La feminització de la pobresa energètica: com les onades de calor i de fred afecten més a les dones

Un estudi de l’Institut de Salut Carlos III mostra que els rols de gènere i les condicions socioeconòmiques existents a Madrid fan que les dones estiguin en un major risc davant l’arribada de fenòmens tèrmics extrems. Les dades es refereixen a la capital, però podrien assemblar-se a altres ciutats espanyoles de grans dimensions.

https://www.publico.es/sociedad/pobreza-energetica-feminizacion-pobreza-energetica-olas-calor-frio-afectan-mujeres.html

ALEJANDRO TENA

Las mujeres son las más afectadas por el calor y el frío. Así lo refleja un estudio publicado esta semana por el Instituto de Salud Carlos III sobre el impacto de las olas de calor y las olas de frío en la población de la capital. Los datos revelan cómo estos fenómenos repercuten de una manera más significativa entre los ciudadanos más vulnerables y, sobre todo, en las mujeres. Tanto es así, que la investigación muestra cómo los periodos extremos de temperaturas elevadas y bajas no tienen incidencia significativa sobre la mortalidad masculina, mientras que las mujeres experimentan un 4,7% más de riesgo por frío y un 1,4% por el calor.

Los investigadores apuntan directamente a las desigualdades y los roles de género que dejan a las mujeres en una situación de riesgo mayor ante cualquier fenómeno meteorológico. “La relación que este hecho guarda con la exposición a las temperaturas extremas reside fundamentalmente en el tiempo que hombres y mujeres ocupan en el hogar. En este sentido, parece que las mujeres tienden a pasar más tiempo en casa, en la medida que las tareas de cuidados siguen estando dominantemente bajo su responsabilidad. Como consecuencia, en caso de pobreza o ineficiencia energética en la vivienda deben ser también ellas las más expuestas a los extremos térmicos”, expone la publicación.

“Debemos atender a las características socioeconómicas y a los roles de género, que hacen que las mujeres sean más vulnerables

“En función de la naturaleza biológica de hombres y mujeres esperamos unos resultados que reflejaran que las mujeres son más vulnerables al calor y los hombres al frío. Sin embargo, lo que hemos visto es que apenas hay incidencia de ingresos de hombres en cualquiera de los fenómenos”, explica a Público José Antonio López-Bueno, uno de los autores de la investigación. “Si los datos no se explican por causas biológicas, debemos atender a las características socioeconómicas y a los roles de género, que hacen que las mujeres sean más vulnerables”, añade.