El saqueig de Groenlàndia. L’urani i altres recursos són l’última amenaça

El mitjà de comunicació local Sermitsiaq va informar el 27 de gener que el Govern de Groenlàndia ha concedit al gegant nuclear francès Orano (abans Areva) dos permisos d’exploració d’urani per a zones situades al sud-oest i sud-est de Groenlàndia.

El saqueo de Groenlandia. El uranio y otros recursos son la última amenaza

La primera zona tiene 1.042 kilómetros cuadrados y está situada al norte de Arsuk y Kangiinnguiet y al norte de Narsarsuaq. La segunda zona tiene 2.485 kilómetros cuadrados y consta de dos subzonas en torno a los fiordos de Ilulileq y Paatsusoq y el fiordo de Kangerlussuatsiaq, respectivamente.

Los gobiernos de Groenlandia y Dinamarca están fomentando la minería a gran escala en Groenlandia, incluida la que sería la segunda mayor mina de uranio a cielo abierto del mundo. Ahora los grupos piden a esos gobiernos que detengan esa profanación y que, en su lugar, establezcan un santuario ártico.

Es probable que en ningún sitio del Patrimonio Mundial haya más proyectos mineros o de mayor envergadura en sus alrededores que en el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO (WHS) de Kujataa, en el sur de Groenlandia. El bien fue inscrito en la lista del patrimonio mundial de la UNESCO en 2017.

Comprende un paisaje agrícola subártico formado por cinco componentes que representan elementos clave de las culturas agrícolas nórdica e inuit moderna.

Por un lado, son distintas, y por otro, ambas son culturas agrícolas pastoriles situadas en los límites climáticos de la agricultura viable, que dependen de una combinación de agricultura, pastoreo y caza de mamíferos marinos. El paisaje constituye la primera introducción de la agricultura en el Ártico.

Algunos de los mayores proyectos mineros del mundo se encuentran cerca de Kujataa

Kujaata se encuentra en la comuna Kujalleq, el municipio más meridional y pequeño de Groenlandia, con sus ricos recursos minerales. Entre ellos figuran el zinc, el cobre, el níquel, el oro, los diamantes y los metales del grupo del platino, pero sobre todo importantes yacimientos de tierras raras (REE) y uranio.

Licencias mineras en Kommune Kujalleq en abril de 2020.

Se calcula que Groenlandia posee 38,5 millones de toneladas de óxidos de tierras raras, mientras que las reservas totales del resto del mundo ascienden a 120 millones de toneladas. Además, Groenlandia cuenta con algunas de las mayores reservas de petróleo y gas aún no descubiertas del mundo y podría convertirse en el próximo frente medioambiental, como la selva amazónica de Sudamérica.

Algunos de los mayores proyectos de extracción de REEs del mundo se encuentran a pocos kilómetros de la ZM Kujataa. El mayor y más controvertido es el proyecto de extracción de REEs-uranio de Kvanefjeld, propiedad de la empresa australiana Greenland Minerals Ltd. (GML). Según GML, además de contener los segundos mayores yacimientos de uranio y, con mucho, los mayores de torio, el complejo de Ilimaussaq, del que forma parte Kvanefjeld, posee los segundos mayores yacimientos de elementos de tierras raras del mundo.

La mina, que sería la segunda mayor mina de uranio a cielo abierto del mundo, está situada en la cima de una montaña, a casi un kilómetro por encima del nivel del mar, y a sólo seis kilómetros de Narsaq, una ciudad de aproximadamente 1.500 habitantes, y también cerca de algunas partes del Patrimonio de la Humanidad de Kujataa.

Un segundo gran proyecto cercano a Kujataa es el proyecto minero de REEs de Kringlerne, descrito por su propietario, la empresa minera australiana Tanbreez Mining Greenland A/S, como el depósito de REEs probablemente más grande del mundo.

En 2013, el gobierno de Groenlandia estimó que Kringlerne contenía más de 4.300 millones de toneladas de mineral. Los minerales se extraerán de dos pozos abiertos a gran altura.

Un tercer proyecto sustancial es el proyecto minero Motzfeldt Sø REE, que forma parte del Centro Motzfeldt y es propiedad de la empresa matriz de Tanbreez, Rimbal Pty Ltd. Hasta ahora no se sabe mucho de este proyecto. Tras años de retrasos, se esperaba que el gobierno de Groenlandia decidiera si concedía a los propietarios de las licencias de explotación de Kvanefjeld y Kringlerne a finales de 2020. Las audiencias públicas sobre los proyectos en la última fase de sus procesos de EIA podrían comenzar en cualquier momento.

Kvanefjeld: un proyecto minero polémico

Los planes para la mina de Kvanefjeld comenzaron hace más de sesenta años, no en Groenlandia, sino en Dinamarca, cuando se descubrió su yacimiento de uranio y fue explorado por la Comisión Danesa de Energía Nuclear. Tras el rechazo danés a la energía nuclear y la decisión en 1988 del Comité Conjunto de Recursos Minerales de Groenlandia de no conceder permisos para la exploración y extracción de uranio, el proyecto de Kvanefjeld quedó fuera de la agenda política durante muchos años. Esto cambió en 2008, cuando el propietario de Kvanefjeld, GML, decidió que la empresa quería extraer no sólo REEs, sino también uranio. Si no obtenía el permiso, abandonaría el proyecto.

Kvanefjeld pasó de ser percibida como un ejemplo llamativo de colonialismo danés a ser entendida como un medio de independencia económica de Dinamarca.

Sin embargo, desde entonces ha quedado claro que una mayor extracción de petróleo y minerales no es un requisito real para la autonomía económica. En 2014, la Universidad de Copenhague y la Universidad de Groenlandia, Ilisimatusarfik, publicaron un estudio. En él se concluía que se necesitarían 24 proyectos mineros a gran escala concurrentes para eliminar el apoyo financiero de Dinamarca.

El informe también estableció que una economía basada en los minerales no es económicamente sostenible: cuando la industria minera empezara a retroceder, Groenlandia se encontraría en la misma situación que antes, sólo que con menos recursos. Estas conclusiones han sido confirmadas desde entonces por otros informes.

Peticiones de ampliación de la ZEPA de Kujataa

Especialmente en el sur de Groenlandia, existe desde hace tiempo la idea de que el Sitio del Patrimonio Mundial de Kujataa, en su forma actual, se ha delimitado para dar cabida al proyecto minero de Kvanefjeld y que no se han tenido en cuenta los posibles impactos de los demás proyectos mineros que rodean el sitio.

En marzo de 2018, en respuesta a la convocatoria del Ministerio de Educación, Cultura, Investigación e Iglesia de Groenlandia y de la Agencia de Cultura y Palacios del Ministerio de Cultura danés, la Sociedad URANI NAAMIK/NO TO URA- NIUM de Narsaq propuso que Kujataa se ampliara para incluir grandes partes de la península de Erik Aappalaartup Nunaa (o la península de Narsaq), que debería entrar en la Lista Tentativa de Patrimonio Mundial de Groenlandia.

Posteriormente, el conservador del Museo de Narsaq recomendó que Landnamsgaarden y la iglesia de Dyrnæs, cerca de Narsaq, fueran reconocidos como patrimonio mundial y, en una carta dirigida a URANI NAAMIK, el Museo y Archivo Nacional de Groenlandia mencionó la gran granja Northener de Narsaq como una posible perspectiva de patrimonio mundial. En general, los sitios propuestos cumplen con una amplia gama de criterios de selección para ser nominados a la Lista Tentativa del Patrimonio Mundial.

El VUE de Kujataa está amenazado

También está claro que el Valor Universal Excepcional de Kujaata, es decir, su excepcional importancia cultural y natural, se verá amenazado si se llevan a cabo los proyectos mineros que rodean el lugar. Ya se ha pedido que se incluya a Kujaata en la lista de peligros de la Convención del Patrimonio Mundial. Las singulares tradiciones agrícolas de Kujataa han sido un factor determinante para su designación como patrimonio mundial.

Sin embargo, el Laboratorio Nacional danés de Risø ha calculado que, sólo en la mina a cielo abierto de Kvanefjeld, podrían liberarse hasta mil toneladas de polvo radiactivo al año debido a la manipulación de materiales, el acarreo y las voladuras, así como a las existencias de mineral y los montones de roca estéril.

Además, si las escombreras, por alguna causa imprevista, como fugas, problemas técnicos, etc., se secaran, se desprenderían cantidades masivas de polvo radiactivo y tóxico. El polvo procedente de las fuentes mencionadas será transportado por los fuertes vientos marinos árticos a través de la región, donde afectará, entre otras cosas, a las actividades agrícolas. La dirección predominante del viento y la dirección de los vientos más fuertes son hacia el este y el noreste, donde se encuentra la zona de Kujataa. La zona, sus habitantes, los animales domésticos y la fauna estarían expuestos de forma crónica a especies radiactivas y otros tóxicos a través del agua potable, los alimentos y el aire.

Además, la mayoría de los proyectos mineros previstos en la zona, si no todos, son minas a cielo abierto. Las voladuras perpetuas con explosivos en las cimas de las montañas en las minas a cielo abierto que rodean el sitio del patrimonio mundial y la excavación y el transporte en camiones volquetes a los molinos, donde se trituran las rocas, podrían causar considerables perturbaciones acústicas durante toda la explotación de las minas.

Según los informes preliminares de la EIA del proyecto Kvanefjeld, sería necesario un factor de dilución del orden de 2000 para que las aguas residuales fueran seguras para los parámetros más críticos. Esto significaría que los vertidos de aguas residuales durante un solo año tendrían que diluirse en 7 km3 de agua de mar en el sistema de fiordos, que forma parte del Patrimonio Mundial de Kujataa, y en 260 km3 de agua de mar durante la vida operativa prevista de la mina de Kvanefjeld.

Además, las filtraciones, las fugas y los vertidos de líquidos de las escombreras provocarán la contaminación de las aguas subterráneas y los ríos con especies químicas tóxicas radiactivas y no radiactivas. Los mariscos también se contaminarían, debido a los importantes vertidos de residuos en los fiordos y el mar costero.

La minería a gran escala y, en particular, la extracción de uranio son incompatibles con el desarrollo de tres de los cuatro sectores del paisaje agrícola, a saber, la pesca y la caza, el turismo y la producción de alimentos. Es pertinente preguntarse cómo cambiaría todo el carácter del paisaje en el desarrollo de una zona rural a una industrial a raíz de los dos grandes proyectos mineros. Esto también se refiere a la cuestión del desarrollo urbano, cuando, entre otras cosas, hay que construir nuevos puertos, instalaciones portuarias y aldeas de alojamiento y realizar las correspondientes infraestructuras de apoyo.

Sin planes reales para proteger Kujataa

Además de haber ignorado ya las amenazas que pesan sobre el Patrimonio Mundial de Kujataa, hay pocos indicios de que las autoridades groenlandesas y danesas tengan intención de proteger el patrimonio en el futuro. En la actualidad, lo gobierna y gestiona un grupo directivo con representantes del gobierno groenlandés, el Museo y Archivo Nacional de Groenlandia, el municipio de Kujalleq, los consejos de las aldeas, los agricultores, la Agencia Danesa de Cultura y Palacios y la industria del turismo.

Aunque se reconoce que el sitio es vulnerable, se supone que las zonas de amortiguación son suficientes para proteger la integridad del bien. Sin embargo, desde que se redactó en 2016 el actual plan de gestión, que apenas toca las cuestiones mineras, el número de licencias de exploración en la región se ha disparado.

Además, en su descripción de los impactos de las actividades mineras cercanas, el plan de gestión se basa en un borrador de una Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero de Kringlerne, que fue rechazado por la Agencia Medioambiental de Groenlandia para Actividades de Recursos Minerales (EAMRA), porque no contenía suficiente información relevante.

Avenida Myers en Kangerlussuaq, Groenlandia. (Foto: Vincent van Zeijst/Wikimedia Commons)

La EAMRA también ha rechazado los cuatro últimos borradores de la EIA del proyecto de Kvanefjeld por falta de información. Entre otras cosas, se critica al propietario de Kvanefjeld, GML, por no proporcionar una evaluación exhaustiva del riesgo sísmico en la región, los resultados finales de las pruebas de elementos tóxicos durante la extracción y el procesamiento, las estimaciones radiológicas finales y los resultados de las investigaciones de los impactos de los minerales radiactivos, y por no describir las alternativas relativas a la gestión de los relaves y el cierre de la instalación de relaves.

En septiembre de 2019, el director general de GML también fue reprobado formalmente por el primer ministro de Groenlandia y el secretario permanente del Departamento de Naturaleza y Medio Ambiente por presionar a altos funcionarios y ministros que no tenían competencia dentro del proceso de revisión de la EIA para socavar la autoridad de la EAMRA.

Una evaluación de impacto patrimonial no es suficiente

En diciembre de 2018, el Ministro de Recursos Minerales y Trabajo fue preguntado por un miembro del Parlamento si el gobierno llevaría a cabo una Evaluación de Impacto Patrimonial (EIP) del proyecto minero de Kvanefjeld y no tomaría una decisión sobre la concesión de la licencia del proyecto, antes de que se hubiera presentado a la UNESCO para una evaluación.

El ministro respondió que el gobierno no se pronunciaría sobre esta cuestión antes de que el propietario del proyecto presentara una solicitud de explotación válida. Esto también es un problema en relación con los otros grandes proyectos mineros de la región, porque cualquier EIS realista de Kujataa tendría que evaluar el efecto acumulativo de los proyectos mineros de la zona.

Sin embargo, podría argumentarse que ya hay suficientes razones para que los Estados Partes groenlandés y danés impliquen a la UNESCO y -considerando que las cuestiones medioambientales son el núcleo de los problemas y que el plan de gestión de Kujataa se basa en proyectos de informes de EIA rechazados- para incluir a la UICN en el proceso.

Sin embargo, el mayor problema no sólo para Kujataa, sino para los tres sitios del patrimonio mundial de Groenlandia, podría ser el hecho de que la legislación medioambiental de Groenlandia no obliga a realizar evaluaciones estratégicas de impacto ambiental para las zonas de exploración de minerales, lo que significa que no se informa al público con antelación sobre las zonas que podrían ser designadas. Por lo tanto, la aplicación de la Convención de Aarhus en Groenlandia debería tener una alta prioridad para reforzar la legislación medioambiental de Groenlandia.

Niels Henrik Hooge es miembro del grupo de uranio de NOAH Amigos de la Tierra Dinamarca.

Publicado por Beyond Nuclear International  (Traducción A Planeta)

Fuente: https://aplaneta.org/2021/02/12/el-saqueo-de-groenlandia-el-uranio-y-otros-recursos-son-la-ultima-amenaza/

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *