Estem en el camí de declarar oficialment una altra situació de sequera?

Tres zones, principalment al sud-oest espanyol, estan en un escenari d’emergència, mentre que altres 11 estan en fase d’alerta a causa de l’escassetat d’aigua.

https://www.elconfidencial.com/medioambiente/agua/2021-06-12/situacion-de-sequia-cambio-climatico-espana_3126039/

Las precipitaciones acumuladas en España, desde que el pasado 1 de octubre de 2020 comenzó el año hidrológico hasta el 4 de junio, están en torno a un 9% por debajo de lo normal, ya que el volumen de lluvia medio en el conjunto del país es de 475 litros por metro cuadrado, frente a un valor climatológico normal de 521 litros por metro cuadrado para este periodo, según los datos semanales de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

 Al mismo ritmo que crece el déficit de precipitaciones, la situación de los embalses no es muy halagüeña y esta semana —con datos a 10 de junio— el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) señala que solo está lleno el 59,2% de su capacidad total. De este modo, en la actualidad, la reserva hidráulica está un 17,37% por debajo de la media de los últimos diez años y guarda un 10,06% menos agua que en las mismas fechas del año pasado.

El Gobierno declara a tres zonas del Guadiana en situación de emergencia

La declaración ‘oficial’ de sequía, de acuerdo con la Ley de Aguas vigente llega con la aprobación de un Real Decreto, para lo que las cuencas hidrográficas afectadas deben cumplir una serie de requisitos.

La última vez que esta situación se activó fue el 10 de junio de 2017, pero para prorrogar el Real Decreto anterior, de mayo de 2015, que puso en marcha medidas en las cuencas del Júcar y el Segura. Además, coincidiendo con esa prórroga se extendía a la cuenca del Duero. En ese momento, el Real Decreto reconocía los volúmenes “muy poco relevantes” de agua embalsada en estas demarcaciones. Entonces, el déficit de precipitaciones acumuladas en el año hidrológico en España hasta el 1 de mayo se situaba en torno a un 13% y la reserva hidráulica estaba en un 56%, lo que suponía 14 puntos menos que la media de los diez años previos. Las medidas se mantuvieron hasta el 30 de septiembre de 2018.

placeholderEl embalse de La Breña, ubicado en la provincia de Córdoba. (EFE)
El embalse de La Breña, ubicado en la provincia de Córdoba. (EFE)

En mayo de 2017, el Segura contaba a mediados de mayo con apenas un 32% de su capacidad, más o menos la mitad de la media de los anteriores cinco años, y los embalses de cabecera del Tajo se encontraban nivel 4, lo que hacía inviable el trasvase. Esta semana, la situación es mejor, con sus embalses al 49,2%. Con todo, las reservas siguen por debajo de la mitad de sus posibilidades.

El caso del Júcar era similar, con sequía declarada desde el 9 de mayo de 2015. Entonces sus reservas hidráulicas estaban al 34,20% de su capacidad a mediados de mayo, frente al 61,7% actual. No obstante, esta mejora no permite lanzar las campanas al vuelo en la región mediterránea, donde la escasez de agua es recurrente y estructural, y ahora agudizada por el cambio climático. La zona depende en buena medida del agua procedente del trasvase Tajo-Segura, así como de las desaladoras, entre otras soluciones para atender a su demanda de agua.

La declaración oficial de sequía se extendió hasta el final del año hidrológico 2017-2018. Ahora estamos en 2021, en una mejor situación, pero que no permite dejar de ver la espada de Damocles en el espejo retrovisor.

placeholderCanalización del trasvase de agua del río Tajo al Segura. (EFE)
Canalización del trasvase de agua del río Tajo al Segura. (EFE)

El portavoz de la AEMET, Rubén del Campo, ha explicado a Planeta A que el ‘Standard Precipitation Index’ (SPI, por sus siglas en inglés), que se utiliza para medir la sequía meteorológica, refleja que a fecha de 31 de mayo y teniendo en cuenta las lluvias en el último año, en este momento sufren este fenómeno las islas de MallorcaMenorcaFuerteventura, el nordeste peninsular y el oeste de Andalucía.

El SPI permite comparar zonas de regímenes de precipitación diferentes y distintos periodos temporales. Del Campo precisa que se considera que “a partir de un año” las precipitaciones registradas pueden tener repercusión en las reservas de agua.

Por eso, ha destacado que si se analizan los resultados de este índice a tres años estarían afectadas por sequía meteorológica muchas más zonas: el suroeste peninsular (el oeste de Andalucía, una buena parte de Extremadura), grandes áreas de Castilla-La Mancha y de Madrid, puntos de Castilla y León, así como Canarias. “Y este año hidrológico (1 de octubre de 2020 a 30 de septiembre de 2021) está siendo seco, de modo que, a punto de entrar en el verano, que es la estación menos lluviosa, no parece que el déficit hídrico cambie mucho”, ha comentado.

Foto: Embalse de La Breña. (EFE)Opinión

Por último, el portavoz adelanta que de acuerdo con la predicción a tres meses de AEMET el verano “pinta cálido”, ya que el escenario más probable es que sea caluroso. Aunque no observa una tendencia clara en cuanto a precipitaciones, recuerda que “en todo caso el verano es siempre la estación más seca” y, “normalmente” la situación del balance hídrico de estas fechas “ya no se suele mover mucho” hasta el final del año hidrológico “a no ser que llueva mucho más de lo normal“.

A fecha de 31 de marzo de 2021, el MITECO en su análisis de ‘Situación de sequía prolongada y escasez coyuntural’ en el marco de la vigilancia debida, ubica a tres zonas de la demarcación del Guadiana en escenario de emergencia, mientras que otras 11 unidades territoriales de escasez están en fase de alerta, siete de ellas en la demarcación del Guadalquivir y otras cuatro en la del Guadiana.

En este momento, se encuentra en elaboración el próximo ciclo de planificación hidrológica que regirá los planes de cuenca de las distintas zonas hasta 2027. Esta estrategia deberá contar con las predicciones climáticas y de demanda a medio y largo plazo para ordenar los recursos hídricos de cara a utilizarlos con eficiencia con el fin de garantizar no solo el abastecimiento sino el buen estado de las masas de agua.