El 37% d’ocells comuns a Espanya es troba en una situació desfavorable

Després de complir 25 anys de seguiment d’ocells comuns a Espanya, el programa Sacre, impulsat per l’organització SEO / BirdLife, fa balanç de les dades de què disposa, gràcies a la tasca de més de 1.000 voluntaris. Els resultats mostren que espècies tan emblemàtiques com la perdiu o l’oreneta es troben en una situació de conservació desfavorable.

https://www.publico.es/sociedad/m-ambiente/37-aves-comunes-espana-encuentra-situacion-desfavorable.html

El Programa de Seguimiento de Aves Comunes en Primavera (Sacre) cumple durante esta temporada su 25 aniversario en España. SEO/BirdLife, organización que impulsa y coordina este programa de ciencia ciudadana, destaca la relevancia de la iniciativa, que ofrece datos consolidados y validados científicamente sobre el estado de conservación de más de 100 especies de aves presentes en nuestro país, las más comunes, aportando más conocimiento que ningún otro sistema de seguimiento de fauna había facilitado hasta ahora.

 “El programa Sacre es trabajo sobre el terreno, rigor científico, generación de conocimiento, y colaboración y activismo para defender el bien común. Hoy es un día para dar las gracias: a los técnicos que levantan cada año este programa, a los investigadores que generan ciencia a partir de sus datos y, sobre todo, al millar de personas que, cada temporada, se calzan las botas y salen a poner en valor y a reivindicar el papel fundamental de la ciencia ciudadana en la conservación de la naturaleza a escala mundial”, señala la directora ejecutiva de SEO/BirdLife, Asunción Ruiz. 

“Los datos del Sacre constituyen uno de los indicadores mejor consolidados sobre la salud de nuestra naturaleza. Y no son buenos”

La información, fruto del esfuerzo de más de 1.000 voluntarios que salen cada primavera a contar pájaros, es un claro indicador sobre el impacto del ser humano sobre la biodiversidad: el 37% de las aves comunes, incluyendo especies tan conocidas como la perdiz o la golondrina común, se encuentran en una situación de conservación desfavorable. Este extremo ofrece señales de impactos como el del cambio climático o las prácticas agrícolas insostenibles.

“Los datos del Sacre constituyen uno de los indicadores mejor consolidados sobre la salud de nuestra naturaleza. Y no son buenos. Que más de un tercio de las aves comunes se halle en una situación desfavorable es una señal de alarma que debe activar políticas y actuaciones claras para atajar la crisis ecológica que sufrimos, y de la que especies tan populares como el gorrión, la perdiz o el vencejo, Ave del Año 2021, nos vienen alertando desde hace demasiado tiempo”, añade la directora.

Una situación mejorable

Los resultados del programa Sacre facilitan información, con base en la evolución de sus poblaciones, sobre qué especies tienen estado de conservación favorable, estable o desfavorable. Aunque el 44 % de las especies presente tendencia poblacional positiva y otro 19 % refleje una situación estable en sus poblaciones, no significa que la situación sea buena.

Estos datos también indican que el 37% de las especies se encuentra en situación desfavorable, una cifra elevada, sobre todo si se tiene en cuenta que para 26 de ellas (el 62% de las que tiene declive) su porcentaje de descenso poblacional desde 1998 es superior al 30%.

Algunas de estas especies en declive están presentes en gran parte del territorio: alcaudón real, alondra común, calandria común, codorniz común, collalba gris, collalba rubia, curruca rabilarga, escribano cerillo, escribano montesino, golondrina común, grajilla occidental y perdiz roja.

A priori, se trata de una tendencia que obliga a las administraciones públicas a incluirlas en categorías de amenaza a escala estatal y regional, y que implica la elaboración de sus planes de gestión correspondientes para encauzar la mejora de su estado de conservación.

Con una metodología diseñada y validada por la comunidad científica, y aplicada internacionalmente, los datos del programa Sacre en España ofrecen información consolidada que permiten activar políticas claras de conservación por parte de las administraciones.