Claus per connectar millor el medi ambient amb la infància

És tracta d’un paral·lelisme entre el periodisme científic, que tradueix, transposa i interpreta el llenguatge dels científics a un altre més majoritari, amb el treball per apropar la natura al públic infantil. Es tracta d’adaptar-lo al seu llenguatge, amb rigor, sí, però traduint-lo perquè s’ho facin seu.

Claves para conectar mejor el medioambiente con los niños

El segundo encuentro ‘on line’ de ‘Lecturas Verdes’, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Ambiental (APIA), reunió a dos periodistas involucrados con la transmisión de conciencia ambiental a los más pequeños: Julio Martínez, que ha participado en la publicación de cuatro volúmenes de cuentos trilingües infantiles con la casa francesa Éditions Jarvin Crew, y Maribel Orgaz, que aparte de publicar ‘La salvaje belleza alada’, un libro con pequeños esbozos de animales y plantas de la sierra de Guadarrama, puso en marcha en 2005 su proyecto ‘Ocio en Familia’, muy centrado en la salida al campo con niños y niñas. Ambos nos dieron interesantes claves para conectar el medioambiente con las novísimas generaciones.

Si en el primer encuentro de Lecturas Verdes compartimos pantalla con los periodistas Carlos Fresneda, autor de Ecohéroes, e Irene Baños, que ha publicado recientemente Ecoansias, esta segunda cita tuvo el mundo infantil como protagonista.

Julio Martínez, historiador de formación, periodista de profunda vocación, abrió el encuentro señalando: “El periodismo te abre muchas puertas de divulgación y así abarcar muchos territorios distintos”. A lo que Maribel Orgaz añadió: “Nuestro bagaje y valor es saber contar lo que pasa, saber trasladar términos a veces complejos a un lenguaje para el gran público”.

Julio insistió en la importancia de la educación ambiental y la educación en la naturaleza para crear conciencia ecológica en la sociedad. “En mi caso así ha sido, porque yo desde pequeño empecé a salir a la naturaleza gracias al centro donde estudié, una escuela pública de Guadalajara, que implementaba un programa experimental cercano al krausismo. Se trata de conocer la naturaleza, y conocerla en su contexto. No es casualidad que todos mis amigos del colegio salieran como yo, con esa conciencia ambiental y amor por la naturaleza”.

Ambos hicieron un paralelismo entre el periodismo científico, que traduce, traspone, interpreta el lenguaje de los científicos a otro más mayoritario, con el trabajo para acercar la naturaleza al público infantil: “Es lo mismo. Se trata de trasponerlo a su lenguaje, con rigor, sí, pero traduciéndolo para que lo hagan suyo”. Eso sí, Maribel explicó la importancia de que haya un entorno con incidencia ambiental, escenarios de aprendizaje, no sólo el colegio, “sino también la familia, tu comunidad, tu pueblo o ciudad”.

“Además, los niños son una perfecta excusa para que los adultos salgamos al campo y re-conectemos con la naturaleza, y también para mirarla con sus ojos de asombro”, añadió Maribel. “Por mi experiencia con Ocio en Familia, esas experiencias en la naturaleza dan muchas satisfacciones”.

Adaptar el lenguaje a su mundo para integrarlos, crear un entorno favorable a esa conexión con la naturaleza y, tercer punto, hacer más hincapié en el mensaje positivo con los más pequeños. “Como en la información ambiental en general”, comentó Maribel. “Con los niños, como con los adultos, llega un momento en que se hace muy pesado esos mensajes de ‘hagan esto’, ‘no hagan lo otro’; necesitamos un cambio que traiga alegría a la vida, porque, si no, muchos se van a plantear que para qué el cambio. El mensaje para el cambio debe ser en positivo. En feminismo, hay una frase famosa que decimos mucho: ‘¿Para qué quiero tu revolución si no puedo bailar?’. Pues eso. Con los más pequeños igual, hay que transmitirles una idea de alegría e ilusión con la salida a la naturaleza. Y yo creo que el primer acercamiento, el más instintivo e impulsivo, viene por la parte estética, por la belleza, la belleza de la naturaleza, de ver por ejemplo un pajarito recogido en medio de una gran nevada. Es el impacto de la empatía, de la fascinación, algo que aporta felicidad”.

Julio añadió: “Desde mi perspectiva de historiador, tengo que decir que uno de los conceptos más revolucionarios ha sido, aparte del racionalismo, la introducción del concepto de felicidad”.

En clave positiva y en clave participativa, interactiva. Comentó Maribel Orgaz su experiencia: “A los niños, pasear les parece un aburrimiento. Tú no les puedes proponer salir a pasear por el campo. Hay que proponérselo de otra manera, como algo sensorial, contándoles una historia… Contarles por ejemplo: vamos a ver un árbol que es mucho más viejo que tu abuelo. Solo con eso ya se ven más motivados. Dejándoles también que vayan un poco a su aire, que jueguen, que lo vivan. Igual que en un museo. No podemos ser muy pesados con las explicaciones, hay que dejar que ellos se imbriquen con el entorno a su manera, un poco libremente, que lo disfruten y lo hagan suyo”.

Julio Martínez terminó este nuevo encuentro de APIA : “La naturaleza es un elemento fundamental para la imaginación, no entiendo cómo podemos vivir tan desconectados de ella. Eso provoca que perdamos muchas oportunidades de disfrute”. Y Maribel concluyó. “Yo creo que cuando pase todo esto, la pandemia, va a ser la gran explosión de la nature writing, la escritura de naturaleza. Tenemos un gran precursor en este sentido, Delibes, del que ahora estamos celebrando el centenario de su nacimiento. Yo creo que habrá muchas iniciativas para abordar lo que vivimos de una manera holística”.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *