La meitat de la humanitat viurà en àrees costaneres inundables a 2030

El 50% de la població mundial residirà en zones costaneres propenses a inundacions, tempestes i tsunamis en 2030, per la qual cosa convé posar en marxa plans i polítiques per reduir l’impacte d’aquests fenòmens i protegir les comunitats vulnerables.

Els tsunamis són fenòmens poc freqüents, però extremadament nocius. En l’últim segle s’han registrat 58, que s’han cobrat més de 260.000 vides, amb una mitjana de 4.600 víctimes mortals per desastre, més que qualsevol altre risc natural.

https://www.publico.es/ciencias/desastres-naturales-mitad-humanidad-vivira-areas-costeras-inundables-2030.html

Naciones Unidas hace esta consideración en el Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis, que se conmemora este jueves. La Asamblea General de la ONU estableció en diciembre de 2015 que el 5 de noviembre se celebre esta jornada tras la idea original de Japón, que se ha visto expuesto a estos desastres en repetidas ocasiones a lo largo de los años.

El término ‘tsunami’ está formado por las palabras japonesas ‘tsu’ (puerto) y ‘nami’ (ola). Se trata de una serie de olas gigantescas que se producen por una perturbación bajo el agua, por lo general, asociada con los terremotos que ocurren en el fondo del océano o cerca de él.

Las erupciones volcánicas, los deslizamientos de tierras submarinas y los desprendimientos de rocas costeras también pueden generar un tsunami, al igual que el impacto de un gran meteorito en el océano. Estos fenómenos se originan a partir de un movimiento vertical del fondo marino, con el consiguiente desplazamiento de la masa de agua.

Los tsunamis son fenómenos poco frecuentes, pero extremadamente dañinos. En el último siglo se han registrado 58, que se han cobrado más de 260.000 vidas, con un promedio de 4.600 víctimas mortales por desastre, más que cualquier otro riesgo natural.

Índico en 2004

El mayor número de muertes se concentró en el tsunami del Índico en diciembre de 2004, que causó unas 227.000 muertes en 14 países, sobre todo Indonesia, Sri Lanka, India y Tailandia.

“Actualmente estamos luchando con lo que algunos describen como un tsunami de muerte y enfermedad debido al covid-19. Esta metáfora surge con gran naturalidad porque en nuestra memoria sigue profundamente grabado el recuerdo de la peor catástrofe repentina de este siglo: el tsunami ocurrido en el océano Índico en 2004, que se cobró más de 227.000 vidas”, apunta el secretario general de la ONU, António Guterres, en un mensaje con motivo del Día Mundial de Concienciación sobre los Tsunamis.

En su mensaje, recogido por Servimedia, Guterres apunta que en la preparación para futuras pandemias puede aprovecharse “una parte considerable” de los avances logrados para reducir la pérdida de vidas a gran escalada debido a tsunamis. “Ahora existen sistemas de alerta temprana en aquellos lugares en los que las costas son vulnerables“, añade.

“Sin duda, seguirán registrándose tsunamis en el futuro, al igual que habrá pandemias, tormentas, inundaciones, sequías y olas de calor. Cuando se produce un tsunami, se ponen a prueba de forma patente la gobernanza y las instituciones que se han establecido para gestionar el riesgo de desastres”, subraya.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *