Arxiu de la categoria: RECURSOS

La petjada ambiental del consum alimentari d’Espanya és un 26% superior a la mitjana europea

El Ministeri de Consum publica per primera vegada un informe que recull la petjada ambiental del consum desglossada per sectors. L’informe destaca que els danys ecològics han incrementat un 5% en els darrers vuit anys.

https://www.publico.es/sociedad/dano-ambiental-consumo-alimentario-espana-26-superior-media-europea.html#analytics-seccion:listado

El impacto ambiental del modelo de consumo alimentario de España, muy vinculado a la industrialización del campo, es un 26% superior a la media europea, según los datos del informe Sostenibilidad del Consumo en España, publicado este viernes por el Ministerio de Consumo. Continua la lectura de La petjada ambiental del consum alimentari d’Espanya és un 26% superior a la mitjana europea

Unicef assenyala que la pujada de preu d’aliments està creant una crisi de malnutrició infantil

Unicef, el fons de Nacions Unides per a la Infància, ha posat el crit al cel: almenys 10 milions de nens amb desnutrició aguda greu no tenen accés a un tractament eficaç contra aquesta xacra.

“El món és un polvorí de morts infantils evitables pels nivells catastròfics de desnutrició aguda”, subratlla la directora d’Unicef, Catherine Russell, en l’informe La Infància en Perill. Uns índexs de desnutrició excepcionals que Unicef atribueix a tres factors principals.

En primer lloc, a la pujada del preu dels aliments bàsics com el pa que la guerra d’Ucraïna i l’aturada de les exportacions de blat han provocat.

En segon lloc, per la retallada pressupostària provocada per la pandèmia en molts països del món. La necessitat d’expandir tractaments nutricionals que salvin vides dels infants entre 0 a 5 anys en farà augmentar el preu un 16%.

I, en tercer lloc, a les sequeres que pateixen als països de la banya d’Àfrica, com Etiòpia, Somàlia i Kènia.

https://www.eluniverso.com/noticias/internacional/unicef-senala-que-subida-de-precio-de-alimentos-esta-creando-una-crisis-de-malnutricion-infantil-nota/

La reciente subida de los precios de los alimentos está creando una gran crisis de malnutrición infantil, al provocar un aumento en el número de niños que pasan hambre y encarecer de manera muy importante los tratamientos más eficaces, según advirtió este lunes Unicef. Continua la lectura de Unicef assenyala que la pujada de preu d’aliments està creant una crisi de malnutrició infantil

Els bombers forestals d’Andalusia es rebel·len contra la precarietat i el tracte “autoritari” de la Junta

La campanya de perill d’incendis forestals a Andalusia no comença gens bé en un any de sequera greu que pot incrementar els riscos de foc a la muntanya. Els sindicats convoquen concentracions i amenacen amb una vaga al començament de la campanya de risc d’incendis, que l’any passat es va cobrar la vida d’un treballador eventual d’una guàrdia a Màlaga. Continua la lectura de Els bombers forestals d’Andalusia es rebel·len contra la precarietat i el tracte “autoritari” de la Junta

I si els camions fossin trens? El pes del tren al transport de mercaderies d’Europa

A Europa el 16,8% del transport de mercaderies es fa en ferrocarril, mentre que a Espanya el percentatge se situa en el 4%. El Ministeri de Transports planeja revertir aquesta situació, encara que els grups ecologistes i col·lectius socials desconfien del pla.

https://www.publico.es/sociedad/camiones-fuesen-trenes.html#analytics-seccion:listado

El tren de España sigue esperando su revolución. Los problemas del ferrocarril no se limitan sólo a las deficientes conexiones entre pueblos y la dificultad que tienen los ciudadanos para moverse por el mapa. El transporte ferroviario de mercancías es, quizá, el gran olvidado de las políticas públicas que durante décadas se han impulsado desde los diferentes gobiernos. Tanto es así que la carretera es la artería principal y dominante para el traslado de bienes, pues el 95,7% de los viajes se realizan en camiones o furgonetas, mientras que los trenes sólo mueven el 4,1% de las mercancías del país, según los datos del Ministerio de Transportes. Continua la lectura de I si els camions fossin trens? El pes del tren al transport de mercaderies d’Europa

Si el planeta consumís recursos al ritme d’Espanya, aquest 12 de maig s’esgotarien els que la Terra pot regenerar en un any: és el dia de la sobrecapacitat

El dia de la sobrecapacitat de la Terra és la data calculada per l’organització Global Footprint Network per indicar el moment en què la població mundial supera la capacitat que té el planeta per regenerar tots els recursos consumits aquest any. Quan s’aplica a un país, es tracta de la data en què cauria el dia de sobrecapacitat de la Terra si tota la humanitat consumís com la població del país.

https://maldita.es/malditateexplica/20220512/dia-tierra-sobrecapacidad-espana/

Ese día para España es el 12 de mayo, según el cálculo de Global Footprint Network para 2022. La organización sin ánimo de lucro estima las fechas nacionales de sobrecapacidad con los últimos datos disponibles, en este caso los de 2018. Te explicamos cómo se calcula esta fecha y cómo se ha ido adelantando con los años a nivel mundial. Continua la lectura de Si el planeta consumís recursos al ritme d’Espanya, aquest 12 de maig s’esgotarien els que la Terra pot regenerar en un any: és el dia de la sobrecapacitat

Menjar un 20% menys de carn de vaca reduiria la desforestació a la meitat

Reduir el consum de carn de vaca en un 20%, substituint-la per una alternativa com ara la carn microbiana, podria fer caure a la meitat tant la desforestació com les emissions de gasos d’efecte hivernacle associades, segons un estudi de l’Institut de Recerca de lmpacte Climàtic de Postdam (Alemanya) publicat a la revista ‘Nature’. Les emissions de gasos d’efecte hivernacle associades també caurien un 50%, segons un estudi.

Menjar un 20% menys de carn de vaca reduiria la desforestació a la meitat

Una gran font d’emissions

Continua la lectura de Menjar un 20% menys de carn de vaca reduiria la desforestació a la meitat

Un estudi revela que s’han registrat 191 atacs contra defensors de la naturalesa en els darrers cinc anys

El Centre de Documentació i Informació de Bolívia (Cedib) va realitzar un mapeig de les agressions que pateixen defensors de la naturalesa al país. Hi ha 191 atacs a diferents activistes i el 90% dels agressors són part de l’Estat central o tenen vincles amb el partit governant.

L’anàlisi es va realitzar entre l’1 de gener del 2017 i el 28 d’abril del 2022. Les agressions van des d’amenaces amb armes de foc fins a bloquejar l’accés dels defensors a les seves comunitats. La majoria de les víctimes són dones Continua la lectura de Un estudi revela que s’han registrat 191 atacs contra defensors de la naturalesa en els darrers cinc anys

Espanya es despreocupa de la sequera

Les pluges del març i l’abril esborren la inquietud per l’escassetat d’aigua després de les manifestacions per exigir mesures i malgrat que les reserves són lluny de les de l’any passat, i encara més de la mitjana dels últims cinc.

https://www.eldiario.es/sociedad/espana-despreocupa-sequia_1_8954141.html

España tiene un poco más de agua, pero su reserva está casi igual de lejos de la media de los últimos cinco años que cuando un clamor por la sequía recorría el país en marzo pasado. Sin embargo, el ambiente lluvioso se ha llevado la preocupación por la escasez de agua.

Llega la primavera y la campaña de riegos con los embalses más secos de la década

El 15 de marzo, el Gobierno aprobó un paquete de ayudas por la falta de recurso disponible y tras un invierno muy seco. Entonces, las reservas hídricas de España estaban al 44% –15 puntos por debajo de la media de los últimos cinco años–, según el Boletín Hidrológico Nacional. Ahora, con las reservas al 49%, y casi 14 puntos por debajo del mismo promedio, la sequía parece cosa del pasado.

De hecho, ese 49% de agua embalsada a 26 de abril de 2022 está lejos del 60,9% almacenado en 2021 o el 65% de hace dos años, cursos hidrológicos en los que ya se activaron restricciones de riego en las demarcaciones del Guadalquivir y el Guadiana por la escasez. Continua la lectura de Espanya es despreocupa de la sequera

A la recerca del petroli “fantasma” amb què el Marroc amenaça les Canàries

El Marroc assegura haver trobat un jaciment petrolífer davant de les costes canàries, que suscita dubtes des del punt de vista econòmic i ambiental. A més enllaça amb la disputa entre Espanya i el país magribí per la sobirania de les aigües atlàntiques.

La fina línia de mar que separa les Canàries del Marroc està en disputa. Sota les aigües, al més profund, hi ha recursos fòssils que des de fa dècades criden l’atenció de companyies petrolieres. Les màquines exploren, però mai no treuen res en clar. La cosa, però, podria canviar. O almenys això diu el país magribí, que fa una setmana va anunciar de la mà de la britànica Europa Oil and Gas la troballa d’uns 1.000 milions de barrils de petroli a l’est de l’arxipèlag espanyol i un altre a Agadir, davant de Fuerteventura i Lanzarote. La distància en línia recta que separa les Canàries del Marroc no supera els 100 quilòmetres, de manera que les possibles conseqüències mediambientals, econòmiques i polítiques d’aquesta notícia han fet saltar les alarmes a les illes.

https://www.publico.es/sociedad/busqueda-petroleo-fantasma-marruecos-amenaza-canarias.html#analytics-seccion:listado

La inversión asumida para esta prospección se reparte entre Europa Oil and Gas, que se encarga del 75% de los gastos, y la Oficina Nacional de Hidrocarburos y Minas (ONHYM), una empresa pública marroquí que se responsabiliza del 25%. Sin embargo, esta no es la única multinacional que colabora con el reino alauí en busca de crudo. También están autorizadas otras como Shell o Repsol. El anuncio es resultado de una obsesión por parte de Rabat: en las últimas dos décadas ha perforado 67 pozos, según los datos ofrecidos por la directora general de la ONHYM, Amina Benkhadra, la semana pasada. A pesar de las búsquedas reiteradas del oro negro en las costas del país africano, solo se ha podido confirmar la presencia de 40 reservas de gas.

Los expertos se muestran escépticos. Ya en 2015, Repsol abandonó las prospecciones frente a Lanzarote y Fuerteventura y lo justificó en la baja rentabilidad de la extracción. “No queda muy claro si ese petróleo está, lo han anunciado, pero no han dado muchas muestras de que pueda ser real”, relata Vicente Jesús Navarro, profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de La Laguna. Las incógnitas de este proyecto son poliédricas, como todo lo que rodea las relaciones diplomáticas y comerciales de Marruecos y España.

Canarias, en contra de la extracción por segunda vez

A pesar de que el ministro de Exteriores del Gobierno de España, José Manuel Albares, restó importancia a las repercusiones que esta extracción de petróleo pudiera tener en Canarias, los expertos medioambientales y los políticos canarios se han manifestado contra la búsqueda de crudo cerca del archipiélago. De hecho, el propio presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres Pérez, recalcaba de manera “tajante” que su Ejecutivo rechazaba cualquier prospección en aguas canarias.

El Convenio Internacional de Montego Bay (1982) advierte de que “cuando dos países están geográficamente enfrentados y no pueden desplegar el máximo admitido de 200 millas marinas porque no hay suficiente espacio entre los dos, deben llegar a un acuerdo bilateral que delimite las aguas”, explica el catedrático en Derecho Constitucional. Ante la falta de acuerdo, la división se hace trazando una mediana entre ambas costas. Si la situación sigue sin resolverse entre los dos Estados, es un tribunal internacional el que decide las proporciones.

La búsqueda de petróleo no es nueva en esta zona. Tanto es así que España ha estado décadas buscando yacimientos en su lado de la mediana. Hace menos de ocho años, Repsol realizó una prospección polémica en busca de crudo no muy lejos de donde hoy se asienta la maquinaria pesada de Marruecos. Por entonces, el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con el canario José Manuel Soria al frente de Industria, Energía y Turismo, cedió a la petrolera vasca la exploración de los hidrocarburos frente a Lanzarote y Fuerteventura, sin mucho éxito para la empresa.

“El Gobierno de España tiene la opción de sentarse a negociar con Marruecos y pedirle que no extraiga petróleo”

Aquella iniciativa generó una movilización masiva en buena parte de la población del archipiélago. Las asociaciones ecologistas se agruparon y los partidos políticos canarios lucharon hasta frenarlo. Ahora la situación es diferente. “No estamos preocupados en cuanto al impacto que pueda tener esta explotación porque no creemos que exista”, relata el experto en medioambiente Ezequiel Navío. “Pero sí estamos preocupados por la mentalidad y la evidencia de que Marruecos no apuesta de forma simple y concienciada por la transición hacia las renovables”.

“El Gobierno de España tiene la opción de sentarse a negociar con Marruecos y pedirle que no extraiga petróleo de las aguas cercanas a Canarias por las consecuencias negativas que pueden tener en el medioambiente, la pesca y la economía de las islas”, explica el naturalista, que trabajó en la mayor marea negra de la historia provocada por un derrame de petróleo en el Golfo Pérsico en 1991. También lo hizo en 2002 en el derrame del Prestige en Galicia. Y encabezó desde 2001 la negativa de Canarias a las prospecciones en sus aguas. Envites diferentes, pero siempre frente a los combustibles fósiles.

Una estación petrolífera en mantenimiento en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.
Una estación petrolífera en mantenimiento en el puerto de Santa Cruz de Tenerife.  Andrea Domínguez Torres

El coste ambiental, inasumible para las islas

El archipiélago canario está en un punto privilegiado del planeta. Geográficamente pertenece a África; en administración, a España, y tiene lazos históricos muy fuertes con América. Su posición lo convierte en un punto geoestratégico. En mitad del océano Atlántico es una reserva marina natural que salvaguarda 26 especies diferentes de cetáceos.

“Todas las prospecciones en el mar generan vertidos. Pasa en Latinoamérica, Alaska o Tarragona”

Ante el rastro invisible del petróleo localizado por Marruecos, el escepticismo crece. De tratarse de un anuncio real, la situación sería diferente. “Todas las prospecciones en el mar generan vertidos. Pasa en Latinoamérica o Alaska con Repsol, pero también en Tarragona”, justifica Navío. De generarse un vertido en la costa marroquí, la cercanía con Canarias y, además, las dinámicas oceánicas del Atlántico convertirían a las islas en una zona de riesgo.

“Cualquier vertido que haya en este océano puede llegar con una probabilidad altísima a Canarias”, justifica Navío. En esta misma línea se posiciona Beatriz Ayala, técnica del programa de océanos del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés), que considera que las prospecciones son una suerte de pesadilla que se repite cada ocho años. “En el medio marino las fronteras ficticias no existen”, explica.

Los cachalotes, zifios o calderones son algunos de los cetáceos de fondo característicos de esta zona del Atlántico. “Es una zona extraordinaria por su exclusiva biodiversidad”, concluye la técnica de WWF. Las extracciones en el suelo tectónico africano, sin embargo, suponen un hachazo contra la placa bentónica que puebla los fondos marinos.

Pedro Hernández, portavoz del colectivo conservacionista El Guicho –vinculado a Ecologistas en Acción– destaca el valor canario para apostar por las energías renovables como receta contra este tipo de proyectos: “Es la mejor zona del planeta desde el punto de vista de la situación biogeográfica”. Los vientos alisios, el sol, la fuerza del mar o su carácter de islas volcánicas son solo algunos ejemplos de la riqueza ecológica sin explorar en Canarias. Sin embargo, el “oligopolio energético”, dice Hernández, continúa poniendo trabas a la transición energética, independientemente de cuál sea el origen de las empresas que exploran gas y petróleo bajo los fondos marinos.

Una de las aves autóctonas de Canarias, el zarapito trinador, en Punta Mujeres, Lanzarote.
Una de las aves autóctonas de Canarias, el zarapito trinador, en Punta Mujeres, Lanzarote.  Andrea Domínguez Torres

El petróleo “fantasma”

El supuesto hallazgo petrolero deja algunas dudas desde el punto de vista científico. La Asociación de Geólogos y Geofísicos Españoles del Petróleo ha sido quien ha puesto en entredicho la veracidad de la empresa marroquí frente a las aguas canarias a través de un comunicado: “No ha habido ni tesoro ni filón ni bolsa, ni las demás sandeces que se han podido publicar al respecto”. Es, dicen los expertos, petróleo “fantasma”.

“Ya sabíamos que había hidrocarburos en la zona, pero eso no quiere decir que sean rentables”

Aunque desde hace décadas hay indicios de que bajo los fondos marinos existen reservas de hidrocarburos, los datos publicados son extremadamente pobres desde el punto de vista geofísico, en tanto que se catalogan “recursos prospectivos”. Dicho de otro modo, se trata de una estimación a la que no se ha incorporado el análisis socioeconómico sobre las posibilidades y la rentabilidad de la extracción.

Antonio Turiel, físico investigador en el Instituto de Ciencias del Mar del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), pone en duda la viabilidad del proyecto y recuerda que Repsol ya abandonó una exploración similar al considerarla poco ventajosa. “Estamos hablando de aguas muy profundas, de más de dos mil metros. Se puede vender como un gran hallazgo, pero no lo es. Ya sabíamos que había hidrocarburos en la zona, pero eso no quiere decir que sean rentables”, expone el experto. “A tanta profundidad, no se puede tener una estructura rígida anclada al fondo, sino que debes tener una estructura semirrígida o semianclada, para lo que se necesitan unos motores que consumen una gran cantidad de energía en perforar. No hay tecnología y no compensa”, incide.

“Es una noticia de consumo interno”, añade Turiel. Una información que, quizá, puede ir más enfocada, desde el punto de vista empresarial, a contentar a buena parte de los socios inversores y, al mismo tiempo, sirve a Rabat para tratar de consolidar su imagen como país con cierto atractivo para las inversiones privadas.

Las costas saharauis y la soberanía marítima

De fondo, como todas las acciones que Marruecos acomete frente a España,  subyace la cuestión geopolítica. Hamdi Mansour, delegado del Frente Polisario en Canarias, considera que el supuesto descubrimiento de estos nuevos pozos es una “declaración de intenciones” de Mohammed VI hacia el archipiélago. Son, a su juicio, los mismos “fines expansionistas” que el reino alauí ha mostrado con el Sáhara Occidental o con Ceuta y Melilla. “Marruecos es un vecino molesto que da siempre problemas”, agrega el diplomático, consciente de que este nuevo episodio ha llegado justo después de que Pedro Sánchez enviase su famosa carta a Rabat para legitimar sus planes sobre el territorio ocupado.

“Marruecos es un vecino molesto que da siempre problemas”

“Estos anuncios reflejan la necesidad del régimen de Marruecos de trasladar constantemente a su población” hacia territorio español, explica Anselmo Fariña, miembro de la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, que acusa al Mohammed VI de lanzar cada cierto tiempo campañas propagandísticas para centrar la atención en esos puntos y ocultar problemas en el interior de su propio país.

El Sáhara Occidental conoce bien cómo actúa Marruecos y cómo las actividades comerciales e industriales operan siempre como motor de expansión: la extracción de fosfato, asentamiento de renovables en territorio ocupado, agricultura o pesca en aguas de El Aaiún. España no es el Polisario y Mohamed VI no elevará el tono en sus desafíos a esos niveles. No obstante, los vacíos legales que perduran en el reparto de las aguas territoriales son un resquicio al que Rabat se agarra con fuerza.

Eduard Soler, investigador del Barcelona Centre for International Affairs (CIDOB), advierte de la importancia que tiene esta cuestión en las relaciones históricas entre Rabat y Madrid. “Existen conflictos de soberanía. En la fachada mediterránea, por Ceuta y Melilla y varios peñones e islotes que Marruecos reclama como propios. En la fachada atlántica, la dimensión del contencioso territorial es otra, se refiere a que hay aguas que corresponden al Sáhara Occidental, que en su vertiente marítima está bajo control y administración de Marruecos”, explica.

“La primera crisis de este Gobierno con Marruecos tuvo que ver con la intención de ampliar su demarcación oceánica”

“Es relevante que la primera crisis con Marruecos a la que tuvo que hacer frente el Gobierno de coalición fue cuando el Parlamento marroquí aprobó dos leyes para declarar su soberanía sobre las aguas del Sáhara Occidental y ampliar su demarcación oceánica. Una demarcación que entraba en colisión con las reivindicaciones españolas respecto a las Islas Canarias y que bien podría ser una política de hechos consumados o bien una estrategia de negociación, pero que en cualquier caso tiene el mismo origen: afirmar la soberanía sobre este territorio”, sostiene el experto del CIDOB, que considera que todas las disputas relacionadas con las aguas territoriales son “un medio para visibilizar el mal o el buen estado de las relaciones en el ámbito político”.

Precisamente, los hallazgos petrolíferos en áreas colindantes a Canarias se anuncian en una fase clave en la que España, tras asumir la propuesta marroquí de autonomía para el Sáhara, ha abierto unas nuevas negociaciones con Rabat para tratar de abordar la problemática de las aguas atlánticas. Con la escasa rentabilidad económica y poca viabilidad de los negocios petroleros en la zona, no es descabellado entender las exploraciones frente al archipiélago canario como un nuevo toque de atención a Madrid por parte de Rabat. Más presión para la olla diplomática y un nuevo desafío que llega, como a quien le extendieron una mano y se agarró del brazo, tras el cambio de postura de Sánchez frente al Sáhara Occidental.

Tenim un problema

Avui hem deixat de comprendre que som part de la natura, i això ens converteix en un perill per a la vida i per a nosaltres mateixos

Tenemos un problema

Es el 20 de julio de 1969. La misión espacial tripulada Apolo 11 aluniza en nuestro satélite y pocas horas más tarde Neil Armstrong da sus primeros pasos sobre la superficie lunar llenando de asombro y admiración al mundo. Con él emerge la profunda emoción de sentir una íntima unión con una Tierra que nos impele a amarla y protegerla. Es el hogar de todos los humanos que hemos conocido y, con gran probabilidad, conoceremos.1 Cuatro años antes, Aleksei Leónov, el astronauta ruso realizó el primer paseo espacial de la historia expresando que la Tierra es “nuestra casa, pequeña, azul y enternecedoramente solitaria”. Un punto perdido en la envolvente oscuridad cósmica.

La preparación del primer viaje a la Luna, su realización y seguimiento posterior fue un proceso largo, costoso, difícil2, pleno de logros, pero también de muchas dificultades. “Un pequeño paso para el ser humano, un gran salto para la humanidad” dijo Armstrong al pisar la Luna simbolizando la enorme proeza humana. Pero otra expresión, a menudo usada jocosamente cuando hacemos frente a una contrariedad, se ha hecho incluso más popular: “Houston, tenemos un problema”3. Hoy no es el Apolo sino la Tierra quien tiene un Problema con mayúsculas. Claro está, la humanidad enfrenta muchas dificultades: la creciente desigualdad social, el peligro de guerra nuclear, el avance hacia una sociedad autoritaria y plutocrática sometida a un férreo control tecnodigital global, el ascenso de los neofascismos, la emergencia de pandemias, un masivo control y vigilancia social, nuevas adicciones colectivas, los riesgos geopolíticos globales derivados del declive del imperio norteamericano y la emergencia de China, y tantos otros más. Ese globo azul suspendido en un espacio infinito y oscuro tiene hoy un problema aún mayor si cabe, el mayor reto al que nunca antes tuvimos que hacer frente. Un reto que llama con insistencia a nuestra puerta: la crisis socioecológica. No, no se trata sólo de limpiar nuestros ríos, plantar árboles, cuidar bosques, reciclar productos o incentivar el uso de energías renovables, iniciativas todas ellas imprescindibles y urgentes. Tampoco significa el crucial hecho de tener que enfrentarnos a una emergencia climática que está ya teniendo consecuencias calamitosas. Nuestro Problema es más complejo, es otra cosa.

La Tierra es nuestra casa. Nuestro planeta es el único mundo conocido en que con certeza sabemos que la materia del Cosmos se ha hecho viva y consciente, aunque no necesariamente tiene por qué ser el único que pueda estar habitado4. La primera ocasión en que la humanidad contempló “nuestra pequeñez” tuvo lugar en la vigilia de Navidad de 1968 durante la misión del Apolo 8 cuando una fotografía hizo estallar nuestra conciencia de especie.

Amanecer de la Tierra, fotografía tomada por el astronauta del Apolo 8, William Anders, el 24 de diciembre de 1968.

Ese día el poeta Archibald MacLeish escribió:

“Ver la Tierra, tal y como realmente es, pequeña y azul y bonita, en este silencio eterno en que flota, es vernos a nosotros mismos juntos como jinetes sobre la Tierra, hermanos en aquella brillante belleza en el frío eterno, hermanos que saben, ahora, que son hermanos de verdad.”5

En sus libros y programas de televisión, el astrónomo y gran divulgador científico Carl Sagan recordaba que somos el legado de 15.000 millones de años de evolución cósmica y que tenemos el placer de vivir en un planeta donde hemos evolucionado para poder respirar el aire, beber el agua y amar a la naturaleza que nos rodea. Nuestras células han sido forjadas en el corazón de las estrellas. “Somos polvo de estrellas”, decía. Hoy nos enfrentamos a una circunstancia absolutamente nueva, sin precedentes en la historia humana. Hemos creado una civilización en la que hemos hecho progresos sociales y logros tecnológicos formidables pero donde, voluntaria o involuntariamente, hemos alterado profundamente (y cada vez con más rapidez) el entorno global y la vida del planeta. Hoy hemos dejado de comprender que somos parte de la naturaleza, y eso nos convierte en un peligro para la vida y para nosotros mismos. El poeta chileno Nicanor Parra advirtió que hemos cometido el error de “creer que la Tierra era nuestra cuando la verdad de las cosas es que nosotros somos de la Tierra”, y que seguimos teniendo una manera de pensar antropocéntrica, científico-tecnológica y narcisista basada en la “ego-conciencia” en lugar de en una “eco-conciencia”.

Tendemos a ser ciegos, a atenuar lo que nos amenaza, a amortiguar lo nocivo o negativo, a no mirar lo que no nos gusta. A pesar de estar cada día frente a nuestros ojos, no vemos, no sentimos, no comprendemos; no queremos tomar plena consciencia de la atroz crisis socioambiental en la que estamos inmersos. Nos cuesta creer las incesantes y aterradoras advertencias que los científicos nos lanzan continuamente. Vale decir que hay muchas razones para desoír las voces, y hay muchas personas, grupos sociales e instituciones que hacen todo lo posible para impedir que oigamos. No basta con disfrutar de los bienes, recursos y bienestar que nos da la naturaleza, debemos también comprenderla y entendernos. Esa consciencia debe provenir de una mirada limpia, humana, a la vez científica, ético-política y espiritual. No basta con disfrutar de la luz eléctrica, decía el fraile dominico brasileño Frei Betto, hay que entender cómo y por qué se produce: “Solo quien tiene formación de electricista sabe mirar eso con otros ojos, porque comprende cómo llega la luz a la sala… eso es la conciencia política: ver los hilos, saber lo que pasa por detrás”. Lo primero es saber. En un conocido ensayo, el filósofo ilustrado Immanuel Kant recordaba una vieja consigna acuñada por Horacio (siglo I a.c.). Sapere Aude, decía: “Quien ha comenzado, ya ha hecho la mitad: atrévete a saber, empieza”.

Durante mucho tiempo, el planeta nos pareció inmenso, el único mundo explorable. Durante un millón de años la humanidad creyó que éramos el centro del mundo, que aparte de la Tierra no había ningún otro lugar. Hoy la Tierra se ha hecho muy pequeña. En la última parte de la vida de nuestra especie sobre el planeta, nos hemos dado cuenta de que vivimos en un mundo diminuto y frágil perdido en la inmensidad y en la eternidad que está a la deriva en un gran océano cósmico.

El 14 de febrero de 1990, la sonda espacial Voyager 1 fotografió la Tierra desde 6.000 millones de kilómetros de distancia.6 Un punto de luz casi imperceptible.

La Tierra a una distancia de 6000 millones de kilómetros de la Tierra por la Voyager 1 en 1990.

Carl Sagan explicaba con emoción sus sensaciones:

“Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nuestro hogar. Eso somos nosotros. En él, todos los que amas, todos los que conoces, todos de los que alguna vez escuchaste, cada ser humano que ha existido, vivió su vida. La suma de todas nuestras alegrías y sufrimientos, miles de religiones seguras de sí mismas, ideologías y doctrinas económicas, cada cazador y recolector, cada héroe y cobarde, cada creador y destructor de civilizaciones, cada rey y campesino, cada joven pareja enamorada, cada madre y padre, niño esperanzado, inventor y explorador, cada maestro de la moral, cada político corrupto, cada “superestrella”, cada “líder supremo”, cada santo y pecador en la historia de nuestra especie, vivió ahí – en una mota de polvo suspendida en un rayo de sol. La Tierra es un escenario muy pequeño en la vasta arena cósmica… Nuestras posturas, nuestra importancia imaginaria, la ilusión de que ocupamos una posición privilegiada en el Universo… es desafiada por este punto de luz pálida.”

Los seres humanos vivimos en un medio que modelamos y que a la vez nos modela a nosotros. Habitamos un mundo natural creado durante miles de millones de años por los procesos de la física, la química y la biología. Somos una más de las especies.7

Somos capaces de construir cómodas casas para cuidar a nuestros ancianos y también inmensas autopistas de 26 carriles. Inventamos libros o la red global Internet, y también construimos mortíferas armas nucleares, podemos explorar los polos y visitar la Luna o Marte, crear belleza musical y desarrollar elegantes y potentes teorías científicas y tecnologías de gran eficacia. Rehacemos la naturaleza a nuestra medida… Somos una especie capaz de casi todo, pero no somos una especie más.8

Vivimos en dos mundos en constante interacción: la ecosfera o biosfera natural, la fina piel global compuesta por el aire, el agua, la tierra y las plantas y animales que viven en ella, y la tecnosfera creada por el ser humano, con todos los artilugios y productos que hemos sido capaces de inventar. Dos mundos que están en guerra, como nos recordaba el gran biólogo y ecologista Barry Commoner en Making peace with the planet.

La capacidad humana actual de tener el poder suficiente como para intervenir de forma determinante sobre la naturaleza tiene su origen en la revolución industrial capitalista que se inicia a finales del siglo XVIII. En el último siglo hemos asistido a la expansión de un capitalismo fosilista imparable, y en las cinco últimas décadas al triunfo económico e ideológico de un capitalismo neoliberal y cognitivo, capaz de crear crecimientos exponenciales y tecnologías maravillosas, pero también de destruir lazos sociales y de solidaridad muy profundos, difundiendo el consumo masivo y el entretenimiento vacío como forma de vida y “realización” personal. El triunfo del capitalismo neoliberal ha sido amplio, muy profundo, a todos los niveles, en todas partes.

Hoy el sistema capitalista no parece capaz de crear “Estados de bienestar” para toda la humanidad, ni siquiera, como recordaba el añorado urbanista y ecologista Ramón Fernández Durán, “simulacros de bienestar”. El capitalismo destruye, construye, y consume una materialidad que lo abarca todo. La mercantilización se extiende desde el microcosmos al macrocosmos a todos los ámbitos y cosas: la sanidad, la educación, la naturaleza, el conocimiento, la cultura, el arte, el deporte, el cuerpo… El cuerpo se analiza, fragmenta, comercializa y finalmente se vende como una mercancía más. Se patentan genes, bacterias, semillas, tejidos y animales modificados genéticamente, se trafica y compran órganos, se alquilan úteros, familiares y hasta novias/os, y se venden parcelas en la Luna o en los planetas.9 10 Y es también un modo de vida inmaterial. El capitalismo emocional es la causa última de una patogénesis generalizada que entra en nuestros cuerpos y mentes. Penetra en nuestros cerebros, insertándonos ideas, relatos y ficciones que cambian nuestras mentes y transforman las relaciones humanas. Las empresas farmacéuticas, vivas rastreadoras de todo beneficio que se precie, identifican todo tipo de malestares, adicciones, neurosis, trastornos, preocupaciones, dolores, humillaciones y miedos causados por el propio capitalismo, para crear todo tipo de síndromes y enfermedades y vender sus productos. Sin embargo, para una gran parte de la humanidad, disponer de fundamentos vitales tan básicos como comer alimentos, beber agua o respirar aire en condiciones higiénicas y saludables es aún un sueño inalcanzable.

Tenemos los medios y recursos para reeducar nuestra mente, para ver nuestro Problema, pero necesitamos de la decisión y el valor, personal y colectivo, para hacerlo. No podemos resignarnos a no pensar y sentir al mismo tiempo. Debemos usar esa palabra tomada por el sociólogo colombiano Orlando Gals Borda de los pescadores de San Benito Abad en el municipio colombiano de Sucre: el “sentipensar”.

La innovación básica de la revolución científica del siglo XVI y XVII fue hacer preguntas y descubrir nuestra ignorancia, darnos cuenta de que no teníamos todas las respuestas. Aprender que con esfuerzo, tiempo, y recursos podíamos investigar y conocer más cosas, ganando en poder para cambiar la tecnología, la cultura, la economía y el medio natural. La ciencia, el conocimiento y la solución de problemas se inician y nutren continuamente a partir de hacernos preguntas. Albert Einstein apuntaba que la formulación de un problema es más importante que su solución; el escritor Marc Twain señalaba que el problema no es lo que no sabemos sino lo que creemos que es cierto y no lo es; el artista y escritor John Berger nos instaba a vivir con los ojos abiertos sin dejarnos derrotar por el nihilismo, el odio y la desesperación. ¿Seremos capaces de mirar (y cambiar) nuestro Problema?

Notas

1. Esa emoción se conoce como “efecto general” (overview effect). Al ver el planeta bañado en la oscuridad del espacio, las fronteras se borran y todos somos ciudadanos de la Tierra. Ron Garan, un ex astronauta de la NASA que pasó dos semanas trabajando en la construcción de la Estación Espacial Internacional dijo: «Para mí fue una epifanía en cámara lenta…. un profundo sentido de empatía y comunidad, la voluntad de renunciar a tener una recompensa inmediata y tener una perspectiva de progreso multigeneracional… es el hogar de todos los que alguna vez vivieron y de todos los que serán.» Ver: Ian Sample. Scientists attempt to recreate ‘Overview effect’ from Earth. The Guardian. 26 diciembre 2019.

2. El coste económico fue de unos 288.000 millones de dólares de 2019, gastados durante poco más de una década. En 1965 el programa llegó a su cenit, con una inversión equivalente al 2% del PIB de EE.UU. de entonces. Antonio Turiel. Cincuenta años del primer hombre en la Luna. 26 julio 2019.

3. La frase no es exacta ni se dijo durante el primer viaje sino un año más tarde, en el Apolo 13 pero así ha quedado registrada en el imaginario popular. «Houston, we have a problem» es una popular pero errónea cita de una frase del Jack Swigert durante el accidentado viaje del Apolo 13, justo después de observar una luz de advertencia acompañada de un estallido,1​ a las 21:08 CST del 13 de abril de 1970. La frase de Swigert fue: “Bien, Houston, hemos tenido un problema aquí («Ok, Houston, we’ve had a problem here»). A la que siguió la de su compañero Jim Lovell al decir “Ah, Houston, hemos tenido un problema. («Uh, Houston, we’ve had a problem»).

4. Carl Sagan, uno de los mejores divulgadores de la ciencia y el Cosmos lo dijo con estas palabras: “Hay cien mil millones de galaxias y mil millones de billones de estrellas. ¿Por qué debería ser este modesto planeta el único habitado? Personalmente, creo que es muy posible que el Cosmos rebose de vida e inteligencia. Pero “Hasta ahora, todo ser vivo, todo ser consciente, toda civilización que hayamos conocido vivió allí, en la Tierra. Bajo esas nubes se desarrolla el drama de la especie humana… Las fronteras nacionales no se distinguen cuando miramos la Tierra desde el espacio. Los chauvinismos étnicos o religiosos o nacionales son algo difíciles de mantener cuando vemos nuestro planeta como un creciente azul y frágil que se desvanece hasta convertirse en un punto de luz sobre el bastión y la ciudadela de las estrellas.” Ver: Cap 1 de la serie de 13 documentales Cosmos, basada en el libro Sagan C. Cosmos. Barcelona: Planeta, 1980.

5. Gore A. Una veritat incòmode. Barcelona: Gedisa, Edicions 62, 2006:12.

6. La Voyager 1 es una sonda espacial robótica de 722 kilogramos lanzada el 5 de septiembre de 1977 que es el objeto humano más alejado de la Tierra. Su misión es localizar y estudiar los límites del sistema solar y explorar el espacio interestelar inmediato. En junio de 2021 estaba a 22.909.417.919 km del Sol y le quedan unos 17.702 años para salir de la nube de Oort, donde entrará en el siglo XXIV.

7. Ward B, Dubos R. Only one Earth. New York: Ballantine Books, 1972:XIX.

8. Si bien el ser humano es una especie humana más, no es una más de las especies. “La especie [humana] ha desarrollado en su evolución, para bien y para mal, una plasticidad difícilmente agotable de sus potencialidades y sus necesidades. Hemos de reconocer que nuestras capacidades y necesidades naturales son capaces de expansionarse hasta la autodestrucción. Hemos de ver que somos biológicamente la especie de la Hybris, del pecado original, de la soberbia, la especie exagerada.” Ver: Sacristán M. Pacifismo, ecologismo y política alternativa. Barcelona: Icaria, 1987:10.

9. El empresario norteamericano Dennis Hope registró en 1980 la Luna a su nombre. Hope aprovechó un vacío legal, ya que si bien existe un tratado internacional que indica que ningún país puede reclamar la propiedad de la Luna u otro planeta, este no dice nada sobre personas o empresas privadas. El satélite fue dividido iniciándose la venta de parcelas mediante la Lunar Embassy. Mediante su empresa Lunar Embassy Hope vende pedazos de terreno lunar y lo mismo podría pasar con Marte, Mercurio y Plutón.

10. Ver por ejemplo, I. Wallerstein. El capitalismo histórico. Madrid, Siglo XXI, 2012 (2 ed), p. 90 [ed. original 1988]; Y. Varoufakis. Economía sin corbata. Barcelona, Destino, 2013, p. 34 (ed. orig. 2015).

Joan Benach es profesor, investigador y salubrista (Grup Recerca Desigualtats en Salut, Greds-Emconet, UPF, JHU-UPF Public Policy Center UPF-BSM, Ecological Humanities Research Group GHECO, UAM).

Fuente: https://ctxt.es/es/20220401/Firmas/39417/crisis-ecologica-planeta-tierra-biosfera-joan-benach.htm