La tardor serà seca després del sisè estiu consecutiu més calorós

“En l’últim decenni s’han registrat 23 onades de calor, enfront de les 11 o 12 que es van produir en cadascuna de les tres dècades anteriors, de manera que pràcticament s’ha duplicat el seu nombre”, indica el portaveu de l’Aemet.

https://www.publico.es/sociedad/crisis-climatica-otono-sera-seco-sexto-verano-consecutivo-caluroso-normal.html

El otoño, que comenzará el próximo 22 de septiembre a las 15:31 hora peninsular, se prevé “cálido y seco” en toda España, después de un verano muy caluroso, el sexto consecutivo con temperaturas por encima de los valores normales.

El escenario más probable es que “llueva menos de lo normal” y que la temperatura para los próximos tres meses, esté, al menos, 0,6 grados por encima de lo habitual en toda la península y en las Isla Baleares.

Durante la rueda de prensa para presentar la predicción estacional del otoño, el análisis climático del verano y los datos del año hidrológico, el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén Del Campo ha explicado que, a priori, podría ser algo más caluroso en puntos del Sistema Central, área noroccidental, puntos de la Ibérica y Sierras de Cazorla y Segura. “En dichas zonas los valores podrían acercarse incluso a 1 grado por encima de la media”.

El escenario más probable es que “llueva menos de lo normal”

Respecto a las precipitaciones, los modelos de predicción reflejan lluvias por debajo de lo normal en toda España, por lo que se espera que sea “seco en general”, aunque -ha añadido del Campo- esta situación no impide que durante los próximos meses se den episodios de intensas precipitaciones o DANAS en el entono del Mediterráneo.

De momento, la estación parece que seguirá la misma senda que otoños anteriores, según datos de Aemet, que señalan que desde 2015 y hasta la actualidad, todas las épocas otoñales han sido “cálidas o muy cálidas”.

En cuanto al verano de 2020, la Aemet ha resaltado que ha sido muy cálido, con una temperatura media de 23,9 grados, es decir, 0,9 grados por encima de lo normal, y fue especialmente caluroso en puntos del sur y este peninsular, zona centro y ambos archipiélagos.

Ha sido el sexto verano consecutivo con temperaturas por encima de los valores normales, y el noveno más cálido del siglo XXI, ha añadido el portavoz, para incidir en que, cinco de los diez veranos con temperatura media más elevada se han registrado en la presente década.

Durante el transcurso del estío se produjeron dos olas de calor, la primera de ellas, entre el 25 de julio y 2 de agosto, que dio lugar a las jornadas más cálidas de la estación, y la segunda, entre el 6 y 10 de agosto; en las Canarias hubo un episodio cálido entre el 25 y 27 de agosto.

Otro aspecto del verano a destacar ha sido la temperatura del agua del Mediterráneo en nuestro entorno costero, que ha estado alrededor de 0,8 a 0,9 grados por encima de lo habitual, lo que sitúa a este verano como el cuarto con aguas más cálidas desde 1980.

En cuanto a las precipitaciones, han estado en torno a lo normal, aunque el verano fue húmedo o muy húmedo en áreas del norte y este peninsular, así como en ambos archipiélagos, y seco en general en el suroeste peninsular, parte de Andalucía y las Canarias.

El portavoz de la Aemet: “En el último decenio se han registrado 23 olas de calor”

Durante la videoconferencia, y a modo de balance, Del Campo ha explicado que este verano “cierra una década en la que las olas de calor en nuestro país han sido las protagonistas”. “En el último decenio se han registrado 23 olas de calor, frente a las 11 o 12 que se produjeron en cada una de las tres décadas anteriores, por lo que prácticamente se ha duplicado su número”.

El portavoz ha señalado que también se ha doblado el número de días al año en los que España se ha encontrado bajo dicha situación de fuerte calor: en la última década la cifra fue de 14 días, mientras que en las tres décadas anteriores este valor se cifró en 6 días.

Asimismo el número de días de máximo estrés térmico en el sur peninsular en este verano superó al del 2003, marcado por una histórica ola de calor con una mortalidad asociada estimada de 6.500 personas en España, según el Centro Nacional de Epidemiología.

Otros datos a destacar son los registros del año natural (enero a agosto) que ha tenido una temperatura media de 17,1 grados, por lo que ha sido, junto con el mismo periodo de 2017, la etapa más cálida desde 1965.

Por último, el año hidrológico (1 de octubre 2019-agosto 2020) ha arrojado una precipitación acumulada de 686 litros, es decir, un 14 por ciento por encima de lo normal.

 

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà Els camps necessaris estan marcats amb *