Descoberta a Espanya una nova espècie de dinosaure herbívor

Una nova espècie de dinosaure trobada a casa nostra es presenta avui a la revista PLOS ONE. El Portellsaurus sosbaynati va viure a la província de Castelló fa uns 130 milions d’anys. L’extint animal mesurava entre sis i vuit metres, i era herbívor. Amb aquesta són ja prop de 25 les espècies de dinosaures descobertes a Espanya.

https://www.lavanguardia.com/cultura/cine/20210707/7584876/magica-vida-val-kilmer-actor-alma-payaso-documental-festival-cannes.html

En 1998, una excavación llevada a cabo en el recién descubierto yacimiento Mas de Curolles-II, situado en Portell (Castellón), dio con parte de una mandíbula de dinosaurio. Este dentario quedó desde entonces a la espera de ser examinado a fondo. Continua la lectura de Descoberta a Espanya una nova espècie de dinosaure herbívor

Per què el problema “més greu” no obre els telenotícies?

Segons l’Eurobaròmetre, la ciutadania europea considera que el canvi climàtic és el repte més important a què s’enfronta el món. S’actua com a tal?

Ni pandemias ni crisis económicas. El problema más grave al que se enfrenta el planeta es el cambio climático. Así lo cree el 18% de la ciudadanía europea consultada en la última encuesta del Eurobarómetro. El 93% considera el cambio climático como un problema “grave”. Y el 29% lo califica como “muy grave”.

En orden de importancia, a la crisis climática le siguen la “propagación de enfermedades infecciosas” (17%) y “la pobreza, el hambre y la falta de agua potable” (17%).

La percepción de estos problemas varía según el origen de las personas entrevistadas. Se preocupan más por la crisis climática aquellos países que tienen mejor cubiertas sus necesidades básicas de existencia: los países del norte de Europa. Para España, por ejemplo, el problema más grave al que se enfrenta el mundo es “la situación económica”. En cualquier caso, nuestro país no es insensible al cambio climático. Al contrario, se muestra muy cercano a la media europea (16%).

En cualquier caso, la COVID-19 y sus consecuencias parecen haber influido en la apreciación que se tiene desde España del cambio climático. Aun considerándolo un problema “muy grave”, este nivel de preocupación ha bajado algunos puntos desde el anterior (y prepandémico) Eurobarómetro: del 89% en 2019 al 81% en 2021.

Medidas contundentes, según el Eurobarómetro

La población europea no tiene dudas sobre el procedimiento para encarar la crisis climática: las emisiones de gases de efecto invernadero deberían reducirse al mínimo. Así opina un 90% de las encuestadas.

Además, casi nueve de cada diez europeos (el 87%) consideran importante que Bruselas fije unos objetivos ambiciosos y aumente el uso de la energía procedente de fuentes renovables.

Lo que le piden a las autoridades europeas ya lo están haciendo ellos mismos a título individual: el 64% de los encuestados afirma haber tomado medidas pensando en el clima. A la hora de emprender todas esas pequeñas acciones domésticas (reciclaje, reducir el consumo eléctrico, controlar el gasto de agua, comer menos carne…) España está en el podio europeo. Según la encuesta, en los últimos seis meses, el 76% de los españoles tomó medidas personales para combatir el cambio climático. A nivel europeo sólo tienen mejores datos Portugal (83%) y Alemania (79%).

Pero las iniciativas personales no frenarán el cambio climático. El 63% de los europeos cree que en este asunto deben implicarse los gobiernos nacionales, las empresas y la industria (según el 58%) y la propia Unión Europea (el 57%). El toque de atención no ha pasado desapercibido para Frans Timmermans, vicepresidente ejecutivo responsable del Pacto Verde Europeo: “Las cifras de esta encuesta del Eurobarómetro representan un llamamiento a los políticos y las empresas. Para la Comisión Europea suponen más motivos para ultimar la legislación Preparados para el 55 que presentaremos más adelante, este mes, para asegurarnos de alcanzar nuestros objetivos en materia de clima”.

Ese “55” al que se refiere Timmermans es la reducción del 55% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 al que se compromete la UE. Un plan a nueve años vista que, sin embargo, podría llegar demasiado tarde y no ser suficiente. Aunque dejáramos de quemar combustibles fósiles de forma inmediata y total (no sólo el 55%), la atmósfera se seguiría calentando durante décadas debido a años y años emitiendo sin descanso. Sólo en los últimos días la ola de calor vivida en Canadá ha dejado más de 500 muertes, fue el junio más cálido en Finlandia desde que se tienen registros y Laponia rompió su propio récord, en el Mediterráneo se suceden las “noches tropicales” (por encima de los 20º C) y se ha confirmado un nuevo récord de temperatura en la Antártida.

Así pues, la ciudadanía europea seguramente no ande desencaminada al considerar el cambio climático como el “problema más grave” del mundo.