Llacs sota el gel de Mart, una troballa que fa pensar que hi pot haver microorganismes

Tindrien una concentració molt elevada de sal, cosa que explicaria per què l’aigua es pot mantenir líquida a tan baixa temperatura.

S’anomena descens crioscòpic a la disminució de la temperatura de congelació que experimenta una dissolució respecte de la temperatura de congelació del dissolvent pur.

Totes les dissolucions que, en refredar-se, el dissolvent solidifica pur sense el solut, tenen una temperatura de congelació inferior a la del dissolvent pur. I la magnitud el descens crioscòpic, {\displaystyle \Delta T_{\rm {c}}}, ve donada per la diferència de temperatures de congelació (o de fusió) del dissolvent pur i de la dissolució, {\displaystyle \Delta T_{\rm {c}}=T_{\rm {f}}^{*}-T_{\rm {f}}\,}

Descens crioscòpic experimentat per una dissolució aquosa d’etanol en funció de la molalitat[7]

Raoult de forma experimental arribà a la següent relació pel cas del descens crioscòpic de dissolucions diluïdes amb soluts que no es dissocien (no electròlits), que s’anomena llei de Raoult del descens crioscòpic. Continua la lectura de Llacs sota el gel de Mart, una troballa que fa pensar que hi pot haver microorganismes

Les fàbriques de la soja

Tres països del món produeixen el 80% dels 353 milions de tones anuals de soja: EUA, Brasil i Argentina. A Amèrica Llatina l’expansió d’aquest cultiu provoca el desplaçament forçat de milers de famílies i la devastació de l’ecosistema.

Las fábricas de la soja

Continua la lectura de Les fàbriques de la soja

No només hi ha incendis a Califòrnia, tot Amèrica està en flames

Però hi ha una cosa que potser no coneixeu encara: els incendis que enguany abrasen Sud-Amèrica…

Fuente: https://theconversation.com/no-solo-hay-incendios-en-california-toda-america-esta-en-llamas-14664

No solo hay incendios en California, toda América está en llamas

Continua la lectura de No només hi ha incendis a Califòrnia, tot Amèrica està en flames

Catalunya té 24.000 alumnes i 1.500 docents confinats

Dos centres estan íntegrament tancats i s’han detectat 2.300 positius des de l’inici de curs. Però hi ma molts centres amb molts grups confinats.

Segons Alex Arenes (Professor in Computer Science and Mathematics URV)   aquestes són les mesures que realment hauríem de pendre:

1. Mesures actuals de distància, mans, màscares + ventilació i filtrat d’aire a llocs tancats (incloent-hi transport públic)

2. Incentivar empreses i institucions per arribar al 30% de teletreball en la població activa

3. Educació telemàtica a partir de secundària

4. Diagnòstic freqüent amb tests ràpids a tota la població escolar i laboral

5. Pla de protecció socioeconòmica a població vulnerable

6. Mesures per fer possible oci i restauració a l’aire lliure, fins i tot a l’hivern (calefactors)

Per què no ho fem abans que sigui massa tard i paguem un preu molt alt?

https://www.lavanguardia.com/vida/20200929/483755799810/escuelas-cataluna-24000-confinados.html

Un total de 24.437 alumnos1.561 docentes y personal de administración y servicios (PAS) y 242 miembros de personal externo de las escuelas e institutos de Catalunya se encuentran confinados.

Según los datos actualizados a primera hora de este martes por el Departamento de Educación, dos centros están totalmente confinados, uno de ellos está situado en la comarca del Segrià (Lleida) y el otro en la del Barcelonés, al haberse detectado más de dos casos positivos en el mismo centro y por indicación de las autoridades epidemiológicas. Continua la lectura de Catalunya té 24.000 alumnes i 1.500 docents confinats

Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

Aquesta notícia suposa l’enèsima crida d’atenció sobre la urgència de mitigar el canvi climàtic, en un entorn en què la sala principal del petroli i altres combustibles fòssils segueix guanyant la batalla. El món sencer, a més, està en poques mans: més de la meitat dels gasos d’efecte hivernacle del planeta els emeten Xina, Estats Units, Índia i Rússia. Si ells no actuen, hi ha poc que els altres puguem fer, i el món seguirà encaminat a un escalfament acumulat de tres graus centígrads, que és el doble del que es considera més o menys segur.

Perdemos el Ártico y, con él, el planeta

China, Estados Unidos, India y Rusia deben actuar para reducir los gases de efecto invernadero y el calentamiento que causa la pérdida del Ártico. Una de las pocas salidas que nos quedan a los mexicanos es actuar en torno al manejo de la basura, aunque México aporta sólo el 1 por ciento de este tipo de gases

El hielo del Ártico registró su segundo peor año desde que empezaron los análisis satelitales de su estado, hace algo más de cuatro décadas. Según el Centro Nacional de Datos sobre Nieve y Hielo, un instituto de investigaciones con sede en la Universidad de Colorado, el 15 de septiembre se registró el punto más bajo del hielo en el Ártico, cuando ocupó una superficie de 3.74 millones de kilómetros cuadrados. Desde entonces empezó a repuntar el área que cubre, pero demasiado tarde y desde un punto demasiado alejado de su cota histórica. Continua la lectura de Perdem l’Àrtic i, amb ell, el planeta

El boom de les bicicletes farà que el sector millori les xifres de 2019

L’alta demanda, però, no ha provocat un encariment el preu de les bicicletes, sinó tot el contrari, això és bo. Segons la AMBE, les botigues i grans superfícies han experimentat en els mesos més recents un increment de la demanda d’el 400% respecte a el període previ al confinament.

https://www.publico.es/sociedad/movilidad-boom-bicicletas-hara-sector-mejore-cifras-2019.html

El boom que está viviendo la demanda de bicicletas en España durante los últimos meses, tras el fin del estado de alarma, hará que previsiblemente el sector se convierta en uno de los pocos de la economía española que cierre 2020 en positivo e incluso crezca más de lo que creció en 2019. Continua la lectura de El boom de les bicicletes farà que el sector millori les xifres de 2019

Les veus de les expertes, silenciades enfront dels homes en la pandèmia

Malgrat ser majoria en el sector de la salut, les dones són menys del 20% de les fonts expertes citades en articles sobre el coronavirus, segons un estudi a sis països

https://www.eldiario.es/internacional/voces-expertas-silenciadas-frente-hombres-pandemia_1_6246200.html

Las voces de expertas han sido “marginadas de forma preocupante” en la información de los medios sobre el coronavirus en parte debido al discurso bélico utilizado durante la pandemia, según señala un informe que ha analizado la cobertura informativa en seis países diferentes. Continua la lectura de Les veus de les expertes, silenciades enfront dels homes en la pandèmia

De la distopia a la utopia: com sortejar el catastrofisme climàtic

El desglaç aconsegueix un punt de no retorn, el foc pren Sibèria i els temporals se succeeixen amb més freqüència i intensitat. Davant d’això, la joventut pel clima i el moviment ecologista tracten de construir un futur encoratjador.

Són els joves els que tracten recollir el testimoni per imaginar nous futurs i construir una narrativa que aconsegueixi sortejar el catastrofisme en pro de noves utopies.

https://www.publico.es/sociedad/crisis-climatica-distopia-utopia-sortear-catastrofismo-climatico.html

“Hay que dejar el pesimismo para tiempos mejores”, decía Eduardo Galeano. Su frase toma fuerza en un momento en el que la crisis climática amenaza a la vida en todas sus formas. El Ártico se deshiela, la tundra de Siberia y la Amazonia arden en llamas, los huracanes azotan con insistencia la costa antillana y las cosechas de resecan ante un sol que se vuelve cada vez más intenso. Quizá por ello, el movimiento ecologista se aferra a la premisa planteada por el escritor uruguayo para así tratar de sortear la distopía anunciada por la ciencia y dar paso a un horizonte utópico. Un año después de la gran huelga climática en la que miles de jóvenes tomaron las calles, la situación parece halagüeña. Con una pandemia de por medio, consecuencia de la degradación ambiental provocada por el ser humano, el activismo aspira a seguir en la vía de la protesta, pero también a plantear un futuro alejado del miedo y apoyado en el optimismo.

“Pretendemos una sociedad mucho más sostenible, más respetuosa con los límites de la tierra y que tenga en cuenta el patrimonio natural”

Así lo entiende Pere Joan, portavoz del movimiento Juventud por el Clima, que reflexiona sobre la necesidad de, no sólo reclamar y protestar, sino imaginar el futuro. “Pretendemos una sociedad mucho más sostenible, más respetuosa con los límites de la tierra y que tenga en cuenta el patrimonio natural. Se trata de vivir en equilibrio”, argumenta. El mero hecho de plantear una utopía –yendo, incluso, en contra de los pronósticos de la ciencia, que auguran un final de siglo XXI marcado por cierto caos ecososcial– supone ya un reto. Sin embargo, el joven va más allá y propone cambios concretos, estilos de vida diferentes requeridos por la coyuntura climática actual: “Por ejemplo, creemos que sería bueno alcanzar un ámbito laboral diferente, marcado por jornadas más reducidas y adaptado a las personas”. Sin rehuir, este activista mallorquín se encamina a enumerar propuestas difíciles que van desde ciudades sin coches hasta un modelo agroalimentario de proximidad que reduzca la huella ecológica de la bolsa de la compra.

Este ejercicio propositivo parecía perdido, al igual que la idea de progreso. Andreu Escrivà, divulgador ambiental y autor del libro Y Ahora yo qué hago (Capitán Swing), achaca la visión distópica del futuro, no sólo a la crisis climática y las consecuencias reales que tendrá para la vida de las nuevas generaciones, sino también al triunfo de la revolución conservadora durante la década de los ochenta del siglo XX. “Con la llegada del tándem Reagan Thatcher se cambia por completo la idea de progreso, que deja de ser una construcción social para ser algo individual. Esto ha estado presente durante décadas, pero ahora se demuestra que esa visión, esa forma de actuar desde el yo en busca de la riqueza material no ha funcionado“, opina.

“Por primera vez, hay una generación que no tiene una noción de futuro en la que se vean mejor que sus padres“, agrega, para señalar cómo la crisis climática deja de ser un problema a futuro para ser algo con consecuencias en el propio presente: “Los jóvenes han percibido que van a vivir todo lo que dice la ciencia. Esto es algo nuevo, porque los que tenemos cierta edad sabíamos que, pese a todo, íbamos a poder vivir en unas condiciones más o menos buenas. Pero, los chavales de 15 y 16 años vivirán en 2100 y eso les hace ver que lo que para muchos era una distopía, para ellos va a ser una forma de vida“. Sin embargo, para Escrivà, la juventud todavía está en una fase intermedia dominada, en cierta medida, por una acción basada en la rabia.

Proponer una senda diferente a la recorrida durante décadas es un reto. En primer lugar porque el activismo actual debe sacudirse, antes de imaginar y proponer un futuro alternativo, la losa de la historia. “Nos encontramos en una sociedad donde la idea de progreso ha estado vinculada desde la posguerra a un desarrollo de la sociedad de consumo, entendida como tener más, mejor y a un precio cada vez más bajo. Esa noción de que el tiempo nos permitirá mejorar, sin embargo, está siendo cada vez más cuestionada. En primer lugar, porque no se cumple y, en segundo lugar, porque la crisis ecológica nos plantea que no existe un horizonte posible para una sociedad que produce a este ritmo”, explica Jordi Mir García, doctor en Humanidades y experto en filosofía política. “Hoy, debido a la crisis climática, y sobre todo tras la pandemia, el ideal de progreso empieza a pasar por tener un sistema sanitario y educativo capaz de satisfacer nuestras necesidades como sociedad”.

“Es el momento de preguntarnos cómo queremos vivir dentro treinta años”

Con los jóvenes y el movimiento ecologista en las calles, Escrivá plantea la necesidad de hablar del futuro sin miedo. Sin temor al rechazo y a la ridiculización del argumento utópico. “¿Por qué resulta dan radical plantear, por ejemplo, una jornada laboral de cuatro días o una renta básica universal? Estamos ante un momento en el que nos asusta pensar en el futuro, porque evidentemente es muy negro, pero es el momento de preguntarnos cómo queremos vivir dentro treinta años”, comenta.

El reto de sortear el catastrofismo –que inmoviliza a buena parte de la sociedad– pasa por imaginar, pero también por movilizarse y abrazar lo común. Esto, a juicio de Mir es algo necesario en un escenario como el actual, donde el abismo ecosocial está cada vez más cerca. “El optimismo es fundamental, pero no un optimismo infundado e iluso, sino el optimismo de quien sabe que las cosas están muy mal. Dentro del debate sobre si hemos alcanzado o no el punto de no retorno, más allá de que pensemos que hay que trabajar, bien para gestionar el colapso, bien para revertirlo, es importante que se trate de construir algo desde el optimismo“, plantea.

Esta actitud del optimismo como combustible del activismo ecosocial es una de las premisas de la antropóloga Yayo Herrero, que en una entrevista con Público defendía que, en los peores momentos de la historia siempre ha habido motivos para seguir trabajando por un futuro alternativo, por muy utópico que parezca. “Durante siglos ha habido pueblos que han tenido que enfrentarse a crisis muy complejas y las personas han sabido organizarse y vivir de una forma más colectiva. La gente, al final, se seguía enamorando, seguía escribiendo poesía y seguía cuidando de la vida… Donde se viven los malestares y los bienestares es en la vida cotidiana y creo que esta crisis [climática] puede sorprendernos más por la aparición de valores que nos lleven al apoyo mutuo que por la aparición de valores que nos lleven a matar a nuestros propios vecinos. No sé si es optimismo o no, pero la tarea de crear esos valores y nuevas conciencias es hermosa“, manifestaba la experta ecofeminista.

“El activismo, como todo en la vida, va ligado al aprendizaje, porque no vale de nada gritar en la calle sin articular un proyecto”

Esta idea de apoyo social es algo que tratan de reivindicar desde Juventud por el Clima. Pere Joan, defiende, precisamente como los lazos vecinales que han nacido durante la crisis de la covid, la búsqueda de un equilibrio social y económico ha servido para que los activistas maduren sus aspiraciones para edulcorar la protesta climática con ciertas ambiciones sociales, como es la simple defensa de una vida digna. Esto se debe, en definitiva, a que un año después de que el colectivo de Fridays For Future naciera ha aprendido, algo necesario en cualquier movimiento social, tal y como explica Mir García: “Cuando hablamos de movilización, pensamos que basta con salir a la calle a protestar o poner tuits y mensajes en las redes sociales. Pero el activismo, como todo en la vida, va ligado al aprendizaje, porque no vale de nada gritar en la calle sin articular un proyecto”.

El movimiento ecologista ha conseguido ya que nadie considere cómo algo utópico o revolucionario reivindicar el objetivo de la sostenibilidad. Ni si quiera las empresas más contaminantes se atreven a hacerlo. Ahora, un año después de haber tomado las calles, son los jóvenes quienes tratan recoger el testigo para imaginar nuevos futuros y construir una narrativa que consiga sortear el catastrofismo en pro de nuevas utopías.

La radiació diària per a un astronauta a la Lluna és fins a 1.000 superior a la de la Terra

Els mesuraments de la radiació en la Lluna també poden servir com un model aproximat sobre l’escenari dels viatges interplanetaris -la vista està posada en Mart-, ja que el satèl·lit no posseeix un camp magnètic que faci d’escut davant la radiació espacial. Això es tradueix en que el camp de radiació en la superfície de la Lluna és similar a el de l’espai interplanetari. Aconseguir mesures precises ajuda a refinar els models sobre el risc a llarg termini per a les futures missions a la superfície lunar.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20200925/483649731154/radiacion-luna-astronauta-tierra-mision-artemisa.html

En los próximos años, las personas volverán a pisar la Luna con la misión Artemisa de la NASA. La exposición a la radiación espacial es uno de los mayores riesgos para la salud al que se enfrentan los astronautas. Por ello, los científicos quieren conocer de antemano sus niveles con la mayor precisión posible.

Los primeros datos obtenidos con resolución temporal hasta la fecha, que se presentan hoy en la revista Science Advances , indican que una dosis de radiación diaria promedio en la superficie lunar es entre 200 y 1.000 veces la que se podría recibir en la Tierra en el mismo periodo de tiempo. La diferencia respecto a la Estación Espacial Internacional, donde se encuentran las únicas personas que hay en el espacio actualmente, es de 2,6 veces más.

Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición
Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición (Miguel Torres / @maikel)

“Este es un logro inmenso en el sentido de que ahora tenemos un conjunto de datos que podemos usar para refinar nuestros modelos para la determinación del riesgo a largo plazo para los humanos en la superficie de la Luna”, indica por correo electrónico Thomas Berger, jefe del grupo de Biofísica en el Centro Aeroespacial Alemán (DLR) y uno de los autores del estudio.

Hasta la fecha no se sabía cuánta radiación podrían recibir los astronautas sobre la Luna en función del tiempo de exposición. Durante las misiones Apolo, los astronautas llevaron consigo dosímetros, similares a los que portan los astronautas en la estación espacial, que midieron la dosis de radiación acumulada. Es decir, la suma entre la recibida en el camino a la Luna, en la Luna y en el camino de regreso, explica Berger.

La sonda lunar Chang'e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2
La sonda lunar Chang’e-4, fotografiada desde el rover Yutu-2 (CNSA/CLEP)

La resolución temporal se ha conseguido en base a datos recopilados en la misión china Chang’e 4 , la primera en lograr posarse en la cara oculta de la Luna en enero del 2019. El instrumento LND (Lunar Lander Neutrons and Dosimetry, Aterrizador Lunar de Neutrones y Dosimetría) a bordo de la sonda realizó mediciones durante varios. Luego el equipo de investigadores, formado por científicos chinos y alemanes, dividió la dosis de radiación absorbida por el tiempo acumulado para llegar a la tasa de dosis diaria.

Dada la actividad del Sol en el momento actual, los cálculos de radiación actuales se pueden considerar como una estimación superior para la radiación cósmica, que supondría la exposición crónica. A ella habría que sumar la radiación provocada por eventos esporádicos de partículas altamente energéticas provenientes del Sol.

El LND (Lunar Lander Neutron and Dosimetry) en el laboratorio de Kiel antes del lanzamiento
El LND (Lunar Lander Neutron and Dosimetry) en el laboratorio de Kiel antes del lanzamiento (Stefan Kolbe, Kiel University)

“El Sol no es constante, su actividad varía en un período de 11 años. Actualmente está muy tranquilo y no produce ningún evento importantes de emisión de partículas solares. Debido a su estado de reposo, resulta menos eficiente en protegernos de la radiación cósmica. Por lo tanto, la exposición a esta está en su máximo durante el mínimo de actividad solar”, dice el también autor de la investigación Robert Wimmer-Schweingruber, director de Instituto de Física Experimental y Aplicada de la Universidad de Kiel (Alemania).

Según explican en el artículo de la investigación, las mediciones de la radiación en la Luna también pueden servir como un modelo aproximado sobre el escenario de los viajes interplanetarios -la vista está puesta en Marte-, pues el satélite no posee un campo magnético que haga de escudo frente a la radiación espacial. Esto se traduce en que el campo de radiación en la superficie de la Luna es similar al del espacio interplanetario.

Un estudi assenyala a les granges industrials com el major risc de futures pandèmies

El sistema agroalimentari mundial i la cria intensiva d’animals són els principals impulsors de les malalties que salten als éssers humans. Aquests patògens ja causen més morts que la diabetis i els accidents de trànsit junts. Les pandèmies de el futur seran més perilloses i freqüents, segons un estudi de l’ONG ProVeg Internacional

https://www.elsaltodiario.com/coronavirus/estudio-senala-granjas-industriales-mayor-riesgo-futuras-pandemias

La crisis del coronavirus lo ha puesto delante de los ojos del mundo. Y nuevos informes lo confirman. Uno de los mayores riesgos para la salud humana viene de las enfermedades zoonóticas, es decir, enfermedades como el covid-19, que se transmiten de animales no humanos a personas.

Este tipo de enfermedades ya causan más muertes que la diabetes y los accidentes de tráfico juntos, según el estudio Pandemias y Alimentación, realizado por la ONG ProVeg Internacional y respaldado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Unos brotes que serán cada vez “más peligrosos y más frecuentes”, adelanta el estudio.

Las principales causas de esta emergencia sanitaria hay que buscarlas en el sistema alimentario mundial, en las dietas basadas en animales y en la cría intensiva e industrial de animales. Esta última es de hecho, según ProVeg Internacional, la actividad humana que “más riesgo tiene de generar pandemias como la actual”.

La tormenta perfecta se consigue, detalla esta organización, con el encuentro de tres factores que se refuerzan mutuamente. El primero es la destrucción de los hábitats naturales. El segundo, la utilización de animales salvajes como alimento. Y el tercero, recurrir a los animales de granja como alimento en la agricultura animal intensiva.

Según el estudio presentado, el 75% de todas las enfermedades infecciosas emergentes son de naturaleza zoonótica. Patologías como el covid-19, el SARS, MERS, ébola, rabia y ciertas formas de gripe, todas ellas de origen animal, son responsables de 2.5000 millones de casos de enfermedades en el mundo y 2,7 millones de muertes cada año.

Lejos del tópico, no siempre los orígenes de los brotes son animales raros en mercados asiáticos o africanos, los patógenos también pueden saltar a los animales de granja antes de transmitirse a los humanos, como fue el caso de los recientes casos de gripe aviar y porcina.

Otro de los graves problemas sanitarios es el aumento de las infecciones resistentes a los antibióticos en los seres humanos, una tendencia asociada, según el informe, a las prácticas de las granjas industriales, que “requieren del uso excesivo de antibióticos”

Muchos otros virus que representan un peligro para la salud humana, detallan en el informe, también tienen su origen en la industria ganadera intensiva. La difteria, el sarampión, las paperas, el rotavirus, la viruela, la gripe A tienen su origen en animales domesticados. “Acumular grandes cantidades de individuos genéticamente similares en entornos insanos de alta densidad, que inducen a una salud pobre y a altos niveles de estrés, aumenta seriamente las posibilidades de que se produzcan transferencias patogénicas entre animales salvajes y animales de granja y, en última instancia, seres humanos”, denuncian.

Otro de los graves problemas sanitarios que las diversas agencias internacionales y científicas llevan años alertando es el aumento de las infecciones resistentes a los antibióticos en los seres humanos, una tendencia asociada, según el informe, a las prácticas de las granjas industriales, que “requieren del uso excesivo de antibióticos”.

Según los datos recogidos hasta la publicación del informe, la letalidad del covid-19 es 47 veces más letal que la gripe estacional. Y otras enfermedades zoonóticas resultan mucho más letales que el covid-19. En el caso de la gripe aviar H5N1, la tasa de letalidad alcanza el 60%.

“No solo los brotes futuros pueden ser más peligrosos, los expertos y expertas coinciden en que también serán más frecuentes. Las causas de este alarmante pronóstico son de origen humano y están todas vinculadas con el sistema alimentario mundial”, explican desde ProVeg Internacional.

“Nos encontramos ante una situación muy vulnerable ante futuras pandemias, con consecuencias posiblemente peores que las de la actual pandemia del coronavirus”, dice Cristina Rodrigo, directora de ProVeg España. “Lo que comemos y cómo lo producimos es uno de los factores clave que está alimentando este riesgo. Tenemos una necesidad urgente y vital de transformar nuestro sistema alimentario a uno más basado en plantas, más sostenible y resiliente”, concluye.