuando hablamos de un incendio, he conversado con Diana Colomina, coordinadora de Restauraciones Forestales de WWF España, una de las organizaciones ambientalistas que más trabajan para la conservación de la naturaleza en nuestro país.

“Tras el paso del fuego se destruye la cobertura vegetal, árboles y matorrales quedan arrasados. La vida también se ve mermada, los animales o han muerto o han huido porque no quedan zonas de refugio, cría o nidificación para ellos. Y esto provoca cambios incluso en el clima local o regional. Pero uno de los impactos ecológicos en los que pocos caemos y que es la base para la recuperación del ecosistema es la pérdida de suelo. Un centímetro de suelo tarda mil años en formarse y apenas unos días en perderse tras un incendio. El suelo pierde nutrientes y en cuanto empiezan las lluvias se ve arrastrado hasta los cauces de los ríos. Así que los ríos reciben los sedimentos , que caen de las laderas y se colmatan o contaminan”, me cuenta Colomina.

Si queremos ganarle la batalla a los incendios forestales, me explica esta experta, “necesitamos que los bosques sean menos vulnerables al paso de las llamas”. “Y una de las soluciones pasa por invertir más y mejor en prevención. Hasta el momento, el modelo vigente de lucha contra incendios ha estado basado en grandes inversiones en extinción, quedando las actuaciones de prevención en un segundo plano. La inversión en extinción es de alrededor del 80% del presupuesto de lucha contra incendios, frente al 20% destinado a prevención. Esta última no puede verse como un gasto, sino como una inversión a futuro, porque hay montes que pueden apagarse 20 años antes de que se produzcan”.

Una inversión a futuro, dice Colomina. No creo que quienes toman las decisiones piensen más allá de las próximas elecciones. Y, sin embargo, perdemos mucho si no lo hacemos. Si los costes de un incendio en realidad son incalculables, los beneficios también.

“Sin bosques no hay vida”, me dice esta experta. “Mantener en buen estado de conservación nuestros bosques (lo que incluye plantar árboles) es garantizar la calidad de vida, no sólo de las generaciones presentes, sino también de las generaciones futuras. Porque los bosques son almacenes de biodiversidad, son esenciales para regular el ciclo del agua y producir agua de calidad, producen oxígeno, son herramientas fundamentales en la lucha contra el cambio climático (son sumideros de CO2 y por lo tanto mitigan el cambio climático), nos proveen de madera, papel, alimentos y medicinas (hojas, frutos, bayas)”, explica Colomina.

“Pasar tiempo cerca de árboles mejora la salud física y mental al aumentar el nivel de energía y la velocidad de recuperación, al tiempo que disminuye la presión arterial y el estrés, según la FAO”, me recuerda Colomina. Aunque basta con dar un paseo por un bosque cercano para comprobarlo.

Ha llegado el otoño en el calendario, si es que acaba de llegar en la naturaleza, y es un placer poder pasear entre los árboles, disfrutar con el cromatismo que nos trae esta estación, con el silencio y la sensación de cobijo que nos dan los bosques.

Si estar en contacto con los árboles es bueno para nuestra salud, plantarlos también. En WWF España tienen un programa para voluntarios y he conversado con uno de ellos, Juan López Quiroga. Hijo de agricultores, tendría 10 o 12 años cuando participó en la primera plantación de árboles. Ahora lleva en el programa de WWF más de diez años y, durante este tiempo, ha puesto en tierra al menos 2.000 plantones de árboles y arbustos. ¿Qué beneficios crees que te ha aportado?, le pregunto. “Muchos e impagables. Más allá de sentirte involucrado en la protección del medioambiente y de sentir el orgullo de haber contribuido a la restauración de zonas quemadas, deterioradas o en recuperación, tienes muchos privilegios al participar en estas actividades. Puedes sentir un águila imperial pasándote a pocos metros sobre la cabeza, escuchar la berrea en medio de un parque nacional, ver amaneceres, puestas de sol y cielos estrellados increíbles en mitad de parajes donde no se ve ni se siente la civilización. Hay miles de momentos que se te quedan en la memoria y que no tienen precio”.

Vuelvo a los libros de Thoreau y pienso que esta sociedad en la que vivimos estaría menos enferma, necesitaríamos menos pastillas para dormir y seguir adelante, inmersos en un ritmo frenético, si estuviéramos más en contacto con los bosques, si los defendiéramos como defenderíamos nuestro hogar de un intruso. Y recuerdo una de las reflexiones finales del escritor norteamericano en Walden(reeditado hace poco por Errata Naturae): “¿Por qué hemos de apresurarnos desesperadamente por triunfar en empresas desesperadas? Si un hombre no marcha al mismo paso que sus camaradas, probablemente esté escuchando otro tambor. Que camine al mismo ritmo que esa música, aunque sea más comedida y lejana”.

L’Índia planta 66 milions d’arbres en 12 hores contra el canvi climàtic

 La plantada s’ha fet al llarg del riu Narmada i s’han plantat més de 20 espècies diferents d’arbres. Shivraj Singh Chouhan, el primer ministre de l’estat, ho ha qualificat de “dia històric”.

“Plantant arbres no solament servim Madhya Pradesh, sinó tot el món sencer”, ha dit a Twitter

http://www.ccma.cat/324/lindia-planta-66-milions-darbres-en-12-hores-contra-el-canvi-climatic/noticia/2798719/#.WWEXJNGx1kE.twitter

Un milió i mig de voluntaris van plantar més de 66 milions d’arbres en només 12 hores. Des de nens fins a vells. De les 7 del matí a les 7 del vespre. Ho van fer en un estat de l’Índia, Madhya Pradesh. Amb un doble objectiu: complir un compromís ambiental i batre un rècord.

L’Índia es va comprometre, en l’Acord de París, a repoblar una superfície de 95 milions d’hectàrees abans del 2030 per combatre el canvi climàtic.

No és la primera vegada que fan una proesa així: l’any passat es van plantar, a l’estat d’Uttar Pradesh, més de 50 milions d’arbres en un sol dia. I van aconseguir el rècord Guinness.

Aquest any, també hi ha hagut observadors del “Llibre Guinness dels rècords” per controlar la plantada gegant. Les pròximes setmanes confirmaran si han aconseguit el rècord.

La campanya d’aquest any l’ha organitzat el govern de Madhya Pradesh. La plantada s’ha fet al llarg del riu Narmada i s’han plantat més de 20 espècies diferents d’arbres. Shivraj Singh Chouhan, el primer ministre de l’estat, ho ha qualificat de “dia històric”. Continua la lectura de L’Índia planta 66 milions d’arbres en 12 hores contra el canvi climàtic

Dia Mundial de l’ Arbre : els 10 arbres més estranys del món

Els arbres són organismes fascinants que viuen en una escala de temps difícil de relacionar amb la vida humana. El dia Mundial de l’arbre es commemora des de 1969 quan va ser així declarat a Roma, durant el Congrés Forestal Mundial. Quan pensem amb arbres estranys a tots ens venen a la memòria l’amplada del baobabs, però n’hi ha molts més.

Recordem aquí un petit fragment del Petit Princep  gràcies al qual tots coneixem els baobabs.

Efectivament, al planeta del petit príncep hi havia, com a tots els planetes, bones herbes i males herbes. Per tant, bones llavors de bones herbes i males llavors de males herbes. Però les llavors són invisibles. Dormen en el secret de la terra fins que a alguna li ve la fantasia de despertar-se… Aleshores s’estira, i primer creix tímidament cap al sol un petit i inofensiu branquilló molt bonic. Si és un branquilló de rave o de roser el podem deixar créixer com vulgui. Però si és una planta dolenta s’ha d’arrencar de seguida, així que la reconeixes. I al planeta del petit príncep hi havia unes llavors terribles… eren les llavors de baobabs. EL terra del planeta n’estava infestat. I d’un baobab, si no hi eta a temps, ja no te’n pots desfer mai més. Ocupa tot el planeta. El forada amb les arrels. I si el planeta és massa petit i hi ha massa baobabs, el rebenten.

– És una qüestió de disciplina – em deia més tard el petit príncep -. Al matí, quan has acabat d’arreglar-te, has d’arreglar amb compte el planeta. T’has d’obligar regularment a arrencar els baobabs així que els distingeixes dels rosers, amb els quals s’assemblen molt quan són molt joves. És una feina molt pesada, però molt fàcil….

Continua la lectura de Dia Mundial de l’ Arbre : els 10 arbres més estranys del món

Els 10 països més desforestats del món

Molta gent no és conscient de com els arbres són útils per al nostre Medi Ambient i la nostra seguretat. Les arrels dels arbres ajuden a fixar el sòl , a prevenir l’erosió i les esllavissades de terra, així com també ajuden a absorbir l’aigua i a reduir els riscos d’inundacions.
Amb el desenvolupament imparable , la producció i el creixement de la població, la demanda de recursos naturals segueix creixent. Malgrat els esforços per tornar a plantar arbres i reforestar , alguns països estan experimentant els efectes de l’alta desforestació.

font:http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/112988/10-paises-deforestados-mundo

“La deforestación es una amenaza considerable en el mundo actual que afecta a la biodiversidad, al Medio Ambiente y a todos los seres vivos y es un problema más que evidente en estos 10 países que poseen las tasas más altas de deforestación en el mundo.


Son la mayor fuente de aire limpio y de oxígeno. Los árboles ayudan a filtrar el aire y generan la mayor cantidad de oxígeno que resulta indispensable para vivir. Los países con menos cantidad de árboles tienen un Medio Ambiente más contaminado. Los países que se mencionan aquí se clasifican en base a la cantidad de la deforestación que se ha hecho en los últimos 5 años. Mientras que otros países han tomado medidas para preservar y mantener sus bosques, otros parecen continuar e incluso aumentar la tasa de deforestación con cada año.

10. Laos Continua la lectura de Els 10 països més desforestats del món