Els països han declarat un 70% menys del metà que emeten

Segons l’Agència Internacional de l’Energia, les emissions d’aquest gas amb efecte d’hivernacle van pujar el 5% el 2021 i l’ocultació de dades per part dels països és «alarmant». El metà ha generat al voltant del 30% de l’escalfament global.

Los países han declarado un 70% menos del metano que emiten

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) informó de que las emisiones de metano ligadas a los sectores del petróleo, el gas y el carbón subieron un 5% en 2021. Así lo constata en su informe Global Methane Tracker 2022, remarcando, además, que son muy superiores a las reportadas oficialmente por los países a la ONU. Y el desfase no sería menor: la AIE cifra este desajuste en un 70%. Fatih Birol, director ejecutivo de esta organización, declaró que la transparencia es «vital» en la lucha contra el calentamiento global y que por eso «esta minimización masiva de los registros es tan alarmante». Continua la lectura de Els països han declarat un 70% menys del metà que emeten

Guerra i pandèmia, un segle després: “És un còctel explosiu. El 1918 ho va ser”

“Covid i guerra. Un còctel explosiu”. Ho adverteix el físic, professor de la URV i divulgador científic Alex Arenas. “És l’espai  perfecte perquè els patògens es multipliquin: una salubritat molt baixa i sistemes immunològics deprimits. És l’oportunitat perfecta perquè el virus proliferi. Les infeccions proliferen quan els donem les condicions”.

https://www.niusdiario.es/ciencia-y-tecnologia/ciencia/guerra-ucrania-pandemia-covid-coctel-explosivo-primera-mundial-gripe-1918_18_3288872114.html

Advierte Arenas, además, que no es la primera vez que se da ese cóctel entre guerra y virus. Ya ocurrió en la pandemia de gripe de 1918, que coincidió con la Primera Guerra Mundial (julio de 1914-noviembre de 1918). “La guerra en Ucrania ya sería un desastre humanitario de primera magnitud sin el virus. Pero si le añades a esto una pandemia que no ha acabado y en la que todavía no vemos el final, es un cóctel explosivo. En 1918 lo fue”. Arenas alerta de ello en su perfil de Twitter.

“Lo que quiero decir, con mi alerta, es que no lo podemos hacer peor como humanidad”, resume el científico. Porque ahora mismo, “habiendo un virus parecido al de la ‘gripe española’, que ocurra esto es nefasto, es lo peor que puede pasar. Que dos de las peores catástrofes que hemos pasado se junten”.

Porque, aunque ya queramos darla por terminada, Arenas recuerda que “la pandemia no ha acabado. El virus sigue siendo muy transmisible y sigue mutando, no sabemos en qué momento va a venir una variante más compleja. Es el peor momento para que dos catástrofes tengan contacto entre ellas”, insiste preocupado. Y pide mirar atrás, a lo que ocurrió hace ahora un siglo.

1918: la guerra convierte la gripe en un “súper virus”

¿Qué pasó en 1918? Hay un artículo de The Guardian que lo explica muy bien. “La Gran Guerra impulsó la pandemia, que puso fin a la Gran Guerra”, resume su autor, un biólogo evolutivo, ornitólogo y divulgador científico que firma bajo el pseudónimo de ‘GrrlScientist’. El artículo es de 2014, pero conviene releerlo ahora, por la analogía con la situación que estamos viviendo.

El autor recuerda que la gripe del 18 “tuvo una letalidad sin precedentes, cobrándose más vidas que cualquiera de las pandemias de peste”. En apenas año y medio, murieron entre 50 y 100 millones de personas. Fue “la mayor cantidad de muertes humanas como consecuencia de una enfermedad infecciosa”. Y subraya que “en Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos, las muertes por gripe fueron mucho más altas que las causadas por la guerra misma”. Cuando llegó a ellos, el virus ya había golpeado a las tropas alemanas y austríacas. “Las pérdidas resultantes en ambos lados fueron tan terribles que muchos historiadores creen que la gripe contribuyó significativamente a que acabara antes la guerra”.