Ambició climàtica per defensar el futur

Europa necessita una Llei Climàtica que redueixi les emissions a l’almenys un 60% per fer realitat els acords de París.

https://www.eldiario.es/opinion/zona-critica/europa-necesita-ley-climatica-reduzca-emisiones-60-realidad-acuerdos-paris_129_6489311.html

En el próximo Consejo Europeo del 10 y 11 de diciembre, las y los líderes de los países de la Unión Europea abordarán temas de vital importancia para nuestra salud y para la reconstrucción económica. Además de los tan ansiados permisos de las vacunas contra la COVID y el futuro de los fondos de recuperación, también se centrarán en otro tema clave para nuestro bienestar presente y futuro: la lucha contra el cambio climático.

En concreto, debatirán el objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de Europa para el año 2030. Esta reducción de emisiones es la clave de bóveda de toda la ley Climática que deben aprobar con urgencia las instituciones europeas. Marcará el rumbo no sólo de la UE sino de todas las actuaciones en todos los Estados miembro. Retrasar esta decisión significaría retrasar toda la negociación y puesta en marcha de las imprescindibles y urgentes medidas ante la emergencia climática. Y ni España, ni Europa, ni el planeta tienen más tiempo para la duda.

Además de tomar una decisión ya, los representantes de los Estados europeos tienen que hacerlo acordando un posicionamiento ambicioso. Los Verdes europeos, de los que forma parte EQUO, hemos trabajado muy duro en el Parlamento Europeo para que la ley Climática aspirase a reducir en un 65% las emisiones de gases en 2030, de forma coherente con el Acuerdo de París y la ciencia climática. Gracias a ese empuje, el Parlamento Europeo optó finalmente por una reducción del 60% que, aunque insuficiente, es un gran paso adelante.

Ahora le toca al Consejo Europeo fijar su posición de cara a la negociación con el Parlamento Europeo. No caben ni procrastinación, ni rebajas. Cualquier merma de la ambición abre las puertas a consecuencias desastrosas en nuestra salud, nuestro bienestar así como en nuestra economía y nuestros empleos. La pandemia climática es el mayor reto sanitario, económico y social del siglo XXI.

España desempeña un papel fundamental en estas negociaciones europeas. Estamos convencidos de que el Gobierno de coalición tiene buenas intenciones. Pero hasta ahora hemos tenido más buenos propósitos que objetivos tangibles. Además, en las últimas semanas hemos visto cómo este gobierno daba al mismo tiempo pasos adelante y atrás en materia de Transición Ecológica y lucha contra la emergencia climática. Grandes anuncios sobre la inversión verde o la aprobación, a propuesta de Más País Equo, de una partida para financiar la Asamblea Ciudadana Climática se han acompañado en los presupuestos del inexplicable respaldo a la subvención del tan contaminante diésel o de la negativa a poner condiciones climáticas para las empresas que se rescaten con dinero público.

El Gobierno no puede seguir navegando en las aguas de las buenas intenciones y de la incoherencia, sino todo lo contrario. Esperamos que en el consejo del 10-11 de diciembre, donde nos jugamos tanto, el Gobierno de España dé un inequívoco paso adelante. En la línea de lo votado por el Parlamento Europeo, esperamos que forme parte, e incluso lidere, el grupo de países que apuestan de verdad por defender la vida, el planeta y sus gentes.

No podemos hacernos más trampas al solitario. La ciencia se ha pronunciado de forma clara. El Parlamento Europeo ha mostrado el camino. Y hoy todas y todos sabemos que la ambición es la única respuesta ante la pandemia climática, además de una oportunidad para crear millones de empleos verdes de calidad. La juventud que clama por su derecho al futuro y todas las personas que sufren las consecuencias del cambio climático esperan hechos y decisiones valientes. Porque lo que realmente les importa es que seamos capaces de garantizarles, hoy y mañana, una Europa y una España donde podamos vivir todas y todos de forma sostenible y saludable.