Així envaeixen el nostre cos els microplàstics

Primer es van trobar a la femta humana, però ara ja són a la sang i als pulmons

https://www.elperiodico.com/es/verde-y-azul/20220620/invaden-cuerpo-microplasticos-13894134

En 2018, el término «microplásticos» fue elegido como Palabra del Año por la Fundeu, que aportaba la siguiente definición: «Fragmentos de plástico de menos de cinco milímetros que se fabricaron ya con ese tamaño o se han fragmentado de un plástico mayor durante su proceso de descomposición».

La elección no fue casualidad, ya que ese mismo año una investigación de la Agencia Federal de Medio Ambiente de Austria y la Universidad de Medicina de Viena dio lugar a un hallazgo trascendental: se encontraron microplásticos en las heces humanas, con lo que se confirmaba que estas partículas viajan por la cadena alimentaria hasta el tracto digestivo de la población.

Esa investigación se proyectó como un estudio piloto y modesto que pretendía ahondar en un problema creciente del que aún no había apenas información disponible y, sobre todo, ver qué impacto podía estar teniendo en la salud de los seres humanos. Los resultados fueron arrolladores.

HECES CON MICROPLÁSTICOS

Los investigadores reunieron a ocho participantes, cinco mujeres y tres hombres con entre 33 y 65 años, procedentes de diversos países de Europa, así como de Japón y Rusia. Durante una semana, todos escribieron un diario sobre su alimentación, que debía ser la habitual, además de anotar cómo estaban envasados los productos que ingerían. Después, los individuos del experimento donaron una muestra de sus heces.

Los investigadores encontraron hasta nueve tipos de plásticos diferentes, con un tamaño entre las 50 y las 500 micras, con una media de 20 partículas por cada 10 gramos de heces. Entre ellos se encontraba el polipropileno y el tereftalato de polietileno, dos plástico muy empleados en embalajes, recipientes o textiles.

«Tenemos la primera evidencia de microplásticos dentro de los humanos y necesitamos más investigación para comprender qué significa esto para la salud humana», señalaba entonces el investigador principal, el doctor Philipp Schwabl.

Microplásticos /PIXABAY

Un dato que encajaba, por relación causa-efecto, con un balance de la Comisión Europea, titulado ‘Estrategia Europea para el plástico en una economía circular’, también de 2018. Según dicho informe, la producción mundial de plástico se ha multiplicado por veinte desde 1960, alcanzando las 322 toneladas en 2015 y con vistas a duplicarse en los próximos 20 años.

Es más, solo en la Unión Europea, anualmente se generan en torno a 25,8 millones de toneladas de residuos de este material, de los que menos del 30 % se recogen para su reciclado. De esta cantidad, una parte significativa sale de la UE para ser depositada en terceros países, donde rigen leyes ambientales menos estrictas.

Estudios anteriores, como el publicado en la revista The Royal Society en 2017, ya habían constatado que los fondos marinos se habían convertido en «sopas de plástico» en las que millones de peces ingerían este material. Por tanto, era de esperar que hubiese alcanzado a los humanos a través de la alimentación o incluso a través de algo tan simple como el agua potable. Continua la lectura de Així envaeixen el nostre cos els microplàstics

Les serps devoren la icònica sargantana eivissenca: “És un desastre ambiental i cultural”

La proliferació de colobres, introduïdes artificialment a l’illa, amenaça seriosament les sargantanes autòctones, que podrien desaparèixer el 2030. Des del 2016 s’han caçat 15.000 ofidis, però experts i activistes reclamen més mitjans al Govern per reduir la població d’aquesta espècie invasora.

https://www.eldiario.es/illes-balears/sociedad/serpientes-devoran-iconica-lagartija-ibicenca-desastre-ambiental-cultural_1_9111497.html

El arcón está lleno de serpientes. Es un congelador grande, tamaño bar. Los reptiles se apilan por medias docenas envueltos en plástico. Parecen paquetes listos para etiquetar y colocar en los mostradores de la sección de frío de un supermercado. En Vietnam, Indonesia o China no sería una imagen extraña: la carne de ofidio es parte del recetario tradicional de esos países. Pero no estamos en Asia. Las decenas de culebras han acabado en este congelador después de pasar meses o años reptando sobre la tierra de Eivissa.

Solo un límite de velocidad a los buques evitará la mutilación de ballenas en el Mediterráneo

Continua la lectura de Les serps devoren la icònica sargantana eivissenca: “És un desastre ambiental i cultural”