Vols contra flamencs: la reserva de vida salvatge de Barcelona pot sobreviure a l’expansió de l’aeroport?

El Delta del Llobregat, un dels aiguamolls més importants de la Mediterrània occidental, està erosionat per un costat pel mar i, per l’altre, per l’aeroport de la ciutat, famós de terra. Com que els viatges a Espanya encara estan restringits, hi ha pocs vols i és possible gaudir de la tranquil·litat gairebé hipnòtica del delta. Però abans de la pandèmia ja hi havia prop de 90 vols per hora i, si l’autoritat aeroportuària té el seu camí, això augmentarà encara més.

El delta cobreix 920 hectàrees (2.280 acres) i té 14 ecosistemes diferents, que van des de la costa, els pantans i les llacunes fins als boscos de pins i terres de cultiu. A més de ser la llar d’una colònia de tortugues, hi ha més de 1.000 espècies de plantes, incloses 22 varietats d’orquídies.

Fins ara, en la guerra de flamencs de dècades enfront de viatgers freqüents, els flamencs han perdut totes les rondes. Però la comissió europea ha pesat molt, acusant els governs espanyol i català de no protegir els aiguamolls i advertir contra una proposta d’ampliació de l’aeroport.

https://www.theguardian.com/environment/2021/may/29/flights-v-flamingos-can-barcelona-wildlife-reserve-survive-airport-expansion-aoe

The silence is so complete it is easy to forget you are only a few minutes’ drive from the centre of Barcelona. Just the sough of the willows in the sea breeze, the splash of a fish surfacing and a heron’s cry – until the serenity is obliterated by a plane taking off.

The Delta del Llobregat, one of the most important wetlands in the western Mediterranean, is being eroded on one side by the sea and on the other by the city’s land-hungry airport. As travel to Spain is still restricted, there are few flights and it is possible to revel in the delta’s almost mesmeric tranquillity. But before the pandemic there were already close to 90 flights an hour and, if the airport authority has its way, this will increase still further.

The delta covers 920 hectares (2,280 acres) and has 14 distinct ecosystems, ranging from coastal, marshland and lagoons to pine forests and farmland. As well as being home to a colony of turtles, there are more than 1,000 plant species, including 22 varieties of orchids.

Until now, in the decades-long war of flamingos versus frequent flyers, the flamingos have lost every round. But the European commission has weighed in, accusing the Spanish and Catalan governments of failing to protect the wetlands and warning against a proposed expansion of the airport.

Vegetation in the old delta of the Llobregat river
The delta is home to more than 1,000 plant species. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

In giving notice that it was sending the letter, the commission noted: “Despite being one of the most densely populated regions on the Iberian Peninsula, the fragile lentic ecosystems of the Llobregat Delta hosts an outstanding biodiversity and plays a crucial role in the migratory routes of many European bird species.”

In the ensuing letter, it complained that “the adoption and implementation of a special plan for the protection of the natural areas and landscape of Llobregat delta, and an extension of the special protected area to protect the most suitable territories for the conservation of birds, have not been followed up sufficiently”.

The commission added that the Catalan and Spanish governments have not complied with their obligation to compensate for land lost to the airport, for example by digging up and renaturalising a vast and abandoned parking area for taxis that was built on protected land.

The letter was sent in response to a formal complaint first filed in 2012 by Depana, a Catalan conservation group, whose vice-president, José García, grew up in the delta and has witnessed the slow decimation of an area that is home to more than 350 species of birds and a key resting place on north-south migration routes.

Bat boxes, ‘greened’ streets and bug hotels: Barcelona embraces its wild side
Read more

For years Depana has been battling the national and regional governments as well as Aena, the airport authority, to save the delta.

“What’s new, is we’re at the start of a judicial process,” says García. “The areas where the airport wants to expand are part of the EU’s Nature 2000 bird protection network and to do that it needs permission from the European commission, and the commission has made it plain that permission won’t be forthcoming.”

Barcelona airport is Europe’s sixth busiest. It expanded rapidly for the 1992 Olympics and again in 2009, when a new terminal was built near the existing one, which is now practically abandoned. Now Aena is pushing a €1.7bn (£1.4bn) expansion that would rip through the heart of what’s left of the delta.

Horse stands in the Les Filipines lagoon
A horse stands in the Les Filipines lagoon in the Llobregat delta. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

“The airport has to become an international hub and we can’t miss out on this new opportunity to put Barcelona on the map,” says Josep Sánchez Llibre, president of Foment de Treball, the Catalan business association.

Under the plan, which would extend the runway into the wetlands and involve building another terminal, passenger numbers would rise from 55 to 70 million a year.

Barcelona city council, which doesn’t have jurisdiction over the airport, has rejected the plan as “a bacchanalia of sectors stuck in the past”.

“We’re always in favour of investment but not of 20th-century proposals that have no future,” says Janet Sanz, the deputy mayor. The council wants journeys of less than 2.5 hours to be made by train.

Black-necked stilts in Les Filipines lagoon, one of 350 bird species in the area.
Black-necked stilts in Les Filipines lagoon, one of 350 bird species in the area. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

Construction and grand projects are, however, a driving force in the Spanish economy. The key players – the Spanish and Catalan governments and Aena, a private entity in which the state has a 51% stake – have a shared worldview of the airport expansion project.

“The interests of Aena trump those of the Catalan or Spanish governments, who always give in to Aena’s demands,” says Cristina Sánchez, the Catalonia delegate of the Spanish Ornithological Society. “Aena has more negotiating power, it can offer to create jobs and other benefits for Barcelona, and these are financial benefits that are very interesting to the other players.

“This letter from the European commission may change everything, but up to now the Catalan government has never stood up for or managed this space against the airport’s interests.”

While the airport is the responsibility of Aena and the Spanish government, the regional government is responsible for the environment and complying with directives on wildlife protection.

Ferran Miralles, a Catalan government environment spokesman, says the administration will comply with the EU’s demands to create a special protected area as designated by the EU directive on the conservation of wild birds and recover some of the land that has been lost to construction, but is unable to say where or when the work will be carried out.

“We’re working on it. It’s impossible to go any faster,” Miralles says.

Before the financial crash of 2008, Spain’s national and regional governments squandered millions on pharaonic projects designed less to fulfil a social need than to enhance the prestige of politicians. These included at least three airports that were either never used or abandoned, unfinished cultural centres, high-speed rail links with almost no passengers and a state-of-the-art film studio that hasn’t produced a movie since 2012.

Turtles in the Llobregat river
Turtles in the Llobregat river. Photograph: Paola de Grenet/The Guardian

Money has been scarce, but with Brussels offering billions in post-pandemic aid, there are fears that Spain will revert to its bad old ways.

“We want to make sure that if there’s funding from Europe to protect the delta, it isn’t used for anything else,” says García.

“Aside from the commercial interests, this is all about the competition between Madrid and Barcelona. If Madrid has X, we have to have double X.”

Find more age of extinction coverage here, and follow biodiversity reporters Phoebe Weston and Patrick Greenfield on Twitter for all the latest news and features

Reneix el parc nacional de les estepes de Los Monegros en plena disputa per ampliar les parcel·les de regadiu

Les estepes monegrines esperen una declaració d’àrea protegida. La nova proposta de SEO-Birdlife a Govern recorda l’obligació de salvaguardar ecosistemes prioritaris “oblidats”: la regulació ambiental dels Monegros porta dècades encallada per la “oposició social” derivada de la “inexistència d’avenços” en la posada en reg de més parcel·les a la zona, segons el Govern d’Aragó

https://www.eldiario.es/sociedad/renace-parque-nacional-estepas-monegros-plena-disputa-ampliar-parcelas-regadio_1_7978501.html

Las secas estepas de Los Monegros (Aragón) no son un desierto: conforman una red de ecosistemas lo suficientemente valiosos como para estar en la lista de interés comunitario de la UE y merecen tener la etiqueta de parque nacional, según ha propuesto la organización SEO-Birdlife al Gobierno.

Una carrera atravesará de nuevo el Parque de Guadarrama en la época más dañina a pesar de estar desaconsejado desde 2015

Sin embargo, en esas estepas entre Huesca y Zaragoza han proliferado las explotaciones agrícolas de regadío. De hecho, hasta 7.000 hectáreas aún esperan a convertirse en parcelas verdes. Forman parte del Plan de Regadíos Monegros II, ahora mismo recurrido por SEO. Esta confrontación marca por el momento el proyecto de parque nacional estepario, que surgió por primera vez hace más de 20 años.

“Todavía tenemos que estudiar este proyecto concreto, pero en el plan provisional de ordenación de recursos de la zona se planteaba sobre terrenos privados de secano. Queremos ver cómo podría afectar a los regadíos”, dicen en la Comunidad de Regantes del Alto Aragón. “Además, aquí se da un alto grado de antropización, lo que haría muy diferente a un parque nacional”, abundan desde el organismo que aúna a los regantes monegrinos.

Sobre lo que no hay duda es acerca de la importancia de los ecosistemas de Los Monegros. La descripción oficial del Gobierno de Aragón dice que es “posiblemente una de las estepas sobre yesos más extensas de Europa”. Varios de sus hábitats aparecen como “prioritarios” para la conservación en la Red Natura 2000 de la Unión Europea. Además, la ficha oficial añade que constituye un “área de gran importancia para las aves esteparias”. ¿Cuáles son estas? La ganga común, la alondra ricotí, la terrera común y terrera marismeña. También están las avutardas y el cernícalo primilla. Todas ellas aparecen en Listado de Especies de Protección Especial del Ministerio de Transición Ecológica.

El proyecto diseñado por la organización comprende 28.000 hectáreas, menos del 10% de las 300.000 que se otorgan a Los Monegros. Abarcan las llanuras entre las poblaciones de Farlete y Monegrillo y al sur hasta Pina de Ebro, Villafranca de Ebro y Alfajarín. También han incluido dentro del hipotético parque nacional un tramo de la sierra de Alcubierre. “Sería el primer espacio protegido del ecosistema estepario con este rango de España, pero también de Europa”, describe la propuesta.

Zona propuesta para crear un parque nacional en Los Monegros.

“El conflicto por los regadíos no debería interferir con este proyecto porque hemos diseñado un área lo más alejada posible de las zonas de ampliación de parcelas. Este parque no interferiría para nada con las actividades agrícolas o ganaderas”, cuenta el delegado de SEO en Aragón, Luis Tirado. “Además, la creación de un espacio natural protegido fue una de las medidas remitidas a la Comisión Europea para desbloquear esos planes de regadío y no se ha cumplido en 20 años”.

Se refiere al expediente abierto a España a finales de los años 90 del siglo XX por destinar fondos europeos a la creación de regadíos en zonas de alto valor ecológico donde ese régimen de explotación es incompatible con esos hábitats. Bruselas cerró el proceso en mayo de 2001 a cambio de que se ampliaran las zonas de especial protección de aves, se redujeran las hectáreas con derechos de riego y, repite Tirado, “se declarara un parque natural o nacional”.

Pero, con el pasar de los años, “los regantes han acabado por usar el espacio protegido como moneda de cambio”. Y la preparación, propuesta y eventual declaración de un parque pasa necesariamente por la iniciativa del Gobierno aragonés, primero, y las Cortes de Aragón, después.

El Ejecutivo autonómico no ha completado las medidas ambientales. La “medida básica de gestión y protección preventiva“, según la calificación del mismo Gobierno de Aragón, que son los planes de ordenación de recursos naturales (los PORN) de las zonas implicadas, se iniciaron en 2000 y 2003. Pero en 2021 siguen sin ver la luz.

El Ejecutivo ha venido a ratificar el análisis de Tirado ya que, en febrero de 2015, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, contestaba por escrito a una pregunta parlamentaria que sin expansión de riegos no iba a avanzarse en las medidas ambientales: “El retraso en las obras de regadío condiciona totalmente el avance en la tramitación del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN)”, previo a declarar cualquier parque.

Una alondra ricotí en su hábitat habitual de yesos esteparios / Eduardo Viñuales.

En su Estrategia de Biodiversidad-horizonte 2030, redactada ya en 2019, el Gobierno de Aragón afirma que “la oposición social a esta regulación [ambiental] no ha hecho más que agravarse como consecuencia de la inexistencia de avances en la puesta en riego [de más parcelas] a pesar de la declaración de Zonas de Especial Protección para Aves (ZEPAS)”, y asegura que ni el Ejecutivo autonómico ni el Gobierno de España “establecieron, ni han establecido en ningún momento, compromiso formal alguno” para crear un parque nacional.

Lo cierto es que el mismo consejero Lobón informó de que “desde finales de 2006 existe un borrador de texto de aprobación definitiva, con un proyecto de creación de un Parque Natural de unas 47.000 hectáreas” y que cabía la posibilidad de ampliación de 25.000 hectáreas en la parte más oriental de Los Monegros. Incluso el Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón emitió su dictamen sobre el plan de ordenación en el que estaba propuesto ese parque natural.

En definitiva: la cuestión es que sí ha habido creación de ZEPAs, (aunque sus planes de gestión se han demorado hasta febrero de este 2021), pero del plan de ordenación de recursos que regule ambientalmente Los Monegros dos décadas después, no hay nada. Las figuras de espacio natural protegido –ya sea un parque natural o nacional– han caído en el olvido víctimas del conflicto político a cuenta de los regadíos.

Mientras, las estepas monegrinas aguardan una declaración de área protegida. Este nuevo intento llevará, en el mejor de los casos, dos años. A pesar de la biodiversidad que los documentos oficiales atestiguan, se han ganado a pulso el título de ser los ecosistemas más olvidados.

Les ones gravitacionals emeten una música que podem gravar

La música vibratòria de les ones gravitacionals, que podrà escoltar-se i gravar-se a partir d’un nou estudi, les deixarà més fàcilment al descobert perquè els científics puguin estudiar-les: ho aconseguiran analitzant les rotacions de les estrelles de neutrons «nounades» o més joves

Las ondas gravitacionales emiten una música que podemos grabar

Un trabajo conjunto realizado por científicos de LIGO Scientific Collaboration (LSC), Virgo Collaboration y el Centro de Astrofísica Gravitacional (CGA) de la Universidad Nacional Australiana (ANU), ha logrado un importante avance en la detección de ondas gravitacionales: lograrán identificarlas de forma más sencilla al escuchar y registrar su «música» o zumbido en estrellas de neutrones más jóvenes.

Las ondas gravitacionales son oscilaciones del espacio-tiempo que hasta el momento solamente han sido detectadas a partir de violentos eventos cósmicos, como las enormes explosiones generadas por la colisión de agujeros negros y estrellas de neutrones.

Sin embargo, se sabe que las estrellas de neutrones producen al girar un flujo constante o «zumbido» de ondas gravitacionales: si los científicos lograran escuchar esa «música cósmica» sería mucho más sencillo para ellos detectar las ondas gravitacionales, sin esperar eventos extraños o descomunales.

Pero la aventura es compleja, ya que identificar ese zumbido en medio del caos del cosmos puede compararse con intentar escuchar un solo de violín en una ruidosa discoteca, repleta de gente y música estridente a todo volumen.

Más aún si tenemos en cuenta que las ondas gravitacionales se presentan en amplitudes muy bajas, haciendo que su identificación sea una verdadera proeza en el marco de las caóticas colisiones y el ruido atronador de grandes objetos cósmicos.

Simplificando el trabajo

Ahora, el nuevo estudio australiano ha encontrado las claves para lograr detectar esos sonidos ocultos de forma más sencilla: según una nota de prensa, crearon un mapa que identifica a las estrellas de neutrones más jóvenes o «recién nacidas», ya que las mismas emitirían un flujo más fuerte de ondas gravitacionales, simplificando su detección.

El avance permitirá saber más sobre las estrellas de neutrones, que son la forma más densa de materia en el Universo antes de la conformación de un agujero negro. Además, las ondas gravitacionales permiten sondear estados de materia nuclear imposibles de reproducir en la Tierra.

Este amplio grupo de investigadores está utilizando diferentes métodos para detectar ondas gravitacionales desde 2015. A pesar de los múltiples avances obtenidos, de conseguir detectarlas con el nuevo enfoque será la primera vez que se concrete sin una gigantesca colisión cósmica de por medio, abriendo una nueva y estimulante oportunidad para la investigación de estos fenómenos.

Tema relacionado: Nueva detección de ondas gravitacionales.

Las misteriosas estrellas de neutrones

Además de las propias ondas gravitacionales, el nuevo estudio publicado en arXiv permitirá estudiar en profundidad a las enigmáticas estrellas de neutrones. Hasta el momento, los astrónomos no se han puesto de acuerdo sobre su composición exacta o en torno a las diferentes variedades que existirían.

Solamente hay una certeza: sus choques generan grandes emisiones de ondas gravitacionales, que viajan por todo el cosmos. La paradoja es que el zumbido que producen al girar no es sencillo de registrar, teniendo en cuenta que se trata de un sonido extremadamente débil.

A partir de esta nueva investigación será más simple obtener una muestra de estos sonidos. Esto se debe a que los investigadores descubrieron que las estrellas de neutrones de menor edad o reciente formación presentan una configuración especial que «amplifica» los zumbidos producidos al girar.

Al ubicarlas e identificarlas en un mapa de diferentes zonas del universo será mucho más sencillo registrar los sonidos, tanto con el propósito de revelar las ondas gravitacionales como de descubrir los misterios de esta clase de estrellas, al lograr estudiarlas en mayor profundidad.

Referencia

Search for lensing signatures in the gravitational-wave observations from the first half of LIGO-Virgo’s third observing run. The LIGO Scientific Collaboration and the Virgo Collaboration. arXiv (2021).

Foto:

Representación de ondas gravitacionales continuas. El nuevo estudio simplificará su detección, hasta el momento ligada únicamente a enormes explosiones cósmicas. Crédito: Mark Myers, OzGrav / Universidad Swinburne.