La sequera castiga Brasil: embassaments en alerta i la llum pels núvols

Segons l’Operador Nacional del Sistema Elèctric (ONS), els embassaments amb capacitat de producció hidroelèctrica de les regions sud-est i centre-oest estan a el 17% de la seva capacitat.

https://www.publico.es/internacional/sequia-castiga-brasil-embalses-alerta-luz-nubes.html

Las consecuencias de la sequía que sufre Brasil ya se sienten en varias regiones del país, con los embalses bajo mínimos, la factura de la luz por las nubes y algunos casos de municipios con racionamiento de agua, en medio de la peor crisis hídrica de los últimos 91 años. Continua la lectura de La sequera castiga Brasil: embassaments en alerta i la llum pels núvols

Un punt calent sota les illes Canàries alimenta el volcà de La Palma i crearà noves illes

La injecció de magma que va modelar l’arxipèlag canari fa 20 milions d’anys segueix fent créixer la Palma, mentre les illes més velles desapareixen a poc a poc.

https://elpais.com/ciencia/2021-10-01/un-punto-caliente-bajo-las-canarias-alimenta-el-volcan-de-la-palma-y-creara-nuevas-islas.html

Las islas Canarias están sobre la placa continental africana, que ‘flota’ sobre el manto terrestre en dirección este a una velocidad similar a la que crecen las uñas. Hace unos 20 millones de años, la placa comenzó a pasar sobre el ‘punto caliente’, que inyectó magma y comenzó a crear las primeras islas: Fuerteventura y Lanzarote. La Palma y el Hierro son las islas más jóvenes, con apenas 1,8 y 1,2 millones de años de edad respectivamente. El punto caliente está aún bajo ellas y por eso tienen volcanes activos que las hacen crecer en extensión y superficie.

Este mapa muestra el relieve submarino de todas las islas Canarias y su entorno, repleto de otros volcanes ahora extintos que hace millones de años fueron islas emergidas, como las que se aprecian al norte de Lanzarote.

Los vulcanólogos creen que en estos momentos la manga de magma está debajo de La Palma. En 2011 creó un volcán submarino en la isla de El Hierro que estuvo a punto de llegar a la superficie. Es así como nacieron todas las islas, que son en realidad enormes volcanes. Desde el fondo del mar, La Palma mide unos 6.500 metros de alto, casi tanto como la mayor cima de los Andes. Del mismo modo, las islas más viejas, Fuerteventura y Lanzarote, están desapareciendo por la erosión y acabarán sumergidas.

Los Llanos / Madrid – 

“La erupción de La Palma es sin duda la más destructiva de la historia de España”, dice Juan Carlos Carracedo, un geólogo riojano de 79 años que lleva casi toda su vida estudiando el volcanismo en Canarias. Desde que los castellanos conquistaron La Palma en 1493 se han registrado otros siete volcanes cuya lava se llevó por delante casas, cultivos e incluso puertos. Pero su impacto fue menor debido a que la isla estaba mucho menos poblada y no existían motores económicos como el turismo o los invernaderos de plátanos. “Ni siquiera el Timanfaya en la isla de Lanzarote en 1730 causó tanto daño”, añade este profesor emérito de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El vídeo de arriba muestra la erupción del volcán de Cabeza de Vaca, en La Palma, del 21 de septiembre al 1 de octubre. Las coladas han destruido o dañado más de 1.000 edificios, mucho más que lo registrado en otras erupciones. Es el último capítulo de una historia de vulcanismo que empezó hace más de 20 millones de años. Es un fenómeno a la vez destructivo y creador, pues sin los volcanes no existiría ninguna de las islas Canarias.

En los últimos cinco siglos, todos los volcanes de La Palma han surgido en Cumbre Vieja, una espectacular cordillera jalonada por casi 30 cráteres que se extiende al sur de la isla. Este es probablemente el único lugar de España donde en apenas unas horas se pueden tocar piedras nacidas en los últimos cinco siglos, el terreno más joven de España.

Al igual que la actual, las lenguas de lava de la mayoría de erupciones históricas avanzaron por la vertiente oeste de Cumbre Vieja. Muchas de ellas llegaron al mar y crearon plataformas que ampliaron la superficie de la isla.

Más activa en el sur

La cordillera volcánica que se extiende al sur de LaPalma es la zona más joven y activa. Las erupciones más recientes han ocurrido en esa zona.

El Parque Natural de Cumbre Vieja es una sucesión de cráteres y volcanes activos.

“La erupción que más terreno nuevo ganó al mar fue la de 1949”, explica Carracedo. “Esa zona se tapó con tierra fértil traída de otra parte de la isla y se plantaron plataneras, que es una planta tropical que crece mejor a nivel del mar, por lo que actualmente son de las más productivas de la isla”, asegura.

Tierra ganada al mar

La actual erupción y las de los últimos 500 años han hecho crecer la isla hacia el oeste dejando plataformas de lava sobre el mar.

La erupción ha ganado al mar más de 30 hectáreas por el momento

Algunas de las plantaciones de plátano canario más productivas de toda la isla se asientan hoy sobre la tierra ganada al mar por la erupción del Volcán San Juan en 1949.

Actualizado con datos de la erupción del 1 de octubre de 2021 (Copernicus)

Una de las mayores preguntas sobre la erupción de La Palma es de dónde viene exactamente el magma que sale por las bocas del volcán. Otra es si brota instantáneamente o tarda en salir millones de años. Los vulcanólogos piensan que bajo las Canarias hay un punto caliente, un depósito de magma a muy alta temperatura que continuamente busca la forma de salir a la superficie, produciendo terremotos y abombando la superficie de las islas hasta que la resquebraja. Es el mismo tipo de vulcanismo que creó el archipiélago de Hawái, en EE UU. En cualquier caso, la teoría del punto caliente es controvertida porque por sí sola no puede explicar por completo todo el vulcanismo de Canarias, por ejemplo las erupciones en islas viejas como Lanzarote en tiempos relativamente recientes.

“En el punto caliente el magma está a unos 200 grados más, lo que le hace más boyante”, detalla Carracedo. “Es como si empujas un balón al fondo de una piscina y sale disparado hacia la superficie. Es el proceso que ha creado todas las Canarias y aún continúa. Con toda seguridad van a surgir nuevas islas siempre hacia el oeste, pero no lo veremos ninguno, porque sucederá dentro de millones de años”, explica el vulcanólogo. Del mismo modo, las islas más viejas, Fuerteventura y Lanzarote están desapareciendo poco a poco por la erosión y acabarán desapareciendo bajo el mar.

El fondo marino de Canarias es un rosario de islas sumergidas que estuvieron emergidas. Son volcanes extintos a los que algunos científicos apodan “las abuelas”

El mapa de arriba muestra dónde pueden estar naciendo las nuevas islas Canarias. En 2017, un buque de investigación localizó una zona a 400 kilómetros al oeste de la isla de El Hierro donde descubrieron nuevos volcanes submarinos que han tenido actividad reciente o podrían tenerla incluso en la actualidad. Están a unos 5.000 metros de profundidad. Tiene todo el sentido que estén al oeste pues concuerda con el movimiento de la corteza sobre el punto caliente. “Creemos que estos son los embriones de las nuevas islas Canarias”, explica Luis Somoza, geólogo marino del Instituto Geológico y Minero (IGME) y miembro de la expedición que hizo el hallazgo.

Al sur de la zona mencionada hay otros volcanes sumergidos ya extintos a los que algunos científicos apodan “las abuelas” de las Canarias. Aparecieron hace unos 120 millones de años por la acción de otro punto caliente, emergieron del mar y después volvieron a hundirse hace unos 70 millones de años, más o menos cuando se estaban extinguiendo los dinosaurios.

Muchas de estas islas sumergidas fueron descubiertas hace apenas unos años por el equipo de Somoza. La forma de alguna de ellas es casi idéntica a las Canarias actuales, como si fueran un ensayo previo, “unas pre-Canarias”, explica el geólogo del IGME.

Este científico ha liderado varias expediciones para estudiar estas montañas submarinas, tanto las ya conocidas como otras nuevas bautizadas por su equipo: Drago, Bimbache, Ico, Pelicar, Malpaso, Tortuga, Las Abuelas.

Los volcanes de las Canarias son fundamentales para que España pueda expandir sus fronteras marinas. Las investigaciones del equipo de Somoza sustentan una petición oficial a la ONU que sostiene que algunas de las islas sumergidas son parte de las Canarias y por tanto debe ampliarse la zona económica exclusiva que otorga derechos especiales a nuestro país sobre esas aguas. Si la propuesta es aprobada, se podría ganar un territorio marino equivalente a la mitad de la España continental, según los responsables del proyecto.

“Si parte de la isla se derrumba y cae al mar, se trata de una prolongación natural del terreno emergido, con lo que formaría parte de las fronteras españolas”, detalla Somoza. Esto sucede con los escombros que alfombran el fondo marino cerca de El Hierro y que podrían aumentar la zona económica exclusiva en 60 millas a la redonda. Como explica Somoza, “otra forma de crecer es que emerja una nueva isla, como casi sucedió en 2011 tras la erupción volcánica submarina de El Hierro. Se quedó a solo 80 metros de la superficie. Si hubiera emergido, este sería el nuevo límite territorial de El Hierro”, añade. Somoza reconoce que si el delta del volcán Cabeza de Vaca sigue creciendo y rebasa a los creados por las erupciones pasadas, se ampliarán las fronteras de España.

En esta historia colaboraron Luis Sevillano y Jacob Vicente López.

Fuentes: Roberto Rodríguez, editor de las guías geológicas de los Parques Nacionales del Instituto Geológico y Minero, sistema de satélites Copernicus, Cabildo Insular de La Palma, Instituto Geológico y Minero, Bing Maps, ‘Canarias: islas volcánicas intraplaca’ (Geo-Guías) y Science Direct (‘The geology of La Palma’).

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Twitter e Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.