Ponts de corda per salvar el primat més amenaçat de el món

Els gibons són el epítom de la granota, l’animal que tenim en ment quan imaginem a simis balancejant graciosament de branca en branca a través de la selva tropical.

Aquests mamífers acrobàtics, endèmics de les denses selves del sud d’Àsia, estan perfectament adaptats a la vida arbòria de manera que molt poques vegades descendeixen a terra. Aquests primats tenen fortes mans en forma de ganxo per aferrar-se als troncs dels arbres, amb braços extremadament llargs per assolir branques llunyanes amb potes llargues i potents per major impuls i adherència. Les articulacions de les seves espatlles estan especialment adaptades per a admetre un major rang d’oscil·lació giratòria quan es balancegen de branca en branca.

Un equip de científics ha construït corredors artificials, amb cordes de muntanyisme en els arbres, per tornar a connectar boscos  fragmentats i millorar la conservació d’aquesta espècie. Les troballes es publiquen a Scientific Reports.

https://www.publico.es/ciencias/primates-puentes-cuerda-salvar-primate-amenazado-mundo.html

Dentro de su hábitat, el gibón de Hainan (Nomascus hainanus) viaja de un árbol a otro para obtener alimento, por eso, los huecos en las copas arbóreas limitan sus oportunidades de abastecimiento y reproducción, y aumentan el riesgo de depredación. Este animal es el primate más amenazado del planeta. Hasta los años 80 la caza del gibón fue muy intensa por parte de las minorías étnicas que viven cerca de las zonas forestales, así como por los silvicultores.

Un equipo de científicos ha observado, por primera vez, a esta especie cruzando puentes de cuerda artificiales construidos para conectar estas grandes brechas de su hábitat forestal. Los hallazgos se publican en Scientific Reports.

“Un tifón creó muchos huecos en el bosque que afectaron a la eficiencia de desplazamiento de los gibones. Estos animales necesitan viajar utilizando rutas más largas para alcanzar fuentes de alimento, y se cree que puede afectarles a largo plazo”, dice a SINC Bosco Chan, científico de la Granja Kadoorie y Jardín Botánico en Hong Kong (China) que lidera el estudio.

Chan y su equipo construyeron un puente de dosel artificial para que los gibones pudieran viajar entre dos áreas de hábitat separadas

Los gibones de Hainan (Nomascus hainanus) se encuentran exclusivamente en los bosques de la isla de Hainan, China. En 2015, Chan y su equipo construyeron un puente de dosel artificial para que los gibones pudieran viajar entre dos áreas de hábitat separadas por un barranco de 15 m de ancho formado por un deslizamiento de tierra. Se ataron cuerdas para montañismo a árboles resistentes con la ayuda de escaladores de árboles profesionales y se instalaron cámaras con sensores de movimiento para monitorear el uso de la vida silvestre.

“Gran parte del bosque de los gibones es primario, con muy buena conectividad. Pero fuera de sus áreas de origen, el hábitat ha sido talado para obtener madera valiosa. Además, se crearon pequeñas parcelas para la agricultura por parte de minorías étnicas a lo largo de los siglos. Por esta razón, el dosel del bosque es irregular”, explica el científico.

Los puentes de cuerda se han utilizado ampliamente para la conservación de los primates en América del Sur, Madagascar y, en los últimos años, de forma más pausada en países como Malasia, en Indonesia y en el sur de Asia.

Todo el grupo utiliza las cuerdas salvo el macho adulto

Los gibones de Hainan fueron fotografiados por primera vez cruzando estos puentes de cuerda 176 días después del montaje. Durante el período de estudio, de 470 días, se grabaron 208 fotografías y 53 vídeos de gibones usando el puente de cuerda. Las imágenes capturaron a los gibones utilizando movimientos de escalada a lo largo de la cuerda con mayor frecuencia, seguidos de balanceo de brazos. Los nueve miembros del grupo de gibones se registraron utilizando el puente del dosel, excepto el macho adulto.

Gibón de Hainan. / Granja Kadoorie y Jardín Botánico / SINC
Gibón de Hainan. / Granja Kadoorie y Jardín Botánico / SINC

“Aunque no tenemos pruebas concretas de por qué no las usa, sospechamos que el macho dominante es más musculoso y hábil para hacer un gran balanceo para coger impulso –como el de los atletas de salto de longitud– o saltos para superar la brecha del bosque”, apunta Chan.

Asimismo, los juveniles más grandes no usaban el puente de cuerda con frecuencia y se registraban regularmente saltando a través de la brecha del bosque con el macho adulto.

El estudio destaca el uso y el valor de los puentes de cuerda para conectar brechas en las copas de los bosques y una solución útil para la conservación de la especie. Sin embargo, los científicos opinan que la restauración de su hábitat natural debería ser prioritario. “Los puentes de dosel artificial pueden ser soluciones útiles a corto plazo“, concluyen los autores.

https://www.nationalgeographic.es/animales/gibon

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *