Països Baixos crea un ministeri per acabar amb les emissions perjudicials de les macrogranges porcines

El nou òrgan neix fruit de l’acord de coalició que han fet diverses formacions neerlandeses que estableix que cal reduir les emissions de nitrogen derivades del sector ramader.

https://www.publico.es/internacional/paises-bajos-crea-ministerio-acabar-emisiones-perjudiciales-macrogranjas-porcinas.html

El nuevo gobierno holandés, que tiene previsto presentar a su equipo ministerial el próximo 10 de enero, ha incluido, entre ellos, a una ministra de Naturaleza y Nitrógeno. La función de este ministerio es, entre otras, que en Países Bajos se reduzcan las emisiones de gases provocadas por el sector ganadero. 

El cargo ha recaído sobre Christianne van der Wal, compañera de partido del Primer Ministro, Mark Rutte, ambos en las filas del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD, por sus siglas es neerlandés). La misión de este ministerio parte del acuerdo de coalición que han hecho las formaciones neerlandesas VVD, Demócratas 66 (D66), Llamada Demócrata Cristiana (CDA) y la Unión Cristiana (ChristenUnie) que establece que las emisiones de nitrógeno derivadas del sector ganadero deben reducirse.

Según la Organización de Productores de Porcino, un grupo de granjas serán expropiadas

Para ello, han ideado un plan que contempla que, entre un 20% y un 30% de las granjas sean compradas en un plazo de no más de 15 años y dedicar ese recinto a “la construcción de viviendas o bien a la agricultura”, aunque también podría ser devuelto a la naturaleza. Así lo ha explicado la Organización de Productores de Porcino (POV, por sus siglas en neerlandés) en declaraciones recogidas por El País.

Ahora bien, para que en Países Bajos un recinto de estas características se considere una macrogranja debe criar más de 7.500 lechones destinados para la carne o más de 1.200 cerdas cuya función sea la reproducción.

Las derivaciones del nitrógeno pueden contaminar los suelos a través de diferentes vías, como los excrementos de los animales o los fertilizantes agrícolas. Y, además, el olor del amoníaco puede llegar hasta las casas ubicadas a un kilómetro de las granjas. En el caso de Países Bajos, las regiones más afectadas son las del este y el sur. A ello se suma las condiciones en las que viven los animales y su perjudicial exposición al gas.