El canvi climàtic i l´agricultura intensiva redueixen a la meitat les poblacions d´insectes

Un innovador estudi els resultats del qual publica aquesta setmana la revista Nature calcula que, en algunes zones, el canvi climàtic i l’ús intensiu de la terra agrícola ja ha provocat una reducció del 49% en la quantitat d’insectes presents al medi natural.

https://www.lavanguardia.com/natural/20220420/8209239/cambio-climatico-agricultura-intensiva-reducen-mitad-poblaciones-insectos.html

Las abejas son un ejemplo, pero no el único. La pérdida de diversidad biológica tiene en los insectos algunos de sus máximos exponentes. Además de la pérdida de especies, se está produciendo en muchas partes del planeta una rápida disminución de las poblaciones (número de ejemplares), con un impacto grave en el conjunto de ecosistemas y, también, en los cultivos útiles para la alimentación humana.

El estudio ha sido liderado por expertos del University College Londos (UCL) y, según Nature “es el primero en identificar que una interacción entre el aumento de las temperaturas y los cambios en la utilización de la tierra está provocando pérdidas generalizadas en numerosos grupos de insectos en todo el mundo”.

La variedad y cantidad de insectos se ven afectadas por el cambio del clima y la alteración de usos de la tierra, confirma el nuevo estudio   .

La variedad y cantidad de insectos se ven afectadas por el cambio del clima y la alteración de usos de la tierra, confirma el nuevo estudio .

iStock

Estudios llevados a cabo en los últimos años confirman que el cambio climático y el cambio en el uso de la tierra afectan la biodiversidad de insectos, y estos factores pueden actuar de manera sinérgica; por ejemplo, la eliminación de hábitats naturales para hacer tierra agrícola puede alterar el microclima y aumentar las temperaturas extremas. Sin embargo, el efecto de las interacciones entre estos factores y la biodiversidad de insectos se comprende menos que para otras especies animales.

Para profundizar en el conocimiento de estos detalles los investigadores Charlotte Outhwaite, Peter McCann y Tim Newbold combinaron datos sobre cambios de temperatura y cambios en el uso de la tierra con datos sobre biodiversidad de insectos en más de 6.000 lugares diferentes en todo el mundo, con datos que abarcan un período de 20 años.

Estudio a gran escala

Compararon diferentes usos de la tierra y condiciones climáticas para 17.889 especies de insectos (incluidos escarabajos, moscas, abejas, mariposas y saltamontes) y ahora muestran que, en comparación con los hábitats que están menos perturbados y experimentan tasas más bajas de calentamiento, el uso intensivo de la tierra agrícola (caracterizado por una baja diversidad de cultivos o una alta intensidad de la ganadería) y un mayor calentamiento por encima de la variación de la temperatura de referencia se asocia con reducciones del 49% y 27% en la abundancia de insectos y la riqueza de especies dentro de los grupos de insectos.

El autor principal del estudio, el profesor Charlie Outhwaite (Centro de Investigación sobre Biodiversidad y Medio Ambiente de UCL, UCL Biosciences), destaa que “muchos insectos parecen ser muy vulnerables a las presiones humanas, lo cual es preocupante a medida que el cambio climático empeora y las áreas agrícolas continúan expandiéndose. Nuestros hallazgos destacan la urgencia de las acciones para preservar los hábitats naturales, frenar la expansión de la agricultura de alta intensidad y reducir las emisiones para mitigar el cambio climático.

“La pérdida de poblaciones de insectos podría ser perjudicial no solo para el entorno natural, donde los insectos a menudo desempeñan un papel clave en los ecosistemas locales, sino que también podría dañar la salud humana y la seguridad alimentaria, en particular con la pérdida de polinizadores.

Esfinge colibrí ('Macroglossum stellatarum') alimentandose en una planta de valeriana  .

Esfinge colibrí (‘Macroglossum stellatarum’) alimentandose en una planta de valeriana .

iStock / GREGORY DUBUS

“Nuestros hallazgos pueden representar únicamente la punta del iceberg, ya que hay evidencia limitada en algunas áreas, particularmente en los trópicos, que encontramos que tienen reducciones bastante altas en la biodiversidad de insectos en las áreas más afectadas”.

El equipo comparó la biodiversidad de insectos en diferentes áreas dependiendo de qué tan intensiva sea la agricultura en el área, así como cuánto calentamiento climático histórico ha experimentado el área local.

Descubrieron que en áreas con agricultura de alta intensidad y un calentamiento climático sustancial, la cantidad de insectos era un 49% menor que en la mayoría de los hábitats naturales sin calentamiento climático registrado, mientras que la cantidad de especies diferentes era un 29% menor. Las áreas tropicales experimentaron las mayores disminuciones en la biodiversidad de insectos relacionadas con el uso de la tierra y el cambio climático.

Lee también

Los investigadores encontraron que en áreas de agricultura de baja intensidad y calentamiento climático sustancial, tener un hábitat natural cercano amortiguó las pérdidas: donde el 75% de la tierra estaba cubierta por un hábitat natural, la abundancia de insectos solo disminuyó en un 7%, en comparación con una reducción del 63 % en áreas comparables con solo un 25% de cobertura de hábitat natural. Muchos insectos dependen de las plantas para tener sombra en los días calurosos, por lo que la pérdida de sus hábitats naturales podría dejarlos más vulnerables al calentamiento del clima.

Los investigadores dicen que la disminución de insectos debido a la influencia humana puede ser incluso mayor de lo que sugieren sus hallazgos, ya que muchas áreas con una larga historia de impactos humanos ya habrían experimentado pérdidas de biodiversidad antes del comienzo del período de estudio y el estudio tampoco tuvo en cuenta el efecto de otros factores como la contaminación.

El profeso Tim Newbold (Centro de Investigación sobre Biodiversidad y Medio Ambiente de UCL) recuerda que “los daños ambientales de la agricultura de alta intensidad presentan un desafío complicado a medida que tratamos de satisfacer las demandas de alimentos de una población en crecimiento”.

“Anteriormente, descubrimos que los insectos polinizadores son particularmente vulnerables a la expansión agrícola, ya que parecen ser un 70% menos abundantes en las tierras de cultivo de alta intensidad en comparación con los sitios silvestres. El manejo cuidadoso de las áreas agrícolas, como la preservación de los hábitats naturales cerca de las tierras de cultivo, puede ayudar a garantizar que los insectos vitales aún puedan prosperar”, indica este coautor del nuevo estudio.