Arribem a la matriu de la Via Làctia

Els astrònoms han penetrat a l’interior de més de 10.000 núvols moleculars de la Via Làctia i obtingut una perspectiva en 3D dels processos de formació d’estrelles en la seva matriu còsmica.

Llegamos a la matriz de la Vía Láctea

Un equipo internacional de astrónomos ha desarrollado un estudio tridimensional completamente nuevo de nuestra galaxia: les ha permitido observar con un detalle sin precedentes la matriz cósmica donde ocurren los procesos de formación de estrellas.

El estudio a gran escala, llamado SEDIGISM (Estructura, Excitación y Dinámica Del Medio Interestelar Galáctico Interno), ha revelado una amplia gama de estructuras dentro de la Vía Láctea: contiene desde grupos individuales de formación de estrellas, hasta nubes y complejos moleculares gigantes.

Todos estos datos, nuevos y sorprendentes, han permitido a los astrónomos ampliar los límites de lo que sabemos sobre la estructura de nuestra galaxia.

Los resultados de esta investigación, recogidos en tres artículos publicados en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, y escritos por un equipo internacional de más de 50 astrónomos, sugieren que la estructura de la Vía Láctea no está tan bien definida y que los brazos espirales no están tan claros.

También han demostrado que las propiedades de las nubes moleculares no parecen depender de su ubicación: da igual que estén en un brazo de su forma espiral o en una región situada entre sus brazos.

Astronomía submilimétrica

Los astrónomos han utilizado el telescopio submilimétrico Apex, situado en Chile, para mirar profundamente en el plano galáctico y medir el medio interestelar.

La astronomía submilimétrica se vale de las longitudes de onda submilimétricas (radiación de terahercios o submilimétrica) del espectro electromagnético, para examinar las nubes moleculares y averiguar cómo se forman las estrellas y galaxias.

Los astrónomos estudiaron la distribución del gas molecular frío en la región interior de la Vía Láctea con una precisión sin precedentes: catalogaron más de 10.000 nubes interestelares y descubrieron que solo alrededor del 10% de ellas contienen estrellas.

Los científicos han podido observar la parte sur de la Vía Láctea interior con una óptima resolución angular y obtuvieron información valiosa sobre la estructura, la distancia y la velocidad de todas las nubes moleculares galácticas en aproximadamente dos tercios del disco interno de la Vía Láctea.

El telescopio submilimétrico Apex sobre el llano de Chajnantor en los Andes chilenos, observando la Vía Láctea. Foto: Apex.

Telescopio clave

Una de las claves del éxito de esta medición fue el telescopio Apex, de 12 metros, con su superficie de alta precisión y una de las mejores ubicaciones del mundo para la astronomía submilimétrica.

El instrumento está ubicado a una altitud de 5.100 metros en la llanura de Chajnantor, en el desierto chileno de Atacama. Allí hay un contenido de vapor de agua extremadamente bajo y, por lo tanto, una excelente transparencia de la atmósfera.

Los nuevos datos complementan una serie de cartografías del plano galáctico producidos en el rango de longitud de onda del infrarrojo medio a lejano durante la última década.

Apariencia brumosa

La Vía Láctea, llamada así por su apariencia brumosa que asemeja un camino de leche, es una galaxia espiral con un diámetro estimado entre 170.000 y 200.000 años luz: contiene entre 200.000 y 400.000 millones de estrellas.

Su región central está rodeada por un disco deformado de gas y polvo que proporciona las materias primas a partir de las cuales se forman nuevas estrellas. El gas se acumula en grumos compactos, pero también aparece como nubes moleculares extendidas.

El nuevo análisis de los datos permite un estudio más detallado de la formación de estrellas y, por lo tanto, de la estructura y dinámica de la propia Vía Láctea, señalan los investigadores en un comunicado.

Referencias

The SEDIGISM survey: first data release and overview of the Galactic structure. F Schuller et al. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, staa2369. DOI:https://doi.org/10.1093/mnras/staa2369

The SEDIGISM survey: Molecular clouds in the inner Galaxy. A Duarte-Cabral et al. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, staa2480. DOI: https://doi.org/10.1093/mnras/staa2480

SEDIGISM-ATLASGAL: Dense Gas Fraction and Star Formation Efficiency Across the Galactic Disk. J S Urquhart et al. Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, staa2512. DOI:https://doi.org/10.1093/mnras/staa2512

Foto: En la imagen se aprecian nubes interestelares en un área pequeña de la Vía Láctea: cada una de las nubes tiene un color diferente. La imagen pequeña en la parte superior izquierda muestra el curso de los brazos espirales en la Vía Láctea. La región gris marca el área estudiada. En esta ilustración, la dirección del sector es azul claro. © Ana Duarte-Cabral, Alex Pettitt y James Urquhart.