Arxiu de la categoria: RESIDUS

El ‘greenwashing’ no té límits: quan les empreses renten la seva imatge amb reclams ecologistes

L’ecologisme reflexiona sobre la proliferació d’anuncis i publicitat que utilitza la crisi climàtica i el medi ambient com a reclam. Una victòria cultural que, però, no se sol traduir en un canvi en les pràctiques més contaminants. ¿Es pot regular el ‘greenwashing’? Continua la lectura de El ‘greenwashing’ no té límits: quan les empreses renten la seva imatge amb reclams ecologistes

Coneix els guanyadors del premi Goldman Environmental 2021

Aquest any es compleix el 32è aniversari del prestigiós Premi Mediambiental Goldman, que honora un activista de base de cadascun dels sis continents habitats.

Els guanyadors del premi 2021 són Sharon Lavigne dels Estats Units, Gloria Majiga-Kamoto de Malawi, Thai Van Nguyen de Vietnam, Maida Bilal de Bòsnia i Hercegovina, Kimiko Hirata del Japó i Liz Chicaje Churay del Perú.

El prestigiós  Premi Mediambiental Goldman , també conegut com el “Premi Nobel Verd”, es lliurarà avui a sis activistes ecologistes, un de cadascun dels continents habitats del món.

Els guanyadors d’aquest any inclouen un professor d’educació especial l’activisme del qual va aturar la construcció d’una planta de fabricació de plàstics per milions de dòlars al llarg del riu Mississipí; una dona els esforços de la qual van conduir a la creació d’un parc nacional al Perú de la mida de Yellowstone; un líder comunitari l’organització i el bloqueig de 500 dies d’equips pesats van aturar la construcció de dues preses als Balcans; una activista que va ajudar a cancel·lar 13 centrals de carbó al Japó i és la primera guanyadora del premi femení del Japó; un home que ha dedicat la seva vida a rescatar pangolins en perill d’extinció del comerç il·legal de vida salvatge i acabar amb la caça furtiva; i una dona que va lluitar per la prohibició nacional de fabricar plàstics prims a Malawi. Continua la lectura de Coneix els guanyadors del premi Goldman Environmental 2021

La contaminació del trànsit de Barcelona arriba fins al Montseny, segons un estudi del CSIC

La investigació apunta que la contaminació pot acabar modificant la composició química atmosfèrica del Montseny i afavorir la producció d’ozó troposfèric i aerosols. Les substàncies contaminants poden alterar greument processos ecològics, com la pol·linització o el creixement de les plantes

https://www.ccma.cat/324/la-contaminacio-del-transit-de-larea-metropolitana-arriba-fins-al-parc-del-montseny/noticia/3104364/

https://beteve.cat/medi-ambient/contaminacio-transit-barcelona-arriba-fins-montseny-estudi-csic/

Un estudi ha detectat al Parc Natural del Montseny la presència de compostos químics provinents del trànsit de Barcelona. La investigació ha estat elaborada per l’Institut de Diagnosi Ambiental i Estudis de l’Aigua del CSIC, conjuntament amb el Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals (CREAF). Continua la lectura de La contaminació del trànsit de Barcelona arriba fins al Montseny, segons un estudi del CSIC

Brussel·les amenaça de denunciar Espanya per la mala depuració de les aigües de 332 zones urbanes

El Govern tindrà dos mesos per actuar abans que la Comissió remeti l’assumpte a el Tribunal de Justícia de la Unió Europea.

https://www.publico.es/sociedad/medio-ambiente-bruselas-amenaza-denunciar-espana-mala-depuracion-aguas-332-zonas-urbanas.html

La Comisión Europea pidió este miércoles al Gobierno de España que garantice el correcto tratamiento de las aguas residuales en 332 aglomeraciones urbanas y amenaza con remitir este asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) si no actúa en los próximos dos meses. Continua la lectura de Brussel·les amenaça de denunciar Espanya per la mala depuració de les aigües de 332 zones urbanes

Dia Mundial del Medi Ambient 2021: és el moment de restaurar el planeta

La nostra salut depèn de la dels ecosistemes”, alerta l’ONU en el dia del Medi Ambient. Només a Catalunya, en els darrers vint anys, hem perdut al voltant del 25% d’espècies.  El 5 de juny és el Dia Mundial del Medi Ambient. Aquesta data marca el tret de sortida d’una dècada en què cal actuar, diuen els experts, per fer front a l’emergència climàtica.

El tema del Dia Mundial del Medi Ambient 2021 és la Restauració dels Ecosistemes. Pakistan actuarà com a amfitrió mundial, i el Dia serà el marc per al llançament de la Dècada de les Nacions Unides sobre la Restauració dels Ecosistemes.

La restauració d’ecosistemes pot prendre moltes formes: plantar arbres, reverdir ciutats, reintroduir espècies silvestres als jardins, canviar la dieta o netejar rius i costes. Aquesta és la generació que pot fer les paus amb la natura. Continua la lectura de Dia Mundial del Medi Ambient 2021: és el moment de restaurar el planeta

Les glaceres de Groenlàndia tenen tant mercuri com els rius contaminats a la Xina

Encara que aquest mercuri no ho introdueixen els humans, la capa de gel s’està fonent molt més ràpid com a resultat del canvi climàtic. Els rius estan rebent 800 metres cúbics d’aigua contaminada amb mercuri per segon, com a conseqüència del desglaç de les glaceres de Groenlàndia.

A  dia d’avui, les comunitats autòctones de Groenlàndia basen la seva dieta en la pesca. Els animals que necessiten per sobreviure, però, corren el risc d’estar contaminats amb mercuri, ja que una de les capes de gel més importants de el país està alliberant quantitats exorbitants del metall als rius locals. Encara que es troba de manera natural en certes roques, els nivells ja estan afectant la vida marina groenlandesa.

https://www.ngenespanol.com/ecosistemas/los-glaciares-de-groenlandia-tienen-tanto-mercurio-como-los-rios-contaminados-en-china/

La medición de mercurio en los glaciares de Groenlandia ha detectado índices nunca antes vistos de este elemento en el hielo. Particularmente en el suroeste del país, una capa de hielo está liberando cantidades peligrosas a los cuerpos de agua dulce. En su mayoría, son ríos cercanos, en los que habitan algunas de las especies marinas que abastecen de alimento a las comunidades originarias.

El problema es que algunos de los peces son clave para la dieta de los habitantes. A pesar de que este metal se encuentra de manera natural en algunas rocas, la vida marina no está habituada a éste —y el organismo humano tampoco.

En su camino río abajo, la contaminación está alcanzando a los animales marinos —incluso aquellos que no están destinados para el consumo humano. De acuerdo con Jon Hawkings, de la Universidad Estatal de Florida, quien ha observado el fenómeno desde 2015, las muestras más recientes señalan aún más componentes de mercurio que en años anteriores.

Te sugerimos: La contaminación de los mares está provocando que cada vez más animales padezcan cáncer

800 metros cúbicos de agua contaminada por segundo

glaciares de groenlandia
Foto: Getty Images

A partir de dos expediciones a Groenlandia, Hawkings y su equipo determinaron que las muestras de tres ríos con agua de deshielo han recibido hasta 800 metros cúbicos por segundo de agua contaminada. La crisis climática global ha acentuado este fenómeno, incluso durante la pandemia por COVID-19.

La cifra se obtuvo incluso después de las filtraciones realizadas para eliminar los sedimentos. A pesar de ello, la contaminación alarmante por mercurio se mantuvo. Al respecto, Hawkings destaca que las concentraciones del metal son al menos 10 veces más pronunciadas que un río promedio:

“AUNQUE ESTE MERCURIO NO LO INTRODUCEN LOS HUMANOS, LA CAPA DE HIELO SE ESTÁ DERRITIENDO MUCHO MÁS RÁPIDO COMO RESULTADO DEL CAMBIO CLIMÁTICO”, ENFATIZA EL EXPERTO.

La investigación fue publicada en Nature Geoscience. De acuerdo con los investigadores, esta fuente de mercurio está afectando incluso a los fiordos, con cantidades significativas de mercurio río abajo. Al año, se estima que pueda contaminar con 42 toneladas de mercurio, lo que representa el 10 % del metal en los océanos del mundo.

De acuerdo con Hawkings, lo más impresionante es que ni siquiera está siendo introducido por la mano humana —o no de manera directa. Si bien es cierto que este fenómeno se decanta del deshielo de los glaciares de Groenlandia, es una realidad que se ha acelerado notablemente como consecuencia del calentamiento global antropogénico.

En la actualidad, este elemento se posiciona como el de más alta preocupación a nivel global por su toxicidad. Cuando se inserta en las redes alimentarias, el mercurio se concentra aún más. Para las comunidades del Ártico, representa uno de los problemas de salubridad más difíciles de superar. 

 

La fi dels vols curts: ¿mesura oportuna o cosmètica?

França es prepara per prohibir els vols que es puguin fer en tren en menys de dues hores i mitja. Espanya també s’ho planteja. Què suposa realment aquesta mesura? Posar fi als vols curts sempre que hi hagi alternatives de menys de dues hores i mitja amb tren. Aquesta és la mesura que està a punt d’aprovar França. I no és l’únic país. Espanya sembla que acabarà dibuixant un futur similar, sense avions fent rutes intrapeninsulares. El motiu: evitar les milions de tones de gasos d’efecte hivernacle que s’expulsen a l’atmosfera en cada trajecte. A priori, una mesura encertada si es vol frenar l’escalfament global.

El fin de los vuelos cortos: ¿medida oportuna o cosmética?

En el caso de Francia, la Asamblea Nacional (con toda la oposición en contra) dio el mes pasado el primer paso. De esta manera, se verían afectados, en principio, los vuelos desde el aeropuerto de Orly (París) a Nantes, Lyon y Burdeos. En cambio, se librarían los vuelos de conexión a través del aeropuerto Charles de Gaulle/Roissy, al norte de la capital francesa.

Todo esto discurre en un contexto de grave crisis para el sector a consecuencia de las restricciones sanitarias impuestas por países de todo el mundo para contener la pandemia. Una situación que ha llevado al Gobierno de Francia, paradójicamente, a ser el primer accionista de Air France tras una ayuda de 4.000 millones de euros para su recapitalización urgente. Precisamente, esta compañía aérea oferta la mayoría de vuelos que se eliminarían.

En España, el Gobierno de coalición también sabe lo que es rescatar al sector aéreo. Es el caso de Air Europa y Plus Ultra. A la primera se le dio un préstamo de 475 millones de euros, y a la segunda uno de 53 millones a través del Consejo Gestor del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas. Otras que también han recibido ayudas públicas son Iberia y Vueling: mil millones mediante un crédito sindicado. A pesar de la clara contribución del sector aéreo al calentamiento global, el Ejecutivo de coalición no ha impuesto condiciones climáticas a las compañías a cambio de los préstamos.

Los planes de España

El pasado jueves, el presidente Pedro Sánchez presentó el informe España 2050, una especie de hoja de ruta para transformar el país en los próximos 30 años. En él, como adelantó infoLibre, se incluye un capítulo dedicado al cambio climático. El documento, que no es más que una tormenta de ideas no recogidas en ningún proyecto legislativo, hace referencia a, entre otras cuestiones, la recomendación de suspender determinadas rutas aéreas: “Se recomienda prohibir los vuelos en aquellos trayectos que puedan realizarse en tren en menos de 2,5 horas”, se puede leer en la página 196. También se habla de introducir “la tasa de viajero frecuente o el establecimiento de impuestos sobre los billetes de avión según la cercanía del destino”.

Esta propuesta, no obstante, no pilla de nuevas al Ejecutivo. Los Presupuestos Generales del Estado de 2021 incluyen, tras una enmienda de Más País-Verdes Equo, una partida de 20.000 euros para que la Oficina Española de Cambio Climático realice un estudio para buscar alternativas de bajas emisiones a vuelos peninsulares. Actualmente, según explican desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, está en tramitación.

¿Y qué pasaría si España cumple con lo recogido en el documento y sigue los pasos de Francia? Pues los trayectos comerciales susceptibles de ser eliminados por contar con una opción en tren de menos de dos horas y media serían Madrid-Barcelona, Madrid-Valencia, Madrid-Alicante, Madrid-Sevilla. De ampliarse el rango temporal a tres horas (algo que nadie contempla actualmente) también entrarían Madrid-Málaga y Barcelona-Valencia.

En 2019 (último año prepandemia, con datos normales), el trayecto con más operaciones fue el Madrid-Barcelona, con unos 5 millones de pasajeros (2,5 millones en cada sentido). Las emisiones de CO2 por persona derivadas de este viaje son de 93 kg, según la calculadora de Atmosfair. Si se tienen en cuenta las emisiones totales de ese año, la cifra asciende a 478.597 toneladas de CO2. De hacer el viaje en tren, las emisiones por persona y trayecto son de 18,2 kg, según la calculadora EcoPassenger, algo más conservadora que la primera.

La idea de acabar con el puente aéreo entre ambas ciudades ya lo planteó a principios del año pasado la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Aunque no tiene competencias, el consistorio aseguró que propondría al Aeropuerto de Barcelona-El Prat eliminar los trayectos cortos. “Lo normal es que casi se muera solo”, explica Xaquín García-Muros, investigador del Basque Center for Climate Change (BC3), en referencia a esta conexión: «En lo que puede ayudar la prohibición es a acelerar ese proceso», apunta.

Desde que existe el AVE, el uso del puente aéreo ha caído muchísimo. Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA) pone cifras a este descenso: “Es importante aclarar que ya ha habido un trasvase natural del avión al tren. Si en 2007 la penetración del avión era del 65%, ahora ha bajado a poco más del 20%. La mayoría de la gente ya está optando por el tren por diversas razones”.

Siguiendo con los vuelos, en la cuerda floja están el Madrid-Sevilla y el Madrid-Alicante, que generan unas emisiones por persona y vuelo de 66 y 64 kg, respectivamente. En total, las emisiones de CO2 equivalente que generó el Madrid-Sevilla en 2019 fueron 63.860 toneladas, mientras que el Madrid-Alicante fueron unas 38.000 toneladas de CO2. En tren, las emisiones por persona serían de 14,4 kg y 12,2 kg, respectivamente.

Otro trayecto que se suprimiría sería el Madrid-Valencia. En 2019, esta ruta tuvo más de 11.000 operaciones y más de 670.000 pasajeros. Las emisiones son, según Atmosfair, de 46 kg por persona y vuelo. Ese año, las emisiones totales de CO2 fueron de 31.160 toneladas. Su alternativa en tren, que se haría en 1 hora y 40 minutos, genera 9,5 kg por persona, acorde a los datos de EcoPassenger.

En cuanto al Madrid-Málaga y Barcelona-Valencia, ambos trayectos por encima de las dos horas y media en tren, las emisiones contabilizadas en 2019 fueron de 33.400 toneladas, de las cuales 23.608 corresponden a la conexión entre la capital española y la ciudad andaluza.

Medida insuficiente

La diferencia en la cantidad de gases emitidos según el transporte elegido es notoria. Ahora bien, ¿es suficiente motivo para prohibir el avión? Para Xaquín García-Muros, “la prohibición puede ser una pérdida de oportunidades” porque “limita” y “el Estado no obtiene recursos”. “En cambio, si pones o subes un impuesto para penalizar ese consumo, esos ingresos te pueden servir para financiar obras de infraestructura o el transporte público, que es menos contaminante”, cuenta el investigador.

Desde el Colegio Oficial de Ingenieros Aeronáuticos de España (COIAE) se muestran contrarios a esta medida porque consideran que tiene “un impacto real inapreciable en las emisiones, y por tanto, ineficaz en la lucha contra el cambio climático”. En un comunicado, explican que este tipo de acciones “pueden ser contraproducentes”, y que “en estos momentos de urgencia climática es una tremenda irresponsabilidad hacer creer a la ciudadanía que se está actuando con firmeza cuando en realidad sólo se están tomando medidas cosméticas sin valor alguno”. En el caso francés, la reducción de emisiones fruto de la prohibición –que afectaría a unos 70 vuelos diarios– sería de “de menos de 0,5%”. Desde la ALA, señalan que en España el impacto de reducción de emisiones sería de menos del 1%.

Óscar Castro, ingeniero aeronáutico del Comité de Sostenibilidad del COIAE, profundiza en los motivos por los cuales esta medida no es, a su juicio, el camino correcto: “Todo el campo en desarrollo de aviación sostenible con propulsión eléctrica o hidrógeno con pilas de combustible tiene como objetivo inicial los vuelos de corto alcance”. Por ello, “si se prohíben este tipo de vuelos se está cortando la innovación en el sector”, se queja. Además, cree que se creará “una falsa seguridad” al centrar los esfuerzos en una acción cuyo efecto real es mínimo. Por tanto, insiste en que el debate no debería centrarse en “prohibir cosas sino en hacerlas bien». «¿Cuál es el objetivo? ¿Reducir emisiones? Pues vamos a poner los números encima de la mesa y ver cómo lo hacemos. No hay que dejarse llevar por percepciones”.

Desde la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente (T&E, en inglés) apuestan por “exigir a las aerolíneas que paguen por las emisiones en todos sus vuelos”, y que comiencen a utilizar combustibles más limpios. “Necesitamos centrarnos en los vuelos de larga distancia, cambiando el queroseno por electrocombustibles y fomentar aviones más eficientes. Para distancias cortas habrá aviones eléctricos”, insisten.

Más para el tren, menos para el avión

Quien sí ve como positiva esta medida es Pablo Muñoz, responsable de aviación en Ecologistas en Acción. A diferencia del resto de opiniones, él cree que “la aplicación de este tipo de medidas es esencial en un país como España, que está a la cabeza de la UE en lo que se refiere a emisiones de CO2 del sector de la aviación”. En este sentido, “las emisiones ligadas a los vuelos domésticos han aumentado un 30% en el periodo 2013-2019, por lo que es necesario corregir esa tendencia”, detalla.

Aun así, Muñoz ve necesario ir más allá y suprimir “algunos servicios aéreos con alternativa ferroviaria en el intervalo de hasta cuatro horas”. Por otro lado, “es esencial que los slots liberados [el tiempo que las aerolíneas tienen asignado para aterrizar y despegar] como consecuencia de la eliminación de estos vuelos no se utilicen para aumentar los servicios de media y larga distancia, mucho más rentables para las compañías pero mucho más contaminantes”.

Eso sí, la medida de prohibir vuelos no puede quedarse solo en eso, sino que debe ir aparejada a una transformación total del transporte ferroviario. Pablo Muñoz da algunas claves: aumentar los servicios, invertir en infraestructuras y fomentar con ventajas fiscales los desplazamientos en el ferrocarril como medio de transporte menos contaminante. Además, “es vital recuperar trenes de larga distancia, y en especial los servicios nocturnos, como ya están haciendo otros países de la UE”, afirma.

Por otra parte, desde el punto de vista distributivo, la gente que usa vuelos nacionales son de rentas medias-altas, apunta Xaquín García-Muros. Por tanto, el hecho de eliminar o limitar vuelos no sería una medida regresiva, “más bien todo lo contrario, bastante progresiva”, explica. En cualquier caso, avisa de que habrá un rechazo social si no hay alternativa, y todo dependerá de “cómo se planteen y comuniquen estas medidas”.

En referencia al tren, el investigador afirma que «el AVE es una infraestructura que cuesta mucho dinero, que pagamos todos los españoles, y poca gente es consciente de que es una infraestructura que principalmente usa las rentas medias-alta».

Un sector que no decrece

Desde 1940 hasta hoy, la contribución del sector aéreo al calentamiento global es de un 3,5% si se analizan factores más allá del CO2, que representa un 2% de las emisiones, como concluyó el año pasado un estudio publicado en la revista Atmospheric Environment. Y solo en 2018, las emisiones de la aviación representaron el 5,9% de todo el calentamiento global producido por el ser humanosegún cálculos de la red global Stay Grounded.

En España, el transporte es el sector que más contribuye al calentamiento global, con un 29% de las emisiones en 2019, según el Inventario de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI). El transporte por carretera supone por sí solo un 26,8% del total de las emisiones. En cuanto al transporte aéreo nacional, aunque sólo suponen un 1% del total, aumentó un 7,4% respecto al año anterior.

Y es que, mientras otros sectores son conscientes de su impacto negativo en el clima y empiezan reducir su contribución al calentamiento global, el sector aéreo mantiene una tendencia al alza. Una situación que Javier Gándara, de la ALA, atribuye al hecho de ser “uno de los sectores más difíciles de descarbonizar”, si bien insiste en que “es una prioridad para el sector, antes y después de la COVID-19, ser neto cero en 2050”. “Es un reto importantísimo –afirma–, pero tenemos claro que lo vamos a conseguir. La tecnología tiene capacidad para sorprender”.

En este sentido, el ingeniero Óscar Castro defiende los esfuerzos del sector por reducir su impacto en el clima: “Desde 2008 hay un compromiso firme de toda la industria aeronáutica para mejorar su sostenibilidad y alcanzar una aviación sostenible a partir de 2040 y 2050, con cero emisiones en Europa”.

Para el corto y medio plazo, se situó 2020 como referencia y límite máximo de emisiones de CO2 netas para el conjunto de la aviación civil. Según el sistema europeo de compensación de emisiones (EU ETS), entre 2013 y 2020 se redujeron 193 millones de toneladas de emisiones de dióxido de carbono relacionadas con el tráfico aéreo.

A nivel global, en 2021 entrará en funcionamiento la primera fase del sistema de compensación de emisiones CORSIA, que usará el procedimiento de la adquisición de créditos de carbono. Es decir, las compañías pagan por emitir, y esos pagos se destinan a proyectos que reduzcan una concentración equiparable de gases de efecto invernadero, haciendo que, en teoría, el crecimiento de la industria sea neutral en emisiones. Este sistema ha sido muy criticado porque, a pesar de que estaba previsto, no se usará 2020 como referencia ya que las emisiones fueron ese año excepcionalmente bajas.

Hasta la aparición de la activista sueca Greta Thunberg, la aviación nunca había estado tan cuestionada socialmente. Tampoco se había abordado de una manera real en las políticas nacionales. Pero ahora es una de las principales demandas de organizaciones y partidos verdes, que ven este sector como clave si se quiere limitar la temperatura, tal y como pide el Acuerdo de París. Quedan tres décadas para 2050, año en el que la sociedad y el sistema económico deberán ser radicalmente distintos. ¿También la aviación?

Un tribunal obliga Austràlia a protegir als menors de la crisi climàtica

Vuit adolescents han presentat una demanda per l’expansió d’una mina de carbó al país oceànic que provocarà una emissió de 370 milions de tones de carboni en els propers 25 anys.

https://www.publico.es/internacional/crisis-climatica-tribunal-obliga-australia-proteger-menores-crisis-climatica.html

Un tribunal australiano determinó este jueves que el Ejecutivo de Camberra tiene el deber de proteger la salud de los menores contra los efectos de la crisis climática, en un juicio sin precedentes contra la expansión de una mina de carbón en el país oceánico tras una demanda presentada por ocho adolescentes. Continua la lectura de Un tribunal obliga Austràlia a protegir als menors de la crisi climàtica

Multa de 1,9 milions a Endesa per contaminar un riu que nodreix d’aigua potable a una comarca de 25.000 persones

L’empresa, que recorrerà la sanció, va obrir les comportes per generar electricitat en un embassament en el qual s’acumulen metalls pesants d’una antiga mina de la seva propietat, tot i les advertències de la Xunta perquè no ho fes.

L’embassament és una bomba de rellotgeria, ja que ha anat acumulant durant decennis els residus tòxics provinents de l’explotació de la mina de carbó de la qual s’alimentava la central tèrmica d’As Pontes

https://www.publico.es/sociedad/contaminacion-rio-eume-multa-1-9-millones-endesa-contaminar-rio-nutre-agua-potable-comarca-25000-personas.html

La Xunta de Galicia acaba de proponer sancionar a Endesa con más de 1,8 millones de euros por contaminar entre agosto y octubre del año pasado el río Eume, en A Coruña, del que se nutre el abastecimiento de aguas de una comarca habitada por 25.000 habitantes y que en la temporada estival suele triplicar de largo esa cifra.

La Xunta acusa a Endesa de haber omitido expresamente sus indicaciones, y de haber cometido infracciones muy graves con el vaciado del embalse para producir electricidad, que provocaron la contaminación del río con metales pesados acumulados en el fondo del embalse y que, ante el evidente riesgo para la salud pública, obligaron a cortar durante once días el suministro de agua potable y causaron daños al dominio público hidráulico por valor de 932.284 euros.

La empresa, cuyas campañas de publicidad en prensa y televisión se centran en subrayar con carácter recurrente su compromiso social y medioambiental – “En Endesa trabajamos para hacer realidad un nuevo modelo energético basado en las energías limpias que nos permita ofrecer un mejor servicio y cuidar nuestro planeta”, afirma en su web-, ha confirmado a Público que recurrirá la sanción. Ésta consiste en la obligación de reintegrar el valor de los daños causados y en dos multas de 600.000 y 350.000 euros por sendas infracciones muy graves de la Ley de Aguas de Galicia en su máximo. La primera, por desatender los requerimientos de la Xunta, y la segunda, por incumplir las condiciones del régimen de explotación establecidas por la Administración. En total, más de 1.880.000 euros.

Según la propuesta de resolución sancionadora de la Xunta, Endesa Generación SA modificó el régimen de explotación del embalse sin autorización administrativa, como consecuencia de lo cual se produjo “una importante afección en forma de turbidez y color lolcalizada en el río Eume a su paso por los términos municipales de Pontedeume y Monfero, visible hasta su desembocadura”. El episodio obligó a la Administración autonómica a proceder a “una intervención urgente para garantizar el suministro de agua a la población, atajar el deterioro de la calidad de las aguas y proteger el ecosistema en una zona de alto valor ambiental”.

El embalse del Eume, en el municipio de As Pontes de García Rodríguez, fue construido en la década de los cincuenta del siglo pasado. Explotado por Endesa en régimen de concesión, está enclavado en un entorno de enorme riqueza ecológica y paisajística, parte de la Red Natura europea, a unos 30 kilómetros de la desembocadura del Eume en Pontedeume, un pequeño municipio costero muy frecuentado por el turismo en verano y cuyo mayor atractivo natural, además de sus playas, son las Fragas do Eume, un precioso bosque atlántico que rodea el cauce del río.

Imagen del río Eume contaminado.
Imagen del río Eume contaminado.  COLECTIVO TERRA PONTEDEUME

Pese a esa idílica descripción, el embalse es una bomba de relojería, ya que ha ido acumulando durante decenios los residuos tóxicos provenientes de la explotación de la mina de carbón de la que se alimentaba la central térmica de As Pontes, también propiedad de Endesa y hoy en vías desmantelamiento por los compromisos de España para reducir sus emisiones de CO2. Cuando en el embalse del Eume la cota del agua baja demasiado, afloran esos lodos tóxicos que se han ido acumulando en el fondo del pantano, de forma que son arrastrados río abajo por el vaciado de la presa hasta llegar las captaciones de agua para el suministro humano.

El embalse es una bomba de relojería, ya que ha ido acumulando durante decenios los residuos tóxicos provenientes de la explotación de la mina de carbón de la que se alimentaba la central térmica de As Pontes

Según figura en la propuesta sancionadora de la Xunta, de más de 40 páginas, las normas de explotación del Embalse para el segundo semestre del ejercicio hídrico obligaban a Endesa a mantener una cota mínima de agua de 306 metros sobre el nivel del mar (msnm). Sin embargo, a partir del 27 de julio empezó a detectarse un descenso continuado debido a las aperturas sistemáticas de las compuertas decretadas por Endesa para generar electricidad. El 8 de agosto, Aguas de Galicia, el organismo autonómico competente en la materia, requirió a la compañía para que cesara en su actuación, pero, lejos de hacerlo, Endesa respondió por escrito tres días después de que seguiría adelante con su decisión unilateral de evacuar agua del embalse hasta llegar a los 283,2 msnm. En aquel momento, el precio de la electricidad se encontraba al alza tras cuatro meses de subidas consecutivas.

Al día siguiente de aquel escrito, el 12 de agosto del 2020, empezó a fraguarse el desastre. Se produjo un episodio de lluvias torrenciales que, según Meteogalicia, alcanzaron en la zona los 84 litros por segundo y metro cuadrado. Las tormentas arrastraron los lodos en el embalse revuelto y con sus orillas de barro tóxico peladas varios metros, y contaminaron todo su cauce porque Endesa seguía abriendo las compuertas y manteniendo la cota de agua por debajo de los 300 msnm.

Endesa bajó demasiado el nivel del embalse

“Con la bajada del nivel del embalse por debajo de sus cotas mínimas se pusieron al descubierto sedimentos acumulados durante treinta años, y que hasta ese momento tenían una movilidad muy reducida bajo el agua”, afirma la Xunta, que rechaza los argumentos de los peritos de Endesa de que el suceso fue casual y debido “a una dinámica natural (transporte fluvial de sedimentos) sobre la que han confluido circunstancias meteorológicas extraordinarias (lluvias especialmente intensas) de carácter imponderable (no previsibles)”.

Esas explicaciones no convencen a los técnicos del Gobierno autonómico, que responden que , si bien las lluvias de agosto fueron elevadas para lo que es habitual en el verano, “no son excepcionales”. “El proceso de turbidez (…) se habría producido aún con más graves consecuencias en septiembre, octubre y noviembre, cuando comienza el período de lluvias”, añaden. “La bajada de la cota mínima del embalse por debajo de la cota habitual fue un factor determinante que favoreció que el episodio del año 2020 fuera muy superior tanto en intensidad como en duración con respecto a los ocurridos en otros años”, concluye.

El Eume, contaminado a su paso por las Fragas do Eume.
El Eume, contaminado a su paso por las Fragas do Eume.  COLECTIVO TERRA PONTEDEUME

La Xunta también rechaza que Endesa pretenda ampararse en que pocos meses antes había solicitado un cambio en las normas y en el plan de explotación de la presa para rebajar su cota mínima, porque, precisamente, esas nuevas normas no fueron aprobadas por la Administración dado que la compañía “no dio suficiente cumplimiento a los requisitos técnicos y formales requeridos”.

La afección sobre la salud pública es lo que más preocupa a las organizaciones ecologistas que llevan años denunciando la situación

Asimismo, niega que no se hayan evidenciado daños al ecosistema, tal y como sostiene la compañía: “Estos daños se deberán analizar a más largo plazo para ver posibles alteraciones en elementos de calidad biológica, por ejemplo la fauna bentónica de invertebrados presente de forma habitual en el río, así como afecciones a la morfología del cauce a consecuencia de los arrastres producidos”.

Precisamente esa circunstancia y la afección sobre la salud pública es lo que más preocupa a las organizaciones ecologistas que llevan años denunciando la situación, y que incluso, como en el caso de la asociación Petón do Lobo, especializada en advertir sobre los peligros de la minería en Galicia, se han personado en la causa.

Niveles tóxicos de mercurio, hierro y aluminio

Los ecologistas advierten de los nocivos efectos de la presencia en el agua del Eume de metales altamente tóxicos como mercurio, hierro y aluminio. Entre agosto y noviembre del año pasado los análisis de las aguas del Eume detectaron niveles superiores a los máximos establecidos por las normas de seguridad.

“Endesa abrió las compuertas pese a que era consciente de que esos metales pesados están en el agua”, dice Ana Varela, portavoz de Petón do Lobo. “La multa está bien y es un paso adelante, pero no podemos limitarnos a que Endesa la pague y no pase nada más. No basta con depurar responsabilidades administrativas, porque también puede haberlas de tipo penal, por la presunta comisión de delitos contra el medio ambiente y contra la salud pública, y, por supuesto, políticas, porque la Xunta es conocedora de esta sociedad desde hace años y no ha hecho nada para evitarlo”, dice Varela, quien reclama la dimisión de la Conselleria de Infraestructuras del Gobierno de Feijóo, Ethel Vázquez.

Varela también exige la actuación de oficio por parte de la Fiscalía y conmina a las administraciones a efectuar un estudio sobre la población de la comarca del Eume para detectar cómo ha afectado a su salud el consumo de agua proveniente del pantano “tras décadas de minería irresponsable” por parte de la misma empresa que el año pasado contaminó el río.

Endesa, propiedad de la eléctrica italiana Enel y presidida por el ex mistro franquista Rodolfo Martín Villa desde que el Gobierno de José María Azar la privatizó, obtuvo el año pasado 1.394 millones de euros de beficios netos, más de un 700% más que en el 2019. Sólo en el primer trimestre del 2021 ya ha obtenido 491 millones, lo que, según indica la propia compañía, “confirma sus objetivos financieros para el ejercicio”.

Sentència històrica contra el canvi climàtic: Shell haurà de reduir les seves emissions en un 45% en 10 anys

La Justícia de Països Baixos sentència que Shell és responsable directa de la crisi climàtica. Un tribunal exigeix a la petroliera que redueixi les seves emissions un 45% el 2030.

Shell ha de complir amb el límit establert pel Panell Intergovernamental d’Experts per al Canvi Climàtic (IPCC) de l’ONU, que recomana reduir les emissions per mantenir l’objectiu de l’Acord de París de no superar un augment de la temperatura de la planeta d’1, 5 graus a final de segle.

https://www.elperiodico.com/es/medio-ambiente/20210526/justicia-holanda-shell-reducir-emisiones-co2-11764630

El gigante petrolero Shell tendrá que reducir sus emisiones de CO2 en un 45% para finales de 2030, según ha dictaminado este miércoles un tribunal holandés, que ha pronunciado su veredicto en un caso contundente lanzado por un colectivo de oenegés ambientales. Continua la lectura de Sentència històrica contra el canvi climàtic: Shell haurà de reduir les seves emissions en un 45% en 10 anys